66.SIGFRIDO BURMANN


Sigfrido o Sigfredo (Siegfried) Burmann nació en Northeim (Hannover), en Alemania, el 11 de noviembre de 1891, fue pintor, escenógrafo teatral, decorador y director artístico en el cine.
Sigfrido fue discípulo de Max Reinhardt, el director teatral austriaco que adquirió y reconstituyó la compañía teatral "Deutches Theater", dirigiéndola en una primera etapa que abarcó desde 1905 hasta 1919. Durante esa época, se formaron en su compañía actores y futuros directores de cine tan notables como F.W. Murnau, William Dieterle y Max Schreck. En este primer período puso en escena obras de autores importantes, como entre otros Oskar Kokoschka, Henrik Ibsen, Shakespeare o Bertolt Brecht. El impulso de renovación de Reinhardt, le llevó a confiar los bocetos de diseño de decorados, al pintor noruego Eduard Munch. Munch diseñó, entre otros, los decorados de la obra "Los dobles" de Henrik Ibsen. Asimismo, durante este primer período creó la "Kammerspiele" (representación de cámara), que fueron representaciones teatrales en originales decorados intimistas, para un reducidísimo grupo de espectadores. El fin era que éstos pudieran captar hasta los gestos más sutiles de los actores. Esto era algo realmente innovador que exigía una gran preparación de los actores. Por ello, la compañía de Max Reinhardt era punto de referencia para la formación de actores. También en este primer período dirigió sus primeras películas, en las que expuso sus ideas acerca de la representación artística. Sus films fueron innovadores en el uso de la música, de escenarios increíbles, gran cantidad de extras, primeros planos de los actores y una nueva forma de actuación que huía del naturalismo.
Cuando Burmann vino a España lo hizo gracias a una beca que le permitió estudiar pintura. Llegó a Andalucía en 1910 a los 18 años y estudió Bellas Artes en la Academia de San Fernando. Con George Owen Wynne Apperley el pintor inglés, compartió estudio, en un antiguo molino de la cuesta de los chinos que conduce a la Alhambra de Granada.
En el verano de 1914, cuando Salvador Dalí tenía 10 años, Sigfrido se alojó en Cadaqués, conoció a su familia y le regaló la primera caja de pinturas al óleo, con la cual Dalí empezó a pintar sus primeros cuadros. Cuando llegó a Cadaqués, la gente del pueblo empezó a decir que era un espía alemán, pues corrían los tiempos de la primera guerra mundial. Cansado ya de tanta tontería, Burmann colgó un letrero en la puerta de su casa que decía: "Sigfried Burmann: pintor y espía". Desde aquel día le dejaron en paz.
La primera escenografía, la realizó Burmann en 1920, para el sainete en tres actos "Manolito Pamplinas" de José María Granada, que se estrenó en el Teatro Eslava de Madrid. Sin embargo se conserva el boceto de decorado de "La dama de las camelias" de Alejandro Dumas, fechado el 22 de enero de 1917 pero que no se utilizó en esta fecha. En 1920 también, Gregorio Martínez Sierra le propuso, en Granada, que trabajara con su compañía, la Compañía de Teatro de Arte dirigida por él en el viejo Teatro Eslava de Madrid. Sigfrido Burmann impuso un criterio renovador y vanguardista. Los otros escenógrafos procedían del mundo de la pintura o de la ilustración gráfica, pero el escenario exigía retos diferentes al lienzo o al papel. Sus maestros fueron significativos para entender la evolución de su personalidad artística, recibió la influencia de Reinhardt, Meyerhold y Piscator, con el que tuvo un trato muy directo.

 

Escenografía de Sigfrido Burmann de "La dama de las camelias" de Alejandro Dumas de 1917.

Foto: Colección descenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona

 

