80. ELEKTRA

 

"Electra" es una tragedia griega de Sófocles, de fecha incierta pero muy probablemente representada entre el 418 y el 410 a.C. Se discute si seguía o precedía a la "Electra" de Eurípides, representada, quizás, entre el 417 y el 413 a.C. La tercera versión que nos ha llegado a nuestros días es la versión de Esquilo. Cada una de ellas difiere en los detalles de la trama y en el estilo.

En la "Electra" de Sófocles, Orestes llega al palacio de Micenas, acompañado de un anciano sirviente de su niñez y de Pílades. Envían al anciano a contar a la madre de Orestes, Clitemnestra, que Orestes ha muerto en una carrera de carros y caballos. Mientras tanto, su hermana Electra se lamenta del maltrato a que la someten su madre Clitemnestra y el amante de ésta, Egisto y de la afrenta que supone verlos en el lecho de su asesinado padre. Electra y su hermano Orestes desean vengarse de la muerte de su padre Agamenón, matando a Clitemnestra y a Egisto. Entre tanto, Clitemnestra, que ha tenido un mal sueño en el que su marido muerto se le aparece, envía a su otra hija Crisótemis a verter libaciones sobre la tumba de Agamenón, el esposo que ella había asesinado. Entra en escena Clitemnestra y en conversación con Electra, justifica la muerte de su marido, diciendo que éste cometió primero la crueldad de sacrificar a Ifigenia, su tercera hija. Electra responde justificando ese sacrificio y añade que además el asesinato no lo cometió por vengar ese comportamiento sino por causa de su amante, pero se ven interrumpidas por la llegada del anciano, que anuncia a ambas con alegría apenas disimulada, la muerte de Orestes en los juegos délficos; con lo que Electra se desespera. Luego aparece de nuevo su hermana Crisótemis y le cuenta que ha visto ofrendas en la tumba de Agamenón: un mechón de pelo que es claramente de Orestes. Electra responde que las debe de haber puesto alguien en homenaje a Orestes, pues acaba de saberse que ha muerto, y añade que desde ese momento la venganza es únicamente cosa de ellas, pero Crisótemis responde que con ella no cuente, ella no tiene su fuerza de ánimo, prefiere callar y le advierte que tenga cuidado porque como siga así la van a encerrar en una gruta. Orestes llega entonces sin desvelar su identidad, portando una urna en que supuestamente van sus cenizas y se dirige a Electra. Cuando se reconocen, se ponen de acuerdo en cómo ejecutar su venganza y resuelven seguir fingiendo, para facilitarla. Matan a Clitemnestra (fuera de escena) y cuando llega Egisto le enseñan su cadáver con la cara cubierta y le dicen que es el de Orestes. Al descubrir que es el de Clitemnestra, Egisto comprende que el otro es Orestes. Éste le manda entrar en el palacio y a punta de espada le obligan a ir a la habitación en donde Agamenón fue asesinado y allí le dan muerte.
En la "Electra" de Eurípides, después que Clitemnestra asesine a su marido Agamenón, entrega a su hija Electra a un campesino para evitar que tenga descendencia noble, pues si esto llegase a suceder seguramente reclamaría su derecho al trono. Electra vive en el campo, casada con el campesino, pero no mantiene relaciones con él. Esto se debe a que el es un hombre honrado y no cree tener el derecho de desvirgar a una mujer de noble cuna. Orestes llega a casa de su hermana Electra, acompañado por Pílades. Electra no lo reconoce y Orestes, sin darse a conocer, trata de averiguar si su hermana estaría dispuesta a vengar la muerte de su padre. Cuando al fin los hermanos se reconocen, planean la venganza sobre su madre y el nuevo amante de ésta: Egisto. Al darle muerte a Clitemnestra, Orestes siente remordimientos, ya que después de todo era su propia progenitora. Al final, Electra es obligada a casarse con Pílades. Orestes es desterrado y se lo somete a un juicio por su pecado.
En la "Electra" de Esquilo, Electra esta ausente de Micenas cuando su padre Agamenón regresa de la Guerra de Troya y fes asesinado junto con Casandra su concubina por Egisto, el amante de su esposa Clitemnestra o por la misma Clitemnestra. Ocho años más tarde, Electra regresa de Atenas con su hermano Orestes. Según Píndaro, a Orestes lo salvaron de su madre y de su amante, su vieja nodriza o la misma Electra, que lo llevaron a Fanote, tras el monte Parnaso, donde lo confiaron al rey Estrofo. Cuando cumple veinte años, el oráculo de Delfos ordena a Orestes que regrese a su patria y vengue la muerte de su padre. Orestes se encontra con Electra ante la tumba de Agamenón, donde ambos habían ido a rendir honras fúnebres a los muertos, se reconocen y se ponen de acuerdo para que Orestes pueda vengar a su padre. Orestes, después de vengarse con ayuda de Electra, se vuelve loco, y es perseguido por las Erinias, cuya misión era castigar cualquier transgresión de los lazos de piedad familiar. Electra sin embargo no es acosada por las Erinias. Orestes se refugia en el templo en Delfos, aunque Apolo, al cual estaba dedicado el templo délfico, le hubiera ordenado vengarse y fuera incapaz de protegerlo de las consecuencias de sus acciones. Al final, Atenea lo recibe en la Acrópolis de Atenas y arregla un juicio ante doce jueces áticos. Las Erinias reclaman su víctima; él presenta como atenuante las órdenes de Apolo; los votos de los jueces estan equitativamente divididos, pero Atenea da su voto de calidad a favor de la absolución. Más tarde Electra se casa con Pílades, amigo íntimo de Orestes e hijo del rey Estrofo.
La "Electra" de Sófocles ha sido tradicionalmente considerada como la más perfecta de sus obras en cuanto a estructura dramática. A lo largo del texto se van contraponiendo de forma excelente los matices dramáticos de oscuridad y luz, asimilados respectivamente a los conceptos de dolor, crimen e injusticia de una parte, y venganza, restauración y libertad de otra. Pero, de manera paradójica, la diáfana y envolvente estructura dramática de esta tragedia sirve para introducirnos en un mundo fronterizo con el del reino de los muertos y de las divinidades infernales, a cuyo cargo está la venganza justiciera que da reposo a los difuntos. Electra, en medio de su dolor y de su vida miserable, vive para el recuerdo de su padre asesinado y acumula rencor contra su madre y deseos fieros de venganza contra ella. Electra, como leona herida, encarna las más oscuras, violentas y elementales fuerzas de la naturaleza. En cambio, su hermano Orestes representa el modelo del héroe apolíneo, fuerte y despreocupado, bello y lleno de luz incluso cuando, cumpliendo el oráculo de Apolo, mata a su madre para vengar el asesinato de su padre.
En torno a los dos hermanos se mueven los demás personajes, magistralmente caracterizados, combinados y dispuestos por Sófocles dentro de una acción dramática que, concebida como una cacería, avanza derechamente hacia la trampa final en que los asesinos pagarán su crimen. Con la muerte de Clitemnestra y de su amante Egisto se resuelve el conflicto que abre y pone en marcha la tragedia: el crimen ha de pagarse con el crimen.

