81. HOMENAJES A LORCA ASESINADO

 

En abril de 1936 Federico García Lorca confiaba sus proyectos a un periodista madrileño: <<Espero un cable de Margarita Xirgu. Será en este mes. Pienso marchar directamente a Nueva York, donde ya estuve viviendo un año. En Nueva York quiero saludar a antiguos amigos, que son yanquis amigos de España... Desde Nueva York voy directamente a México. Allí presenciaré mis estrenos y daré unas conferencias sobre Quevedo... Quevedo es España>>. La respuesta de Margarita es inmediata, le pregunta la fecha de su salida y el vapor en que embarcará para preparar su llegada. Y empieza la espera, que se irá alargando hasta convertirse en inquietante y amarga desesperanza.

 


Federico García Lorca con sus sobrinos Manuel (izquierda) y Tica (derecha) Fernández-Montesinos García, hijos de Manuel y Concha, en la Huerta de San Vicente, Granada, 1935.

Foto: Colección BBC Mundo


En julio de 1936 todos los diarios del mundo anunciaban el estallido de la guerra y la revolución española. Un mes después, se hace pública la trágica noticia que conmueve el alma de las letras internacionales: los fascistas han asesinado Federico García Lorca, la madrugada del 19 de agosto de 1936. A las puertas de los teatros dónde actúa la compañía Xirgu se cuelga una gran fotografía del poeta, en todas las representaciones se guardan unos cuántos minutos de silencio en su recuerdo. El vil asesinato de Lorca tiñe de tragedia la vida artística y la intimidad de Margarita Xirgu. Se convierte en la sacerdotisa de la liturgia lorquiana: hasta su muerte, incluirá las obras de Federico como base de su repertorio. Cada representación es un homenaje al poeta.

 


Federico con la familia de su hermana Isabel, casada con Fernando de los Ríos: Rita María Troyano de los Ríos, Rafael Troyano de los Ríos y Laura de los Ríos (en el centro), en la huerta de Granada.

Foto: Fundación García Lorca

 

En la segunda estancia de 1936 en Cuba, la Xirgu representa el 20 de octubre en el Teatro Principal de la Comedia de La Habana, "La zapatera prodigiosa" de Federico García Lorca, tal y como ya lo había hecho el 14 de febrero, fecha del estreno.
Antonio Machado gritará, en una elegía desde Valencia, en las postrimerías del 36, que: <<El crimen fue en Granada, en su Granada>>.
En marzo de 1937, ante la llegada de Margarita Xirgu el 4 de mayo a Buenos Aires se iniciaba la "infame campaña" contra ella. Eduardo Blanco Amor, ante la intriga urdida con vituperable saña, rompía también una lanza en favor de la actriz en el portavoz de la Federación de Sociedades Gallegas de Buenos Aires, la publicación Galicia": <<Se teme a Margarita Xirgu por actriz y no por política. Su venida será el ventarrón de aire puro fresco de legítimo arte español, que encontrará dando aletazos por entre las bambalinas pringosas donde unas cuantas momias jubiladas tratan de hacer pasar, como arte de buen curso, vacuas artesanías de panderetas o académicas cacofonías que nunca tuvieron nada que ver con el auténtico arte de España. Se teme a Margarita y a su animosa compañía de muchachas y muchachos indemnes de conservatorios apolillados, de chillidos histéricos, de latiguillos aguardenteros y de escenas de sofá; a esos muchachos y muchachas, los más de ellos bautizados y todos confirmados, por la emoción lustral de aquel torrente de arte vivo que era García Lorca, y cincelados, palabra a palabra, por todas las gubias exigentes de Rivas Cherif y lanzados, por España primero y por el mundo después, en cruzada de dignificación escénica y de autenticidad social, bajo el fraterno misterio de Margarita a quien su país nombró, con el tácito plebiscito de las muchedumbres, su exacta actriz nacional.
He aquí el enemigo, la mentira consentida, o la artesanía amodorrada. El arte caudal y ancho, carne de pueblo, flor áspera y fina, nacida de la propia piel del mapa, como los hombres, las encinas y los ríos. Ése es el enemigo real...>>.
El abril de 1937 Margarita Xirgu presenta su temporada al Teatro Municipal de Santiago con obras cómo: "Doña Rosita la soltera", "Bodas de sangre", "Yerma", "La zapatera prodigiosa" y "Mariana Pineda", de Federico García Lorca. Margarita interpretaba a las protagonistas junto con Amelia de la Torre, la novia y Pedro López Lagar, Leonardo ambos a "Bodas de sangre".

