86. LOPE DE VEGA

 

Félix Lope de Vega y Carpio, nació en Madrid el 25 de noviembre de 1562 -aunque W. T. McCready ha apuntado que fue el 2 de diciembre- y fue un escritor que cultivó todos los géneros literarios. Fue uno de los más importantes poetas, novelistas y dramaturgos del Siglo de Oro español y por la extensión de su obra, uno de los más prolíficos autores de la literatura universal.
Lope de Vega procedía de una familia humilde natural del Valle de Carriedo, en la montaña santanderina, fue hijo de Félix de Vega, bordador de profesión, y de Francisca Fernández Flórez. No hay datos precisos sobre su madre. Se sabe, en cambio, que tras una breve estancia en Valladolid, su padre se mudó a Madrid en 1561, atraído quizá por las posibilidades de la recién estrenada capitalidad de la Villa y Corte. Sin embargo, Lope de Vega afirmaría más tarde que su padre llegó a Madrid por una aventura amorosa de la que le rescataría su futura madre. Así, el escritor sería fruto de la reconciliación y debería su existencia a los mismos celos que tanto analizaría en su obra dramática.
Niño muy precoz, leía latín y castellano ya a los cinco años. A la misma edad componía versos. Siempre de acuerdo con su testimonio, a los doce escribía comedias:
<<Yo las componía de once y doce años
de a cuatro actos y de a cuatro pliegos
porque cada acto un pliego contenía>>.
Es posible que su primera comedia, hoy perdida, se titulase "El verdadero amante". Su gran talento le lleva a la escuela del poeta y músico Vicente Espinel, en Madrid, a quien siempre citó con veneración. Continúa su formación en 1574 en el Estudio de la Compañía de Jesús, que más tarde se convierte en Colegio Imperial. En 1577 cursa cuatro años, hasta 1581, en la Universidad de Alcalá de Henares, pero no logra ningún título. Sus altos protectores dejan de costearle los estudios. Así, Lope de Vega no consigue el grado de bachiller y para ganarse la vida tiene que trabajar como secretario de aristócratas y prohombres, o escribiendo comedias y piezas de circunstancias. Entra siendo muy joven al servicio del obispo de Cartagena, inquisidor general y más tarde obispo de Ávila, don Jerónimo Manrique. Algún estudioso ha apuntado la posibilidad de que también estudiara en la Universidad de Salamanca, pero de esto no existe ningún indicio. Estudia por entonces gramática con los clérigos teatinos y matemáticas en la Academia Real, y sirve como secretario al Marqués de las Navas.
En junio de 1583 se alista en la marina y zarpa de Lisboa con la escuadra que al mando de su futuro amigo don Álvaro de Bazán, marqués de Santa Cruz de Mudela, tenía como objetivo reducir la resistencia que en la isla Terceira en las Azores oponía el prior de Crato, aspirante al trono portugués, a la autoridad de Felipe II. Al regreso, conoce a la primera de las numerosas mujeres que amó: la comedianta Elena Osorio, la "Filis", separada entonces de su marido, el actor Cristóbal Calderón e hija del empresario teatral Jerónimo Velásquez. Lope pagaba sus favores con comedias para la compañía del padre de su amada. En 1585 escribe el drama "El pastor Fido".

En 1587 Lope de Vega publica la comedia "Las ferias de Madrid". En el mismo año, al saber que un importante personaje, el noble Francisco Perrenot Granvela -sobrino del poderoso cardenal Granvela- se casaba con Elena, hace circular contra ella y su familia su comedia "Belardo furioso" y unos poemas insultantes o libelos difamatorios, por lo que un dictamen judicial lo envía a la cárcel. Reincide y un segundo proceso judicial es más tajante: es condenado a cuatro años de destierro de Madrid y a dos del reino de Castilla desde 1588 hasta 1594, con amenaza de pena de muerte si desobedece la sentencia. El 10 de mayo de 1588 contrae matrimonio, por poderes, con Isabel de Alderete o de Urbina, hija del famoso pintor, tras haberla raptado con su consentimiento, antes de salir desterrado de Madrid. En sus versos la llamó con el anagrama "Belisa". El 29 de mayo de 1588 Lope se alista en la Gran Armada "La Invencible" que se dirige contra Inglaterra, luchando en el galeón "San Juan" en una corta travesía -aunque es dudoso-, que probablemente no abandonó la costa hispano-portuguesa. En diciembre de 1588 vuelve derrotada "La Invencible" y con ella debió regresar Lope, que se dirige a Valencia, tras incumplir la condena que se le había impuesto al pasar por Toledo.

La personalidad de Lope de Vega es tan escurridiza y contradictoria que no cabe encerrarla en las líneas de una biografía. Habitualmente, su vida se nos presenta como una agitada sucesión de aventuras, una intensa crónica sentimental que ha sorprendido y admirado a varias generaciones de lectores. Sin embargo, fue una vida sedentaria, pobre en acontecimientos externos. Lope no salió nunca de la Península, exceptuando su participación en una expedición a las Azores y su discutido enrolamiento en "La Invencible". Lope fue un aventurero íntimo. Los múltiples y a veces turbulentos azares de su vida, fueron esencialmente sentimentales y afectivos. Detalles tan recónditos de su existir no podríamos conocerlos, si el propio poeta no hubiera ido trasponiendo esos pormenores en su obra literaria.

Con Isabel de Urbina vive en la capital del Turia, y allí sigue perfeccionando su fórmula dramática, asistiendo a las representaciones de una serie de ingenios pertenecientes a la llamada "Academia de los nocturnos", como el canónigo Francisco Agustín Tárrega, el secretario del Duque de Gandía Gaspar de Aguilar, Guillén de Castro, Carlos Boil y Ricardo de Turia. Aprende a desobedecer la unidad de acción, narrando dos historias en vez de una en la misma obra, el llamado imbroglio o embrollo italiano. En el otoño de 1594 muere Isabel de Urbina, de puerperio al dar a luz a su hija Teodora.

