58. JOSEP MARIA de SAGARRA

 

Josep Maria de Sagarra y Castellarnau nació en Barcelona el 5 marzo de 1894 y fue poeta, memorialista, novelista, dramaturgo, periodista y traductor.
Provenía de una familia de la pequeña aristocracia barcelonesa, con profundas raíces pallaresas y tarraconenses por parte de madre. Su padre, Ferran de Sagarra y de Siscar, consagró su vida a la investigación histórica y sigilográfica, materia de la cual es un referente mundial. De su niñez destaca la casa señorial de la calle de Mercaders en Barcelona, con una biblioteca antigua de cuatro siglos, y sobre todo la finca de Santa Coloma de Gramanet donde entró en contacto por primera vez con la naturaleza, de la cual era un apasionado. Lo atraía tanto la naturaleza como la ciudad. Desde niño ya sintió, ante el espectáculo interminable y riquísimo del campo y de la montaña, la fuerza de un hechizo irresistible. Aquel chico listo, vital, curioso, entró en contacto físico con los árboles, montañas, ríos, los pájaros, las mariposas, etc. Se impregna del conocimiento de esta natura a través de la vitalidad, pero también bajo el signo de la cultura; es decir que además de sentir unas emociones sensuales, aprende el nombre de cada cosa, y destilará todo este conocimiento en forma de obra escrita. Las lecturas del Siglo de Oro y de los románticos españoles, de Verdaguer y de Pitarra fueron las primeras fuentes de inspiración y de imitación de un chico que empezó el Bachillerato en el instituto de Reus - sin que hacer versos tuviera para él ningún secreto - y lo acabó en los Jesuitas de la calle de Caspe de Barcelona, dónde dio a conocer sus versos de tema religioso o de tema histórico, escritos indistintamente en catalán y castellano. Uno de sus profesores, el Padre Moreu, lo alentó en su inclinación por la poesía. Sólo tenía quince años cuando publicó un soneto en "La Ilustración Catalana" y unos poemas en "La Revista Universitaria". En esta época ya era lector del teatro de William Shakespeare, de las "Vidas paralelas" de Plutarco, de los poemas homéricos, del poeta renacentista italiano Ludovico Ariosto y de "La Divina Comedia" de Dante; adquirió, pues, bien pronto una sólida formación cultural.
En 1910 ingresó en la Facultad de Derecho de la Universitat de Barcelona. El círculo de amigos que frecuentó en la Facultad estaba compuesto, entre otros, por Carles Orilla, López Picó, Lluís Valeri y Eudald Durán Reynals. Formó parte de la Peña Grande del Ateneo Barcelonès bajo el apadrinamiento de un personaje peculiar, Quim Borralleras, el cual lo introdujo en las tertulias literarias, en los buenos restaurantes, en las terrazas de los cafés y en el ambiente del Paralelo. Fue presentado a Joan Maragall, quien adivinó en él al gran poeta que más tarde sería. Su admiración y amistad por el autor de "La vaca cega", por Carner y por los mallorquines Alcover y Costa y Llobera, fortalecieron sin duda su vocación, a la cual contribuyeron también las impresiones recibidas en su primer viaje a Italia en 1912.

 


Josep Maria de Sagarra als divuit anys d'edat el 1912.

Foto Autors catalans

 

El año 1913 Sagarra ganó la Englantina de Oro en los Juegos Florales de Barcelona con el poema "Joan de l'ós", que se había empezado a gestar durante un viaje a Italia con su padre. Este viaje fomentó su gusto temprano por el cosmopolitismo y por los refinados ambientes vaticanos.
En 1914 publica el "Primer libro de poemas", producto de la selección de la obra escrita. El volumen deja entrever, en aras de la riqueza plástica y la tendencia a derivar, la experiencia lírica hacia la narración poética (que se convertirán en características distintivas de su poesía), el descubrimiento adolescente de la naturaleza, con un juego compensado de sensualidad y melancolía: la pompa clasicizante ha desaparecido en beneficio de la experiencia personal como primera materia poética. Por el momento lo que un Sagarra de veinte años prevé, es una dedicación a la diplomacia que podría compaginar bien con la literatura.
El otro interés del Sagarra poeta es el poema narrativo de tono legendario, que lo llevará a la composición larga, con raíces en la balada romántica. En 1916 publica "El mal cazador" retomando el motivo del cual Maragall había dado la última esencial visión. Él despliega narrativamente la leyenda, pero no vuelve al héroe romántico que desafía el absoluto, sino que elimina tanto cómo puede misterio y milagro y, en cambio, acentúa los elementos susceptibles de un tratamiento realista que, a menudo, se resuelve en pintoresquismo.
Ya licenciado en Derecho, en 1916 Josep Maria de Sagarra ingresó en el Instituto Diplomático y Consular de Madrid. En la capital de España, intimó con personajes destacados del momento y conoció las mejores tertulias literarias, como por ejemplo la del "Café de Pombo", capitaneada por Ramón Gómez de Serna.
El 10 de enero de 1918 estrenó en el Teatro Romea la primera obra teatral, el poema en dos actos "Fábula de esparvers". Parece ser que Ignacio Iglésias y Pere Coromines animaron a Sagarra a escribir para la escena. Cuando decide que su profesionalización no pasa por los consulados sino por el proverbial periodismo estamos ya en 1918. El género poético de la canción convoca una gran parte de la producción lírica de Josep Mª. de Sagarra, conviviendo con la balada, la égloga y otras formas. En 1918 se publica "Canciones de abril y de noviembre". Sagarra despliega una experiencia o un estado de espíritu. Lo hace, en general, con composiciones estróficas y de verso largo, según el modelo libre de la canción leopardiana; pero también da entrada -si se quiere por razones de correlato- a esquemas más populares y a temas que se relacionan. Su poesía se aleja del camino dominante desde el "noucentisme": de una parte, la actitud se aproxima al maravillamiento de Maragall ante la realidad; por la otra, el deslumbramiento por las palabras y la facilidad para una imaginería en relieve lo alejan de la contención expresiva (la maragalliana y la posterior).
Sagarra aplicó toda la brillantez de su prosa a la narrativa de ficción: en 1919 publica su primera novela "Paulina Buxareu" que es un producto de época, perfectamente adecuado a las características de Editorial Catalana, dónde apareció. Fue traducida posteriormente al italiano y a la vista de las dos novelas posteriores, se convierte en parte de un proyecto: la definición de los diversos sectores sociales del país, según un concepto más bien ochocentista del género y que tiene un cierto paralelo en las convenciones narrativas utilizadas. El 6 de octubre de 1919 estrenó el poema en tres actos "Jueves Santo" en el Teatro Romea de Barcelona.


