96. GABRIELLE RÉJANE

 

Gabrielle-Charlotte Reju, más conocida como Gabrielle Réjane nació en París el 5 de junio de 1856, fue actriz de teatro y de cinema.

Nació en el número 14 de la rue de la Donane, en un distrito de negocios de París. Perteneciente a una familia relacionada con el teatro -su padre era un comediante retirado-, vivió desde su infancia el ambiente teatral. El padre de Gabrielle con la ayuda de su esposa, fue el dueño del buffet del Teatro Ambigu de la rue Meslay de París. Así fue como la pequeña Gabrielle prácticamente creció en el lobby del Ambigu, donde se le permitió ver todas las obras y fue admitida a menudo en los vestuarios de los intérpretes, ya que todos la conocían y la querían. Le fue inculcado un gran amor por el teatro y después de cada representación, imitaba para su madre las actuaciones que había visto en el escenario. No tenía aun cinco años, cuando murió su padre y la familia pasó a continuación tiempos difíciles. Gabrielle fue enviada a una escuela cercana, dándole su madre un franco diario para cenar sola en un restaurante local, ya que no podía ocuparse de ella. Siempre tuvo cuidado de ahorrar lo suficiente, para comprarse una naranja que luego comía en el Ambigu durante la representación nocturna. Cuando no estaba en la escuela, ayudaba a su madre a complementar los ingresos, como fan aplaudidora en el teatro de la rue Meslay.
Cuando la guerra con Prusia llegó a Francia en 1870, el monarca gobernante Napoleon III fue capturado con todo su ejército en Sedán. Las fuerzas de la República -a raíz de su pérdida- fueron derrotadas rápidamente y Francia capituló. París, que padeció el ataque alemán durante la guerra, vio aún mayor derramamiento de sangre en el período posterior, cuando la revolución socialista de 1871 dio lugar a la efímera Comuna de París que tomó el poder. Para Gabrielle y su madre, la lucha se desarrolló casi a la vuelta de la esquina de su casa, cuando los comuneros erigieron una barricada en la rue de Lorette donde ellas vivían y se intercambiaron disparos desde allí.

Cuando la paz regresó a la ciudad, Gabrielle fue enviada a la escuela Boulet para completar allí su educación. En la graduación, se le ofreció un puesto en la escuela y por el momento aceptó dar clase a los niños más pequeños. Pero soñaba con ser actriz y lo argumentaba sin cesar a su madre, que estaba muy a favor de que continuase como maestra de escuela. Su madre al final no pudo parar sus objeciones, y por medio de contactos con otras madres, con un amigo de un amigo, organizó la entrevista de su hija con el legendario actor Regnier, recientemente jubilado. Regnier trató de disuadirla de su objetivo, pero fue conmovido de tal manera por su resolución que consintió tomarla por dos meses, a condición de que ella se comprometiera a renunciar a sus aspiraciones de ser actriz, si al final de este tiempo él le demostrara que el teatro no se había hecho para ella. Terminado el plazo quedó en evidencia que si el teatro era para ella y Regnier utilizó toda su influencia para conseguir una beca bajo su tutela, en el Conservatorio de París. Gabrielle en esta época para ayudar a pagar sus gastos, dio lecciones de elocución por cuenta propia.

En 1874 Gabrielle ganó el segundo premio de comedia en su graduación, con lo cual la principal crítico de teatro parisino, Francisque Sarcey, denunció que había sido pasada por alto para el máximo premio que se merecía. Con dicha publicidad a su favor, tuvo pocas dificultades en obtener su primer ingreso en la Compañía del Teatro Vaudeville, a la que perteneció hasta 1882.


Gabrielle Réjane retratada por Félix Nadar.

Foto Wikipedia

 

Su primer gran éxito le llegó ese mismo año al pasar al Ambigu, interpretando "La Glu" de Jean Richepin. Aunque todavía no ha sido reconocido, al parecer en 1882 Gabrielle también firmó un contrato de tres años con el Sr. Bertrand en el Teatro Varietés. Fue una unión fortuita, y pronto el nombre de Gabrielle Réjane fue conocido en todo París. Ya no era un problema encontrar compromisos para ella, sino más bien elegir cuáles de los muchos que le ofrecieron le interesaban realmente. En 1883 obtuvo un gran éxito en su papel de Adrienne en la obra "Ma camarade" de Henri Meilhac, en el Teatro Varietés de París.