Sin embargo, a pesar de estos comienzos, donde primaba el estilo del teatro expresionista y hasta épico, con la estética de la distanciación, Burmann no llegaría a triunfar hasta mucho más tarde, modificando su estilo hacia una reconstrucción más verista, no exenta pese a todo de solemnidad. Precisamente de la combinación de los hallazgos del teatro épico, sometidos a una veracidad menos excesiva, supo Burmann extraer sus mejores éxitos posteriores, adaptándose al teatro que se producía en España en aquellos años, y, sobre todo, a su producción cinematográfica en la postguerra. Fue, dentro de este marco, un creador con personalidad propia, y tal vez el mejor intérprete de esta estética, que asumió con gran calidad. Escenógrafos como Fontanals o Burmann empezaron a mostrar los fondos de los escenarios, con decorados en donde la profundidad tenía gran relevancia. La contribución de Burmann a la escenografía del teatro español se centra sobre todo, en la incorporación del decorado corpóreo. Rompió con el sistema de ver el espacio escénico y contribuyó a iniciar un camino y una escuela, que se caracterizó por su tratamiento del realismo.
Burmann fue un ser muy vital y de gran amabilidad. Parecía un niño mayor que comunicaba una alegría espléndida. Fue un laborioso apasionado del teatro. Se casó con una española y tuvo cuatro hijos, dos de los cuales siguieron sus pasos en el teatro y en la pintura. Fue padre del director artístico y escenógrafo Wolfgang Burmann, y del director de fotografía Hans Burmann.
En España el gran escenógrafo catalán y universal Francisco Soler y Rovirosa, ocupó un puesto de honor que abrió nuevos horizontes para la concepción y realización de los decorados, tanto en la dimensión realista como en la fantástica, en la simbólica y en la sintética. Creó una escuela, continuada y ampliada luego por artistas tales como Salvador Alarma, Olegario Junyent o Manuel Fontanals, a la que luego se sumarían los nombres de Rafael Barradas, Fernando Mignoni, Salvador Bartolozzi, el propio Sigfrido Burmann, Miquel Xirgu, Santiago Ontañón, Manuel Muntañola, Mauricio E. Vernassa, Prieto, Sancha, Jahl, Francisco López Rubio, Gori Muñoz, Victorina Durán, Mario Vanarelli,... y más modernamente, Redondela, Cortezo, Burgos, Escassi, Caballero, Viudes, Andreu, Mampaso, Gago, Nieva, Matías Montero y Sáinz de la Peña.
Sigfrido Burmann declaró: <<El escenógrafo es un colaborador humilde y subalterno de la obra teatral. El espíritu de la decoración tiene que estar ligado, unido estrechamente, al de la comedia. Es marco y decoración. Pero no debemos, de ningún modo, tratar de rebasar la obra... La escenografía, creo, no es sólo decorar un espacio vacío del palco escénico... sino expresar un estado de ánimo o espíritu de la obra en cuestión... Cuanto menos sale del marco, más éxito para el pintor escenógrafo>>. Burmann admiró los experimentos del teatro soviético y consideraba a Edward Gordon Craig, como el padre de la escenografía moderna. Burmann en cierta ocasión dijo: <<Hay que buscar la simplicidad y echar por la borda todo lo que constituya escenográficamente tópico o lugar común... Actualmente la mayoría de los escenógrafos creen que lo moderno es el color subido, la tonalidad detonante. No es cierto... El blanco y el negro son los tonos predilectos míos. Y los más difíciles de manejar. Cortan como cuchillos>>.
Burmann conoció y trató a García Lorca, a quien regaló un piano y fue amigo también de Falla. El 22 de diciembre de 1930 la Compañía de Margarita Xirgu representó en el Teatro Español de Madrid "El gran teatro del mundo" de Calderón de la Barca, precedido de "El auto de las donas que Adán envió a Nuestra Señora" de autor anónimo. La escenografía de la primera obra fue realizada por Burmann y la de la segunda por el hermano de la actriz, Miquel Xirgu. El éxito del auto calderoniano fue clamoroso. Desde que el telón descubrió la grandiosidad de los decorados de Burmann, los aplausos resonaron espontáneos y entusiastas. Fue a partir de entonces, el escenógrafo de la Compañía de Margarita Xirgu y el escenógrafo del Teatro Español de Madrid.

 


Escenografía de "El gran teatro del mundo" de Calderón de la Barca, realizada por Sigfrido Burmann en 1930.

 

Escenografía realizada por Miquel Xirgu de "El auto de las donas que Adán envió a Nuestra Señora" en 1930.

Archivo Xavier Rius Xirgu


Margarita Xirgu el 24 de diciembre de 1930 con la compañía experimental "El Caracol", que dirigía Cipriano Rivas Cherif, estrenó "La zapatera prodigiosa" de Federico García Lorca, en el Teatro Español de Madrid. Para acentuar el carácter de la farsa lorquiana, los bocetos diseñados por Lorca y realizados por Burmann, fueron pueriles y chillones.