Josep Maria de Sagarra

 

El 21 de mayo de 1921 estrenó el drama en tres actos "L'estudiant i la pubilla" y el 7 de octubre estrena la comedia en tres actos "El jardinet del amor"; las dos en el Teatro Romea. Un extraordinario dominio de la lengua y una facilidad innata, son sólo en parte responsables de la prodigalidad grafòmana y de una relación idílica con el público, especialmente el público teatral.


Josep Maria de Sagarra


Su amigo José Ortega y Gasset, eminencia gris de "El Sol" era consciente de que la carrera diplomatica no satisfacía nada a Sagarra y le propuso la corresponsalía del diario en Berlín. Aunque tenía una atadura sentimental con una chica gerundense, el hecho de poder pasearse con los gastos pagados por Europa Central lo hizo aceptar el ofrecimiento. De este modo, los años 1919 y 1921 recorrió Checoslovaquia, Polonia, Alemania, Holanda,...
Entre 1920 y 1936, Sagarra recogió algunas de las aspiraciones más significativas de una época que tendía al cosmopolitismo más brillante: las aspiraciones nacionales de la sociedad catalana que identificaba en sus obras las formas más genuinas de emoción. Y, así, Sagarra se convirtió en un mito popular que, en muchos aspectos, ocupó el lugar que habían dejado vacío Frederic Soler, Jacinto Verdaguer, Àngel Guimerà o Joan Maragall. Era consciente del trabajo que estaba llevando a término Pompeu Fabra y por esto, como escritor, no dudó nunca en cuidar extremadamente el lenguaje. Su bagaje cultural y el profundo conocimiento del país le permitieron exhibir una riqueza léxica agobiante.
Segarra vuelve de Berlín a Barcelona y en 1922 publica "Canciones de taberna y olvido" que ya había empezado en Berlín. Es un amante de la naturalez, cosa que queda patente en una de sus primeras prosas: "Los pájaros amigos" publicada este año. En 1922 también estrena "La careta" y el 24 de octubre estrena la comedia grotesca en tres actos "El matrimonio secreto" en el Teatro Romea. Este año también publica "Poemas y canciones".
Su amigo Josep Pla lo invitó a la Costa Brava y le descubrió la belleza de aquellos parajes. Este hecho inspiró el nuevo volumen de poesías "Canciones de remo y de vela" publicado en 1923 y dónde cesa el idealismo y aparece un escepticismo amargo, desgarrado y un erotismo de niño terrible. Él dirá: "Desde Entonces yo no he abandonado nunca jamás la Costa Brava. Han de ir muy mal las cosas para que un momento u otro no vaya a probar una olla de pescado, en Calella, en l'Escala o en uno de aquellos solitarios refugios del Cabo de Creus que para mí constituyen las pocas y diminutas áreas de felicidad dentro de este mundo de miserias". Paulatinamente, el éxito y la popularidad que de bien joven había logrado fueron creciendo, sobre todo gracias al hecho que su producción se diversificó en todos los géneros, con un catalán vivísimo que lo acercó al gran público. Durante muchas temporadas estrenó, con gran éxito, una o dos obras el año, y sus novelas consiguieron tiradas nunca logradas hasta entonces. En 1923 estrenó "El foc de les ginesteres", el 20 de mayo del mismo año estrena la obra en un acto "Canción de una noch de verano", y el 10 de octubre estrena el poema dramático en cuatro actos "Las voces de la tierra", todas en el Teatro Romea. En 1923 recibe el premio de la Flor Natural en los Juegos Florales de Barcelona.


De izquierda a derecha: Josep Pla, Amadeu Vives y Josep Maria de Sagarra

 

De izquierda a derecha: Josep Pla, Amadeu Vives y Josep Maria de Sagarra
En el campo del teatro, Sagarra cultivó una gran variedad de géneros: revistas musicales, comedias, farsas, sainetes de costumbres, tragedias y, sobre todo, creó un modelo de poema dramático que recogía con originalidad una buena parte de los ingredientes del drama, de la comedia de costumbres y de la canción popular catalana.
Sagarra estrena, el 14 de noviembre de 1924, el poema dramático en tres actos y en verso, "Fidelidad" en el Teatro Romea. El mismo año publica los cuentos "Elogio de los pájaros", "David y Jonathàs", "El caso del doctor Hipólito" y "Maria Pía".
En 1925 publica "Canciones de todas las horas"; en este último libro se observa un retorno a la balada y a lo popular de las primeras colecciones. En esta época, escribió canciones y también unos cuántos poemas que fueron musicados por Amadeo Vives, Eduard Toldrà y Enric Morera. Tradujo obras de Carlo Goldoni, Molière y Luigi Pirandello. En la primavera de 1925 escribe el drama en tres actos "La máscara", destinado a ser estrenado por Enric Borràs, pero el estreno no se llevó a término. El 15 de diciembre del mismo año estrena el drama en dos actos "La locura del deseo" en el Teatro Romea.


Llibre dedicat a Margarida Xirgu el 15 d'abril de 1925.