Eduardo Blanco Amor escribía al respecto de los dos bandos que combatían en tierras españolas: <<¡Qué sentido directo alcanzaba, de pronto, el grito maternal de "Bodas de sangre"! ¡Dos bandos... Aquí hay dos bandos! La actriz demócrata -no roja- arrastraba consigo, sin quererlo, un dramatismo simbólico, extrateatral. Enseguida, silenciosos y enconados, hubo dos bandos. También en sendas salas y escenarios, al margen de sus protagonistas, sin texto escrito: la Membrives y la Xirgu>>. A la entrada de un teatro en Buenos Aires se podía leer en los carteles: "Lola Membrives en "Bodas de sangre", de Federico García Lorca, el gran poeta español asesinado por los rojos". ¡Que desfachatez!. La prensa informaba que Lola Membrives en dos semanas había organizado y tomado parte en cinco festivales <<... en provecho de los mercenarios que ametrallaban Madrid>>, adulando servilmente al final de cada acto al estilo fascista con vivas al caudillo Franco. La vedette española Rosita Rodrigo en aquella triste y gesticulante retaguardia de los escenarios bonaerenses, no sólo saludaba al estilo fascista con el brazo en alto, sino que denunciaba a cinco actores compatriotas, por el hecho de estar sindicados. Y ella misma se comprometía a pagarles el viaje para que fuesen entregados a las autoridades facciosas de Burgos.
Margarita Xirgu comentó al periodista Pablo Suero en Buenos Aires el 4 de mayo de 1937: <<Pero a mí nadie me decía nada de Federico... Me dejaban con mis sueños... No he podido creer en su muerte. No cabe en mi imaginación que se hayan atrevido a dar esa orden de matar a Federico... ¿Por qué, si era una criatura maravillosa que no hacía daño a nadie y que nos convertía la vida en una cosa de magia...? ¿Usted ha conocido algo semejante a Federico...? Embriagaba como el vino ¿Quién puede haberse atrevido a disponer su muerte? ¿Y por qué y para qué...? Nadie me dice nada. Su hermano me prometió darme noticias. Pero nada me ha dicho hasta ahora...>>. Y todavía en mayo de 1937 quiere Margarita creer en la esperanza de que un día se presentará diciendo, con uno de sus graciosos desplantes: ¡Aquí estoy, Margarita! <<No quiero creer que no viva. No lo puedo creer. Porque sería para mí demasiado cruel. Me aferro a la ilusión de que Federico vive, porque vive en mi esperanza. Ninguna noticia tengo de él ni de su familia. Pero me encuentro ahora en el drama de "La vida que te di" de Pirandello, donde la madre hace vivir a su hijo por su propio afán de que el hijo viva>>.
Afligida por la tragedia española, recuerda con amargura el asesinato de Lorca. Se llanto que hayan muerte al poeta de quien ella había sido la hada buena. Fuera de la escena, es una mujer dolorida que no puede esconder la pena que la corroe por dentro. Recuerda con tristeza su país, que sufre una guerra cruel provocada por los sectores reaccionarios.
Ni una sola república americana dejó de ponerse de luto. Cuando un periodista argentino le pregunta si hará una función de homenaje a Lorca, Margarita contesta: <<...Yo creo que cada representación de Federico es un homenaje para él. ¿Para qué exagerar la nota sentimental? Nosotros somos como los pobres del camino, pobres de pedir cantando, que es más digno que pedir llorando>>.
A la pregunta capciosa sobre la orientación política de su repertorio, Margarita respondió: <<... obedezco a un criterio amplio, abarcante y humanamente comprensivo. Nada de dogmatismos cerrados. Creo que el teatro de Galdós y de sus contemporáneos era más tendencioso que el actual. Hay gentes que no quieren comprender eso. Si mi labor respondiera a una orientación, lo declararía sin reticencias ni medias palabras. En ese caso, mi cartelera ostentaría un puño crispado, lo cual no impide que viva abrumada por el increíble asesinato de Lorca>>.
El 5 de mayo de 1937, el día siguiente de haber llegado en Buenos Aires, Margarita Xirgu debuta al Teatro Odeón con la obra de García Lorca "Doña Rosita la solterasoltera o el lenguaje de las flores" con mucho de éxito.