 


Escenografía de Sigfrido Burmann de "La zapatera prodigiosa" de García Lorca de 1930.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

 


El 17 de enero de 1931 la Compañía de Margarita Xirgu estrenó en el Teatro Español de Madrid el drama en verso "Fuente escondida" de Eduardo Marquina. El público y la crítica aplaudieron el acierto de Burmann en su escenografía de ambiente catalán. La quinta pieza dramática de los hermanos Machado "La prima Fernanda" se estrenó en el Teatro Reina Victoria el 24 de abril de 1931, por la Compañía de Irene López Heredia. Burmann debió salir al escenario, al final de la obra, para recoger los aplausos para su decorado. El 1 de junio de 1931 Margarita Xirgu en el Teatro Español estrenó el romanç escènic de cec "Fermín Galán" de Rafael Alberti, con una magnífica escenografía de Sigfrido Burmann.

 

Dibujo dedicado a Margarida Xirgu Rico por Sigfrido Burmann en 1931.

Archivo familiar

Escenografía de Sigfrido Burmann de "Fermín Galán" de Rafael Alberti.

Foto Institut del Teatre de Barcelona

 

La compañía Xirgu-Borràs representó en el Teatro Español de Madrid en 1932 "El villano en su rincón" de Lope de Vega con escenografías de Sigfrido Burmann.

 

"El villano en su rincón".

Foto: Exposición Margarita Xirgu 1888-1969 Molins de Rei/Madrid.


En 1932 la Compañía Xirgu-Borràs representó "La dama boba" de Lope de Vega, con escenografía de Burmann. El 11 de octubre del mismo año la Compañía Xirgu-Borràs representó "El alcalde de Zalamea" de Calderón de la Barca, con nuevas decoraciones y nuevo vestuario diseñado por Sigfrido. En Navidad del mismo año la compañía presentó en el Teatro Español el espectáculo "Nacimiento" de Cipriano Rivas Cherif , cuyos textos procedían de "Los reyes magos" anónima composición del siglo XII, de Juan del Encina, el autor de "Navidad" y de "Los pastores de Belén" de Lope de Vega, entre otros autores. El decorado de Burmann representaba un gran nacimiento, en el que, con estilo muy infantil se reproducían altas montañas de corcho y cartón blanqueadas por falsa nieve. Parecía uno de tantos nacimientos que montan los niños, con su río, sus montañas, sus rebaños,...

 

Escenografía de Sigfrido Burmann de "La dama boba" de Lope de Vega. Teatro Español en 1932.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

 

La compañía Xirgu-Borràs representó en el Teatro Español de Madrid en 1933 "El caballero de Olmedo" de Lope de Vega con escenografías de Sigfrido Burmann.

 

"El caballero de Olmedo".

Foto: Exposición Margarita Xirgu 1888-1969 Molins de Rei/Madrid.

 

Burmann realizó la escenografía de "Bodas de sangre" de Federico García Lorca. El boceto es de fecha 8 de marzo de 1933 y contradictoriamente, esta fue la fecha en la que la Compañía de Josefina Díaz de Artigas estrenó, en el Teatro Beatriz de Madrid, el drama "Bodas de sangre", con decorados no de Sigfrido Burmann sinó de Santiago Ontañón y Manuel Fontanals. El 28 de octubre del mismo año la Compañía Xirgu-Borràs representó, en el Teatro Español, la versión escenográfica de cámara realizada por Burmann "Medea" de Sèneca con adaptación de Miguel de Unamuno. Burmann realizó un decorado arquitectónico de líneas sencillas y sin ningún aderezo, simulando, de cara al público, cuatro filas de columnas, que a su vez delimitan, colocadas de tres en tres, una tras otra y en perspectiva, las tres calles por cuyos laterales podían acceder los actores.

 


Escenografía de Sigfrido Burmann de "Medea" de 1933.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.


El 17 de marzo de 1934 Margarita Xirgu estrenó en el Teatro Español de Madrid la comedia dramática en tres actos "La sirena varada" de Alejandro Casona. El decorado de Burmann muy a tono con la intriga de la obra, contribuyó al doble éxito de los personajes y el del autor. Fue un decorado bello de color y de segura virtud arquitectónica. El 28 de noviembre de este mismo año, Margarita Xirgu estrenó en el Teatro Español, la comedia de magia poético-burlesca "La novia de nieve" de Jacinto Benavente. Burmann escenógrafo y figurinista de la obra, logró un clima espectacular, de gran ilusión plástica para los niños a los que estaba destinada la obra.

 

Margarida Xirgu y Enrique Álvarez Diosdado interpretando "La novia de nieve" de Jacinto Benavente, el 1934.

Foto: Benjamí Moliné

Escenografía de Sigfrido Burmann de "La sirena varada" de Alejandro Casona de 1934.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

Escenografia de Sigfrido Burmann de "La sirena varada" de Alejandro Casona de 1934.

