60. RAFAEL ALBERTI

 

Rafael Alberti Merello fue pintor, poeta, dramaturgo y político; nació en El Puerto de Santa María, Cádiz, el 16 de diciembre de 1902. Sus dos abuelos eran italianos y regentaban bodegas de vinos; grandes burgueses, propietarios de viñas y católicos. Su padre, Vicente Alberti Sanguinetti fue representante de vinos y licores de las bodegas Osborne y se hallaba siempre de viaje, por lo que se crió con la madre María Merello, quien tuvo seis hijos. Su primer colegio fue el de las Hermanas Carmelitas, despues del cual estudió en casa de la maestra Doña Concha. La vieja sirvienta Paca Moy cuidó de Rafael, el quinto hijo de los Alberti-Merello, así como tambien de sus cinco hermanos: Vicente, María, Agustín, Milagritos, y la más pequeña, Josefa (Pipi).

 



Rafael Alberti amb 1 any, el 1903, al costat dels seus 4 germans majors: Vicente, María, Agustín i Milagritos


En 1912 ingresa en el colegio de jesuitas San Luís Gonzaga de su pueblo natal, del que más tarde fue expulsado por falta de recogimiento durante la misa diaria del curso, denunciado por sus propios tíos. Perdió así, el cuarto año de Bachillerato, que abandonó definitivamente por la pintura al trasladarse en 1917 a Madrid con su familia. Allí visita por primera vez el Museo del Prado donde se dedica a copiar pinturas. Por aquellas fechas, Margarita Xirgu estrenó "La chiquilla" de Pierre Werber y Henri Garses, en traducción de Alberti y Rosales. Era una comedia de suaves harmonías sentimentales, en la que la Xirgu obtuvo en su papel de Colette, una buena acogida. Margarita explotaba sus dotes cómicas, con las que en Barcelona, en los inicios de su carerra, había recogido muchos aplausos. La comedia resultaba sumamente divertida, y la Infanta Doña Isabel, que asistió al estreno, la invitó a subir a su palco para felicitarla.

En 1920 muere en Madrid el padre de Rafael y allí concurre con su pintura en el Salón Nacional de Otoño. En 1921 empieza a interesarse por la literatura. La nostalgia de la bahía de Cádiz y los remordimientos despues de la muerte de su padre, le llevaron a refugiares en la poesía y dejar la pintura en un segundo plano. En 1922 publica sus primeros versos en la revista "Horizonte", expone sus cuadros en el Ateneo de Madrid y relega a un segundo plano su actividad pictórica. En 1923, después de sangrar por la boca, le es diagnosticada una tuberculosis (adenopatía hiliar con infiltración en el lóbulo superior del pulmón derecho). Para mejorar su salud se traslada a su "heladera", un sanatorio de la sierra de Guadarrama, donde se dedica a leer mucho y donde escribe "Mar y tierra".
En 1924, de nuevo en Madrid, traba amistad con internos de la Residencia de Estudiantes como: Federico García Lorca, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Salvador Dalí, Luis Buñuel, Vicente Aleixandre, Gerardo Diego, Dámaso Alonso y José Bergamín.
"Mar y tierra", su primer libro de poemas inspirados en la región montañosa del Guadarrama, juntamente con otros poemas como a segunda parte, fruto de su nostalgia por el mar de Cádiz, de sus barcos y salinas, se convierte en el poemario "Marinero en tierra", obra de un refinado popularismo donde universaliza el mar, que alcanza la categoría de mito, y por la que obtiene el Premio Nacional de Literatura, junto el poeta santanderino Gerardo Diego, dotado con una gratificación de cinco mil pesetas. Rafael Alberti agradeció el premio visitando, uno a uno, a los miembros del jurado, que eren: Antonio Machado y José Moreno Villa en el apratdo de poesía, Menéndez Pidal y Gabriel Maura en el apartado de historia, Arniches en el de teatro y Gabriel Miró, que actuaba como secretario.

 



Ejemplar de "Marinero en tierra" dedicado a Gabriel Miró

 

Entre las aficiones de este grupo, gestado en la Residencia de Estudiantes, sobresalía la cinematográfica y, en particular, las películas còmicas de Harold Lloyd, Buster Keaton - conocido por el alias de "Pamplinas", repleto de connotaciones burlescas - y Charles Chaplin. Las reuniones en el cinema-club de Giménez Caballero y algún que otro artículo cinéfilo en su revista quincenal, "La Gaceta Literaria", completaban el programa de este grup tan afín. Así lo recordaba Pepín Bello: "Al igual que Federico y Dalí, yo recibía como paga un duro a la semana, lo cual era muy poco. Aunque no era muy gastador, Buñuel conseguía sacarle algo más a su madre, la entrañable María, ya viuda, de quien era su ojito derecho. Con esos dineros pagábamos nuestras diversiones, y así, aparte de callejear, íbamos al cine muchas veces -Alberti, Federico y Luis- a ver las películas de Buster Keaton que tanto nos gustaban. También pasábamos muy buenos ratos en aquel salón de la Residencia, blanqueado, con suelo de madera, un tanto conventual. Una afición compartida era la que sentíamos por los carnuzos, las caballerías muertas. Ni que decir tiene que la idea del carnuzo también está presente en la película "Un perro andaluz" y en varias obras de Dalí". Colaborando an la elaboración de este tòpico del cine surrealista, Alberti escribió a Max Aub: "Todo esto de los burros y de los pianos, muchas de esas cosas, eran de Pepín Bello. Eso, Buñuel lo sabe bien. Pepín Bello estaba lleno de imaginación, y eso del "putrefacto" y todas esas cosas, muchas de ellas eran también de Pepín".
En 1925 publica su libro de canciones "La amante" que refleja sus impresiones de un viaje en automóvil, por diferentes puntos de Castilla (Santo Domingo de Silos, Aranda de Duero, la Ribera del Duero, Burgos...) hasta el Cantábrico y su retorno a Madrid, junto a su hermano representante de vinos y de sus derivados. Alberti le escribe a Rute, Córdoba, donde pasa algún tiempo. Alberti concibe el guirigay "La pájara pinta" en 1925, como una obra de títeres en tres actos, que nunca llegó a concluir. Alberti recitó el prólogo y el primer acto de este guirigay lírico-bufo-bailable al acabar una conferencia que pronunció en La Habana en abril de 1935. En 1926 conoce a Fernando Villalón, Luís Cernuda y a Ignacio Sánchez Mejías que quería convertirle en torero, consiguiendo al fin que saltara al "ruedo" junto a su cuadrilla, y a pesar de que su aventura en las corridas de toros duró en Pontevedra sólo tres horas, su afición le llevó, posteriormente, a realizar carteles de toros y a escribir muchos y destacados poemas sobre el tema.
Comienza a colaborar en la "Revista de Occidente" que Ortega y Gasset publicaba desde 1923, publicando sus poemas. En 1927, resultado de la nueva temporada ruteña, publica el libro de canciones "El alba de alhelí", que consta de tres partes y, aunque con una temática popular y festiva, apunta ya una aproximación a las vanguardias, y en las que el poeta se situa, junto a sus anteriores obras, en el neopopularismo, en la tradición de los cancioneros musicales de los siglos XV y XVI, de los poetas anónimos del romancero, de Gil Vicente y de Garcilaso de la Vega, aunque con una sensibilidad de poeta vanguardista. Traba conocimiento con el gaditano Manuel de Falla e interviene activamente como secretario en el homenaje a Luís de Góngora, en Sevilla, previsto desde abril de 1926, en el tercer centenario de su muerte, y que dará lugar a la denominación del grupo poético como "Generación del 27". Por aquellas fechas, Alberti intervino como activista en las protestas estudiantiles contra el general Primo de Rivera

 



Federico García Lorca, y Rafael Alberti en 1927

 