El estreno viene precedido de una violenta batalla en su contra por los partidarios de Franco. No obstante, es un nuevo éxito que Margarita agradece a su público: <<Muchas gracias. Pero estos aplausos de hoy no han de ser para mí, sino para él, que era una criatura genial. Vosotros que le estimabais, vosotros que le estimáis, si de verdad queréis recordarlo, hablad de su obra a vuestros hijos, habladles de la vida del poeta. Pasaremos nosotros, pasaré yo, pero la obra del poeta quedará para vosotros, para vuestros hijos, para la inmortalidad>>.
El 23 de junio Margarita Xirgu estrena en Buenos Aires "Yerma", a continuación “La zapatera prodigiosa” y el 23 de diciembre estrena "Cantata en la tumba de Federico García Lorca" de Alfonso Reyes y música de Jaume Pahissa.

Iniciaba el poema la voz grave del Padre, que recordaba el drama de esa muerte que siempre nos parecerá incomprensible. Seguía, aguda, con plañir tierno, la voz de la Hermana, que pide a las flores su tributo, interrumpida apasionada, vehemente, por la voz de la Novia, que reclamaba el homenaje de las flores y los frutos de "América, túmulo vegetal, cerro de aromas". Fuerte y brusca, la múltiple voz de la guardia tronchaba el doliente canto de amor con la amenaza. Recordaba que había algo más que la pena, la inmensa pena de España y del mundo ante la muerte del poeta genial. Y, entre todas, la voz de la Madre que penetraba en la mente y en el corazón, con su agria protesta y su indecible desconsuelo, reclamando la sangre derramada, esa secreta sangre que empapó un día la tierra de Granada y dejó para siempre seco el "clavel tronchado" de que la ciudad tan sólo pudo ufanarse..., el tiempo que dura una rosa. De pronto, un grito al unísono que cierra la Cantata, gritos mezclados de desesperación, de asombro y de premonición.

 

Margarida Xirgu y el músico Jaume Pahissa, en 1937.

Foto: Web J. Pahissa

Estreno de "Cantata en la tumba de Federico García Lorca". De izquierda a derecha: Jaume Pahissa, Margarida Xirgu y Alfonso Reyes. Buenos Aires 1937.

Foto: La Vanguardia Española



El 30 de junio declaró Margarita: <<Han muerto al milagro de España>>.
El 3 de julio de 1937 con motivo de la clausura del II Congreso Internacional de Escritores Antifascistas, en Valencia, se rindió homenaje a Federico García Lorca con la puesta en escena de "Mariana Pineda", en el Teatro Principal. La obra estuvo dirigida por Manuel Altolaguirre, con decorados y vestuario de Víctor García Cortezo. El cartel era de Gaya: representaba a Mariana Pineda bordando la palabra Federico. El vestuario lo confeccionó Encarna, la modista de la Xirgu, de la Argentinita,... y lo fue también de "La Barraca" por recomendación de Margarita a Lorca. A cargo de María del Carmen estuvo el papel de Clavela, y a Luis Cernuda el de don Pedro. Al empezar, cuando voces de niños cantaban el romancillo popular:
¡Oh, qué día tan triste en Granada,
que a las piedras hacía llorar
al ver que Marianita se muere
en cadalso por no declarar...
Las dos últimas líneas se modificaron por:
Al ver que Federico se muere
en defensa de la Libertad.
También el 1937 la Xirgu representa “Doña Rosita la soltera” y Bodas “de sangre” en el Teatro Bandera de Santiago de Chile el 4 de octubre en el Teatro Odeón de Buenos Aires “Yerma” y La “zapatera prodigiosa”. En motivo de las 100 representaciones de Yerma “por la Compañía Dramática Española Margarita Xirgu, se organiza una velada de homenaje a García Lorca en el Teatro Smart de Buenos Aires,en la que Margarita recita el “Llanto por Ignacio Sánchez Mejías”.