Arxiu Xavier Rius Xirgu

 

El 29 de octubre de 1926 Josep Maria de Sagarra estrena el poema en cinco actos "Marçal Prior" en el Teatro Novedades de Barcelona. También en 1926 recibió el Premio Fastenrath de poesía. El poema dramático es el género que proporciona a Sagarra sus éxitos teatrales más sonados. También es el que lo esclaviza, desde el momento que algunos intentos de distanciarse no dan los resultados esperados: era el riesgo de la profesionalización. Desde un punto de vista literario, la inclinación es complementaria de la que el autor tiene por el poema narrativo. Quizás la fascinación del escenario se alimentaba también de la imaginación del pasado suscitada por la historia familiar y sus reductos. Bon número de sus obras tendrán siempre como núcleo un conflicto de triángulo y un final feliz, que soluciona a base de arrepentimiento y perdón, y constituirán el grueso de su producción teatral. Costumbrismo histórico y patetismo, derivado más de un particular efecto verso que no debido a las situaciones dramáticas, serán sostenidos por una galería de posaderos, herederos, parceros (masovers), herederas (pubilles), amos y criados que representarán acciones sitas, la mayoría, entre el siglo XVII y el inicio del XIX, los tiempos de la geòrgica nostalgia sagarriana, correspondiente a la mitología de los orígenes familiares.
El 22 de diciembre de 1926 Margarita Xirgu estrena en el Teatro Español de Madrid, el poema dramático en tres actos y en verso, "Fidelidad" de Josep Maria de Sagarra, traducida al castellano por Eduardo Marquina. Los decorados y los figurines fueron realizados por el hermano de la actriz Miquel Xirgu. La obra se había estrenado ya en catalán en 1924. El 17 de junio de 1927 la Xirgu representa la obra en versión castellana en Barcelona.



Decorado de "Fidelidad" hecho por Miquel Xirgu.

Archivo Xavier Ríos Xirgu

Archivo Antonio y Ramon Clapés

Artículo publicado al "ABC"firmado por Floridor, el 23 de diciembre de 1926, al dia siguiente del estreno:

 

GRAN ÉXITO DEL ESTRENO DE "FIDELIDAD", DE SAGARRA

Eduardo Marquina ha sido amable y experto introductor en nuestro teatro del poeta lírico catalán José María de Sagarra. Hoy, entre la intelectualidad barcelonesa, el nombre de Sagarra es justamente reputado como una fundada esperanza del teatro catalàn, tan necesitado de valores nuevos.

"Fidelidad" es la primera de sus obras que nos llega por la autorizada presentación de un poeta del fuste de Marquina, y su éxito fue por todo extremo satisfactorio.

El poema dramático de Sagarra, que el auditorio siguió con profunda atención, tiene, en cuanto a su estructura escénica, la aspereza rústica y el vigor realista de los fondos de Guimerà.

Margarita Xirgu acertó en tan patético momento, dando a su renunciación de mujer y a su ministerio de madre un vivo resplandor. Destacamos tan bella escena y el arte de la Xirgu, porque nos pareció lo mejor del poema.

En el acto segundo halló, igualmente, Margarita Xirgu, en la escena de los reproches al marido, la medida justa y la expresión de su amor propio ultrajado, pareciéndonos, en conjunto, su modo de entender e interpretar la protagonista lo más logrado y perfecto de cuanto la hemos visto.

Alfonso Muñoz, que celebraba su beneficio, supo identificarse con su papel, acomodándolo a su temperamento. Pascuala Mesa, digna de especial mención, y el señor Torrecilla, lleno de buena voluntad, completaron el primer término. A la terminación de los actos, y entre sinceros aplausos, se alzó la cortina varias veces en honor de Sagarra, y Marquina y de los intérpretes.

El 1 de octubre de 1927 estrena la comedia en tres actos y en verso, "Un estudiante de Vic" en el Teatro Novedades, y el 14 de diciembre del mismo año estrena la comedia dramática en tres actos "El asesinato de la señora Abril" en el Teatro Romea.

 

Josep Maria de Sagarra


Tomó conciencia del papel que ocupaba dentro la cultura, y este hecho le hizo revisar viejos mitos como "El Conde Arnau", monumental poema épico publicado en 1928 y en diversos miles de endecasílabos. Se basa en la famosa canción popular, que ya había sido glosada por Guimerá, Verdaguer y Maragall. Se trata de un poema prolijo, con muchos pasajes borrosos e inertes y algunos momentos de logrado vigor expresivo; tal vez su máximo valor resida en la riqueza y propiedad de léxico del que el autor hace gala en las descripciones del bosque y la montaña. Los retazos de la historia y la reconstrucción imaginativa dan razón de la materia temática de una buena parte de los versos sagarrianos. La expresión directa de la interpretación personal de la realidad, sin pegas aparentes de ficción, sitúa, finalmente, el sentido de toda la obra. El 28 de abril de 1928 estrena la farsa en tres actos y en verso, "La Llúcia y la Ramoneta", y el 30 de octubre, también del mismo año, estrena la comedia en tres actos y en verso, "Las lágrimas de Angelina", las dos en el Teatro Novedades de Barcelona.
En 1928 Margarita Xirgu estrena en Madrid la comedia, en tres actos y en verso, "Un estudiante de Vic", de Josep Maria de Sagarra, en versión castellana de Joaquín Montaner.
El 16 de abril de 1929 Sagarra estrena el misterio en tres actos "Judit" y el 5 de octubre del mismo año estrena una obra importante "La hija del carmesí", las dos en el Teatro Novedades. También en 1929 publica la novela "All i salobre", que fue posteriormente traducida al castellano y que tiene como protagonista un estudiante de cura sin vocación, tan primitivo como corresponde al escenario de sus penas: la geografía del cabo de Creus y la comunidad rural que vive aislada. Colabora con asiduidad en la prensa y reúne algunas de estas colaboraciones en la publicación "La Publicidad" en el volumen "Café, copa y puro" ,que publica el 1929.
El 19 de abril de 1930 estrena el poema dramático en seis cuadros "Gardenia" en el Teatro Talía de Barcelona, seguido de la farsa, en tres actos y en verso, "El caso del señor Palau", de la comedia romántica en tres actos y en verso "La perla negra" y de la obra "Joan Enric", todas ellas en el Teatro Novedades de Barcelona. El 17 de octubre de 1930 estrena el poema dramático en tres actos "La corona de espinas" en el Teatro Novedades. En la formación de Sagarra tuvieron un papel esencial los clásicos españoles y franceses, y determinados poetas y dramaturgos románticos y modernistas catalanes: Jacint Verdaguer, Frederic Soler, Àngel Guimerà, Emili Vilanova Y Santiago Rusiñol. Hace falta añadir a esta base una buena formación retórica tradicional y bien asimilada, y calidades naturales excelentemente aprovechadas: una memoria extraordinaria y una rotunda capacidad verbal. Por otro lado, el contacto con la naturaleza y su conocimiento, detallado y profundo y, además, la experiencia de la vida nocturna barcelonesa proporcionaron al escritor motivos de inspiración. Debemos tener en cuenta, también, el mundo familiar aristocrático en qué nació y crecer Sagarra y en el cual la historia tenía un peso decisivo.
En 1931 estrena el poema dramático, en tres actos y en verso, "La priora del rosal" en el Teatro Novedades; el 7 de octubre del mismo año estrena el poema dramático "El Hostal de la Gloria" en el Teatro Romea y recibe por esta obra el Premio Ignasi Iglesias. El 10 de octubre de 1931 estrena la estampa grotesca "Las tres Gracias" en el Teatro Novedades. Sagarra da, también en este año, su toque personal a tradiciones, como por ejemplo el "Poema de Nadal", fragmentos del cual la gente de varias generaciones ha aprendido de memoria. "Poema de Nadal", que fue escrito en pocos días, es una espontánea y fresca evocación del misterio navideño, sencillo, folclórico, emocionado y de notables valores plásticos. En 1931 ganó nuevamente la Englantina de Oro en los Juegos Florales de Barcelona y es proclamado Maestro en Gay Saber.