En 1928 Rafael Alberti escribe "Santa Casilda", obra dramática en verso y tres actos. Por encargo de su tío, escribe "Domecq (1730-1928). Poema del Ilmo. Sr. Vizconde de Almocadé". En 1929 publica la obra "Cal y Canto", fruto de su segunda etapa poética: el gongorismo y el ultraismo, con una profunda transfiguración estilística a la que son sometidos los temas. Es un interesante ejercicio estético en honor a Góngora, en el que se funden el arte barroco y las vanguardias, y el título de las cuales revela ya una clara intención de hermetismo. A él pertenece el célebre soneto amoroso titulado "Amaranta". En esta obra aparecen tonos sombríos que se anticipan en "Sobre los ángeles", publicado el mismo año y que abre la tercera etapa: la surrealista, que nace como consecuencia de de una grave crisis personal y en el marco de la crisis estética general, común en aquel entonces a todo el arte de Occidente.
El clasicismo anterior salta deshecho y, a pesar de que Rafael Alberti recurre a formas métricas tradicionales, el versolibrismo irrumpe triunfante. Las características de este poemario son: densidad de las imágenes, violencia del verso y creación de un mundo onírico e infernal. "Sobre los ángeles" es una alegoría surrealista en la que los ángeles representan fuerzas dentro del mundo real. El poemario está estructurado como una especie de drama, articulado por la presencia de los ángeles como objectivación de las fuerzas del espíritu y en manifiesta dependencia respecto a la angiología del Antiguo Testamento. Sus imágenes son tan densas y el verso tan violento que alcanzan a crear una atmósfera onírica e infernal con total acierto. Es el producto de una intensa crisis personal relacionada con el que el propio poeta califica de "amor imposible" y los "celos más rabiosos", y contiene imágenes que alcanzan altas cimas poéticas. Es, seguramente, el libro mayor o la obra maestra del poeta quién, después de haber gozado de su larga y sonora poesía, no ha contemplado el mar de otra forma, no ha sentido los ángeles como un doble existir, como materia y halo del deseo, de la propia tragedia, del amor, del vacío o desde el cuerpo ligero y deshabitado, "topándose contra los quicios / contra los árboles..."?. Estos seres etéreos que en Alberti cobran el tacto de los hombres, son ángeles civiles que transforman la realidad en el instante de ser rozada por sus alas, porque son custodios de un conocimiento que se revela, no a raíz de la muerte, sino de nuestra propia conciencia. Son metáforas de un ser que canta en nuestro interior y que no somos capaces de escucharlo porque nos falta la condición del vuelo: vuelo hacia el interior, hacia el descubrimiento de nuestra soledad, del desierto de un alma ya perdida en los estadios de la nostalgia.
En 1929 publica también "Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos", donde se recopilan poemas dedicados a grandes cómicos del cine mudo; publicado ya por primera vez en diferentes números de La "Gaceta Literaria". En 1930 conoce en Madrid a la escritora logroñesa María Teresa León, casada y aún sin divorcio. Se enamoran y pronto viven juntos. María Teresa había contraido matrimonio en 1920 a los 17 años con Gonzalo de Sebastián, del que tiene dos hijos: Gonzalo y Enrique, pero su matrimonio no duró mucho. Separada de su marido y de sus hijos, regresó al hogar paterno en Burgos.
Los tonos apocalípticos de Rafael Alberti se prolongaron en "Sermones y moradas" publicado este mismo año de 1929. Su surrealismo le lleva a introducir asuntos personales en el ámbito de las cuestiones históricas. La identificación de conducta privada y pública -que puede ser un rasgo definitorio del surrealismo- se traduce en Alberti en una toma de posición ideológica cercana al comunismo, al marxismo o al anarquismo, que le conduce al ámbito de la poesía política, civil, de poeta en la calle que testimonia si incipiente compromiso político.



Retrato de juventut de Rafael Alberti


De pie: Alberti, Buñuel y García Lorca; sentados: Ugarte, Díaz el comunista, María Teresa León y González el periodista.

 


En 1931 su salud vuelve a deteriorarse con transtornos hepáticos. Alberti estrena su primera obra teatral, el auto sacramental "El hombre deshabitado", el 26 de febrero en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, con la compañía mexicana de María Teresa Montoya. La obra constituye un grito de rebeldía frente a la divinidad y una apuesta clara por un tipo de teatro diferente del doméstico, al que Alberti considera totalmente vacío de contenido y orientado sólo a lo puramente comercial. Los diarios católicos le trataron de impío, irrespetuoso y blasfemo, por la representación del Hacedor en figura de vigilante nocturno, el Hombre con sus cinco Sentidos en alegórica reencarnación y dos mujeres: la Esposa y la Tentación, que trama la ruina de las dos en complicidad con los Sentidos. Este mismo año conoce a Miguel de Unamuno después de diversos años de destierro en Francia, viaja a París y se afilía al Partido Comunista. Este mismo año empieza a relacionarse en Francia con Picasso y con escritores sudamericanos como César Vallejo y Alejo Carpentier.
Al proclamarse la Segunda República y recién llegado a Madrid desde su estancia en Rota y Cádiz, Rafael Alberti le propone a Margarita Xirgu, tal como relata más tarde en sus memorias "La arboleda perdida": "el convertir los romances sobre el héroe de Jaca en una obra de teatro, obra sencilla, popular, en la que me atendría, más que a la verdad histórica, a la que deformada por la gente ya empezaba a correr con visos de leyenda. Una aventura peligrosa, desde luego, pues la verdad estaba muy encima y el cuento todavía muy poco dibujado. Me puse a trabajar en firme. Mis propósitos eran conseguir un romance de ciego, un gran chafarrinón de colores subidos, como los que en las ferias pueblerinas explicaban el crimen del día. Lleno de ingenuidad, y casi sin saberlo, intentaba mi primera obra política. Aceptados los dos primeros actos por la Xirgu, y cuando aún estaba planeando el tercero, "Fermín Galán" apareció anunciado en la cartelera del Teatro Español". Margarita aceptó entusiasmada la idea y decidió prolongar su estancia. La Xirgu hallaba el suceso muy teatral técnicamente y, por otro lado, se sentía obligada a exaltar la figura de unos hombres que havian dado su vida por un ideal. Cuando en la noche del 25 de abril de 1931, Rafael Alberti le lee el primer quadro, la Xirgu lo encuentra muy bonito de verso, pero le asalta cierto temor en relación a los vivas! y los muerase! a personas que están vivas y presentes. La actriz confiesa por escrito a Joaquín Montaner sus más recónditas impresiones del momento, y que le gustaría leerle la obra para cambiar impresiones. A la Xirgu se la intuye preocupada: "Como no tenía en absoluto ganas de salir de Madrid -argumenta- pensé que quizás una obra así en estos momentos podía tener oportunidad y llenar el cartel de mayo y junio, pero no esperaba tantos vivas y mueranse".
El 19 de mayo de 1931 en una carta desde el Hotel Nacional de Madrid, dirigida a su hermano, referente a "Fermín Galán" de Rafael Alberti, la Xirgu dice: "Tengo en mi poder dos actos y el primer cuadro del acto tercero, faltan dos cuadros y del fusilamiento y el de la proclamación de la República... Si volviera la monarquía tendría que marcharme con mi compañía al extranjero. La suerte está echada. Viva la República!" Para Rafael Alberti, María Teresa León, mujer de gran intuición teatral, la Xirgu, López Lagar, Rivas Cherif y el autor de la escenografía Sigfredo Burmann, fueron jornadas de exaltación y frenesí. El público no estaba acostumbrado ni a tal colorido de escenografías, ni a la presencia de tantas personas sobre el escenario: hasta 75 personajes más las comparsas.