Los interpretes de "Yerma" fueron: Yerma (Margarida Xirgu), María (Isabel Prada), Vieja pagana (Amalia Sánchez Ariño), Dolores (Eloísa Vigo), Lavandera 1ª (Isabel Pradas), Lavandera 2ª (Isabel Gisbert), Lavandera 3ª (Juana Lamoneda), Lavandera 4ª (Eloísa Vigo), Lavandera 5ª (Antonia Calderón), Lavandera 6ª (Eloísa Cañizares), Muchacha 1ª (Juana Lamoneda), Muchacha 2ª (Antonia Calderón), Hembra (Amelia de la Torre), Cuñada 1ª (Amelia de la Torre), Cuñada 2ª (Teresa Pradas), Mujer 1ª (Emilia Milán), Mujer 2ª (Isabel Gisbert), Niño (Eloísa Cañizares), Juan (Pedro López Lagar), Víctor (Enrique Álvarez Diosdado), Macho (Alberto Contreras), Hombre 1º (José Jordá), Hombre 2º (Gustavo Bertot), Hombre 3º (Miguel Ramírez). Los figurines y decorados de Manuel Fontanals.

 

Carteles de la representación de "Yerma" del 4 de octubre de 1937 en el Teatro Odeón y del homenaje en el Teatro Smart de las cien representaciones de la obra, el 4 de novembre de 1937.


A principios de 1938 Margarita Xirgu inicia el rodaje de "Bodas de sangre" de Edmundo Guibourg, con el Industrial Filmadora Argentina, que finaliza a comienzos de junio.

A finales del julio de 1939 se estrena en el Teatro SODRE (Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica) de Montevideo una versión musical de "Bodas de sangre" del maestro Juan José Castro bajo la dirección de Margarita Xirgu.


Teodoro Lowey relató que en 1939 llegó Margarita Xirgu a Chile y: <<... venía con toda la vivencia fresca de Federico García Lorca. Ella había sido una amiga muy leal de él, una gran admiradora. Yo creo que lo quería, que había estado enamorada de él, porque se expresaba de Lorca en una forma que daba para pensar así. Uno la sentía cómo empezaba a vibrar, cuando interpretaba algo de él, cuando hablaba de las anécdotas de él>>

En el 1941 Margarida Xirgu representa en el Teatro Municipal de Santiago las obras de García Lorca: "La zapatera prodigiosa", "Bodas de sangre", "Yerma", "Doña Rosita la soltera" y "La casa de Bernarda Alba".
"Mariana Pineda" de García Lorca se representada por la Xirgu el 6 de noviembre de 1943 al Estudio Auditorio del SODRE de Santiago de Chile y como sus decorados -hechos por Salvador Dalí- se quemaron en este país al incendiarse el teatro, volvieron a ser hechos muy de prisa por Santiago Ontañon. Ana Diosdado hija de Isabel Gisbert y Enrique Diosdado, y ahijada de Margarita, hizo el papel de su hija en la obra.

 

Margarita Xirgu y junto a ella Ana Diodado, caracterizadas para la obra "Mariana Pineda" en 1943.

Foto Biografía Antonina Rodrigo

 

En enero del 1945, la Xirgu recibe por conducto de Julio Fuensalida amigo de la familia García Lorca y autorizado por ellos, la obra póstuma del poeta: “La casa de Bernarda Alba”, subtitulada “Drama de mujeres en los pueblos de España”. Es la pieza que con “Bodas de sangre” y Yerma “”, cierra la trilogía emblemática del poeta y dramaturgo. Lorca lo había terminada el 19 de junio de 1936, apenas dos meses antes de ser asesinado por los fascistas, ofreciendo sólo dos lecturas privadas. El estreno estaba previsto para otoño de 1936, según palabras del propio autor el 24 de junio. Estrenada el 8 de marzo de 1945, el éxito es clamoroso. Tras el último Silencio! de Bernarda, el público que llena a rebosar el Teatro Avenida de Buenos Aires, estalla en aplausos dedicados al poeta y a la actriz. La Xirgu se acerca al proscenio y, con la voz rota por las lágrimas, exclama: <<Él quería que esta obra se estrenara aquí y se ha estrenado, pero él quería estar presento y la fatalidad lo ha impedido. Una fatalidad que hace llorar a muchos seres. Maldita sea la guerra!>>. Un alud de flores invade el escenario. Es la gratitud del público argentino hacia una artista que acontece ya un símbolo. El padre del poeta, residente en Nueva York, le envía un telegrama para felicitarla: <<Emocionados, sabemos cuánto corresponde usted a mantener vivo recuerdo de mí hijo. Felicidades. Federico García>>. “La casa de Bernarda Alba” es, por Margarita Xirgu y para la crítica, la obra más exitosa del poeta. En recuerdo de aquella noche es pone una placa en el Teatro Avenida de Buenos Aires.