Joan Selvas, el segundo por la derecha, junto a la actriz Maria Vila Y *Panadés, y el escritor Josep Mª. de *Sagarra, el cual había escrito para la actriz la obra "El hostal de la Gloria".

Colección de la familia Selvas

 

Con una de las novelas más exitosas, "Vida privada" publicada el 1932, que constituye una crónica mitad costumbrista, mitad proustiana de la decadencia de la aristocracia barcelonesa, Sagarra obtiene el premio Crexells aquel mismo año. "Vida privada" es considerada la novela emblemática de Barcelona. Es lo historia de un personaje que tiene una vida privada real: el señor Matas. Este señor, trapero enriquecido y ennoblecido por la Dictadura, hombre considerable, sólo puede tener un acceso eficaz a los encantos de su señora en presencia y, en definitiva, en colaboración de una tercera persona. Fue en su día piedra de escándalo por el atrevimiento en la exposición de las prácticas sexuales inconfesables de sus protagonistas, descendientes de la antigua nobleza rural y miembros de la nueva burguesía barcelonesa. Es un retrato del gran mundo barcelonés y sus adherencias durante los años que preceden la República y los primeros tiempos del nuevo régimen. Rigurosa contemporaneidad, eficacia estilística, tour de fuerza estructural (bien que no del todo exitoso), atrevidamente costumbrista, constituyen un producto único en la trayectoria sagarriana. Los es menos y toma todo el sentido, cuando nos damos cuenta que el autor transporta las llaves de su posición histórica: la casi mitificación del primer ochocientos y el descalabro que representó la Gran Guerra, auténtico final del siglo XIX y disparo de salida de lo que Sagarra considera la estúpida vorágine de los tiempos modernos. La cual no deja de fascinarlo en aquello que su versión barcelonesa tiene de cosmopolita y pintoresco a la vez. La vida moderna - porque hay la antigua, conservada en el reducto de la memoria familiar y personal - tiene su encanto. Sagarra pretende poner en cada frase, y, si no puede ser, en cada párrafo, una cosa efectista, brillante y deslumbrante. Esta obsesión permanente hace que su prosa canse y fatigue. El 26 de marzo de 1932 Sagarra estrena "La alegría de Cervera" y el 7 de octubre el poema en tres actos "Deseada" en el Teatro Romea de Barcelona.
Sagarra era amante de la naturaleza y el contrapunto nos viene dado por el hombre de ciudad. Si bien, no fue nunca un escritor de despacho, se puede decir que en la ciudad se movía con naturalidad absoluta. Él sabía que la ciudad había sido decisiva en la creación de la cultura y la civilización, y esto lo atraía; pero también sabía que la ciudad no era sólo cultura. Él disfrutaba del Barrio Chino, de los cabarets, de las casas de putas, los restaurantes, los teatros y los cines, las calles y las terrazas, los cafés, el Liceo pero también el Arnau, las conversaciones de las amas de casa, de una casa de sombreros o de la conversación de un torero. No tenía suficiente con que fuera grande o importante, sino que le hacía falta que fuera cosmopolita y llena de historia y sobre todo trufada de malicia. La Barcelona de los años veinte y treinta le ofrecía con creces lo que él exigía: una ciudad tentadora en todos los aspectos, que no fuera mediocre ni aburrida. Buena prueba de esto es que fue capaz de vivir en esta ciudad que desbordaba tentaciones de una manera un tanto particular: levantarse de la cama a las ocho de la tarde y no volver a casa hasta las ocho de la mañana. Según sus propias palabras "aquella vida de tomate" duró poco tiempo. Del aspecto humano llama la atención su interés por la vida, su curiosidad para probarlo todo, su curiosidad enorme y vital. Se dió el placer de gastar el mucho dinero que ganaba sin escatimarse ningún placer ni ningún deseo. El Sagarra humano era sencillo, divertido, y un gran conversador. Le apasionaba charlar y poseía una cultura vasta y sólida, pero lo más importante era que las imágenes vivas, las comparaciones atrevidas, las ocurrencias inesperadas que encontramos en comedias y novelas le brotaban a chorros a la hora de conversar. Sagarra fue un hombre muy indolente y consideraba que el trabajar no se había hecho para un hombre de su clase. Tenía en este punto ideas perfectamente aristocráticas-ortodoxas. A veces, pero, tenía la obligación de trabajar o sentía la necesidad personal, y entonces daba un rendimiento de caballo, no por el esfuerzo que ponía, sino al contrario, por la carencia absoluta de esfuerzo que manifestaba, como él solía decir" castigando la cuartilla. Tenía el genio de la lengua, y la tinta de la punta de su pluma se le daba a chorros.
El 14 de febrero de 1933 estrena el poema en tres actos "El café de la Marina" y el 3 de octubre estrena el poema en tres actos "La estrella de los milagros", las dos en el Teatro Romea. La utilización de una lengua viva y rica, el uso de recursos retóricos de una gran plasticidad, y sobre todo, la intención de distraer o conmover al lector o al espectador, lo conectan con el público y el lector popular y es recompensado con éxitos teatrales clamorosos. Sagarra publica en 1933 el libro de poemas "La rosa de cristal" dónde se percibe un cambio: un tono más contenido e intimista, menos descriptivo; una tendencia a la especulación metafísica a partir del sentimiento amoroso, el uso del verso libre; la consistencia discursiva del yo poético. Al fin y al cabo hace a Sagarra más próximo al giro característico del postsimbolismo de estos años.
El 9 de noviembre de 1934 estrena la comedia en tres actos y en verso, "La plaza de Sant Joan" en el Teatro Romea. El 21 de marzo de 1935 Sagarra estrena la comedia en tres actos "La Rambla de las floristas" en Teatro Poliorama de Barcelona. El 20 de abril estrena el poema en tres actos "Reina" en el Teatro Nuevo de Barcelona, y el 30 de octubre la comedia en tres actos "Rosal florido" en el Teatro Novedades también de Barcelona. Este año recibe el Premio Joaquim Folguera por el libro de poemas "Àncores y estrelles" que se publicaría el año próximo.