En diciembre de 1595 le llega el anhelado perdón y regresa a Madrid, donde es acogido calurosamente. Una nueva pasión le aguarda: Micaela Luján -Celia o Camila Lucinda en sus versos- mujer bella e inculta, también casada, con la que mantiene relaciones hasta 1608, y de la que tendrá cinco hijos, entre ellos dos de sus predilectos: Marcela en 1606 y Lope Félix en 1607. A partir de 1608 se pierde el rastro literario y biográfico de Micaela Luján. Lucinda es la única de las amantes mayores de Lope de Vega cuya separación no deja huella en su obra. Tras cumplir los dos años de destierro del reino, Lope se traslada a Toledo y allí sirve a don Francisco de Ribera Barroso, más tarde segundo marqués de Malpica, y entra al servicio del quinto duque de Alba, don Antonio de Toledo y Beamonte. Como gentilhombre de cámara se incorpora a la corte ducal de Alba de Tormes, donde vive hasta 1595. En 1596 es procesado por amancebamiento con la actriz viuda Antonia Trillo. Durante bastantes años Lope se divide entre sus hogares y un número indeterminado de amantes, como Marina de Aragón entre otras, muchas de ellas actrices. Para sostener este tren de vida y sustentar tantas relaciones e hijos legítimos e ilegítimos, Lope de Vega hace gala de una firmeza de voluntad poco común y tiene que trabajar muchísimo, prodigando una obra torrencial consistente, sobre todo, en poesía lírica y comedias, impresas éstas muchas veces sin su venia, modificadas y sin corregir. En 1596 escribe las comedias "El remedio en la desdicha" y "Los comendadores de Córdoba". Esta última obra fue representada en el Teatro Español de Madrid por la compañía Xirgu-Borràs, en 1935, en la conmemoración del tercer centenario de la muerte de Lope de Vega.

En 1598 Lope de Vega se casa en segundas nupcias, con Juana de Guardo, hija de un adinerado abastecedor de carnes de la Corte, lo que motivó las burlas de diversos ingenios como Luis de Góngora, ya que al parecer era una mujer vulgar, poco agraciada y todos pensaban que Lope se había casado por dinero ya que no era amor precisamente lo que le faltaba. Tiene con ella, sin embargo, un hijo muy querido, Carlos Félix, y tres hijas. Escribe en 1598 la novela pastoril "La Arcadia" en la que incluye numerosos poemas y cuyo argumento encubre peripecias amorosas del duque de Alba. Son cerca de 6.000 los versos que contiene la novela, más que líneas en prosa. La vena épica de Lope se desarrolla, primero, bajo el influjo del espíritu lozano y entusiasta de Ariosto y, más tarde, bajo el más austero de Tasso. Pertenecen a este género "La Dragontea" escrita en 1598 sobre la derrota y muerte del corsario Drake y "El Isidro" en 1599, excepcionalmente compuesto en quintillas octosilábicas, en correspondencia con el carácter popular del santo madrileño cuya vida narra. También en 1599 escribe la epopeya "Fiestas de Denia". A los treinta y ocho años, en el año 1600, puede al fin corregir y editar parte de su obra, sin los errores de otros. Como primer escritor profesional de la literatura española, pleitea para conseguir derechos de autor sobre quienes imprimían sus comedias sin su permiso. Consigue, al menos, el derecho a la corrección de su propia obra.También en el año 1600 escribe el libro de poesías "Romancero general", recoplicación de romances populares que empezaron a ser publicados en España, que tenían su origen en la Edad Media y que eran de tradición oral. Prolonga, en sus composiciones más refinadas, la lírica que Garcilaso había instaurado, pero no olvida la poesía octosilábica del Cancionero y revitaliza formas líricas populares, que suele insertar en sus comedias. Contribuye, además, a la creación del Romancero nuevo; muchos de sus romances constituyen una crónica de sus amores y gozaban de enorme popularidad.

También en 1600 escribe las comedias "Roma abrasada" iniciada en 1598 y "La campana de Aragón" que recoge la leyenda de la campana de Huesca y la historia los reinados de Pedro I de Aragón, Alfonso I el Batallador y Ramiro II el Monje.

 


Lope de Vega.

Foto Wikipedia


Lope de Vega en 1602 escribe el poema épico en octavas reales, al modo de Ludovico Ariosto, "La hermosura de Angélica, con otras diversas rimas" una contribución a la épica imaginaria ariostesca de Orlando, irregular y farragosa, que pasa desapercibido. En 1602 también escribe el libro misceláneo "Rimas" formado por doscientos sonetos. En estos tiempos vuelve a trabajar como secretario personal de Pedro Fernández de Castro y Andrade, en aquel momento Marqués de Sarria y futuro Conde de Lemos, al que escribe en una epístola: <<Yo, que tantas veces a sus pies, cual perro fiel, he dormido>>, y permanece en Sevilla hasta 1603. Termina de escribir las comedias en el 1603 "La quinta de Florencia" iniciada en 1598, "El vaquero de Moraña" iniciada en 1599 y "La reina Juana de Nápoles" iniciada en 1597.