En 1903 el austríaco Hugo von Hofmannsthal estrena una versión moderna basada en la tragedia griega homónima de Sófocles y la denomina "Elektra". Hugo von Hofmannsthal nacido el 1 de febrero de 1874 y muerto el 15 de julio de 1929, fue un escritor que cultivó la novela, la poesía, el drama y el ensayo. Es recordado fundamentalmente por sus libretos para diversas óperas de Richard Strauss. En 1903 Richard Strauss asiste a una representación en Berlín de la pieza "Elektra" de Hugo von Hofmannsthal. La atracción que siente por la obra lo lleva a pedirle a su autor que acepte convertirla en una ópera. La ópera "Elektra" se estrena en 1909. Es una tragedia en un acto basada en el poema d'Hugo von Hofmannsthal y con música de Richard Strauss. De esta manera, comienza una fecunda relación entre ambos que producirá, luego de "Elektra", "El caballero de la rosa", "Ariadna en Naxos", "La mujer sin sombra", "Elena egipcíaca", "Arabella" y el ballet "La leyenda de José".

 


De izquierda a derecha: Hugo von Hofmannsthal y Richard Strauss.

Foto: Tiempo de música

 

El 8 de mayo de 1912 Margarita Xirgu estrena en Barcelona en el Teatro Principal, la tragedia griega "Elektra", en versión moderna del austríaco Hugo von Hofmannsthal, basada en la tragedia homónima de Sófocles y traducida por Joaquín Pena.

 


Margarita Xirgu caracterizada de Elektra.

Foto: Archivo familiar Albert Prats

Margarida Xirgu interpretant Elektra.

Foto: La Vanguardia Española.


Desde su estreno en 1912 en Barcelona y a lo largo de su carrera, Margarita Xirgu representó el papel de "Elektra" en numerosos escenarios de la geografía española e hispanoamericana. La primera vez que interpretó este papel tenía 23 años, casi 24 y la última vez que protagonizó "Elektra" en el Teatro Municipal de Santiago de Chile tenía 49.

 


Margarita Xirgu caracterizada de Elektra.

Foto: Fondo hermanos Xirgu

Margarita Xirgu caracterizada de Elektra en 1912.