 

Margarita Xirgu y Rafael Alberti (el séptimo por la izquierda) con otros miembros de la compañía, a raíz del estreno de Fermín Galán, al Teatre Español de Madrid el 1931


Foto extraída de la biografia "Margarida Xirgu. Una vocació indomable" de Francesc Foguet i Boreu

 


El 1 de junio de 1931 Margarita Xirgu estrena el romance escénico "Fermín Galán" en el Teatro Español de Madrid, en homenaje al héroe republicano fusilado al fracasar la revuelta de Jaca, donde el poeta se orienta decididamente hacia la lucha política. Fermín Galán, el protomártir de la República y su compañero, el capitán Ángel García Hernández, fueron acusados de rebelión contra la monarquía, condenados y fusilados el 14 de diciembre de 1930 en Fornillos (Huesca). Margarita Xirgu era la madre del héroe y éste, Fermín, Pedro López Lagar. Los diez cuadros que componían la obra estaban conectados por la quejosa voz de un viejo romancero.

 

Escena de “Fermín Galán”.

Foto Fons Mari Carmen Gil Fombella

Fermín Galán" realitzats per Sigfredo Burmann.

Foto Institut del Teatre de Barcelona

 

Rafael Alberti explica en su libro de memorias "La arboleda perdida" que cuando la Xirgu estrenó "Fermín Galán", el primer acto pasó bien pero cuando, en el segundo, apareció la Virgen con fusil y bayoneta calada, acudiendo en socorro de los sublevados y pidiendo a gritos la cabeza del rey y del general Berenguer, el teatro entero protestó violentamente: los republicanos ateos porque nada querían con la Virgen y los monárquicos por parecerles espantosos y criminales los sentimientos de aquella Madre de Dios. Pero lo peor aún estaba por llegar: el cuadro del cardenal Segura, borracho y soltando latinazos molierescos en medio de una fiesta en el palacio de los duques. Ante eso, los enemigos no pudieron contenerse más y bajaron de todas partes hacia el escenario entre golpes y gritos. Afortunadamente alguien, entre bastidores, ordenó bajar el telón metálico para incendios, de manera que la integridad física de Margarita quedó fuera de peligro. "A pesar de todo, como el público seguía dispuesto a ver la obra hasta el final, Margarita, una Agustina de Aragón aquella noche, tuvo todavía el coraje de representar el epílogo, siendo coronada, al final, con toda clase de denuestos, pero también de aplausos por su extraordinario valor y ganado prestigio", relata Rafael Alberti en la su autobiografia. "Fermín Galán" se mantuvo en cartel casi todo el mes de junio.

 


Margarida Xirgu en "Fermín Galán". Foto biografia A. Rodrigo


Rafael Alberti dijo de Margarita Xirgu: "Yo soy un admirador ferviente de Margarita Xirgu. Soy un religioso fanático del Arte, y en el Templo del Arte, entre los muchos altares que en él se erigen, encuentro siempre el de la Xirgu, y ante él muchas veces inclino mi rodilla... Margarita es no ya una artista maravillosa, sino una esclava, una servidora de su religión... ¡Anteayer fue una obra moderna, de la modernidad absoluta, modernidad "yanquilandia"!. Ayer fue un auto sacramental. Hoy es romance que en algunos sectores puede restarle simpatías...". Y María Teresa León dijo de ella: "¡Qué valiente fue siempre Margarita y qué segura de su personalidad! Fuera de la escena, ella es Margarita, dentro de ella es la actriz en todo lo que le parece teatralmente bueno aunque - como en el caso de Fermín Galán- esté rozando sus opiniones religiosas. No retrocede nunca.... Su voz extraña canta en tonos altos llegando a patetismos increíbles, especie de do de pecho cumbre, se dirá es lo que esperan sin aliento los espectadores, se le quebraba de cansancios al sentarse a recibir nuestras felicitaciones. Era enorme el esfuerzo físico que hacía. No lo sé. Lo cierto es que comenzaba su recitación en tono reservado y bajo, para ir creciendo poco a poco hasta ser su autoridad matriarcal la que llenaba la escena, oscureciendo a todos. La monotonía del comienzo bien podía pagarse por sentir el estremecimiento final".

Pocos días después del estreno un carruaje paró sus caballos en el paseo de coches del parque del Retiro y una dama estirada, con "mantilla y devocionario" preguntó a la actríz que paseaba tranquilamente: "¿Es usted Margarita Xirgu? y antes que le contestara le atizó un bofetón diciéndole: ¡Tome! ¡Por lo de Fermín Galán!. Otra versión más real de lo que pasó aquella mañana de domingo, es que en una de las avenidas del Retiro al ser reconocida Margarita Xirgu, se formó un grupo de gente que profería gestos acusadores y, de golpe, una señora se destacó del grupo y le atizó un bofetón llamándole catalana de mierda. El suceso afectó tanto a la Xirgu que cayó enferma. La policía quiso intervenir ya que la señora en cuestión le había dejado dicho que si quería buscarla vivía en la calle Mariana Pineda. Pero Margarita se negó en absoluto y, ante la insistencia de sus amigos, les hizo saber que aunque se la pusieran delante no la reconocería.

 