Cediendo al prestigio europeo de la novela bizantina o de aventuras, Lope de Vega escribe en 1604 "El peregrino en su patria", obra miscelánea que incluye cuatro autos sacramentales con sus loas, prólogos, canciones. En los treinta y tantos poemas que introduce en el relato bizantino, se narran las aventuras de los protagonistas que se entremezclan con poesías y comedias. También en 1604 escribe la comedia "La prueba de los amigos". Fue secretario de varios personajes importantes a partir de 1605. Estuvo al servicio de Luis Fernández de Córdoba y de Aragón, duque de Sessa, relación sustentada en una amistad mutua pero que le atormentaría años más tarde, cuando tomó las órdenes sagradas y el noble continuaba utilizándole como secretario y alcahuete, de forma que incluso su confesor llegaría a negarle la absolución. Entre 1604 y 1647 se publican veinticinco tomos de Partes que recopilan las comedias de Lope, aunque los primeros salieron a la luz sin el consentimiento del dramaturgo. En 1606 escribe la comedia "El gran duque de Moscovia". Termina de escribir en 1608 las comedias "La discreta enamorada" y "Los melindres de Belisa" iniciadas respectivamente en 1604 y 1606. También en 1608 escribe la comedia "Lo fingido verdadero" y ya en 1609 la epopeya "La Jerusalem conquistada" en veinte cantos, como la "liberata" de Tasso, y unas mil octavas reales, centradas en la tercera cruzada; y la comedia de historia extranjera "El duque de Viseo" iniciada en 1608.

A petición de la Academia de Madrid Lope de Vega escribe la obra teórica de carácter capital, en 376 endecasílabos sueltos, el "Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo", donde aparece el Lope renovador en el género dramático. En dicha obra, escrita en verso blanco salteada de pareados para una academia literaria, recomienda Lope sus preceptos a quienes quieren seguir su fórmula dramática. En dicha obra expone sus teorías dramáticas que vienen a ser un contrapunto a las teorías horacianas, expuestas en la "Epístola a los Pisones" y a los preceptos neoaristotélicos. Lope crea el teatro clásico español del Siglo de Oro, con una novedosa fórmula dramática. En dicha fórmula mezcla lo trágico y lo cómico (en consonancia con el autor de "La Celestina"), de ahí la enorme importancia de la figura del gracioso en su teatro y, en general, en todas las obras del Siglo de Oro; se vale de un teatro polimétrico y regulariza el uso de las estrofas de acuerdo con las situaciones y acude al acervo tradicional español para extraer de él sus argumentos, (utiliza el romance cuando un personaje hace relaciones, esto es, cuenta hechos; la octava real cuando se trata de hacer relaciones lucidas o descripciones; redondillas y quintillas cuando se trata de diálogos; sonetos cuando se trata de monólogos introspectivos o esperas o cuando los personajes deben de cambiar de traje entre bambalinas; décimas si se trata de quejas o lamentos y el verso predominante es el octosílabo, algo menos el endecasílabo, seguidos de todos los demás) y rompe las tres unidades que propugnaba la escuela de poética italiana (Ludovico Castelvetro y Francesco Robortello) fundada en la Poética y la Retórica de Aristóteles: unidad de acción (que se cuente una sola historia), unidad de tiempo (en 24 horas o un poco más) y de lugar (que transcurra en un solo lugar o en sitios aledaños). De las tres unidades -acción, tiempo y lugar-, Lope sólo aconseja respetar la unidad de acción para mantener la verosimilitud, y rechaza las otras dos, sobre todo en las obras históricas, donde se comprende el absurdo de su observación. En cuanto a la unidad de acción, las comedias de Lope utilizan el imbroglio o embrollo italiano (contar dos historias o más en la misma obra, por lo general una principal y otra secundaria, o una protagonizada por nobles y otra por sus sirvientes plebeyos). La de tiempo, es recomendable pero no siempre se acata, y hay comedias que narran la vida entera de un individuo, si bien recomienda hacer coincidir el paso del tiempo con los entreactos. Con respecto a la de lugar, no se acata en absoluto. Por otra parte, domina el tema sobre la acción y la acción sobre la caracterización. Los tres temas principales de su teatro son el amor, la fe y el honor, y se encuentra entreverado de hermosos intermedios líricos, muchos de ellos de origen popular (romancero y lírica tradicional). Se escogen preferentemente los temas relacionados con la honra ("mueven con fuerza a toda gente", escribe Lope) y se rehúye la sátira demasiado descubierta. Lope se cuida especialmente del público femenino, que podía hacer fracasar una función, y recomienda "engañar con la verdad" y hacer creer al público en desenlaces que luego no ocurren al menos hasta mitad de la tercera jornada; recomienda algunos trucos, como travestir a las actrices con disfraz varonil, cosa que excitaba la imaginación libidinosa del público masculino y que en el futuro se extendería en el teatro cómico universal como un ardid de guión habitual en la comedia de todos los tiempos: la guerra de sexos, esto es, trastocar los roles masculino y femenino. Mujeres impetuosas que se comportan como hombres y hombres indecisos que se comportan como mujeres.

Lope de Vega en 1609 ingresó en la "Cofradía de Esclavos del Santísimo Sacramento" en el oratorio de Caballero de Gracia, a la que pertenecían casi todos los escritores relevantes de Madrid. Entre ellos estaban Francisco de Quevedo, que era amigo personal de Lope, y Miguel de Cervantes. Con éste último, tuvo unas relaciones tirantes a causa de las alusiones antilopescas de la primera parte del Don Quijote en 1605. Al año siguiente, se adscribió al oratorio de la calle del Olivar.

 

Grabado de Lope de Vega realizado por Isidoro Rosell.

Foto Cervantes Virtual


En septiembre de 1610 Lope se traslada definitivamente a Madrid y compra la casa de la calle Francos -hoy de Cervantes-, en la que vivirá el resto de sus días. También en 1610 escribe las comedias religiosas "La hermosa Ester" y "El divino africano" sobre la vida de San Agustín. En 1611 escribe la comedia religiosa sobre Buda "Barlaan y Josafat" y la comedia "El villano en su rincón" que se funda en estereotipos culturales españoles, sobre la vida rural de Juan Labrador y que desarrolla el tema de "beatus ille". "El villano en su rincón" fue la segunda obra que la compañía Xirgu-Borràs representó en 1935, en el Teatro Español para conmemorar el tercer centenario de la muerte de Lope de Vega. Se había hecho una reimpresión popular de la obra a cargo de Joaquín de Entrambasaguas. Juan Labrador, el personaje central, es un tipo admirable, símbolo de un acendrado individualismo, en contraste con sus hijos, atraídos por el esplendor de los medios cortesanos. Enrique Borràs encarnaba al rústico villano, enamorado de su rincón, donde se sentía rey. El papel de la hija, Lisarda, coqueta, femenina, de estudiada candidez, lo interpretaba grácilmente Margarita Xirgu. La aportación de los romancillos y la canción aceitunera fueron ilustradas por Enrique Casals, director musical del Teatro Escuela de Arte, y dos danzas fueron dispuestas por Rivas Cherif, al que se debía la adaptación.