El 13 de diciembre de 1935, al día siguiente del estreno de "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flors" de Federico García Lorca en el Teatro Principal Palace de Barcelona, Margarita Xirgu ofreció un banquete a los críticos catalanes y castellanos en el Restaurante Miramar en Montjuic. La actriz y Rivas Cherif creían que la labor del crítico era primordial para la comunicación con el público. Junto a Margarita y Federico se sentaron Alberto Marín Alcalde de "Ahora", Prudenci Bertrana de "La Voz de Catalunya", Cruz Salido de "Política", Lluís Capdevila de "La Humanidad", Luis Góngora de "La Noche", Antonio Espina de "El Sol", González Olmedilla de "El Heraldo de Madrid", Antonio de Obregón de "El Diario de Madrid", Emilio Tintorero de "Las Noticias", Avel.li Artís -todavía no era Sempronio- de "Última Hora", Eduardo Haro de "La Libertad", Ignasi Agustí de "El Instante", Serra Encrespo de "El Diluvio", Sánchez Boxà de "El Día Gráfico", María Luz Morales de "La Vanguardia", Carles Soldevila, Josep Maria de Sagarra, las señoritas García Lorca y Alemany, Jaume Pahissa, Rivas Cherif, Francisco (Paco) García Lorca, Miguel Ortín, Isaac Pacheco, Rafael Moragas, Josep Arnall, Joan Alavedra, Ernest Guasp, Planas Solsona, Federico Elizalde, Luis Alemany,... Aunque el restaurante estaba muy destemplado -no faltó quien comió con el abrigo puesto-, el ambiente era de ferviente cordialidad, y a la hora del postre hubo torneo oratorio por parte de Pahissa, Sagarra, Olmedilla, Espina y Rivas Cherif, quienes elogiaron la labor y el arte de la actriz y el teatro de García Lorca. Hubo un recuerdo solidario para los presos de la Generalitat encarcelados en el penal del Puerto de Santa Maria. Rivas Cherif manifestó también que tanto Margarita Xirgu como la empresa, tenían el firme propósito de llevar a cabo una campaña sostenida de teatro catalán. La actriz le había pedido a Sagarra que le escribiera una obra y el dramaturgo le prometió públicamente que la escribiría.
El 19 de diciembre de 1935 García Lorca dió una conferencia musical en el auditorio del Casal del Médico, en la Vía Laietana de Barcelona. La conferencia fue titulada por su autor "Como canta una ciudad (Granada) de noviembre a noviembre" y para acabar la conferencia-concierto Lorca ofreció la primicia de los poemas "Casidas" y "Gacelas", de su obra inédita "Diván del Tamarit". AL acabar el acto, Lorca y un grupo de amigos fueron al camerino de Margarita Xirgu al Principal Palace. La actriz sentía no haber podido asistir al recital y Federico le dijo: "No te apures Margarita. Cuando termines tu función de esta noche, palabra que yo té recito íntegra la conferencia que acabo de dar, y contigo invito a toda la compañía, así como a cuantos quieran volverme a oír".
Entre los que asistían a este diálogo estaba Xavier Regàs. Su padre era el propietario del Restaurante de la Estación de Francia, donde había una gran sala graciosamente dividida por cristaleras de colores de relieve, pintadas por los mejores artistas catalanes del momento - Calsina, Humbert, Togores, Mompou, Serrano,...- y unos biombos decorados por Grau Sala, que también había hecho la portada del programa de mano de "Doña Rosita la soltera". Xavier Regàs ofreció a Federico aquella espaciosa sala, donde había un piano para que repitiera su conferencia-musical. Al filo de la media noche acuden a la cita, las manolas, las solteronas, las ayolas, y otras huestes histriónicas. Al grupo inicial se habían sumado amigos, conocidos y admiradores, algo más de medio centenar de personas entre las cuales se encontraban: Juan Tejedor, Carles Sindreu, Ignasi Agustí, Joan Alavedra, Grau Sala, Mario Verdaguer, Rafael Moragas, Josep Maria de Sagarra, Alexandre Vilalta, Joaquím Ventallò, Luis Góngora, Carles Soldevila, Carlos Mir Amorós, Joan Puig y Ferrater, Jaume Pahissa, Just Cabot, José María Delgado, Luis Elías, Mauricio Torras-Balari, Màrius Gifreda, Joan Tomàs, Duran y Reynals, Tomás Garcés, José María Planas, Joaquín Montaner,... Los Regàs ofrecieron una colación a los asistentes. Tras el ágape que discurrió en una atmósfera jovial, Federico al piano, transportó al improvisado auditorio a aquella añorada Granada de su retenida niñez, que le dió su luz y que le abrió la vena de su secreto lírico. Después fue el gran pianista barcelonés Alexandre Vilalta el que se sentó al piano e interpretó a Albéniz y a Falla. La alegría se hizo sonora cuando Josep Maria de Sagarra empezó a desgranar sus poesías jocosas, en las cuales trazaba ingeniosas imágenes que a Federico le hacían estallar aquella risa suya tan recordado por sus amigos. Y en aquel ambiente caldeado, el poeta catalán decidió dar a conocer la "Balada de Fray Rupert". Acompañado de Rivas Cherif salió para su casa de la Bonanova, para recoger el original. En la sala del restaurante de la estación, unos biombos chinos ponían una nota alegre y íntima. Detrás de uno de ellos se ocultó la Xirgu por darle tono a la célebre balada anticlerical. Tras la fugaz lectura, Margarita se subió a una silla a manera de púlpito, y la declamó con un vigor y tal trémulo que parecía estar recitando "Medea". Cuando acabó de recitar, Federico cogió a la actriz en brazos y le dijo: "Qué grande eres, Margarita! Con una actriz como tú y un poeta como Sagarra, la lengua catalana no morirá nunca". Finalmente García Lorca, Sagarra y Rivas Cherif improvisaron parodias de discursos de Eduardo Marquina que hicieron troncharse de risa a los asistentes al acto, que se despidieron al amanecer.
Desde el estreno de "Doña Rosita la soltera" de Lorca, el 12 de diciembre de 1935 en el Teatro Principal Palace de Barcelona, Margarita Xirgu recibía diariamente un ramo de flores sin tarjeta ni remitente. Se trataba de un obsequio de las floristas de las Ramblas. La Xirgu y Lorca ante aquel gesto tan exquisito, quisieron dedicar una función extraordinaria a aquellas mujeres de "risa franca y manos mojadas donde tiembla de cuando en cuando el diminuto rubí causado por la espina". El día 22 de diciembre se hizo el homenaje; Lorca dedicaría el acto y despues de la representación la Xirgu recitaría el "Canto a las Ramblas de las Flores" de Josep Maria de Sagarra.

