Margarita Xirgu

 

 

 

1. A MARGARITA NO LE GUSTABAN LOS AGASAJOS

 

INTRODUCCIÓN

A raíz del estreno de "Santa Juana" de G. Bernard Shaw en 1.926 y ante el éxito de la obra, Margarita Xirgu accede con reservas a recibir un homenaje de las primeras figuras literarias y artísticas del país, demostrando no ser nada vanidosa y no ser amante de agasajos, aunque siempre decía que solo había una cosa por la que lamentaba ser actriz de teatro: porque no quedaba un recuerdo y los actores se iban siempre estériles. Quizás por dicha razón y a pesar de no gustarle el medio, protagonizó películas mudas y sonoras, además de grabaciones de televisión.

LOS HECHOS

 

 

George Bernard Shaw (1.856-1.950; ver fotografía de George Bernard Shaw) escribió el drama "Santa Juana" en 1.923, en el que la Iglesia después de haber enviado a la hoguera a Juana de Arco, la doncella de Orleans, la canonizó. En la obra, Juana es una mezcla de mística pragmática y de santa hereje.

G. Bernard Shaw sigue siendo la única persona que ha obtenido un premio Nobel y un Oscar. El premio Nobel le fue concedido en 1.925 por la misma "Santa Juana" y el Oscar al mejor guión adaptado le fue concedido en 1.938 por Pigmalion.

Aprovechando el éxito de G. B. Shaw, Margarita Xirgu estrena "Santa Juana" en versión castellana, traducida por Julio Broutá, en el teatro Goya de Barcelona, el 21 de octubre de 1.925.

 

 

Las fotografías adjuntas son el testimonio de dicho estreno.

Curiosamente, la foto Sta.Juana de abajo desdice el rumor que la Xirgu se arrodillara siempre con una sola rodilla a lo largo de toda la obra, para exaltar la ambigüedad de su personaje entre lo místico y lo humano ( y un poco varonil), tal y como relata Francesc Foguet i Boreu en su biografía. "Margarita Xirgu, una vocación indomable"

 

archivo familiar Xavier Rius Xirgu

archivo familiar Xavier Rius Xirgu

 

Margarita estrena de nuevo "Santa Juana" en el teatro Eslava de Madrid, el 23 de febrero de 1.926.

Ante el éxito despertado por la obra, las primeras figuras literarias y artísticas del país programan dedicarle un homenaje. Pero a Margarita no le gustaba, al contrario que a toda la gente de teatro, todo aquello que sonaba a homenaje. "Me enfermo cuando hablan de agasajos", solía repetir.

 

archivo familiar Xavier Rius Xirgu

 

La misma actitud adoptó cuando, en 1.927, Amadeo Vives el autor de "Bohemios" le dijo: "Usted se mojará", pronosticándole que un día le harían un monumento.
Uno de los pocos homenajes que le tributaron en su dilatada vida fue en esta ocasión, pues Jacinto Benavente le dijo: "Acéptalo, acéptalo…. Porque se trata de un actor extranjero. Es la forma que ninguno de los escritores españoles puedan ofenderse".

 

archivo familiar Xavier Rius Xirgu

Colección de escenografia del Institut del Teatre
de la Diputació de Barcelona.


 

Finalmente, el 6 de marzo de 1.926 se celebró el homenaje en el hotel Ritz de Madrid. Entre otros asistieron sus competidoras: Maria Guerrero y Lola Membrives, además de un extenso número de escritores como Jacinto Benavente, Eduardo Marquina, Luis Fernández Ardavín, Azorín, Serafín y Joaquín Álvarez Quintero, Manuel Machado, Eugeni D'Ors, Salvador Vilaregut, Pío Baroja, Ramón Pérez de Ayala,, Alberto Ínsua, José Ortega y Gasset,… Asistieron también artistas como José Mª Gol, Victorio Macho, Julio Romero de Torres,… periodistas como Margarita Nelken, directores de escena como Fernando Díaz de Mendoza y el también actor Emilio Thuillier, actores como Enrique Borrás, Josefina Santaularia, Alfonso Muñoz, Rosa Luisa Gorostegui, Carmen Carbonell, Julia Pachelo, Carmen Moragas, Pascuala Mesa, Elías Sanjuán, José Rivero y un largo etc. de personalidades.
A los postres, Cipriano Rivas Cherif dio cuenta de las numerosas adhesiones recibidas; después el presidente del Casal Català, Lluís Civil, ofreció a Margarita el nombramiento de socia honoraria del centro, cerrando el acto Eduardo Marquina con un poema. Dan fe de su presencia en el acto, los pergaminos de firmas de adhesión que le entregaron a la Xirgu, los cuales se adjuntan en los documentos: Ritz01…..Ritz05