 

"El villano en su rincón" representado en el Teatro Español de Madrid en 1935, por la Compañía Xirgu-Borràs

Decorados de "El villano en su rincón" realizados por Sigfrido Burmann. Actos I i II.

Colección de escenografia del Institut del Teatro de la Diputación de Barcelona.


También en 1611 escribe la comedia "La discordia en los casados". En 1612 escribe el libro de poesías "Cuatro soliloquios", la comedia "La niña de plata" iniciada en 1607, además de su famosa comedia "Peribáñez y el comendador de Ocaña" que no se publica hasta 1914. Esta obra fue representada en el Teatro Español de Madrid por la compañía Xirgu-Borràs en la conmemoración del tercer centenario de la muerte de Lope de Vega, en 1935. El 17 de mayo de 1962 en el trescientos aniversario del nacimiento de Lope de Vega, Margarita Xirgu dirige "Peribañez y el comendador de Ocaña" con ilustraciones musicales del maestro Jaume Pahissa, en el Teatro Solís de Montevideo. La dilatada vida escénica de Margarita Xirgu le permitió celebrar los dos tricentenarios de Lope de Vega, el de su muerte en España y el de su nacimiento en Uruguay.

También en 1612 escribe otra novela pastoril pero "a lo divino" como es "Los pastores de Belén. Prosas y versos divinos" donde incluye, de nuevo, numerosos poemas sacros dedicados a Carlos Félix, que al poco tiempo muere de unas calenturas. El poeta escribirá una de las más bellas elegías: "Éste de mis entrañas dulce fruto...", pero poco intensa, porque Lope era demasiado vital. Se han catalogado en esta obra un total de 167 poemas de las formas métricas más variadas. En la Navidad de 1932 el Teatro Español presentó un espectáculo de gran belleza plástica, la obra "Nacimiento" representación de textos clásicos ordenados y dirigidos por Cipriano Rivas Cherif. En dicho espectáculo se incluían textos de "Los pastores de Belén". Intervenía toda la Compañía Xirgu-Borràs. Figuras y figurillas de nacimiento fueron encarnadas por cada uno de sus componentes.

Ya en 1962 doña Juana de Guardo sufría frecuentes enfermedades que afectaban a su salud. En este mismo año Lope escribe "Castelvines y Monteses" iniciada en 1606 y basada sobre una novela de Bandelo, utilizada por Shakespeare para su "Romeo y Julieta". En la obra de Lope los amantes terminan casándose y las familias quedan en paz. Es imitado por Tirso de Molina en "Los amantes de Teruel", y por Hartzenbusch en el siglo XIX, en " Los novios de Hornachuelos".

 

Casa madrileña en la que vivió Lope desde 1610 hasta su muerte en 1635.

Foto Wikipedia

 

El llamado Fénix de los ingenios y Monstruo de la Naturaleza por Miguel de Cervantes, renovó las fórmulas del teatro español en un momento en que el teatro comienza a ser un fenómeno cultural y de masas.

En 1613 escribe "La dama boba" y la comedia religiosa "San Diego de Alcalá". El 27 de agosto de 1935, trescientos años después y en el mismo día de la muerte de Lope de Vega, la Compañía Xirgu-Borràs representa "La dama boba", en versión de García Lorca, en un gran festival, en el Teatro de La Chopera del Retiro de Madrid. Como los viejos tiempos de la farándula salió un cómico al tabladillo a decir la loa en honor de Lope. El cómico era Manuel Machado, el cual, terminada la representación, dio a conocer una poesía inédita de Lope descubierta por él. Margarita Xirgu en el papel de Finea, deliciosa en su disimulada astucia del fingimiento cuando llega el amor, y Enrique Borràs, en el de Octavio, estuvieron a la altura de sus mejores interpretaciones. El 28 de agosto, a la mañana siguiente, se representaba "La dama boba" en el Teatro Español y se acababa la temporada en dicho teatro el 8 de septiembre con la misma obra. Margarita Xirgu representó en el Teatro Barcelona "La dama boba" el 10 de septiembre de 1935. El 12 de enero de 1936 Margarita Xirgu actuó en Logroño y el 17 apareció en el teatro bilbaíno Arriaga, con "La dama boba", despidiéndose con esta obra del público español para siempre.

 

Representación de "La dama boba" en La Chopera por la compañía Xirgu-Borrás, el 27 de agosto de 1935.

Fuente: Archivo Fotográfico Santos Yubero.

Foto: ARCHIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID.

Margarita Xirgu protagonista de "La dama boba" de Lope de Vega, en el Teatro Español de Madrid.