 

Gabrielle Réjane en su papel de Adrienne en la obra de Henri Meilhac "Ma Camarade", en el Teatro Variétés de Paris, 1883.

Foto Wikimedia

 

Pronto Gabrielle Réjane se hizo famosa como actriz emocional de raros registros, sobre todo protagonizando en el Teatro Varietés obras como: "Décor", la comedia en tres actos "Ma cousine" de Henri Meilhac, el drama en tres actos "Amoureuse" de M. Georges de Porto-Riche, la comedia en cuatro actos en prosa "Trains de Luxe" de Abel Hermant, interpretando a Cécile Bellanger en "L'Amazone" de Henry Bataille y el vodevil en cuatro actos "Lisístrata" de Maurice Donnay, adaptación de la obra de Aristófanes. Gabrielle Réjane interpretó también con gran éxito el papel de Germinie en la obra de los hermanos Goncourt "Germinie Lacerteux", estrenada el 23 de diciembre de 1888 en el Teatro Odeon, con puesta en escena debida a Porel y que tuvo problemas con los censores, por lo que los Goncourt realizaron una petición a la cámara de diputados, pidiendo la supresión de la Comisión de Censura para siempre. Sobre Gabrielle Réjane la prensa de la época afirmaba: <<El orientalismo extraño de su personalidad, la brujería de su cara, la gracia de su movimiento, el descuido libertino y la desigualdad de sus métodos y modales, hacen que ella sea una belleza creada por los artistas, antes de que sus comedias y dramas sean escritos>>.

 


Retrato de Gabrielle Réjane realizado por Félix Nadar
.

Foto Wikimedia


En 1892 se casó con Paul M. Porel, el director del Teatro Odeon de París. En este mismo año representó la controvertida obra "Sapho" de Alfonse Daudet. En "Sapho" la Réjane tenía toda la brutalidad, todo el calor pegajoso de la carne; el vicio serio, es decir el vicio más la pasión. Sus ojos sórdidos, glotones e instruidos, en los cuales todas las pasiones y todos los vicios habían encontrado una jerarquía, hablaban su propia lengua, casi sin la necesidad de palabras. Su cara entera sufría, se regocijaba, mentía, se desesperaba, con una sinceridad acogedora que cortaba más bruscamente que cualquier énfasis. Podía ser vulgar, como la naturaleza es vulgar: tenía todos los instintos del animal humano, de la mujer a quien el hombre nunca civilizará. En "Sapho", fue una mujer que se flagelaba antes de que su amante como penitente, se flagelara ante Dios. La emoción que interpretaba, la poseía como una fuerza ciega. El arte de la Réjane aceptaba las cosas como eran, sin selección o corrección; a diferencia de la Duse, que escogía solamente aquellos caminos en que ella sería natural. Donde Sarah Bernhardt arreglaría la emoción por algún efecto artístico, donde la Duse purgaría la emoción de todos sus atributos por alguna nobleza fundamental, la Réjane tomaba las cosas tontas y sucias como eran. ¿Y no es quizás esto, el mérito supremo de la interpretación?
El mayor éxito de su carrera llegó en 1893 al protagonizar el papel de Catherine en la comedia "Madame Sans-Gene" de Victorien Sardou. La obra relata que durante la Revolución Francesa, Catherine Hubscher -nacida en el alto Rhin en 1753- era una lavandera de París que lavaba la ropa de Napoleón I cuando éste sólo era un teniente. Casada con el sargento François Joseph Lefevre, Catherine y su marido llegarán a ser duques de Dantzig. En "Madame Sans-Gene" ("La señora sin vergüenza") hay una comedia brusca e instantes de patetismo, sorpresas del poder y riqueza original de un humor espontáneo y delicioso, pero apenas fue una oportunidad para la exhibición de los mejores dotes de Gabrielle Réjane. Las mujeres didácticas y malhumoradas de Ibsen, con sus miedos y silencios espantosos, sus sufrimientos tempestuosos y alegrías fingidas, dieron mejor juego posteriormente a las posibilidades calidoscópicas de la Réjane.
Con "Madame Sans-Gene", inició su primera gira al extranjero, primero a Nueva York y en 1894 a Londres. Fue recibida con entusiasmo en ambas capitales, por lo que se convirtió en una indudable estrella internacional tan famosa como en París. Su popularidad siguió en ambos lados del Atlántico y en años posteriores protagonizó obras en ambos países, siendo particularmente exitosa la representación de "La passarelle" de Fred de Gresac, la obra original de "The marriage of Kitty" de Marie Tempest.