Foto: Fondo hermanos Xirgu

 

Teniendo en cuenta la fragilidad constitucional de la Xirgu, protagonizar "Elektra" constituía un auténtico tour de force. La figura de Elektra, con tan siniestros tintes de odio, es una furia desencadenada, es la propia venganza hecha carne, un personaje tan construido que a su alrededor todo se difuminaba. Ese papel tan de una pieza tendría cumplida intérprete en Margarita. La crítica de "La Tribuna" confirmó la sólida reputación que había conquistado: <<La de ayer será una noche memorable en la historia de esta actriz maravillosa. Sostuvo el dificilísimo papel de Elektra con extraordinario aliento y comunicándole la inmensa fuerza trágica que tiene. Nosotros, que ya hace tiempo tenemos agotados los calificativos encomiásticos para la señora Xirgu, dejamos para aquellos que dudaban de lo que era capaz la gran actriz catalana el dedicarle en esta ocasión incondicionales elogios que merece>>.

 

 

Margarita Xirgu caracterizada de Elektra.

Foto: Archivo Xavier Rius Xirgu

 


Años más tarde Margarita Xirgu volvió a protagonizar “Elektra” otro vez en Barcelona, en esta ocasión al Teatro Greg de Montjuic.

La primera tournée americana de Margarita Xirgu a la Argentina, Uruguay y Chile, empieza por tierras españolas a Málaga en junio de 1913 con Emilio Thuillier como primer galán y director. Con el barco a vapor de la Compañía Transatlántica el "Niña Isabel" que hacía su primera travesía, llegan A *Canarias, actúan en Santa Cruz de Tenerife y después en Las Palmas, representan: “Salomé”, “Zazá”, “Frou-Frou”, “Elektra”, “Magda” y La “ chocolaterita”.

El 8 de mayo de 1914 Margarita Xirgu debuta en el Teatro de la Princesa de Madrid con "El patio azul" de Santiago Rusiñol, un fracasado sueño de amor y juventud y "Elektra" de Hugo von Hofmannsthal, la tragedia inspirada en Agamènon. A la tragedia "Elektra", la Xirgu ya domina todas sus facultades: se muestra desbordante en la expresión de la ferocidad, la venganza, la ternura o el dolor.

 


Benavente y la Xirgu caracterizada de Elektra en el Teatro de la Princesa de Madrid el 1914.

Foto biografia A. Rodrigo.


El periódico "ABC" publicó después del estreno: <<Margarita Xirgu, con absoluto dominio de sus arrogantes facultades, se mostró por entero la actriz desbordante de fiereza de que nos hablaban, en la frenética exaltación de su venganza; en la onda de su dolor inconsolable; en la dulzura de sus palabras al requerir el concurso de su hermana para, juntas perpetrar el odioso crimen; en todos los momentos de la tragedia, en todos sus matices, nos pareció la Xirgu una actriz de asombrosa expresión, de recia fibra>>.

El diario madrileño "El Debate", reseñaba: <<El interés de la jornada no dependía de las obras, sino de la opinión de la Xirgu. Eminente la han proclamado en Barcelona, en gran parte de las capitales de España y en muchas de América. Sólo después de ungida por los públicos y la crítica de tantas ciudades, regiones y aun mundo, ha venido a procurarse la consagración de Madrid.

¿Lo merece? Creemos que sí. Nos pareció anoche columbrar que es una artista genial, positivamente notable, dueña de la voz, del gesto, de la actitud, y poseedora, singularmente, de un corazón de fuego, y de un entusiasmo y amor a su arte encendidísimos>>.

El crítico de "El Liberal" sentenciaba: <<El triunfo de la artista no ha podido ser en Madrid más glorioso ni más decisivo.

En fin, la célebre actriz catalana, que volvió a ser llamada a escena a la conclusión de la tragedia, es una artista de méritos indiscutibles, que adquirió anoche carta de naturaleza como actriz castellana de primer orden, a la que están reservadas muchas y muy legítimas victorias en nuestro teatro nacional>>.

Los críticos del "Mundo Gráfico" y "El Heraldo de Madrid" coincidían en calificar el triunfo de rotundo y sin paliativos.

En 1915 Manuel Rodríguez Codolà, miembro de la Academia de Bellas Artes dijo: <<Para conocer hasta dónde alcanza el talento artístico de Margarita Xirgu hay que verla en "Elektra". Entonces quedamos sorprendidos de que le sea dable manifestar el sentimiento de lo trágico con la fuerza expresiva con que se nos impone>>.


La primera vez que Margarita Xirgu visita México, se en la segunda gira sudamericana de finales de 1921 con el actor Alfonso Muñoz, y que durará 6 meses por Cuba y México; hasta su retorno el 9 de septiembre de 1922. El repertorio de la Compañía está formato por una cincuentena de obras del teatro europeo del momento, entre ellas "Elektra" de Sófocles adaptada por Hugo von Hofmannsthal y representada el domingo 14 de mayo de 1922 a las 11h de la mañana, en el Teatro de la Naturaleza en el Bosque de Chapultepec de Mexic.