Este mismo año de 1613 decide su ordenación como sacerdote, tras la muerte de su esposa Juana Guarda el 13 de agosto al dar a luz a Feliciana, pero su deseo no es cumplido hasta el 24 de mayo de 1614 cuando finalmente se ordena sacerdote. Son fechas de una profunda crisis existencial, impulsada quizá por la muerte de parientes próximos y que le inclina cada vez más hacia el sacerdocio. A esta inspiración responden sus "Rimas sacras" y las numerosas obras devotas que empieza a componer, así como la inspiración filosófica que asoma en sus últimos versos. Las "Rimas sacras", escritas y publicadas en 1614, contienen sin disputa los más bellos sonetos sacros del Barroco. La emoción poética, tan patente, procede de la angustia de sentirse preso en un pasado y vislumbrar al mismo tiempo otros gozos espirituales. Todo lo que fue entrañable y apasionada poesía amorosa se convierte ahora en poesía a lo divino, por decirlo así. Las "Rimas sacras" contienen bellísimos sonetos que figuran en todas las antologías, como: "¿Qué tengo yo que mi amistad procuras?", en el cual se dan cita algún versículo del Cantar de Cantares con Horacio y la experiencia de un Lope amante de Elena Osorio cuando pasaba muchas noches tendido en el suelo de la casa de la amante:

<<Si el cuerpo quiere ser tierra en la tierra
el alma quiere ser cielo en el cielo>>

dualismo irredento que constituye toda su esencia. Las "Rimas sacras" constituyen un libro a la vez introspectivo en los sonetos (utiliza la técnica de los ejercicios espirituales que aprendió en sus estudios con los jesuitas) como devoto por los poemas dedicados a diversos santos o inspirados en la iconografía sacra, entonces en pleno despliegue gracias a las recomendaciones emanadas del Concilio de Trento. Le sorprendió entonces la revolución estética provocada por las "Soledades" de Luis de Góngora y, si bien incrementó la tensión estética de su verso y empezaron a aparecer bimembraciones al final de sus estrofas, tomó distancia del culteranismo extremo y siguió cultivando su característica mezcla de conceptismo, culto casticismo castellano y elegancia italiana. Además, zahirió la nueva estética y se burló de ella cuando tuvo ocasión. Góngora reaccionó con sátiras a esta hostilidad y no dejaba pasar ninguna oportunidad de zaherir a Lope, quien, a su vez, le admiraba y temía. Pero tampoco lo pasaba muy bien con la "nueva poesía", que se había divulgado mucho, Lope planteaba siempre de forma indirecta, aprovechando cualquier rincón de sus comedias para atacar, más que a Góngora mismo, a sus discípulos, modo inteligente de enfrentarse a la nueva estética. En 1614 escribe la obra teatral "Fuenteovejuna" iniciada en 1612. El 23 de marzo de 1935 la Compañía Xirgu-Borràs representó "Fuenteovejuna" en el Teatro Español en conmemoración del tercer centenario de la muerte de Lope de Vega. La obra forma parte de la trilogía del derecho y de la justicia popular del teatro de Lope, junto a "Peribáñez y el comendador de Ocaña" y "Los comendadores de Córdoba". La nueva versión escénica de "Fuenteovejuna" fue ordenada y compuesta, con arreglo al auténtico texto, por Rivas Cherif. Burmann, escenógrafo de la obra, construyó un escenario con elementos arquitectónicos fijos y juego variable de cortinas. Los señores Torner, Américo Castro, Escudero y Bal y Gay, del Centro de Estudios Históricos, contribuyeron a la reconstrucción de una danza de arcos, encontrada en documentos de la época. Paloma Pardo, maestra del Teatro Escuela de Arte, cantaba las seguidillas del baile, que montó con elementos del TEA. Los figurines eran de Victorina Durán y de Miquel Xirgu. No faltó la contribución de Federico García Lorca, que supervisó la realización escénica y la indumentaria. En uno de los ensayos Margarita cambió la palabra "maricones" del texto de la ultrajada Laurencia. Federico, al advertirlo, se fue hacia ella indignado:

-No puedo tolerar que alteres el texto de Lope.
-Yo procuraré justificar el cambio- le dijo la Xirgu.
-Si no respetas lo que Lope ha escrito, no vendré a verte "Fuenteovejuna".
-Si lo dices tal como yo te lo indico, verás cómo el público no se asusta ni protesta. Y así ocurrió!.

 

Enrique Borràs y Margarita Xirgu representando"Fuenteovejuna" de Lope de Vega, en el Teatro Español de Madrid en1935.

Foto ARCHIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID


"Fuenteovejuna" también fue representada por la Compañía Xirgu-Borràs los días 28 y 29 de junio de 1935 en Granada en el Palacio de Carlos V, escenario de las jornadas de arte, dentro del homenaje nacional que se le tributaba a Lope de Vega en conmemoración del tercer centenario de su muerte. El tiempo fue lluvioso y la obra se representó entre relámpagos y truenos. Estoicos, los actores siguieron actuando bajo el aguacero, ante un público imperturbable que usaba las sillas en guisa de paraguas. El 1 de septiembre de 1935 "Fuenteovejuna" fue también representada en el Teatro de La Chopera del Retiro de Madrid. En 1938 Margarita Xirgu interpretó también "Fuenteovejuna" reiteradas veces, en su iniciado exilio. El 20 de enero de 1953 la Xirgu dirigió "Fuenteovejuna", primero en el Teatro Municipal del Parque Rivera y después en el Teatro Solís. Participaron al lado del elenco de la Comedia Nacional, la Banda Municipal de Montevideo, dirigida por el maestro Bernardo Freire López, el Coro Municipal, dirigido por el maestro Kurt Pahlen, alumnos del EMAD y numerosos extras. El 3 de febrero de 1955 Margarita dirigió "Fuenteovejuna" en el Teatro Municipal de Verano del Parque Rivera de Montevideo, marco que prestaba a la representación de masas la grandeza que exigía el ambiente colectivo de la obra, en donde entró la tropa a caballo, para lo que contó con la colaboración del ejército.

Recien ordenado Lope entra enseguida en la carrera de los beneficios eclesiásticos. Por medio del duque de Sessa consigue una "prestamera" en la diócesis de Córdoba y en 1615 solicita una capellanía que instituye en Ávila su antiguo protector Jerónimo Manrique. En octubre de ese mismo año acompaña a su señor en la comitiva que acude a Irún con la infanta Ana de Austria y da escolta de honor hasta Madrid a Isabel de Borbón, la futura esposa de Felipe IV. En 1615 escribe las comedias "El laberinto de Creta" iniciada en 1612, "Los ponces de Barcelona" iniciada en 1610 y "El perro del hortelano" iniciada en 1613.