Las floristas de las Ramblas fotografiadas con García Lorca, Margarida Xirgu y Josep Mª. de Sagarra

Fotografia extraída del liboe "García Lorca en Cataluña" de Antonina Rodrigo

 


García Lorca, Margarida Xirgu y Josep Mª. de Sagarra en la presentación de "Doña Rosita la Soltera" de Lorca en el Teatre Principal Palace de Barcelona, el 12 diciembre de 1935.

Foto Huerta de San Vicente. Casa Museo F. G.Lorca


Pocos días antes, el 18 de diciembre, se anunciaba el banquete homenaje a García Lorca en el Majestic Hotel Inglaterra, por el éxito de "Yerma", "Bodas de Sangre" y "Doña Rosita la soltera". Firmaban la convocatoria Carles Soldevila, Josep Maria de Sagarra, Joan Puig y Ferrater y María Luz Morales.
Josep Maria de Sagarra cultivó temibles epigramas y poemas satíricos, que durante una época publicaba en el semanario "El Be Negre". A menudo se hacían correr poemillas de gran causticidad que le eran atribuidos sin ningún fundamento, debido al gran renombre del que gozaba. Sagarra es, con Carles Fages de Climent, uno de los autores que más se han interesado por el epigrama considerado por algunos como un arte menor, dentro de la literatura catalana contemporanea.
En 1936 le encargan el himno de la Olimpiada Popular. El 28 de mayo de este mismo año Sagarra estrena el poema en tres actos y en verso, "La cançó de la filla del marxant" en el Teatro Español de Barcelona, y publica el libro de poemas "Àncores i estrelles". El estallido de la guerra civil española marca un antes y un despues en su vida y en su obra. Gracias al cónsul italiano, que le profesaba una gran admiración a raíz de la publicación en "La Veu de Catalunya", a partir de 1935 de la traducción en verso de "La Divina Comèdia", ayudó a huir, entre otros, a su hermana que era madre superiora del Colegio Jesús y María de la calle de Caspe de Barcelona. Esatos hechos y los versos satíricos contra la FAI provocaron que su vida corriera peligro en aquellos momentos. El asesinato de su amigo Josep Maria Planas, director de "El Be Negre", resultó determinante para que abandonara la ciudad. Se instaló en Port de la Selva, en compañía de Mercè Devesa, la cual, desde hacía cinco años, era su prometida. Ventura Gassol, consejero de Cultura de la Generalitat de Catalunya en la época de la República, pudo aviarle de que su vida corría peligro, a causa de los acontecimientos del momento. Después de un breve tiempo escondido, esperó que un coche de la misma Generalitat de Catalunya, custodiado por hombres armados, lo condujera a la frontera francesa.
De este modo, entre octubre de 1936 i agosto de 1940, residió en el extranjero. En 1936 se casó con Mercè Devesa y realizó un largo viaje de boda desde Marsella hasta Tahití y las islas de la Sociedad. La evasión polinésica duró ocho meses. Se gastó todo el dinero que un amigo suyo le había enviado como regalo de bodas, a pesar de que se encontraba en Francia como exiliado político y que acababa de casarse.

En 1937 agrupó las colaboraciones periodísticas realizadas en el semanario "Mirador" en el volumen "L'aperitiu" donde aparecían comentarios de todo tipo de actualidades de un tono ácido y pintoresco. Este mismo año completa el poemario "Entre l'equador i els tròpics" que no será publicado hasta 1946, y en el que sobresale la peculiaridad del motivo tahitiano, directamente inspirado en el viaje a la Polinesia de 1936, donde se acentua el tono escéptico y crudo, y constituye un intento poco afortunado de aproximación a las nuevas tendencias. Reseguir la consistencia del yo poético que se despliega en los diversos libros, pone de manifiesto unos elementos de continuidad en la visión del mundo - teñida, mayormente, de escepticismo - que debería relacionarse con el resto de la obra y con el hecho de que despues de 1937 no aparecieran más recopilaciones poéticas.
En 1938 se estableció en París donde, el 6 de enero de 1939, nació su hijo Joan. Al estallar la II Guerra Mundial (1939-1945), se trasladó sucesivamente a Saint-Sulpice-la-Pointe, Prada de Conflent y Banyuls de la Marenda, donde se dedicó, fundamentalmente, a la traducción de "La Divina Comedia".