 

Retrato de Gabrielle Réjane.

Foto Stagebeauty

 

Fueron aplaudidas también, sus representaciones de la comedia en un acto "Lolotte" de Meilhac y Halévy, la comedia en cuatro actos "La douloureuse" de Charles Maurice Donnay, la comedia en cuatro actos "La robe rouge" de Eugène Brieux dirigida contra las injusticia de la ley, "L'hirondelle" de Dario Niccodemi, la comedia en tres actos "La parisienne" de Henry Becque en 1893, la comedia en tres actos "La petite marquise" de Meilhac y Halévy basada en el original de Victorien Sardou "Divorcons", el drama feminista "Maison de poupée" de Henrik Ibsen en 1894, la adaptación de la novela "La dame aux camelias" de Alexandre Dumas hijo interpretando a Margarita Gautier e "Incognito" de Sacha Guitry. Desde 1895 realizó varios viajes que le llevaron a Bélgica, Dinamarca, Alemania, Rusia, Rumanía, Austria, España, Portugal, Inglaterra, Italia y América del Sur, contratada en estos países hispanoamericanos -como más tarde hizo con Margarita Xirgu- por el empresario teatral de Buenos Aires, Faustino da Rosa.
El matrimonio Réjane-Porel tuvo dos hijos, una hija llamada Germaine y un hijo llamado Jacques (según otras fuentes, su único hijo). Sin embargo tuvieron problemas en la relación matrimonial, separándose por un tiempo y conciliándose en 1899 por el bien de los niños. En 1903 Gabrielle inició el procedimiento de divorcio contra Porel, aunque por segunda vez pudo ser posible la reconciliación, pero en esta ocasión la ruptura ya fue permanente y la relación se hizo cada vez más áspera. Porel demandó a su esposa, alegando violaciones de contrato en sus compromisos con el Teatro Vaudeville, prohibiéndole trabajar con los demás directores de teatro de París y retirando la autorización que le había dado en 1895, para firmar contratos ella sola sin su consentimiento. Todo ello le conllevó a que tuviera dificultades para encontrar trabajo en París, respondiendo a esta situación con el alquiler de su propio teatro, el Teatro Réjane, en el que representó sus propias producciones. En 1900 protagonizó la película "Madame Sans-Gene" basada en la obra teatral. Finalmente el matrimonio se disolvió en 1905, tras lo cual recorrió Quebec. Este mismo año fue invitada a Nueva York para recitar a Racine en un gran baile celebrado en el Sherry's, escandalizando a todo el público por bailar un can-can encima de una mesa, con total descaro.

 


Retrato de Gabrielle Réjane.

Foto Stagebeauty

 

En noviembre de 1904 representó en Nueva York la comedia lírica en cuatro actos "Zazá" de Pierre Berton y Charles Simon, en la que obtuvo un éxito supremo al representar la historia de una cantante de provincias de cafe-concerto, que se enamora de Albert Dufrene, un hombre casado perteneciente a la burguesía parisina y al que finalmente termina renunciando, para no destrozar su vida familiar. La escena del primer acto en que Zazá se desnudaba -Réjane, la actriz mejor vestida de todo París- cuando seducía a Dufrene, fue motivo de numerosos y controvertidos artículos en la prensa americana.
Sus espectadores recordaban pequeños detalles acogedores, en los cuales la sombra de algún impulso de dominación, daba una belleza sombría a lo que era común o feo. Al representar la desesperación de una mujer cuyo amante la abandona, lo hacía con un movimiento, se limpiaba tan sólo la nariz. Réjane, en "Sapho" o en "Zazá", era la mujer desnuda y desvergonzada, que gustaba y sufría con todos sus nervios y músculos. Más que cualquier actriz era el animal humano sin disfraz y sin evasión; con todos los instintos, todos los gritos y movimientos naturales. Hablaba la lengua de los sentidos, no más. Su interpretación recordaba como los sentidos hablan, en una mujer callada ignorante y enamorada. En 1910 Margarita Xirgu debuta con gran éxito en el Teatro Tívoli de Barcelona, donde estrena "Zazá", obra muy conocida en Barcelona ya que la habían interpretado antes grandes actrices como la misma Gabrielle Réjane, las italianas Mariani y Tina di Lorenzo y la española Rosario Pino. También en 1913 al principio de la primera gira americana por Argentina, Chile y Uruguay, Margarita Xirgu representó "Zazá" en las Palmas de Gran Canaria y a mitad del primer acto, se escucharon protestas en la sala por la inmoralidad de la protagonista, la Xirgu paró la representación y dijo: <<Señoras, ¡esperen a ver el resto de la obra!>> ya que el final ejemplar tranquilizaría los ánimos. En consecuencia prometió no volver actuar en Canarias y así lo hizo.