Programa de Elektra en el Bosque de Chapultepec.

Archivo: Institut del Teatre de Barcelona.

 

El 1931 representa de nuevo “Elektra” en el teatro al aire libre de La Chopera del Retiro en Madrid.

 

Margarita Xirgu al lado de los actores y actrices de "Elektra" en La Chopera del Parque del Retiro, en 1931.

Foto: Alfonso/Archivo General de la Administración.


El éxito del Primer Festival de Arte Clásico de 1933 con "Medea" propició que, al año siguiente, Mérida volviese a ser el escenario de grandes representaciones teatrales, que se celebraron en el mes de septiembre y en pleno ambiente festivo, unidas a la Feria emeritense. En esta ocasión, la Semana Romana ya contó con mayor implicación local, a través de la creación de una Comisión organizadora que, además de las obras teatrales, programó corridas de toros y verbenas públicas. Según el cartel anunciador de esta Semana Romana, que se celebró del 3 al 9 de septiembre, las representaciones interpretadas por Margarita Xirgu y Enric Borràs correspondieron a "Medea" (días 3 y 7) y a "Elektra" traducida por Eduardo Marquina (días 5 y 8 ó 9 -según el cartel o el programa de mano- a las seis de la tarde) en homenaje a la memoria de don Ramón Mélida, con la presencia de Niceto Alcalá Zamora, Presidente de la República, mientras que los días 4, 6 y 8 el Teatro acogió conciertos sinfónicos y danzas clásicas, a cargo de la Banda Republicana, que dirigía el maestro Vega, y de la primera bailarina Josefina Cirera.

 

Cartel de la Semana Romana de Mérida de 1934.

Archivo José Luis de la Barrera

 

Como todo buen certamen teatral, esta segunda edición del Festival de Mérida contó con un programa general y un programa de mano, que fue distribuido entre los asistentes. El programa general fue una publicación especial que editó la agencia de publicidad "Ser", con fotografías y textos de Tomás Rabanal Brito.

 

Programa de la Semana Romana de Mérida de 1934.

Archivo Fernando Delgado / Rabanal Santander

 


Margarita Xirgu en el "peristilo" del Teatro Romano de Mérida en 1934, caracterizada de Elektra.

Foto: Centro de Investigación del Festival de Mérida

 

Margarita Xirgu en el "peristilo" del Teatro Romano de Mérida en 1934, caracterizada de Elektra.

Foto: Archivo Xavier Rius Xirgu

 


Caricatura de "Elektra" de Antonio Bueno.

Fondo privado Antonina Rodrigo

 

La Compañía Margarita Xirgu se presenta en La Habana en febrero de 1936, en el Teatro Principal de la Comedia dónde estuvieron 2 meses y desprendido fueron al Teatro Nacional de la misma ciudad. El 14 de febrero debuta con “La zapatera prodigiosa” de García Lorca y Elektra “”. En la segunda estancia de 1936 en Cuba, la Xirgu representa el 20 de octubre en el Teatro Principal de la Comedia de La Habana, las obras "La zapatera prodigiosa" de Federico García Lorca y "*Elektra" de Hugo von Hofmannsthal traducida por Eduardo Marquina y Joaquín Pena, en la velada en honor a la excelsa actriz, como reza su programa.


Programa de mano de la representación de Margarita Xirgu en La Habana.

Fondo privado Antonina Rodrigo

 

Un programa de mano de 1936, relataba: <<Su máscara viva, pronta, adaptable a todas las expresiones en la movilidad, tiene un ceñito en el reposo. Y ese ceñito que le caracteriza, la explica. La arruga de ese ceñito marca el relieve del propósito que en ella precede siempre a la dicción y al acto>>.

Las actrices y actores del reparto fueron:

Elektra: Margarita Xirgu
Klitemnestra: Eloísa Vigo
Chrysótemis: Amelia de la Torre
Orestes: Pedro López Lagar
Egisto: Alberto Contreras
El mentor de Orestes: Miguel Ortín
La amiga: Isabel Gisbert
El adolescente: José Jordá
Un criado viejo: Emilio Ariño
Un criado joven: Gustavo Bertot
El cocinero: José Cañizares
La celadora: Amalia Sánchez Ariño
Las cinco fámulas: Eloísa Cañizares, Juanita Lamoneda, Antonia Calderón, Emilia Milán y Isabel Pradas.


En octubre de 1937 Margarita Xirgu representa en el Teatro Municipal de Santiago de Chile "Yerma", "La zapatera prodigiosa" y "Elektra". Ésta última obra también fue representada más tarde en teatros argentinos.

Algunos textos han sido extraídos de "Margarita Xirgu-la primera actriz" publicado por el Festival de Mérida y de la biografia "Margarita Xirgu y su teatro" de Antonina Rodrigo .

 


XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.