 


Josep Maria de Sagarra con su hijo Joan en París el 1939.

Foto: autores catalanes

 

En 1940, de vuelta a Catalunya, se incorporó a la vida literaria clandestina. La situación a la que tuvo necesariamente que adaptarse no tenía nada que ver con aquella que le había permitido vivir profesionalmente con tranquilidad hasta 1936. Todo había sido desmantelado: tertulias y peñas, diarios y revistas, contacto con el público, engranaje editorial, vida noctámbula... La popularidad de Josep Mª. de Sagarra había perdido el escenario donde actuaba.
La traducción - compromisos contraídos con el mecenazgo - se convierte en su ocupación prioritaria: acaba la versión de "La Divina Comedia" de Dante en 1941 con la ayuda de algunos mecenas, especialmente Francesc Cambó. La versión es reconocida por los expertos italianos como la mejor traducción de esta obra en cualquier lengua. La traducción de "La Divina Comedia" es extremadamente cuidada, circunstancia digna de ser destacada en un escritor como Sagarra, rápido y expeditivo, poco dado a la lenta elaboración y a las pacientes revisiones. Sagarra acomete a continuación la traducción de treinta obras del teatro de Shakespeare, con resultados desiguales y no en pocos pasajes muy discutible; con demasiada frecuencia el traductor ha prestado al inglés el lenguaje metafórico difuso y desmesurado, con más sonoridad y color que fibra, de un teatro original. Josep Maria de Sagarra interviene, mientrastanto, en actividades clandestinas diversas y traduce obras del castellano, del francés, del italiano y del inglés.
En 1942 fue miembro de la sección filológica del Institut d'Estudis Catalans.
En 1942 publicó, primero en versión española ("El camino azul") y, póstumamente, en la versión original catalana en 1964, el libro de viajes y diario de una huída imposible "La ruta blava", fruto de la experiencia por los Mares del Sur. Sagarra escribía la prosa, igual que el teatro y la poesía, con una facilidad pasmosa. Escribió un acto de un drama, en el local del Ateneu de Barcelona, en el espacio de dos o tres horas de noche. Las novelas - su prosa -, las escribía con este mismo criterio. Tambien la poesía. La obra sobre la cual proyectó una corrección más meditada fue la traducción de "La Divina Comèdia" del Dante. Víctor Català, Prudenci Bertrana y su epígono, Girbal Jaume fueron, literariamente, sus enemigos, ya que la obra en prosa que Sagarra ha creado, tiene un sentido absolutamente contrario a la de ellos. La prosa de aquellos es como un cromo que lo contiene todo, en el que no falta nada, en que la forma es conducida con la punta de la espada con una minuciosidad perfecta. Sagarra creyó que el naturalismo pesimista y asfixiante lleno, románticamente y depresivamente, de vaguedad y de detallismo, era un camino sin salida, y postuló la necesidad de un realismo más ligero, más fresco, más movido, mucho más sintético, que llegara a un contacto con la vida mucho más directo.


A partir de 1945, inició las negociaciones para retomar el teatro en catalán. La reposición de "L'Hostal de la Glòria" fue un éxito clamoroso. El 17 de octubre de 1946 Sagarra estrena la comedia dramática en prosa, en tres actos y seis cuadros, "El prestigi dels morts" en el Teatre Romea, de inspiración existencialista que, a pesar del interés, obtuvo poca respuesta. El mismo año publica el poemario "Entre l'equador i els tròpics" fruto de la experiencia por los Mares del Sur.
El 5 da abril de 1947 estrena la comedia en tres actos "La fortuna de Sílvia" en el Teatre Romea, a pesar de que el público no entendió el esfuerzo de Sagarra para adaptarse a los nuevos tiempos. El 15 de novembre de 1948 estrena el drama en tres actos "Ocells i llops" en el Teatro Apolo de Barcelona, y el 15 de diciembre estrena la farsaen tres acts y seis cuadros, "Galatea" en el Teatre Victoria de Barcelona con poco éxito de público.

El 17 de marzo de 1949, Margarita Xirgu estrenó, en el Teatro Argentino de Buenos Aires, el poema dramático en tres actos "La corona de espinas" estrenado ya en 1930. La Xirgu interpretó el papel de Marta con su Compañía Dramática Española, que contaba con Ricardo Galache como primer actor, María Gámez como dama de carácter, Isabel Pradas como dama joven y Manuel Díaz como actor cómico. El programa especificaba que la acción de la obra tenía lugar en "Solsona (Cataluña) en 1793"


Decepcionado del público y de la crítica, decidió regresar a la vieja fórmula del poema dramático que le había consagrado como a gran dramaturgo, y estrenó el 17 de noviembre de 1949 el poema en tres actos "La corona de espinas" en el teatro Romea de Barcelona. Esta estrategia le devolvió la confianza de la taquilla.


El 18 de abril de 1950 estrena el poema en tres actos "Els comediants" y el 8 de noviembre estrena el poema en tres actos "Les vinyes del Priorat", los dos en el Teatre Romea. Este mismo año escribe su último poema narrativo: "El poema de Montserrat" publicado inicialmente con muchos pasajes censurados. Representa un esforzado canto a los valores religiosos, legendarios, históricos y naturales de la montaña sagrada de Catalunya; a pesar de todo, los resultados no se correspondieron, en términos generales, con el magno y noble propósito que lo inspiró.
Despues de la lucha y la colaboración que había desarollado en la resistencia, desanimado, decide abandonarla progresivamente e iniciar un período en el que pretende volver a vivir, de nuevo, de la escritura, del teatro y del periodismo. De esta forma, pues, por diversas razones de tipo económico o literario más que no ideológico, Sagarra comenzó a colaborar con estamentos más o menos oficiales, como el "Diario de Barcelona" hasta 1957, y en "Destino" de 1951 a 1961. Estas colaboraciones desencadenaron algunas campañas negativas que descalificaban a su persona y a su obra, y que acabaron por hacerle sentir marginado de los círculos culturales catalanes durante un buen tiempo.
El 15 de febrero de 1952 estrena la comedia en tres actos y en verso "L'alcova vermella", y el 26 de novembre la comedia en tres actos "L'amor viu a dispesa", las dos en el Teatre Romea. Su entrega total al público a través de sus numerosas obras teatrales y el hecho de que justamente las más ambicionsas obtuvieran una discreta acogida le empujó a escribir sobre temas populares, hecho que provocó una cierta desvalorización de su obra entre la clase intelectual.