En 1906 adquirió el Nouveau-Théâtre de Lugné-Poë en la rue Blanche de París, empresa que rebautizó con el nombre de Théâtre Réjane. Más tarde, recibió el nombre de la Porte Saint-Martin, para volver después a llevar su nombre. En 1908 protagonizó el film "Britannicus", en 1909 recorrió Sudáfrica y en 1911 regresó a América para hacer una versión cinematográfica de su mayor éxito: "Madame Sans-Gene". Fue contratada por la misma empresa que había contratado a Sarah Bernhardt para el mismo propósito, y la película que hicieron tuvo de un gran éxito. Algunos distribuidores de cine pagaron un exceso de 2.000 dólares por los derechos de mostrarla en pantalla.

 

Retrato de Gabrielle Réjane.

Foto Stagebeauty

 

En el Théâtre Réjane representó entre otras la obra "L'oiseau bleu" de Maurice Maeterlink en 1911 y volvió a representar, como en años anteriores y con el mismo éxito, "Madame Sans-Gene". Dotada de una gran inteligencia, gozaba de una espiritualidad, de una expresividad y de unas dotes creadoras que le permitieron representar todo tipo de personajes. Su elegancia y distinción, su figura esbelta y su gracia picaresca, favorecieron el que actuara en papeles muy diferentes. Con sus interpretaciones contribuyó a encumbrar el teatro francés de su tiempo. Gran número de autores teatrales, sobre todo parisinos, confiaron sus obras a Réjane, como entre otros Musset, Daudet, Donnay, Lemaitre, Wolf, Brieux, Hervieu, Bataille, Capus, Veber, Bernstein y Sacha Guitry. Fue una atractiva mujer, pero nunca de una belleza especial, alcanzado la grandeza a través de su enorme talento y determinación para obtener éxito. Fue una personalidad, que habló sin cesar, interrumpiendo a sus compañeros con brillantes comentarios y desviando la seriedad con encanto, ocurrencia o graciosa observación.