Poesía de Rafael Alberti incluida en el libro de dedicatorias de Margarita Xirgu Rico. Archivo familia Prats
En diciembre de 1931, con motivo de las fiestas de la República, celebró el Teatro Español una función de gala en la cual se presentó Rafael Alberti glosando "La poesía popular en la lírica española"; Federico García Lorca, al piano, creó las ilustraciones musicales y la Argentinita interpretó la parte coreográfica.
En 1932 Rafael Alberti viaja a Berlín, a la Unión Soviética, Dinamarca, Noruega, Bélgica y Holanda, con María Teresa León para estudiar el teatro europeo, becados por la Junta para la Ampliación de Estudios de la Segunda República Española. Este mismo año traduce la antologia "Bosque sin horas" de Jules Supervielle y muere, en Almeria, su madre. En 1933 conoce a Ilya Ehrenburg, Pablo Neruda y a Dolores Ibárruri. Alberti se escora hacia las posiciones del marxismo y publica "Consignas" y "Un fantasma recorre Europa", primeros poemarios revolucionarios. En sus poemas no caben otros colores que los primarios, los de la escuela y la infancia, los que rigen el descubrimiento del mundo: el azul del mar, el amarillo del sol y de la luz, el verde y rojo de los bosques, de las flores, de la tierra. La principal aportación de Alberti a la vanguardia, y también a la poesía social, fue la insolencia, el atrevimiento con que denigraba esto y aquello, y ya sabemos que la insolencia es en el fondo un rasgo juvenil, un síntoma, no sé si de inmadurez, pero por descontado de sana iconoclasia. Lástima que Alberti, como el muchacho que fue, se quedara siempre en este punto, en el arrebato, y no profundizara en la naturaleza del fervor comunista que cultivó en detrimento del antiguo orden.
En este mismo año se casa con María Teresa León. En 1934 Rafael funda y dirige con María Teresa, la revista revolucionaria "Octubre". Asiste como invitado al Primer Congreso de Escritores Soviéticos en Moscú y viaja por Rusia. Es huésped de Valle-Inclán en Roma. Da conferencias y recitales en América. Visitan Nueva York, La Habana y México, donde residen casi un año. Publica las piezas teatrales "Bazar de la providencia" y "Farsa de los Reyes Magos". En 1935 conoce en México a los pintores, Orozco, Siqueiros y Rivera. Publica allí la elegía al famoso torero Ignacio Sánchez Mejías "Verte y no verte" y "Versos de agitación". La revista "Cruz y Raya" le publica el libro "Poesía (1924-1930)". En su visita a México, el 14 de juny de 1934, presentó en el Teatro Hidalgo la película "Octubre" d'Eisenstein, en estos términos: "Amigos que vais a presenciar este film: que Octubre no sólo os sirva de entretenimiento, que no sea sólo el pasatiempo de una sección de Cine Club, sino que lo toméis como ejemplo latente, como pórtico de la verdadera Revolución".
En 1936, la Guerra Civil el sorprende en Ibiza junto a María Teresa León. Regresan a Madrid con grandes dificultades, para desarrolar allí, durante tres años, una intensa labor cultural en las filas republicanas. Rafael Alberti interviene en la campaña a favor del Frente Popular y ocupa el cargo de Secretario de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Dirige la revista "El mono azul". Es nombrado Director del Museo Romántico. Escribe "Capital de la gloria" y "Nuestra diaria palabra" que formarán parte, junto a otras, del poemario publicado en 1938 "El poeta en la calle", que incluye la elegía "Verte y no verte" de 1935. El ciclo resulta desigual, pero incluye logros notables. En "El poeta en la calle", los versos que Alberti dedica a su familia serán amargos; son versos que condenan un ambiente familiar (sobretodo el reflejado en las figuras de los tíos y abuelos), burgués y católico del que el hombre y el poeta se alejaron radicalmente.
Este mismo año publica el poemario "13 bandas y 48 estrellas (Poema del mar Caribe)" y "Con los zapatos puestos tengo que morir", un testimonio iracundo y desgarrado de su compromiso político. En 1937 durante la Guerra Civil, en el asedio a Madrid, su colaboración al lado de María Teresa y otros intelectuales, logró la evacuación de las obras del Museo del Prado para evitar su destrucción, bajo el bombardeo de la artillería nacional. Participa en la organización del II Congreso Internacional de Escritores. Viaja a París y a Moscú, donde se entrevista con Stalin. Publica "De un momento a otro (Poesía e historia)", duro alegato contra las estructuras burguesas tradicionales, contra el imperialismo internacional y contra la guerra. Realiza la adaptación teatral de la obra de Miguel de Cervantes "El cerco de Numancia" y publica "El burro explosivo".
En 1938 Rafael Alberti estrena en el Teatro de la Zarzuela de Madrid la ensaladilla en un acto y cuadro flamenco "Los salvadores de España". Comienza a escribir su autobiografía "La arboleda perdida" e ingresa como soldado en la aviación republicana. Publica "Poesía (1924-1938)" y "Cantata de los héroes y la fraternidad de los pueblos". En la columna escrita por Alberti "A paseo" en el diario "ABC" que se editaba en Sevilla durante la Guerra Civil en el bando republicano, se criticaba a personajes de cierto renombre; algunos de los cuales aparecían asesinados posteriormente. Este hecho alimentó un debate sobre la implicación de Alberti en estas "purgas antifascistas". A Rafael Alberti se le atribuye haber estado a cargo de una Checa en Madrid, entre otras actividades reporesivas.
El Consejo Central del Teatro de Bellas Artes que presidía José Renau, tenía como a vicepresidente a Antonio Machado, como secretario a Max Aub, y como vocales: Margarita Xirgu, Jacinto Benavente, Enrique Díez-Canedo, Cipriano Rivas Cherif, Rafael Alberti y Alejandro Casona, entre otros. El Consejo del Teatro se fundó para coordinar las iniciativas en la zona republicana, creó las Guerrillas del Teatro, un teatro de urgencia que presidía María Teresa León, al objeto de impulsar las actuaciones protagonizadas por pequeños grupos de actores, para representar obras en escenarios reducidos e incluso en plazas, ante un público formado por soldados, campesinos y refugiado de otras zonas.
En 1939, ante la inminente derrota del Gobierno Republicano se ve obligado a salir de España al lado de María Teresa León. Se dirigirán a Francia y, en París, el matrimonio, que vivirà en la casa de Pablo Neruda y Delia del Carril al lado del Sena, trabajarán como locutores en Ràdio Paris-Mondiale, donde Alberti escribirá su famoso poema "Se equivocó la paloma". Escribe, al lado de su esposa, "Vida bilingüe de un refugiado español en Francia"; de todas formas el conflicto europeo les obliga a embarcar el 1940 desde Marsella, primero hacia Chile per consejo de su amigo Pablo Neruda, y después hacia Buenos Aires, donde intelectuales y artistas les reciben apasionadamente. La editorial Losada le publica "Poesía (1924-1939)" iniciando así su quinta etapa poética, la de la poesía de la nostalgia.
En 1941 nace en Buenos Aires su única hija Aitana. Escribe la obra teatral "El trébol florido" y publica la poesía no política "Entre el clavel y la espada" la mayor parte de la cual había sido escrita en Francia y a la que pertenece la famosa "Se equivocó la paloma". En 1942 publica la antología "¡Eh, los toros!". En México publica su primer libro de memorias "La arboleda perdida", que más tarde completaría en 1959. Durante 1943 pronuncia conferencias en diferentes llocs de Argentina.
En 1943 Santiago Ontañón recibe el encargo de realizar los decorados de "Numancia" obra de Miguel de Cervantes adaptada por Rafael Alberti. En 1937 la había montado para el Teatro de Arte y Propaganda del Estado, en el madrileño Teatro de la Zarzuela el cual, durante los años de la Guerra Civil, funcionó un tiempo bajo la dirección de María Teresa León en la parte escénica, y de Ontañón en la parte escenográfica. Rafael Alberti adaptó entonces la obra a las circunstancias y vistió a los romanos de fascistas mussolinianos. Los valores primordiales de "El cerco de Numancia", título original, o "Numancia", según la adaptación de Alberti, que le conferían perenne actualidad, eran su profundo sentido ideológico: el pueblo entero denfendiendo su independencia hasta la muerte, y la gran humanidad de sus figuras, algunas de ellas alegóricas: España, encarnada per la Xirgu; el Rio Duero, la Guerra, la Enfermedad, el Hambre, la Fama... Rafael Alberti cuidó en su versión que la obra conservara el ejemplo cívico en toda su grandiosidad. Para ello suprimió algunas escenas y añadió un prólogo -parodia libre del juramento de Lisístrata y Cleónice, las heroínas aristofánicas -, con el propósito de hacer más comprensible la llegada de Escipión en el primer acto. La puesta en escena tuvo lugar el 6 de agosto de 1943 en el SODRE de Montevideo. A la espectacularidad de la tragedia, obra de masas, en el escenario en el que es movían 37 personajes y comparsas, contribuyeron los elementos musicales y coreográficos, coro y cuerpo de baile del SODRE. La salida de Margarita Xirgu a escena, después de su larga ausencia, fue acogida con un interminable aplauso por un público emocionado puesto en pie. Aparecía Margarita con anchas vestiduras y el suntuoso tocado de Dama de Elche. Los reiterados aplausos obligaron a Alberti a pronunciar unas palabras desde el proscenio.



Figurins de "Numancia". Archivo Jordi Rius Xirgu

 