El 9 de julio de 1945 la Xirgu representa a Santa “Fe Doña Rosita la soltera”, y al octubre “Bodas de sangre” y La “casa de Bernarda Alba”.

Acabaron la temporada la EMAD del Uruguay con "Bodas de sangre" de Lorca, al Teatro Solís el 7 de diciembre de 1950. Margarita Xirgu la dirigió e interpretó el papel de madre, junto con China Zorrilla (novia), Enrique Guarnero (Leonardo), Maruja Santullo (mujer de Leonardo), Horacio Preve (novio), Carmen Casnell (suegra), Héctor Cuore, García Barca, Ramón Otero y Rosita Miranda.


El culto de Margarita al amigo, al poeta, honrando la memoria de su "imposible Federico", será una de las razones de su vida. Como dijo en su conferencia "De mi experiencia en el teatro" celebrada en mayo de 1951, en el Servicio de Arte y Cultura Popular de la Universidad de Montevideo: <<Sabía que cuando el actor encuentra su autor, el éxito es más grande. Con el afán de lograr mayores éxitos, buscaba y estrenaba obras de nombres desconocidos, hasta que por fin encontré a mi autor. Se realizaba el sueño de toda mi vida artística; el teatro español se enriquecía con un nuevo valor, con un poeta deslumbrante y maravilloso, que en muy pocos años fue universalmente conocido y admirado. Desde entonces mi propia personalidad no me importó nada: eran sus versos los que arrebataban a los públicos, era él, sólo él. Y nos lo arrancaron dolorosamente. Desde entonces no di una mayor importancia a los éxitos ni a los fracasos, ya mis sueños se desvanecieron para siempre y surgió en mí, la cómica, ese papel que nos marca para siempre, y tuve que valerme del oficio, para seguir en la farsa del teatro. Observándome fríamente, serenamente, sintiéndome con menos entusiasmo para actuar, fue cuando nació en mí la idea de que quizá podría servir de algo mi experiencia teatral a las juventudes aficionadas a nuestro teatro y organicé mis primeras lecciones de teatro en Santiago de Chile>>. De aquellos días es la promesa de Margarita Xirgu: <<Federico, proseguiremos juntos>>.
El 1952 se inició un movimiento destinado a rendir homenaje a García Lorca en la ciudad de Salto, en el Parque Harriague. La inauguración de un sencillo monumento ubicado junto al río coincidió con la estancia de la Comedia Nacional y representaron tres fragmentos de "Bodas de sangre".

El monumento consistía en un muro de piedra en el cual estaban esculpidos los versos de Antonio Machado dedicados al poeta:
Labrad, amigos, de piedra y sueño,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua
y eternamente diga:
¡el crimen fue en Granada,
en su Granada!
En este acto la Xirgu interpretó la madre de Bodas “de sangre” con tan realismo, que al acaba la representación un viejo gaucho marginado le dijo que lo acompañaba en el sentimiento por la pérdida de su hijo. Otras fuentes aseguran que los hechos se produjeron al 1953

 

Margarida Xirgu con Justino Zavala Muniz a Salto en la Plaza García Lorca el 1953.

Foto: China Zorrilla

Margarida Xirgu con China Zorrilla a Salto en la Plaza García Lorca el 1953.

Foto: China Zorrilla

De izquierda a derecha: Angel Curotto, Justino Zabala Muniz, Margarida Xirgu y Enrique Amorin el dia de la inauguración de la Plaza Federico García Lorca en la ciutad de Salto frente del río Uruguay.

Foto AGADU MCD. Homenaje a la Xirgu a 40 años de su muerte. Abril-Mayo 2009.