 


Mucho más tarde, en una conferencia pronunciada por Margarita Xirgu en la universidad de Montevideo, en mayo de 1.951, la actriz trató fundamentalmente de la posteridad abstracta de los actores. Decía la Xirgu al dirigirse a las generaciones de jóvenes que se interesaban por el teatro, que el músico, el poeta, el pintor, el dramaturgo podía atravesar el tiempo con su obra porque quedaban en ella, mientras que ese mismo tiempo se encargaba de destruir la labor dramática del actor, que contaba sólo para recrear su arte, con el plazo de su vida.


Quizás para dejar como el músico su partitura y el escritor su libro, actuó en varias películas y grabaciones, aún y no gustarle el medio.

Protagonizó: en 1.909, "Guzmán el Bueno", de Fructuós Gelabert y Enrique Giménez director de escena; en 1.910, "La muerte del tirano" y "Violante", de Enrique Giménez y Narciso Cuyás; en 1.914, "La Reina Jove", de Magi Murià con guión adaptado de A. Guimerá; en 1.916, "El nocturno de Chopin", dirigida por Adrià Gual y fotografíada por F. Gelabert; en 1.917, "El beso de la muerte" y "Alma torturada"; las dos de Magí Murià; en 1.938, "Bodas de Sangre", film sonoro de producción argentina de Edmundo Guibourg; adaptación de la obra de García Lorca, con Amelia de la Torre y Pedro López Lagar y, finalmente, en 1.958, "La casa de Bernarda Alba", adaptada a la televisión argentina por Chicho I. Serrador y estrenada anteriormente en el teatro, en 1.945.
Cabe destacar el trabajo de conservación de alguno de los citados filmes, realizado por el Institut Valencià de Cinematografía La Filmoteca.

 

CONCLUSIONES

A Margarita Xirgu no le gustaban los agasajos ni los homenajes, pero sí los aplausos del público al finalizar sus representaciones.

No le gustaban, muy al contrario de lo usual en gente de teatro, quizás por timidez, quizás por su falta absoluta de vanidad. Tan poco le gustaban los homenajes, que incluso tenía fiebres cuando por obligación debía aceptar alguno.
Los aplausos del público y la bondad de la crítica eran el premio a su trabajo, porque nunca quedaba satisfecha del mismo, ya que conocía lo insondable del personaje y la dificultad de poder y saber transmitirlo al público. La Xirgu cuando actuaba se transformaba.
Los agasajos y homenajes se producían fuera del teatro, fuera de su lugar de trabajo, donde ella no representaba a ningún personaje, donde ella era ella misma, con su timidez y su falta de vanidad.

Esta manera de ser se repite constantemente, quedando patente también en 1.949 cuando su esposo Miguel Ortín regresó a España para legalizar la situación de los bienes incautados desde 1.936 por el Tribunal de Responsabilidades Políticas del gobierno de Franco. Ella, muy a pesar suyo, no le acompañó porque temía que intentaran usarla como bandera de lo que fuese. Dijo: "Me gustaría volver únicamente como señora Ortín". No tenía ideas políticas y nunca estuvo afiliada a ningún partido; es más, en España no votó ni una sola vez. Tan sólo era leal a sus amigos. Tuvo amistad con el general Primo de Rivera, con las Infantas, con el presidente de la República Manuel Azaña. Igual almorzaba con Benavente o Torcuato Luca de Tena que con García Lorca o Alberti; unos la utilizaron a favor y otros en contra.

Margarita Xirgu sabía que, debido a la posteridad efímera de los actores, sólo podían recrear su arte durante sus representaciones, durante su vida en definitiva; por lo cual el triunfo del actor debía ser inmediato y constantemente renovado, como tantas veces ella lo logró a lo largo de su dilatada y exitosa carrera.

Algunos textos han estado extraídos de la biografia:"Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu.Una biografía"de Antonina Rodrigo y de Viquipèdia

 

Xavier Rius Xirgu

 

álbum de fotos

 

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.