El 16 de octubre de 1943 se estrena también en el Estudio Auditorio de Montevideo (SODRE) "El ladrón de niños" de Jules Supervielle, traducida al castellano por María Teresa León y Rafael Alberti.
Rafael Alberti escribió para Margarita Xirgu "La gallarda" en 1943, pero cuando la hubo leído le dijor: "Mira Rafael, la comedia me gusta, pero no la voy a poder hacer, porque yo ya no puedo ser la protagonista de una obra que se llama "La gallarda". Yo ya no tengo edad para tener gallardía. Y éste es el impedimento que aunque como actriz pueda hacerlo, no tengo físico ideal para desempeñar el papel. ¿Por qué no me haces un papel de vieja?". Y Alberti le contestó: "Bien, te voy hacer una vieja, revieja, un adefesio". Otras fuentes dicen que Margarita Xirgu no estrenó "La gallarda" por la imposibilidad de reunir a tres primeros actores que la obra exigía.
Alberti le escribió entonces "El adefesio, fábula de amor y de las viejas". La acción se desarrolla en un pueblo de la región montañosa del sur de España. Igual que a García Lorca le preocupaba el peculiar problema de la soltería; pero no lo trataba con los matices suaves, melancoliosos, resignados, del poeta granadino, sino en un tono de resuelta rebeldía. Sus mujeres son seres agrios, lacerados por el deseo insatisfecho, ppor el grito incontenible de la carne. Las tres solteronas de la tragedia albertiana custodian con abusivo celo a una joven, fruto de amor del que fue el cabeza de familia . La mayor de las tres harpías, guardándola de todo contacto con el exterior, cree honrar así la memoria del ausente. A pesar de su reclusión, la joven se enamora, y cuando las viejas le obligan a confesar el nombre del amado, la solterona mayor tiene la certeza del inminente incesto, ya que el amado es hermano de la chica, que acaba suicidándose.
Después de cinco años de ausencia de la Xirgu en los escenarios bonaerenses, el 8 de junio de 1944 se estrena en el Teatro Avenida "El adefesio", interpretando Margarita el personaje de Doña Gorgo. El papel le exigía actuar con barba y bigote, pero ella dijo: "Yo no voy a salir con barbas y bigote. Para que la gente no se ría y tome en serio el papel, voy a suprimir el bigote, que es lo que mueve a risa al público". "El adefesio" infundió tal respeto que el público la ovacionó como nunca había hecho con ninguna otra actriz en toda Argentina. Los aplausos duraron un cuarto de hora. Hasta que Margarita pidió que cesaran, porqué consideró que tendrían las manos destrozadas de tanto aplaudir. Alberto Closas que en la obra tenía el papel de "El que nadie esperaba" conservó el recuerdo de aquella noche como el más bello de su vida profesional, y nunca pudo olvidar el momento en que Margarita Xirgu paró la ovación al decir: "Les agradezco estos aplausos..., estos aplausos que son para mis poetas muertos".



De izquierda a derecha: María Teresa León (Aulaga), sentada Amelia de la Torre (Uva) y Margarita Xirgu (Gorgo), a "El adefesio".

Foto biografía A. Rodrigo.


Los decorados fueron realizados por Santiago Ontañón, al dictado de Rafael Alberti, vivía en su casa y dibujaba con él.



"El adefesio", estrenada en el Teatro Avenida de Buenos Aires, por la compañía Margarita Xirgu en 1944.

Foto biografía F. Foguet


La trilogía del exilio, integrada por "El trébol florido", iniciada en Ibiza durante el verano de 1936, bajo el título de "Costa sur de la muerte", pero acabada en Argentina en 1940; "La gallarda", escrita en 1943, subtitulada elocuentemente "tragedia de vaqueros y toros bravos" y "El adefesio", escrita para Margarita Xirgu también en 1943; es una trilogía marcada por el tratamiento poético del lenguaje, conjuntados desde la madurez los tres ejes fundamentales de la estética de un autor al tiempo popular, clásico y vanguardista. Fiel a sus primeros designios renovadores, Alberti insistió en la superción de las estéticas precedentes, tremendamente original a partir de su experiencia en "El trébol florido", coincidente desde "El adefesio" con las propuestas del Lorca de "La casa de Bernarda Alba" e impregnado de romances y leyendas populares en "La gallarda". No se trata de un teatro fácil de representar, a pesar de que se muestra sobrado de valores literarios. En 1944 recorre Argentina y Uruguai con "Invitación a un viaje sonoro (Concierto para verso y laúd, con acompañamiento de piano)", y publica "Pleamar", su primera obra escrita íntegramente en América, que es un libro sencillo y claro, una mezcla del dolor del pasado con la esperanza del futuro, que representa su hija Aitana. En 1945 viaja a Chile con María Teresa. Se multiplican las conferencias y los recitales. Publica el libro en prosa "Imagen primera de...".



Rafael Alberti con Juan V. Lecuna, en Buenos Aires en 1944

foto http://jvlecuna.zoomblog.com/cat/12448

 


En 1946 escribe "A la pintura (Poema de color y la línea)", un brillante intento de describir un arte en términos de otro. Un libro de plena madurez con tres composiciones autobiográficas a más de otras dedicadas a los grandes pintores (Giotto, Boticelli, Leonardo, Durero, Rembrant, El Greco, Zurbarán, Goya... hasta concluir en Picasso). Rafael Alberti nos legó un Museo y una Escuela de Bellas Artes en verso. En el poeta revive el pintor que lleva dentro y que fue su primra vocación. En la obra se distinguen tres tipos de poemas, que alternan y se entrecruzan unos con otros. Un grupo de composiciones está dedicado a pintores de dimensión universal, desde los prerenacentistas hasta los contemporáneos: éste es el Museo al que antes se ha hecho referencia. Para esos poemas escoge diversas formas métricas, que adapta hábilmente según las características de cada pintor. Pero estas composiciones alternan con otras que toman como argumento objetos y conceptos, referidos a los medios y recursos de la propia técnica pictórica, como los que dedicxa a la retina, a la mano, a la paleta, al pincel, al lienzo, a la perspectiva, a la composición... Para este grupo escoge la fórmula métrica del soneto y siempre está precedido por una invocación: "A ti...". Existe, además, un tercer grupo o colección, que alterna con los otros dos: el que dedica a los colores, a los que el poeta deja hablar en primera persona, y en los que utiliza el verso libre. Estos dos últimos grupos de poemas constituyen lo que se ha definido como "Escuela de Bellas Artes". Gracias a la combinación de estas tres dimensiones, Alberti ha sabido recoger, como muy pocas veces ha sucedido en la historia de la literatura, la historia y la esencia de la pintura a lo largo de un libro de poemas denso, variado, arrebatador, y enriquecido con imágenes y hallazgos literarios de todo signo. De esta forma, a partir de un lenguaje distinto al propio de las artes figurativas, el artista pinta en verso. Este mismo artista que, años atrás, en su libro más universal "Marinero en tierra", había escrito en un poema dedicado a Tagore: "¡Dejadme pintar de azul / el mar de todos los atlas!".
En 1947 expone su pintura en el Salón Arte Bella de Montevideo y publica su recopilación de poesía erótica "El ceñidor de Venus desceñido". En 1948 publica "Salmo de alegría en honor del pueblo de Israel". En 1949 expone su obra gráfica en la Galería Punta del Este del Uruguay. Publica en Montevideo "Coplas de Juan Panadero. Cantata de la paz y la alegría de los pueblos", marcada por el sentimiento del destierro y donde Alberti avanza en la poesía de denuncia. En 1950 viaja a Varsovia en calidad de Delegado del Congreso Mundial de la Paz. En 1951 expone pinturas y liricografías en la sala Via V y en la Galería Bonino de la capital argentina. Publica "Buenos Aires en tinta china", poema para un libro dibujos de Atilio Rossi, donde hace una recreación poética del paisaje urbano bonaerense, visto desde todos los ángulos y con una personal percepción de la realidad. En 1952 viaja a Varsovia acompañado de María Teresa León y publica "Retornos de lo vivo lejano", donde, rebuscando en la memoria, evoca los días de su infancia y juventud, los de sus amores, y los de sus lecturas.

 

Obsequio de Maria Teresa León a Margarita Xirgu el 1950.

Fondo Jordi Rius Xirgu


Entre 1945 y 1956 escribe el libro "Poemas de Punta del Este", donde alterna la prosa y el verso, y que toma como escenario la elegante ciudad uruguayana y la casa "La gallarda" donde habitó el poeta, cerca de Punta Ballena donde residió Margarita Xirgu a partir del verano de 1958.