 

Margarita Xirgu puso en escena en el Teatro Español, el 23 de marzo de 1935, "Fuenteovejuna" de Lope de Vega. Burmann escenógrafo de la representación, construyó un escenario con elementos arquitectónicos fijos y juego variable de cortinas. No faltó la contribución de Federico García Lorca que supervisó la realización escénica y la indumentaria.

 

Fuenteovejuna de Lope de Vega 1935

fotos Exposición Margarita Xirgu 1888-1969 Molins de Rei/Madrid.

 

Le siguieron los magníficos decorados de Burmann para "Peribáñez y el comendador de Ocaña" y "Los comendadores de Córdoba" que completaban la trilogía del derecho y de la justicia popular del teatro de Lope de Vega, representados en la celebración del tercer centenario de su muerte. El 25 de abril de 1935 Margarita Xirgu estrenó en el Teatro Español "Otra vez el diablo" el cuento de miedo en tres jornadas y un amanecer de Alejandro Casona que fue montado lujosamente, con decorados de Burmann y figurines de Victorina Durán.

 

"Otra vez el diablo"

fotos Exposición Margarita Xirgu 1888-1969 Molins de Rei/Madrid.


El 22 de noviembre de 1935 Margarita Xirgu reestrenó en el Teatro Principal Palace de Barcelona "Bodas de sangre" de García Lorca. José Caballero fue el autor de los bocetos y los figurines, pero todos fueron realizados en los Talleres Burmann. El 12 de diciembre del mismo año Margarita Xirgu estrenó en el mismo teatro "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores" de García Lorca, la magnífica escenografía fue una vez más responsabilidad de Sigfrido Burmann.


A continuación se mueastra el croquis del decorado hecho por José Caballero, el croquis derivado de Sigfrido Burmann y finalmente dues fotografías de la representación de "Bodas de sangre"

 


"Bodas de sangre"

archivo Jordi Rius Xirgu

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

"Bodas de sangre"

archivo Jordi Rius Xirgu

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

Escenografía de Sigfrido Burmann de "Doña Rosita la soltera" de García Lorca, de 1935.

foto:Exposición Margarita Xirgu 1888-1969 Molins de Rei/Madrid.

 

Empezó su trabajo en el cine como decorador, con los bocetos de "El Barbero de Sevilla" en 1938 y le siguió "Los cuatro robinsones" en 1939. Hizo escenografías para obras de numerosos autores españoles, desde García Lorca a Alejandro Casona, pasando por Benavente, Muñoz Seca, Jardiel Poncela y José María Pemán. Sigfrido Burmann trabajó más tarde, entre con otros, con directores como Miguel Narros, José Luis Alonso y Luis Escobar; destacando, principalmente, su labor con 4 directores: Gregorio Martínez Sierra, Cipriano Rivas Cherif, Cayetano Luca de Tena y José Tamayo.
En 1940 realizó, como decorador para el cine, las películas "La gitanilla" y "La Dolores". El 18 de abril de 1941 en el Teatro Español, se estrenó la última pieza dramática en cuatro actos y escrita totalmente en prosa "El hombre que murió en la guerra" de los hermanos Machado, interpretada por María Paz Molinero y Francisco Melgares, dirigida por Felipe Lluch y con un solo decorado muy bien realizado por Burmann y Feduchi. En 1942 realizó para el cine las películas "Raza" como decorador y diseñador de producción y como decorador: "Fortunato", "Goyescas" y "Correo de Indias".
En el Teatro de la Comedia de Madrid, en 1945, se estrenó la obra "El pañuelo de la dama errante" de Jardiel Poncela. Intervinieron en los principales papeles: Milagros Leal, Miguel Arteaga, Joaquín Roa, Ana de Leyva, Micaela Pinaqui, Gabriel Salas, Antonio Bernal, Luis Manzano y Antonio Soto. La obra alcanzó las 115 representaciones en el momento de su estreno. La escenografía corrió a cargo de Sigfrido Burmann. En 1945 realizó como decorador para el cine las películas "Los últimos de Filipinas" y "La vida en un hilo".
El 2 de octubre de 1963 en el Teatro Club Recoletos de Madrid, se estrenó la obra en dos actos y un sueño "Aventura en lo gris" de Antonio Buero Vallejo. Los decorados y figurines fueron realizados por Burmann. El 9 de diciembre de este mismo año se estrenó, en el Teatro de Bellas Artes de Madrid, "Los árboles no mueren de pie" de Alejandro Casona, con una magnífica escenografía de Sigfrido Burmann.