A principios de noviembre de 1912, Margarita Xirgu emprende viaje a París en compañia de Salvador Vilaregut , según condición contractual que impuso antes de iniciar su primera gira a América del Sur. El viaje de ida fue un poco accidentado, porque el tren descarriló en la madrugada sin que, por fortuna, se tuvieran que lamentar desgracias personales. El empresario que la contrató, Faustino da Rosa, le esperaba en la estación de París junto con Dario Niccodemi-el autor de "El aigrette" - y Enrique Gómez Carrillo el traductor de esta comedia, que Margarita Xirgu había estrenado durante la gira por las Américas. La Xirgu se aloja en el lujoso Hotel Scribe, en el corazón de la capital francesa. Faustino da Rosa le abre las puertas al mundo teatral y Margarita se relaciona con algunos de los actores y autores de la escena parisina: Paul Gavault que amable y modesto la saludó; Robert de Flers de quién había estrenado varías comedias, y quien le reserva un palco para asistir a la Comédie Française a una representación de "Primerose", saludando en un de los intermedios y agradeciéndole amablemente que hubiera interpretado sus obras "Le roi", "Miquette et sa mère" y "El asno de Buridan"; Maurice Donnay que la invita a una de sus premières; Paul herniado le envió una invitación para presenciar el ensayo general de "Bagatelle", también en la Comédie Guitry la invitó a comer y Henry Bernstein que le ofrece la oportunidad de asistir a los últimos ensayos de "Après moi". En el foyer conoce a artistas de la Comédie-Française y a los principales actores y pensionarios de la compañía: madames Bartet y Blanche Piernos y messieurs Grand, Le Bargy y Jules Clateric, el administrador de la Casa de Molière. En la noche de su llegada a París, Margarita Xirgu pasó a saludar a Gabrielle Réjane en uno de los intermedios en la Comédie Royale. Tras la función, la Xirgu y la Réjane fueron a cenar juntas y pudieran tener un tiempo valioso para hablar de su arte y de su pasión compartida.
Margarita tuvo especial interés en asistir a la representación de "Salomé" de Oscar Wilde en el Théâtre de l'Opéra interpretada por Mary Garden. Le entusiasmó mucho ver Lucien Muratoriano interpretando Herodes con tanta perfección y belleza. La presentación de "Salomé" le gustó tanto que la tomó como modelo para su tournée y encargó unos decorados similares. De vuelta de París, en una entrevista que le hizo Romà Jori en "La Publicidad" el 15 de noviembre de 1912, Margarita Xirgu declaró su fascinación por la ciudad más bella del mundo y, al preguntarle sobre su estancia en la capital francesa, sonrió y cerró los ojos, como si aún estuviera saboreando el impacto que le había producido: <<Estoy aturdida. Me ha parecido todo un sueño. Me dirigía a París llena de esperanzas pero la realidad las ha superado>>. El mejor recuerdo de París era el trato cariñoso y espléndido que le dispensó Madame Réjane, una mujer muy <<espiritual>> y una artista soberbia, de la que Margarita Xirgu admiraba la naturalidad con que actuaba: <<Dice la mayor de las procacidades con la más encantadora sencillez>>. La Xirgu explicó que su homóloga francesa ejerció de cicerone y se deshizo en atenciones: <<No me abandona un solo momento. Me acompaña en casa la corsetera. Para vestirse bien lo primero que se requiere es un buen corsé. Y una artista de teatro, más que otra mujer, necesita de un corsé ideal, que cumple con la doble misión de dar forma escultural el cuerpo y dejar en libertad el pecho para poder respirar en Nuestras anchas. Un suspiro, en escena, tiene que llegar libre hasta las más elevadas galerías. Nada de opresión. Estos son los consejos de Madame Réjane y Según estos consejos me confeccionan los corsés. Cada corsé se objetivo de un detallado y detenida estudio. Constituye una obra maestra. Una vez cumplido ese cometido, pasamos en casa de Mme. Lucile, la modista inglesa de mayor fama de París, en la rue de Ponthiérre. Madame Réjane me asesor en la elección de treinta toilettes (...) Las que requiere cada obra>>. En enero de 1913, Margarita Xirgu volvió a París para probarse los vestidos y recoger los abrigos, los gorros y los corsés que había encargado.

Gabrielle Réjane siguió apareciendo regularmente en el escenario hasta su jubilación en 1915. En 1916 protagonizó el film "Alsace [Madame Obey]". Dirigió el Théâtre Réjane hasta 1918, año en el que el productor Léon Volterra le compró el teatro, dándole el nombre actual de Théâtre de Paris. Junto con su gran rival, Sarah Bernhardt, sirvió de modelo para el personaje de la actriz "Berma" de la novela de Marcel Proust "En busca del tiempo perdido". La esencia de su francesa vivacidad y animada expresión, parecía concentrarse en Madame Réjane cuando actuaba y convertirse en su rival en las obras que había hecho suyas.
En 1920 protagonizó el film "Miarka, la fille à l'ourse". Vivía en Asnières-sur-Seine, en villa Davoust 24, y recibió en febrero de este, año en reconocimiento a su carrera, el nombramiento de Caballero de la Legión de Honor con cinta roja, que le fue entregado por el Presidente francés Paul Eugène Louis Deschanel en un almuerzo ofrecido en su honor, en el vestíbulo del Théâtre Réjane. En marzo de 1920, casi a los 64 años de edad, fue víctima de un ataque de corazón, como una complicacion derivada de su neumonía. Fue enterrada en el cementerio de Passy, al lado de su marido y de sus parientes. En el lugar donde vivió, se ubica hoy la escuela maternal elemental Réjane.


Algunos textos han sido extraídos de "Gabrielle Réjane" Wikipedia y Stagebeauty


XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.