Rafael Alberti, en su casa "La gallarda", durante su exilio en Uruguay en 1947

 


En 1953, Alberti rinde homenaje al tres mil aniversario de la fundación de Cádiz con la publicación en Buenos Aires de "Ora "marítima", poemas vertebrados por el tema de la nostalgia, en los cuales el verso culto alterna con el neopopular. Realiza también una exposición de dibujos conmemorativos. Visita la Unión Soviética y diversos paises de la Europa del Este. En 1954 publica "Baladas y canciones del Paraná", serie de composiciones inspiradas en la contemplación del inmenso río argentino, en un intento de afirmarse en la realidad americana pero con una nostalgia patente de su país de origen. Es un libro de poemas que incluye canciones muy cercanas a las de "Marinero en tierra", que muestran un universo nostálgico del que no está ausente la ironía. Expone en la Galería Galatea, de Buenos Aires. En 1955 la Galería Bonino, de Buenos Aires, le publica "Liricografías", carpeta de poemas ilustrados con diez dibujos a color; publica también "Los signos del día (1945-1955)", donde Alberti regresa a la poesía política.



Canción "Creemos el hombre nuevo" de "Baladas y canciones del Paraná" dedicada a Margarita Xirgu y a su marido Miguel Ortín.

Archivo Jordi Rius Xirgu

 


En 1956 escribe la obra teatral "Noche de guerra en el Museo del Prado". En mayo de 1956 la Agrupación de Intelectuales Demócratas Españoles, organizó un homenaje a Margarita Xirgu, al celebrar sus bodas de oro en el mundo del teatro, al que asistieron unas quinientas personas, integradas en todas las entidades culturales y artísticas de Argentina y Uruguay, entre las que destacaban: la Comunidad Gallega, la Asociación de Promotores Teatrales Argentinos y la Comisión de Teatros de Montevideo. Ofreció el homenaje Alejandro Casona el cual, glosó la vida escénica de la Xirgu, desde que arrancó en Catalunya con su bandera de poesía y conmovió al mundo de habla castellana. Al terminar Casona su ofrenda, Rafael Alberti recitó tres poemas, después de advertir que no iban dedicados a la actríz, sinó a los tres grandes amigos de Margarita: Machado, García Lorca y el pueblo español. Después, Claudio Sánchez Albornoz, ex-rector de la Universidad Central, en su turno, glosó aquel pareado que dice que: "Importa vivir de tal suerte, que hasta es la vida la muerte".

 

Xirgu, el 10 de noviembre de 1956, en el homenaje a García Lorca en Montevideo con la representació de "Bodas de sangre". Archivo Xavier Rius Xirgu.

 


En 1957 estrena en París "El adefesio". Viaja a Xina. Visita de nuevo la Unión Soviética y Rumanía. En Bucarest se compromete a traducir al castellano diversos poemas de M. Eminescu. Viaja a Itàlia. En 1958 estrena en Bochum (Alemania) "El adefesio". Publica "Sonríe China", libro escrito con María Teresa León.
En nuestra literatura es ya mítica la fuerte amistad que cultivaron durante su largo exilio americano, los comunmente llamados "los tres exiliados de oro", mito consolidado en las frecuentes reuniones nocturnas llevadas a cabo en el retiro uruguayano de Margarita Xirgu y Miquel Ortín, en su casa de Punta Ballena. Allí solían reunirse Alejandro Casona, que llegaba con su esposa Rosalía Martín en una moto con sidecar, Rafael Alberti y María Teresa León, acompañadas las tres parejas de Angel Curotto y su esposa Alicia Rodríguez; los temas giraban siempre al entorno del teatro y España, su grandes obsesiones. La Xirgu era una mujer humilde, poco afecta a los reconocimientos públicos.

 

Dedicatoria de Rafael Alberti a Margarida Xirgu en 1958, recordando la estrena de "El adefesio" y su interpretación de Doña Gorgo.

Archivo Hermanos Xirgu

 


En 1959 se publica el primer volumen de sus memorias "La arboleda perdida (libros I y II)" crónica personal y de época que nos aproxima a la obra y figura del artista y, también, del entorno en el que se movía. La primera entrega abarca hasta el 1917 y apareció en México en 1948. En 1959 se publicaron conjuntamente en Buenos Aires dos tomos del mismo título en los que el periodo evocado se ampliaba hasta 1931. Años más tarde, en 1984, el diario "El País" publicó dos entregas de "La arboleda perdida" que serán recogidas en otro volumen editado en 1987. Los años de exilio americano dejaron también un corpus de "Poemas diversos (1945-1959)" que tocaban diversos temas. En 1960 da recitales y conferencias por diversos paises de Latinoamérica: Cuba, Venezuela, Perú, Colombia...


En 1961 Rafael Alberti visita a Picasso para felicitarle en su ochenta aniversario y publica "La primavera de los pueblos".

 

Archivo Jordi Rius Xirgu

 


En 1962 se realizan celebraciones en Buenos Aires y en Montevideo para comemorar su sesenta aniversario. Realiza una adaptación teatral de "La lozana andaluza" de Francisco Delicado. Publica la primera serie de "Poemas escénicos", que después completaría en Italia, y "Diálogo de Venus y Príapo". La situación política argentina obliga al matrimonio Alberti a abandonar el país. Regresan definitivamente a Europa en 1963, estableciéndose en Roma, donde Alberti encuentra una nueva patria al lado de María Teresa durante catorce años. Son años de intensa actividad intelectual y política. Aparece en España su primer libro desde la guerra civil: "Summa taurina". En 1964 publica "Abierto a todas horas" y "X sonetos romanos", con gravados originales suyos. En 1965 Alberti expone en la Galleria Penèlope de Roma y en la Galleria d'Arte de Milán. Obtiene el primer Premio de gravado en la V Rasegna di Arti Figurative de Roma. Publica el catálogo "Picasso, el rayo que no cesa". Se le concede el Premio Lenin de la Paz y viaja a Moscú para recibirlo. Después de residir en Roma, en la calle Monserrato número 20 y, gracias al dinero del premio, Alberti y María Teresa León se mudaron a su nuevo domicilio de la vía Garibaldi, número 88 en el barrio del Trastévere romano. Un edificio rojizo en el que sorprende una inscripción existente sobre el dintel de la puerta. Este edificio fue en otros tiempos convento para jovenes desacarriadas. En el segundo piso se halla la República de las Letras y de Las Artes. Espaciosas habitaciones abiertas a la luz trasteverina por grandes ventanales y todas ellas repletas de cuadros de Picasso, Miró, Guinovart, Quatrucci... Fotos de Neruda, Nicolás Guillén, García Lorca, Buñuel... Cerámicas y otros objetos de artesanía de los más exóticos paises visitados, para deleite de sus numerosos visitantes.


Rafael Alberti y María Teresa León en la vía Garibaldi, Roma, en 1965

 


En 1966 Alberti realiza "Los ojos de Picasso", poema con grabados y dibujos a color, en homenaje al pintor. Se encuentra con Miguel Ángel Asturias en Roma y escribe "Poemas con nombre" dedicados al escritor guatemalteco. Publica "Il mattatore". En 1967 es nombrado Ciudadano de Honor de Reggio Emilia. Realiza "Homenaje a Miró", un poema líricografiado. Expone en Roma gravados, dibujoos y manuscritos. Publica "Poemas de amor". En 1968 se estrena un ballet basado en poemas del libro "Sobre los ángeles" en la Scala de Milán. Publica "Roma, peligro para caminantes", en el que un Alberti neobarroco y formalista nos muestra la Roma más degradada y mugrienta, alejada de los tópicos turistas. Es el primer libro "europeo". En 1969 publica "Poesías anteriores a Marinero en tierra" y entre otras exposiciones, destaca la celebrada en Milán: "El lirismo del alfabeto", de la cual se editará una carpeta de serigrafías.


Serigrafies de "El lirismo del alfabeto"

1969: María Teresa León con 66 años y Rafael Alberti con 67.

Foto Epdlp


En 1970 publica "Los ocho nombres de Picasso", donde se refleja una vez más su devoción por la figura de Picasso, y "Prosas encontradas". En otoño de este año el Col·legi d'Arquitectes de Catalunya realiza en Barcelona una exposición de toda su obra gráfica y poética, con gran éxito de público y de crítica. Publica "No digo más de lo que no digo" y expone en la Galleria la Margherita, de Roma.