 

Monumento a Lope de Vega en Madrid, tocado con sotana.

Foto Wikipedia

 

Lope medita profundamente sobre su vida y llega a algunas conclusiones inquietantes en 1616: <<Yo he nacido en dos extremos, que son amar y aborrecer; no he tenido medio jamás... Yo estoy perdido, si en mi vida lo estuve, por alma y cuerpo de mujer, y Dios sabe con qué sentimiento mío, porque no sé cómo ha de ser ni durar esto, ni vivir sin gozarlo...>>. Poco dura la castidad del nuevo sacerdote. Además de la relación con una comedianta "La loca" durante su viaje a Valencia de 1616, Lope tiene el último gran amor de su vida en otra mujer casada, Marta de Nevares, a la que en los textos literarios llamará "Amarilis" y "Marcia Leonarda". Cuando se conocen, la muchacha tiene veintiséis años y el poeta ronda los cincuenta y cuatro. Estos amores sacrílegos se divulgan muy pronto por Madrid y no tardan en aparecer críticas mordaces y sangrientas. Marta, que apenas alcanza los treinta años cuando enviuda, goza, a juzgar por el retrato que nos deja Lope, de una singular belleza de ojos verdes. Lo espiritual no va por detrás de lo físico. "Amarilis" tiene verdadera afición al arte y anima a Lope a proseguir su carrera literaria e incluso a experimentar nuevos géneros que hasta entonces no había cultivado.

Las obras dramáticas de Lope de Vega fueron compuestas sólo para la escena y el autor no se reservaba ninguna copia. El ejemplar sufría los cortes, adecuaciones, ampliaciones y retoques de los actores, alguno de ellos escritores de comedias también. Lope de Vega sólo toma las riendas de la edición de su propia obra a partir de la Parte IX en 1617 y hasta su muerte, cuando tenía en imprenta las partes XXI y XXII. Sus poemas y, desde luego su teatro, disgustaban a los doctos fieles a las doctrinas aristotélicas que vituperaban su fórmula dramática como contraria a las tres unidades de acción, lugar y tiempo. Entre ellos, Cristóbal Suárez de Figueroa, Juan Pablo Mártir Rizo y sobretodo Pedro Torres Rámila autor de una "Spongia" publicada en 1617, un feroz libelo destinado a denigrar no sólo el teatro de Lope de Vega, sino también toda su obra narrativa, épica y lírica. Juzgan despectivamente sus novelas pastoriles; llaman a "La Dragontea" deshonor de España y califican la "Jerusalén conquistada" de pedestre oración. Contra este folleto responden furiosamente los amigos humanistas de Lope de Vega, encabezados por Francisco López Aguilar, que redacta en junio de 1618 una "Expostulatio Spongiae a Petro Hurriano Ramila nuper evulgatae. Pro Lupo a Vega Carpio, Poetarum Hispaniae Principe". La obra contiene elogios a Lope de Vega de nada menos que Tomás Tamayo de Vargas, Vicente Mariner, Luis Tribaldos de Toledo, Pedro de Padilla, Juan Luis de la Cerda, Hortensio Félix Paravicino, Bartolomé Jiménez Patón, Francisco de Quevedo, El Conde de Salinas y Vicente Espinel, entre otros menos conocidos. Animado por estos apoyos, Lope de Vega, aunque asediado por las críticas de culteranos y aristotélicos, prosigue con sus intentos épicos. En 1618 escribe la comedia "El valor de las mujeres" iniciada en 1613. Como escritos apologéticos y doctrinales y cartas, puede abrirse en la obra de Lope un apartado, en el que se incluiría "Triunfo de la fe en los reinos del Japón" publicado en prosa en 1618, sobre hechos acaecidos en las misiones de los jesuitas.

 

Signatura de Lope de Vega.