Fiesta de Sant Jordi el 1952 en casa de Josep Puig i Cadafalch. De izquierda a derecha: Puig i Cadafalch, Carles Riba, Eduard Fontserè, Ramon Aramon y Josep Maria de Sagarra. Detrás: Montserrat Martí, Enric Jardí, Miquel Coll i Alentorn y Ricard Albert.

 

En 1954, a los sesenta años, acomete la escritura de las amenas y extensas "Memòries", gènero poco cultivado en Catalunya que, con él, alcanza un nivel de cualidad extraordinaria y en las que el autor recopila recuerdos familiares y personales acontecidos en la primera parte del siglo XX y que constituyen la elegía por un pasado del cual se ha perdido el rastro. El Sagarra escritor fue capaz de transmitir su vitalidad a los libros. Es por este motivo que "Memòries" ha sido considerada una de las mejores prosas de toda la historia de la cultura catalana. El 18 de noviembre del mismo año estrena el drama burgués de intención religiosa, de trama tosca y efectismos malodramáticos y lacrimógenos "La ferida lluminosa" en el Teatre Romea; drama que fue traducido al español (por José Mª Pemán), al portugués y al inglés, fue galardonado con el Premio Nacional de Comedia, y fue llevado al cine en dos ocasiones: en 1956, dirigida per Tullio Demicheli y doblada despues al catalán, y en 1997, dirigida per José Luis Garci. El estreno constituyó un éxito inaudito. El autor es ya un Sagarra que se ha ido distanciando de los grupos resistentes: nombrado consejero de la Sociedad General de Autores en Madrid, comienza a frecuentar con una cierta asiduidad la capital de España e intenta encontrar una salida a una situación de incomodidad creciente. Por aquel tiempo se acentúa en el poeta un giro hacia la derecha, iniciado ya en los años que precedieron a la Guerra Civil; su actitud escéptica y libre quedaba quedaba, a lo que parece, constreñida por un progresivo acercamiento a las ideas tradicionales y conservadoras. Cabe observar tambien, en los últimos años, sus contactos con la intelectualidad conformista y oficial de Madrid, y sus esfuerzos para imponer su teatro en versiones castellanas.

 


Homenaje en el Teatre Romea.

Foto autors catalans



En 1955 Sagarra estrena el drama dividido en cuatro cuadros "La paraula de foc". Comienza a colaborar en "La Vanguardia" en 1957 y permanece en ella hasta finales de 1961. El 16 de abril de 1958 estrena la comedia en dos actos "El pobre d'esperit i els altres" en el Teatre Guimerà de Barcelona.
El 29 de diciembre de 1959 estrena la comedia en dos actos y cinco cuadros "Soparem a casa", en el Teatre Romea. El mismo año se publican la recopilación de artículos periodísticos "Cola de gallo" y la obra poética "La bruixa dels panellets".

Josep Maria de Sagarra

foto autors catalans


En 1960, el gobierno español le concede la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, premio otorgado en reconocimiento a su trayectoria. El hecho de que aceptara la condecoración hizo renacer las críticas de los sectores catalanes de la resistencia cultural, por su actitud condescendiente para con el régimen franquista motivada, por otro lado, por su situación forzada de supervivencia económica. Las producciones teratrales posteriores revejan cierto cansancio o son simples adaptaciones. En 1960 se estrena en el Teatre Candilejas de Barcelona "El senyor Perramon", versión muy personal de " El Avaro" de Molière, en dos partes y seis cuadros, y en 1961 estrena la comedia en un prólogo y dos partes "El fiscal Requesens", versión igualmente muy personal del "El casamiento" de Nikolai Gògol; en todo caso hechas las dos a medida del actor cómico Joan Capri. Su última obra teatral fue "El senyor Pupurull", adaptación de una farsa de Molière.

 


Josep Maria de Sagarra
Fototeca.cat

 

En 1961, Josep Maria de Sagarra se preparaba para una larga estadía en Roma, con una beca de la Fundación Juan March para escribir una obra ambiciosa sobre el Vaticano y la Ciudad Eterna, y la corresponsalía especial de "La Vanguardia" y de "Ya" para enviar crónicas sobre el Concilio Ecuménico Vaticano II, pero desgraciadamente un carcinoma le provocó una larga agonía que lo llevó a la muerte el 27 de septiembre de 1961. Sagarra, pues, moría joven a los 67 años.
Murió en plena actividad, aunque un poco distanciado de la genuina realidade su país y de su tiempo; a pesar de todo conservó hasta el final la reluciente aureola de poeta popular - el más popular en Catalunya despues de Verdaguer - a la que seguramente no dejó de contribuir la sugestión de una vida casi legendaria de bohemio de altura y de aristócrata nato. La verdad es que, actividad teatral al margen, en el mundo de la literatura el nombre de Sagarra ha estado més presente en los diez años posteriores a su muerte que en los diez anteriores. Las reediciones, por otro lado, han permitido el acercamiento a su obra de una pléiade de nuevos lectores muchos de los cuales, por encima del cliché estereotipado del poeta, han descubierto un prosista genial.

En 1968 se publicó a título póstumo "Verdaguer, poeta de Catalunya", en 1989 "Poemes satírics", en 2001 la recopliación de artículos periodísticos "L'ànima de les coses", y en 2004 tambien la recopilaciónl "El perfum dels dies". Su obra poètica a sido musicada por intérpretes como Guillermina Motta, Lluís Llach, Ramon Muntaner, Ovidi Montllor y Celdoni Fonoll, entre otros, que la han diufundido a las nuevas generaciones.


Algunos textos han estado extraídos de la biografia:"Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu.Una biografía"de Antonina Rodrigo y de Viquipèdia


XAVIER RIUS XIRGU

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.