 

Escenografía de Sigfrido Burmann de "Aventura en lo gris" de Antonio Buero Vallejo.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona


Escenografía de Sigfrido Burmann de "Los árboles no mueren de pie" de Alejandro Casona de 1963.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona


Se reestrenó en Madrid "La sirena varada" de Alejandro Casona, el 8 de mayo de 1965 y el viejo Burmann fue el único de "la vieja guardia" como diría el autor, que estuvo a su lado haciendo nuevamente el decorado.

 

Escenografía de 1965 de Sigfrido Burmann de "El baile" de Boris Kochno. Compositor: Vitorio Rieti. Coreógrafo: George Balanchine.

Foto: Colección de escenografia del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.



Tarjeta de visita de Sigfredo Burmann, cuando vivía en Barcelona en los años 50.

Archivo Xavier Rius Xirgu

 

Hizo Burmann aproximadamente unas quinientas escenografías y decorados para cine, teatro, óperas y teatro lírico. Están catalogados alrededor de 300 montajes que realizó en 70 años, en los que colaboró con cerca de 90 directores artísticos. El apogeo de Sigfrido Burmann coincidió con los años del cine histórico. Decorados suyos pudieron verse en películas como "Raza", "Locura de amor", "Pequeñeces", "Los últimos de Filipinas", "Alba de América", "El último cuplé", y en numerosas obras de teatro montadas por las Compañías de Teatros Nacionales y Festivales de España.
Tuvo una amplia filmografía. Trabajó en más de un centenar de películas, la mayor parte de ellas españolas. En el cine como decorador realizó las películas: "La próxima vez que vivamos" y "Misión blanca" en 1946; "Confidencias", "Barrio", "La nao capitana" y "Fuenteovejuna" en 1947; "Locura de amor", "Mañana como hoy", "La cigarra" y "Nao Há Rapazes Maus" en 1948; "Jalisco canta en Sevilla" en 1949; "Black Jack", "Pequeñeces", "El señor Esteve", "La honradez de la cerradura" como decorador y diseñador de producción y "Agustina de Aragón" en 1950; "Cuento de hadas" como decorador y diseñador de producción y "Alba de América" en 1951; "Lola, la piconera" y "Duende y misterio del flamenco" en 1952; "Doña Francisquita", "¡Che, qué loco!" y "Nadie lo sabrá" en 1953; "Novio a la vista", "Aventuras del barbero de Sevilla", "Tres hombres van a morir" y "Cañas y barro" en 1954; "Zalacaín el aventurero", "El padre pitillo" y "Suspiros de Triana" en 1955; "La chica del barrio", "La fierecilla domada", "Una aventura de Gil Blas", "La legión del silencio", "Don Juan" como decorador, diseñador de producción y director artístico, "Torrepartida" y "El cantor de México" en 1956; "Maravilla" como decorador y director artístico, "Tremolina", "El último cuplé", "Los amantes del desierto" como director artístico y "La guerra empieza en Cuba" en 1957; "El aprendiz de malo" y "La tirana" en 1958; "Escucha mi canción", "Café de puerto", "María de la O" y "La ironía del dinero" en 1959; "El príncipe encadenado" y "El pequeño coronel" en 1960; "Bello recuerdo" en 1961; "La cara del terror" como diseñador de producción, "Milagro a los cobardes" como director artístico y "El balcón de la luna" en 1962 como decorador y diseñador de producción; "El secreto de Tomy" en 1963 como diseñador de producción; "Rueda de sospechosos" como diseñador de producción, "Isidro el labrador", "Crucero de verano", "El extraño viaje", "Por un puñado de dólares", "Pecador y la bruja", "La niña de luto" y "Saul y David" en 1964; "Loca juventud" como diseñador de producción, "Los que no fuimos a la guerra", "El alma de la copla", "Misión especial en Caracas", "Los jueces de la biblia" y "Nobleza baturra" en 1965; "El rayo desintegrador" en 1966 como decorador y director artístico; "De cuerpo presente" en 1967; "Un hombre solo" en 1969; "La leyenda del alcalde de Zalamea" en 1973 y "Tamaño natural" en 1974.
Sigfrido Burmann murió en Madrid, el 22 de julio de 1980 a la edad de 89 años y fue enterrado en el cementerio de Carabanchel. Su fallecimiento se produjo a consecuencia de una embolia. Gozaba de excelente salud, a pesar de su edad, y en los últimos años jamás había acudido al médico.

 


Algunos textos han sido extraídos de "Margarita Xirgu. Una biografía" de Antonina Rodrigo.

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

 

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.