Foto Wikipedia



Lope de Vega en 1619 escribe el libro de poemas "Romancero espiritual", la comedia mitológica "El vellocino de oro" y el libro de prosas y versos "Justa poética en honor a San Isidro", en la que hace figurar por primera vez a Tomé de Burguillos, el poeta heterónimo burlesco en que se desdoblaba. Tras el "Polifemo" de Góngora, Lope escribe en 1921 la obra denominada "La Filomena con otras diversas rimas, prosas y versos" dedicada a la señora Marcia Leonarda "La Filomena" y atacando a Torres Rámila. Esta obra incluye "Las fortunas de Diana" y "La Andrómeda", y ensaya la novela italiana y la fábula mitológica, tratando de dar la réplica a sus máximos creadores y perpetuos rivales: Góngora y Cervantes. El poema que da título al volumen, se presenta en dos partes distintas en el metro (octavas frente a silvas), el género (narrativa frente a fábula simbólica de polémica literaria) y la intención. Su obra poética usó de todas las formas posibles y le atrajo por igual la lírica popular y la culterana de Góngora, aunque, en general, defendió el "verso claro". También en 1621 escribe la comedia "Amor, pleito y desafío". Por aquellos tiempos su hijo Lope ingresa en el ejército y su hija Marcela la hija de Lucinda, ingresa en 1621 en el cercano convento de las Trinitarias descalzas. Por las mismas fechas, quizá algo antes, Marta de Nevares pierde la vista, lo que será el prólogo de otra serie de desgracias familiares que acometerán al viejo poeta. Entre tanto, Lope trata de acercarse a los nuevos gobernantes. Desde 1621 reinaba Felipe IV y gobernaba don Gaspar de Guzmán, conde-duque de Olivares. A éste y a su hija dedica alguna obra, pero no consigue el favor buscado. El desaire de los poderosos irá engendrando un sentimiento de desengaño y frustración que impregnará sus obras de vejez. En 1622 escribe el libro de prosas y versos "Fiestas en la canonización de San Isidro" y la obra teatral "Amar sin saber a quién" iniciada en 1620.
En 1623 escribe la obra teatral "El mejor alcalde, el rey" iniciada en 1620. En 1924 escribe dedicada también a Marta de Nevares, "La Circe con otras rimas y prosas" que incluye "La desdicha por la honra", "La prudente venganza" y "Guzmán el Bravo" y escribe también "La rosa blanca", blasón de la hija del conde-duque, cuyo complicado origen mítico expone. Lope escribe en 1625 el libro de poesías "Triunfos divinos con otras rimas sacras" dedicado a la condesa de Olivares. También en 1625 escribe la comedia "¡Ay, verdades que en amor!" y la obra teatral "El caballero de Olmedo" aunque según otras fuentes no fue hasta 1926. "El caballero de Olmedo" basada en tiempos de Juan II en los años 1400, es una de sus obras más líricas, a la vez que trágica. Está dividida en tres episodios, que se corresponden con el planteamiento, el nudo y el desenlace. Don Alonso -Caballero de Olmedo- le pide ayuda a su criado Tello para conquistar a Inés, de ese modo Tello entra en contacto con Fabia, dotada de rasgos celestinescos, que ayuda a estos dos para que se "correspondan" y se lleguen a casar. Sin embargo Rodrigo y su hermano Fernando tratarán de impedirlo. Por fatal desenlace, Alonso muere cerca de un arroyo cuando se dirigía a Olmedo, aún siendo avisado por sueños, en manos de Rodrigo, pero Tello pide justicia al Rey, que los condena a muerte.
Lope de Vega en 1626 escribe el libro de prosas y versos sobre temática religiosa "Soliloquios amorosos" y su enamorada Marta se queda ciega en este mismo año. Mientras, viejo y cansado, cuida a Marta de Nevares que sufre ataques de locura, en 1627 escribe el libro de poesías "Corona trágica" en 600 octavas, sobre la vida y muerte de María Estuardo y la comedia "La moza del cántaro". En 1930 Cipriano Rivas Cherif dirigió al "Teatro de Arte Moderno" en el Teatro Romea de Barcelona, la representación de "La moza del cántaro". Margarita Xirgu , desde su palco, asistió a la función y le entusiasmó el tratamiento que Rivas Cherif daba a la obra. Al día siguiente lo invitó a pasar el día en su casa de Badalona, en la calle Santa Madrona 118, y le propuso la dirección de su Compañía.
En 1628 Lope de Vega escribe la comedia "Los tellos de Meneses" iniciada en 1620. Sus últimos años son infelices a pesar de los honores que recibe del Rey y del Papa. Escribe en 1629 el libro de poesías "El laurel de Apolo" casi 7.000 versos en alabanza de escritores y pintores españoles y extranjeros. El poema central que da título al volumen, es el acta de unas cortes del Parnaso.También en 1929 escribe la novela en silvas para las fiestas de fundación del Colegio Imperial "Isagoge a los reales estudios de la Compañía de Jesús". Se conservan, además, casi 800 cartas dedicadas, en su mayor parte, al duque de Sessa, de enorme valor biográfico. Lope de Vega escribe en 1631 las comedias "El castigo sin venganza" y "la noche de San Juan".
En 1632 escribe la novela dialogada "La Dorotea", en la que recuerda sus amores con Elena Osorio. En la obra sigue los pasos de Cervantes, a quien estimaba poco y al que, sin embargo, dice: "no faltó gracia ni estilo". La denomina "acción en prosa", está dividida en cinco actos, y es un largo texto irrepresentable, en la estela de "La Celestina" de Fernando de Rojas, en donde los personajes encubren apenas a los protagonistas de aquellos episodios juveniles. Es la comedia humanística en lengua vulgar. El 7 de abril de este mismo año muere, con poco más de 40 años, Marta de Nevares. El entierro lo paga oficialmente Alonso Pérez, el librero amigo del poeta y padre del discípulo predilecto. En 1633 escribe la égloga "Amarilis" y en 1634 el libro de poesía cómica y filosófica "Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos" que incluye la epopeya burlesca "La gatomaquia" una parodia épica graciosa de 2.811 versos, donde narra las peripecias amorosas de los gatos Marramaquiz, Zapaquilda y Micifuz. En esta obra medita serenamente sobre la vejez y su alocada juventud en romances como las famosas "barquillas", desdoblándose de nuevo en el poeta heterónimo burlesco Tomé de Burguillos. "Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos" es uno de los libros más encantadores y llenos de humor de la poesía española de todos los tiempos. En el prólogo, Lope asegura con gracia haber conocido a Tomé de Burguillos en Salamanca y que "parecía filósofo antiguo en el desprecio de las cosas que el mundo estima". Quevedo, en su "Aprobación", dice: "El estilo es, no sólo decente, sino raro, en que la lengua castellana presume victorias de la latina, bien parecido al que solamente ha florecido sin espinas en los escritos de frey Lope de Vega Carpio, cuyo nombre ha sido universalmente proverbio de todo lo bueno, prerrogativa que no ha concedido la fama a otro nombre". También en 1634 escribe la comedia "Las bizarrías de Belisa" y Lope Félix, hijo suyo con Micaela de Luján y que también tenía vocación poética, se ahoga pescando perlas en la isla Margarita. Su amada hija Antonia Clara, la que tuvo con Marta de Nevares, se fuga de casa secuestrada por un hidalgo, novio suyo, para colmo apellidado Tenorio, lo que lamentará bellísimamente Lope en la égloga "Filis" terminada en 1635. Feliciana, su única hija legítima para ese entonces, había tenido dos hijos: una se hizo monja y el otro, el capitán Luis Antonio de Usategui y Vega, murió en Milán al servicio del Rey. Sólo una hija natural suya, la monja Marcela, le sobrevivió.