El 1970 publica "Los ocho nombres de Picasso", on es reflecteix una vegada més la seva devoció per la figura de Picasso, i "Prosas encontradas". A la tardor el Col·legi d'Arquitectes de Catalunya realitza a Barcelona una exposició de tota la seva obra gràfica i poètica, amb gran èxit de públic i crítica. Publica "No digo más de lo que no digo" i exposa en la Galleria la Margherita, de Roma.

 

Entrevista de "La Vanguardia Española" a Rafael Alberti en Anticoli Corrado, Italia, donde pintó las liricografías que se expusieron en otoño de 1970 en el Col·legi d'Arquitectes de Barcelona y donde escribió el libro de poemas "Los ocho nombres de Picasso". Se relatan los recuerdos junto a María Teresa León, de su visita a Pablo Picasso y Jacqueline, en Mougins, Francia.

 


En 1971 realiza la carpeta de gravados y poemas con motivo del noventa aniversario del pintor "Omaggio a Pablo Picasso", y escribe el texto para el catálogo "Picasso en Avignon".
Compone el poema "Condena" en defensa de los patriotas vascos condenados en el Consejo de guerra de Burgos. En 1972 expone en la galería romana Rondanini su obra gráfica y poética en conmemoración de su setenta aniversario. Un grupo de artistas italianos y españoles le rinde homenaje con la exposición "Con Alberti per la Spagna", y le dedicará una carpeta de gravados. Aparecen también "Poesía (1924-1967)", "Desprecio y maravilla" y "Canciones del Alto Valle del Aniene", un libro en verso y prosa que es una evocación lírica del paisaje donde el poeta pasa los veranos. En 1973 pronuncia en Florencia, ante una gran multitud, su conferencia "Mi hermano Pablo Neruda". En 1974 es nombrado miembro del Tribunal Russell.
En una entrevista de este año, Alberti declara: " Yo... nosotros... somos desterrados políticos desde el final de la guerra de España. Nosotros, tanto María Teresa como yo, hemos sido y seremos siempre gente muy activa en la lucha contra el fascismo español y contra todo lo que represente esa reacción terrible que la llevó a una guerra, donde hubo un millón de muertos y medio millón de exiliados políticos. El deseo de volver a España es permanente en todos los españoles que hayan vivido en España y que hayan luchado por ella. Así que es permanente en mí, siempre la presencia de España. Llámelo nostalgia o lo que sea pero no es una nostalgia de tipo sentimental ni puramente patetista. Es una tristeza o nostalgia de tipo positivo, de tipo constructivo que me hace hablar de España, recordar a España...Y me hace llevar ese poeta de ataque... de lucha, y hasta violento, si tú quieres".
En 1975 se publica en Espanya "La arboleda perdida", que aparece también en versión italiana. Recibe el Premio Etna-Taormina. Participa, en Roma, en el homenaje a Dolores Ibárruri, que cumple ochenta años. Realiza el cartel para el homenaje a Antonio Machado. Publica "Maravillas con variaciones acrósticas en el jardín de Miró", un conjunto de poemas visuales de gran interés. En 1976 obtiene el Premio Struga, en Macedonia. Se estrena en Madrid "El adefesio", con la actriz María Casares como protagonista.

 


Foto de la Fundación Rafael Alberti

 

El 27 de abril de 1977 después de la muerte de Franco y después de treinta y ocho años de exilio - veinticuatro en Argentina y catorce en Italia - regresa a España con su esposa, María Teresa León. Ha acabado el largo exilio. Sus primeras palabras al descender del avión fueron: "Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta en señal de concordia entre todos los españoles". Uno de los primeros lugares que deseó visitar al llegar a España fue el Museo del Prado y el Casón del Buen Retiro. Desde su regreso a España residió en su ciudad natal, el Puerto de Santa María. En junio del mismo año es elegido diputado por el pel Partido Comunista (PCE) en Cádiz y en las primeras elecciones libres después de la dictadura, obtiene la presidencia honoraria, junto a Dolores Ibárruri, de las primeras Cortes Democráticas, pero tres meses más tarde renuncia a su escaño perque no quiere dedicarse a la política sino seguir con la literatura y seguir siendo "un poeta en la calle". Todo ello le convierte en un personaje singular de nuestra historia más reciente. En 1978 estrena en Madrid, en el Teatro María Guerrero, "Noche de guerra en el Museo del Prado". Realiza diecinueve gravados y numerosas viñetas para el "Romancero gitano", de García Lorca. Inicia los recitales con Nuria Espert por todo el mundo. Publica "Poesía (1924-1967)" y hace donación de sus obras y recuerdos más valiosos al Puerto de Santa María. Publica "Los 5 destacagados". En 1978 también, estrena por fin el guirigai "La pájara pinta". En 1980 recibe en Bulgaria el Premio Kristo Botev. Da recitales en Estados Unidos. Publica "Fustigada luz", "Relatos y prosas" y "Amor en vilo", un amplio corpus de poesía erótica de más de trescientos poemas. Estrena en España su versión de "La lozana andaluza". En 1981 recibe el Premio Nacional de Teatro, y el Premio Pedro Salinas, junto a José Bergamín, otorgado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Publica "Lo que canté y dije de Picasso". En 1982 es nombrado Comendador de las Artes y las Letras de Francia. La Universidad de Toulouse lo nombra Doctor honoris causa y publica "Versos sueltos de cada día".

El 5 de febrero de 1982 el Ayuntamiento de Badalona realiza unos actos de homenaje a Margarita Xirgu, a los que asisten, entre otros, Rafael Alberti , Estela Castro y familiares de la actriz.

 


Archivo Xavier Rius Xirgu



De izquierda a derecha: el alcalde de Badalona Marius Díaz, la actriz Estela Castro que representó "Retrato de señora con espejo", la biógrafa de Margarita Xirgu Antonina Rodrigo y Rafael Alberti.

foto Enric Giralt



De izquierda a derecha: Josep Palau i Fabre, Miquel Xirgu Rico nieto de Margarita Xirgu, Marius Díaz y Rafael Alberti

foto Enric Giralt


En 1983 Rafael Alberti recibe el Premio Cervantes. Recibe el Premio Opera Omnia de la Asociación Colegial de Escritores y el Popular de la Vendimia, Racimo de Oro, en Trebujena (Cádiz). En 1984 se publican "Rafael Alberti para niños", "Sonetos de la Diputación" y "Federico García Lorca, poeta y amigo". En 1985 es nombrado Doctor honoris causa por la Universidad de Cádiz. Aparece su carpeta de serigrafías titulada "Las cuatro estaciones" y publica "Libro del mar" y "Todo el mar".



Serigrafías de "Las cuatro estaciones"

 

En 1986 publica "Golfo de sombras", con dibujos de Manuel Rivera. El título está tomado de un verso de Góngora, y constituye una metáfora del sexo femenino, cantado en cada uno de los veintitres poemas que componen este libro. El elemento corporal experimenta cada vez una metamorfosis y casi siempre se convierte en una flor. "Los hijos del drago y otros poemas" publicado también en 1986, es una lúcida meditación transcendental inspirada en el milenario árbol de las Canarias. Recibe el Premio Al Jatib de poesía, en Almuñécar, y la Carabela de Plata de teatro, en La Rábida. En 1987 publica "Poemas del hospital", llenos de humor y chispa, "Accidente", que contiene cinco sonetos, y "Cuatro canciones", adelanto de "Canciones para Altair". En 1988 recibe un homenaje multitudinario en el Teatro romano de Mérida y la Medaille Picasso de la UNESCO, en París. Estrena en el Centro Cultural de la Villa de Madrid "El hombre deshabitado" y publica "El aburrimiento". El 13 de diciembre de 1988 muere en Majadahonda (Madrid) María Teresa León, su comañera de toda la vida; tenía l'Alzheimer y él tenía que hacer bolos para pagar el hospital, ya que nunca tuvo dinero.