 

En el 1956 Margarita Xirgu cumple sus bodas de oro con el teatro con 68 años. Se representa al Teatro Solís "Bodas de sangre" interpretando la madre, de nuevo la Xirgu.

Sus alumnos del EMAD celebraron un acto poético en el Paraninfo de la Universidad, consagrado exclusivamente a las obras del poeta granadino. Cerró el acto Margarita recitando un poema inédito que Federico le dedicara en 1935. Mientras tanto en París se prepara un homenaje a García Lorca, en el 20 aniversario de su muerte, en el que intervendrán Picasso, Ludmila Pitoeff y María Casares. La gran actriz gallega, afincada en París desde 1936, escribió estas palabras a la Xirgu: <<Recuerda usted mejor que nadie que pronto se cumplirán los veinte años de la muerte de Lorca, habíamos pensado organizar un acto conmemorativo, pero a mí me parece que después de todo lo que aquí se ha hecho, tendría interés verdadero, organizar un doble homenaje al poeta y a la actriz que nos lo reveló, y representar algunas veces una obra de Lorca en español, dirigida e interpretada por Margarita Xirgu. ¿Qué opina usted?>>.
El 28 de octubre de 1956 la periodista de "El Día" de Montevideo, Alba Medina, le pidió a Margarita Xirgu que le explicara el misterio lorquiano, respondiéndole rápida, como herida: <<No hay tal misterio, yo le llamo liturgia. Recuerde "Yerma">>. El 16 de noviembre de 1956 se cumplen las 50 representaciones de Bodas “de sangre” por la Comedia Nacional del Uruguay.

La Xirgu estuvo invitada por la Unidad Artística del Bosque y del Instituto de Bellas Artes, por actuar en el Teatro Bosque de Chapultepec durante 5 meses el 1957, representando las obras de Lorca "Bodas de sangre" y "La casa de Bernarda Alba".


En abril de 1958 Margarita Xirgu dirige y protagoniza "La casa de Bernarda Alba" en el Teatro Nacional Cervantes de Buenos Aires invitada por la Dirección Cultural, junto a la gran actriz Milagros de la Vega. La obra póstuma de Lorca, a los trece años de su estreno también en Buenos Aires, significó un auténtico acontecimiento teatral. Tan resonante, que la televisión argentina invitó a la actriz a representarla ante sus cámaras dirigida por Narciso Ibáñez Serrador.
En el 1959 la Xirgu interpreta la parte recitada de la cantata "Llanto miedo Ignacio Sánchez Mejías" del compositor Mauricio Ohana en el SODRE-Estudio-Auditorio de Montevideo.

En 1963 Margarita Xirgu dirigió "Yerma" en el Teatro San Martín de Buenos Aires, interpretada por María Casares que estaba de gira por tierras americanas con el Teatro Nacional Popular Francés, que dirigía su creador Jean Vilar. Para María Casares, la gran actriz europea, "Yerma" suponía su primera actuación en el teatro castellano, con el cual no la unía hasta entonces otro vínculo que ciertas lejanas lecciones en el Instituto Escuela de Madrid -donde una hermana de Federico fue, por coincidencia, su profesora- y algunas recientes incursiones que se limitaron siempre a recitar poemas clásicos, sin trascender a la tarea propiamente escénica.Lucila Medina escribió en la revista "Claudia": <<A Federico García Lorca, el mágico poeta andaluz, le hubiera entusiasmado ver a su Yerma, descubrir el alma de estas dos insignes enamoradas del teatro>>.
El 9 de abril de 1967 Margarita -pese a la prohibición médica- y su marido Miquel Ortín viajan a Northampton cerca de Boston, a Massachusetts, por dirigir "Yerma" de Federico García Lorca, al Smith College. Las representaciones son el 12 y el 14 de mayo. Al terminar las representaciones Margarita declaró:

<<El hermano de Federico, mi viejo amigo Paco García Lorca, profesor de otra universidad americana, fue a pronunciar una conferencia sobre "Yerma", y al despedirnos, me decía su esperanza en que, de esos laboratorios de enseñanza escénica, salieran generaciones para quienes el teatro sea siempre una fuerza viva y eterna...>>.


Algunos textos han sido sacados de las biografías: "Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu. Una biografía" de Antonina Rodrigo.

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.