Lope de Vega en 1635 termina la égloga "Filis" y escribe la comedia religiosa "La creación del mundo" iniciada en 1631. Lope no deja de escribir hasta cuatro días antes de su muerte. Muchos de los poemas de los últimos tiempos se publicaron póstumamente en "La vega del Parnaso" en 1637, donde se intercalan poesías líricas en varios de sus volúmenes en prosa, se juntan a diversos poemas épicos y se mezclan con prosas y comedias.
El 25 de agosto de 1635 sufre un desmayo que le obliga a guardar cama. Dos días después, el lunes 27, muere en su casa de la calle de Francos de Madrid cuando contaba setenta y tres años. El martes lo entierran solemnemente en la iglesia de San Sebastián. Las honras fúnebres las costea el duque de Sessa y se convierten en un homenaje multitudinario. El funeral acordado por el Ayuntamiento de Madrid fue prohibido por el Consejo de Castilla; la vida irregular que había llevado el poeta le persiguió aun después de muerto. Doscientos autores le escribieron elogios que fueron publicados en Madrid y Venecia. Durante su vida, sus obras obtuvieron una mítica reputación. "Es de Lope" fue una frase utilizada frecuentemente para indicar que algo era excelente, lo que no siempre ayudó a atribuir sus comedias correctamente. Al respecto cuenta su discípulo Juan Pérez de Montalbán en su "Fama póstuma a la vida y muerte del doctor frey Lope de Vega Carpio" -impreso compuesto para enaltecer la memoria del Fénix publicado en 1636- que un hombre vio pasar un entierro magnífico diciendo que "era de Lope", a lo cual apostilló Montalbán que "acertó dos veces". Cervantes, a pesar de su antipatía por Lope, lo llamó "el monstruo de la naturaleza" por su fecundidad literaria, aunque también por tratarse de alguien muy celoso y envidioso.
Juan Pérez de Montalbán afirma en su "Fama póstuma" que Lope de Vega escribió unas mil ochocientas comedias y cuatrocientos autos sacramentales, de las que se ha perdido una gran parte. El propio autor fue más modesto y en sus obras estimó que había escrito unas mil quinientas, lo que puede entenderse incluyendo incluso los autos sacramentales y otras obras escénicas; pero aun así resulta una cifra muy crecida. Para explicarlo Charles Vincent Aubrun ha supuesto que el dramaturgo sólo trazaba el plan y componía algunas escenas sueltas, mientras que otros poetas y actores de su taller completaban la obra; sin embargo los poetas de la época no tenían empacho en declarar su autoría en obras en colaboración de hasta tres ingenios, así que no puede sostenerse ese punto de vista, por más que la fama del autor hiciese prudente ocultar sus ayudas para vender mejor la obra. Rennert y Castro hicieron un serio estudio que concluye que la megalómana cifra anda exagerada y que se le pueden atribuir con firmeza 723 títulos, de los cuales 78 son de atribución dudosa o errada y 219 se han perdido, así que el repertorio dramático de Lope se reduciría a 426 piezas. No obstante Morley y Bruerton, valiéndose, aunque no exclusivamente, de criterios métricos que después se han comprobado muy seguros, estrecharon aún más los criterios y establecieron indudablemente como suyas 316 comedias, 73 como dudosas y 87 que, comúnmente atribuidas a Lope, no son suyas. Otras fuentes le atribuyen 3.000 sonetos, 3 novelas, 4 novelas cortas, 9 epopeyas, 3 poemas y varios centenares de comedias. La lista de comedias notables es ciertamente muy crecida. Pueden citarse además de las ya relacionadas "La discreta enamorada", "El acero de Madrid", "Los embustes de Celauro", "El bobo del colegio", "El amor enamorado", "La esclava de su galán", "La niña de plata", "El arenal de Sevilla", "Lo cierto por lo dudoso", "La hermosa fea", "Los milagros del desprecio", "El anzuelo de Fenisa", "El rufián Castrucho", "El halcón de Federico", "La doncella Teodor", "La difunta pleiteada", "La desdichada Estefanía", "El rey don Pedro en Madrid" o el auto sacramental "El tirano castigado". Aubrun reduce la categoría temática de la comedia lopesca a tres temas: el amor, el honor y la fe. Francisco Ruiz Ramón, sin embargo, prefiere hablar de dramas del poder injusto entre un noble y un plebeyo o un plebeyo y el rey, o el rey y el noble; de dramas de honor y de dramas de amor.
Lope sentía la necesidad de dejar testimonio de sí mismo. Esta pasión, que tanto ha ayudado a sus biógrafos, encierra también sus trampas y peligros. Es evidente que el protagonista no es -no puede ser nunca- un narrador imparcial. Sobre todos los acontecimientos pondrá el filtro de la subjetividad. Pero a esa distorsión debe añadirse otra: Lope gustaba de verse a sí mismo como personaje literario y recreaba su propia imagen según los tópicos del momento, a los que dotaba de una nueva vitalidad y calor. Añadamos a esto que tuvo siempre sus manías y entre ellas se contó el acrecentar el número, en verdad grandísimo, de sus obras y el restar algunos de sus años. Las referencias autobiográficas que dejó en verso y prosa hay que mirarlas al trasluz para adivinar en ellas, no tanto el dato concreto que en ocasiones aportan, cuanto el proceso psicológico que insinúan o esconden. En casi todas sus obras encontraremos la vida invadida por la literatura y, como corolario, la literatura impregnada de vida. Si Ramón Gómez de la Serna dijo de Quevedo que "tenía vocación de muerto", de Lope de Vega pudo decir muy bien que tenía "vocación de vivo". Gran parte de la vida del gran poeta la transformará en poesía. Amigo de Quevedo y de Juan Ruiz Alarcón, enemistado con Góngora y envidiado por Cervantes, su vida fue tan extremada como su obra.

 

Algunos textos han sido extraidos de: "Lope de Vega" Wikipedia y Cervantes Virtual, y de las biografias:"Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu.Una biografía" de Antonina Rodrigo.

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos


volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.