Fotografía de Rafael Alberti en Fuente Vaqueros en 1988.

Foto M. Cascales


En 1989 ingresa en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en reconocimiento a su actividad pictórica con el dibujo surrealista, y también es miembro de la de Bellas Artes de Santa Cecilia. Graba con la Orquesta Roberto Grandío "Invitación a un viaje sonoro". Publica "Canciones para Altair", colección bellísima de poemas eróticos, en la cual el autor dialoga apasionadamente con la protagonista, estrella y mujer al mismo tiempo. La voz del poeta oscila entre la emoción lírica y un realismo cargado de fuertes sugerencias. En el verano de 1990 contrae segundas nupcias con su secretaria, la escritora, profesora de instituto, licenciada en Filosofía y Letras, y valenciana María Asunción Mateo; la mujer que le acompañará hasta la muerte. De su primer matrimonio tiene dos hijos: David y Marta. Es de izquierdas y agnóstica. Otra vez vuelve a casarse con una madre separada y con dos hijos!!. Qué casualidad!!. Se conocieron en un homenaje a Machado. María Asunción se acercó a él, para pedirle un autógrafo y él se interesó por ella. Fue tanta su ilusión que se lo explicó a sus alumnos. En la dedicatoria le escribió lo que ponía a todas las muchachas: "A la bella...". Ella no tenía 40 y él ja había cumplido los 80 años. Se casaron ocho años después, pero durante el noviazgo se veían a escondidas. En 1987 le pidió a Rafael de ir a ver a María Teresa León, un año antes que muriera. Fue duro ver como una mujer espléndida se había convertido en un pajarillo indefenso. Ella había leído sus memorias varias veces y sabía que ella ocupaba en el corazón de Rafael un espacio en el que María Teresa había sido la reina. Rafael le explicaba que los hombres se giraban a mirarla. Fue, sin lugar a dudas, la persona más importante en la vida de Rafael. En él estaba el genio, en ella la realidad de la vida. María Teresa estuvo cincuenta años al lado de Rafael, ella estaría sólo veinte.


Rafael Alberti i María Asunción Mateo el 1990

 


En 1990 publica "Rafael Alberti: Antologia poética (volúmenes I i II)". Es nombrado Doctor honoris causa por la Universidad de Burdeos. Viaja a Italia y a México, donde se le ofrece un caluroso homenaje organizado por el Instituto de Cooperación Iberoamericana. Viaja a Portugal para participar en un congreso de poesía. Estrena con la Orquesta de Laúdes Roberto Grandío el nuevo espectáculo "Aire y canto de España". En 1991 continua la redacción del tercer volumen de "La arboleda perdida". Se inaugura la feria ARCO (Feria Internacional de Arte Contemporaneo) con una exposición antológica de su pintura. Viaja con su esposa a Roma, Nápoles y Capri; también a México donde da recitales con Nuria Espert. En La Habana recibe las llaves de la ciudad, es nombrado Huesped Ilustre y Doctor honoris causa por su Universidad. Fidel Castro le condecora con la Medalla José Martí. Así mismo, l'U.N.E.A.C (Unión Nacional de Escritores y Artistas Cubanos) le hace Miembro de Honor. Junto a Paco Ibáñez presenta el espectáculo poético musical "A Galopar" en el Teatre Alcalá Palas de Madrid, del que se editará un disco doble. Viaja a Argentina. En Buenos Aires és nombrado Ciudadano Ilustre. En el Teatro Nacional Cervantes se le rinde un caluroso homenaje presentado por Ernesto Sábato. Viaja a Chile donde es recibido por el presidente Patricio Alwyn en La Moneda. Se reune con la familia de Salvador Allende. Se le concede la máxima distinción cultural el Orden Gabriela Mistral. La Municipalidad de Santiago le nombra Visitante Ilustre y le hace entrega de las llaves de la ciudad. En el Salón de honor de la Universidad los escritores le rinden homenaje. En el Museo de Bellas Artes los artistas plásticos, La Fundación Vicente Huidobro y la Fundación Pablo Neruda, le nombran Miembro de Honor. El 1º de mayo recita "A Galopar" ante una masiva concentración de trabajadores chilenos. Es nombrado Doctor honoris causa por la Universidad de Granada.
En 1992 comienza a vivir, al lado de María Asunción Mateo, largas temporadas en la casa del Puerto de Santa María cedida por e 'Ayuntamiento y a la cual darán el nombre de "Ora "Marítima". Viaja de nuevo a Cuba. Recibe el Premio Andalucía de Investigación sobre temas andaluces Plácido Fernández Viagas, en Sevilla. Regresa a Argentina para realizar una gira de recitales visitando, con María Asunción los paisajes de su estancia en aquel país. Viaja a Uruguai, a Punta del Este, donde aun se conserva "La gallarda", la casa donde vivió. En 1993 recibe el Premio Andalucía de las Letras. Acude a Valencia a recogerr la Medalla de Oro de Belles Artes de manos de S. M. El Rey Juan Carlos. Reivindica su compromiso político renovando su carné comunista. Se edita la carpeta de dibujos "Bestiario". Es nombrado Doctor honoris causa por la Universidad Complutense de Madrid. Viaja a Milán para recoger en Vailate el Premio Sala.

En 1994 se constituye en El Puerto de Santa María la "Fundación Rafael Alberti",bajo su presidencia. Susede es una casa de tres plantas, blanca y luminosa, de sencilla y típica construcción andaluza en la cual el poeta había vivido de niño. En ella están depositados, no sólo los recuerdos de infancia del universal poeta, sino también la donación de gran parte de su archivo y biblioteca personal que, al lado de su primera esposa, María Teresa León, hizo en 1978 a su ciudad natal; así como nuevas aportaciones que día a día van llegando para completar la intensa biografía y obra de Rafael Alberti.
A sus 92 años la ofensa más grande que se podía hacer era decirle: "¿Está usted cansado?". Siempre respondía: "¡Cansado lo estará su padre!". Era necesario organizarle el día a día. El, con tener un rotulador, un cuaderno y una camisa loca, sentado en el jardín haciendo dibujos y poemas era feliz, no quería más, y esta era su grandez.

 

 


También en 1994 se publica "Sólo la mar", antología de su poesía marítima. En 1995 el Salón del Libro de Burdeos premia su labor literaria con un homenaje en El Puerto de Santa María. Fue nombrado Doctor honoris causa por la Universidad Politécnica de Valencia. Publica "Canción de Canciones", antología de la poesía amorosa en castellano, en colaboración con María Asunción Mateo.



Fundación Rafael Alberti

 


En 1996 es nombrado Hijo Predilecto de la Provincia de Cádiz y Alcalde Perpetuo de la ciudad de El Puerto de Santa María. En 1998 el Ayuntamiento de Roma le nombra Ciudadano de Honor. Recibe la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya. Con el título "Una Capsa de colors" se expone una antología de su obra pictórica en Girona.


Rafael Alberti a sus 96 años, en 1998

 

El 28 de octubre de 1999 Rafael Alberti murió de una parada cardiorespiratoria, casi sin darse cuenta, como se merecía: en su casa, muy cerca del mar, al lado de María Asunción Mateo y a los 97 años. Por expreso deseo suyo, sus restos mortales fueron incinerados y sus cenizas fueron esparcidas por la bahía de Cádiz uniéndose así, para siempre, con el mar. Está considerado uno de los mayores literatos españoles de la nombrada Edad de Plata de la literatura española, y fue el último exponente de la Generación del 27.

 


Monumento a Rafael Alberti en la Plaza del Polvorista, en El Puerto de Santa María

 

Algunos textos han estado extraídos de la biografia:"Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu.Una biografía"de Antonina Rodrigo y Fundación Rafael Alberti


XAVIER RIUS XIRGU

 

 

álbum de fotos

 

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.