103. GERHART HAUPTMANN


 

Gerhart Johan Robert Hauptmann nació el 15 de noviembre de 1862, en Obersalzbrunn, Silesia (Prusia), la actual Szczawno Zdrój en Polonia; fue novelista, dramaturgo y un poeta alemán.

 


Casa donde nació Gerhart Hauptmann en Bad Salzbrunn (Szczawno Zdrój).

Foto Wikipedia

 

Desde la escuela de su ciudad natal, pasó a Breslau -la actual Wroclaw en Polonia- dedicado al estudio de la escultura y después fue enviado a aprender agricultura a la granja de su tío Jauer. Como no le gustaba este tipo de vida, volvió pronto a Breslau intentado convertirse en escultor, de donde pasó a Dresde. De ahí fue a estudiar filosofía y ciencias naturales a la Universidad de Jena, donde decidió dedicarse a escribir.

 

Gerhart Hauptmann.

Foto Wikipedia

 

Pasó la mayor parte de los años 1883 y 1884 en Italia. Llegó a Italia después de un largo viaje marítimo descrito posteriormente en "La aventura de mi juventud" de 1937, con la secreta intención de marchar luego a Grecia, meta ideal de cualquier alemán fascinado por el clasicismo; en Nápoles, sin embargo, creyó haber hallado una abundancia de arte griego susceptible de justificar una estancia, que luego continuó en Roma. Una enfermedad infecciosa le hizo regresar a Alemania; tras algunas tentativas inciertas en el campo épico-poético, advirtió su vocación de dramaturgo bajo la influencia directa de los inspiradores del naturalismo alemán Amo Holz y Johannes Schlaf.

En mayo de 1885 Gerhart Hauptmann se casó con Marie Thienemann y se estableció en Erkner, un suburbio de Berlín. Este mismo año escribió la novela en verso "Romethidenlos".

 

Villa Lassen en Erkner, Berlín, donde vivió Hauptmann y su esposa Marie Thienemann.

Foto Wikipedia

 

A Hauptmann le influyeron enormemente las obras realistas del dramaturgo noruego Henrik Ibsen, y tras experimentar con distintas formas literarias, como la narración con la novela corta "El guardabarreras de Theil" (Bahanwärter Thiel) de 1888, también eligió el teatro como principal medio de expresión. El primer drama de Gerhart Hauptmann, escrito en 1889, fue "Antes del amanecer" (Vor Sonnenaufgang) y fue representada en el Teatro Lessing de Berlín, la Verein Freie Bühne, cuatro años más tarde el 20 de octubre de 1893. Hauptmann compartió la preocupación de Ibsen por los problemas sociales, haciendo un retrato realista de las luchas de la clase obrera. La obra basada en la degeneración alcohólica, describe la desintegración moral de un grupo de familias campesinas que se han hecho ricas de repente al descubrirse carbón en sus tierras. En su preocupación por los factores del entorno y de la herencia que condicionan la vida del individuo, la obra fue el primer ejemplo de teatro naturalista en la literatura alemana moderna. Gerhart Hauptmann era, entonces, socialista y su héroe lo dice sin dudar ni matizar: lanza su diatriba contra los parásitos que viven del sudor ajeno, los criminales premiados en la guerra, el cristianismo vuelto religión de Estado, ... Ha sufrido la miseria, como hijo de un obrero. La denuncia. Pero, ay, cuando debe huir con la mujer amada, la abandona, sabiendo que ella pertenece a una familia de enfermos hereditarios y que sus hijos podrán salir deformes o tarados. Aquí vuelve a obedecer a la ciencia y a someterse al credo abstracto de los naturalistas. Estas vacilaciones acompañarán a Hauptmann y a ciertos seguidores del pensamiento antiburgués. Los seres humanos expuestos en su obra están inseparablemente transferidos a sus impulsos y su medio, de tal forma que no les queda ninguna libertad de decisión; son criaturas que sufren sin rebelarse, víctimas de oscuras potencias; han perdido la fuerza para regirse a sí mismas, y parecen desgobernadas. Gerhart Hauptmann combinó el estudio del ambiente, el empleo de formas dialectales, la presentación de casos más o menos patológicos y representó la figura más alta del naturalismo alemán, ya que alcanzó la creación de una obra que logra describir las situaciones exacta y fielmente, de cuya matriz surge una literatura intensa y obsesionante. Centrándose en su propio sufrimiento, Hauptmann se transformó en el anatomista de la feneciente sociedad burguesa. En la obra de Hauptmann se puede observar una ética de la compasión social, apoyada en un sentimiento de ecos cristianos, dando al naturalismo la profundidad de que careciera en sus inicios. Por ser el principal representante del movimiento naturalista, conquistó la enemistad de los críticos ortodoxos y el apoyo entusiasta de los escritores alemanes jóvenes.

En 1890 escribió "Des Friedensfest" y en 1891 "Almas solitarias" (Einsame Menschen), drama del hombre aislado en un pequeño ambiente burgués provinciano. El drama en 5 actos fue traducido al catalán por Oriol Martí, llamándose "Ànimes solitàries" y fue estrenada dicha versión, en Barcelona, en 1906. En 1891 Gerhart Hauptmann se retiró a Schreiberhau, en Silesia, siguiendo mostrando una profunda preocupación por la vida de las clases más desfavorecidas. El destino de un grupo de tejedores en Silesia en 1844, fue el núcleo de su obra más importante, "Los tejedores" (Die Weber) de 1892. En este drama de protesta social, introdució un nuevo enfoque literario: para presentar el conflicto hizo protagonista de la obra a la colectividad de los campesinos marginada y explotada, y no a un individuo. En ella se narra el levantamiento de los obreros del ramo textil contra los empresarios capitalistas, desempleados y hambrientos por la brusca introducción de las máquinas en la cadena productiva. La audaz obra dramática de masas, mereció incluso la aprobación de Tolstoi y dio lugar a una producción todavía hoy representada con fortuna, en los escenarios de los teatros de izquierda. La representación de esta obra estuvo prohibida en Alemania, lo que consolidó aún más la fama de Hauptmann. En 1894 se popularizó la obra, fuera de Alemania, con el "Teatro Libre" de Antoine, el famoso actor parisién. Aquella obra fue la consagración de su fama como naturalista de la escuela del "Germinal" de Zola. El drama en 5 actos fue traducido al catalán por Carles Costa y Josep Maria Jordà, llamándose "Els teixidors de Silèsia" y fue estrenada dicha versión, en Barcelona, en 1909.

 

"Los tejedores" por Emil Orlík.

Foto Wikipedia

 

De los siguientes trabajos de Hauptmann cabe mencionar las comedias "El colega Crampton" (Kollege Crampton) de 1892 y "La piel de castor" (Der Biberpelz) de 1893, una comedia de ambiente que satirizaba a los oficiales prusianos de la Alemania imperial y cuya protagonista es una astuta y simpática mujer del pueblo, que logra inducir a error a cuantos la conocen, singularmente a quienes se juzgan superiores a ella. Gerhart Hauptmann abandonó pronto el teatro naturalista puro. En "La ascensión de Hannele" (Hanneles Himmelfahrt) de 1893, combinó elementos naturalistas con una versificación más romántica y muy simbólica. El drama de ensueño en dos partes, fue traducido al catalán por Carles Capdevila, llamándose "L'ascenció d'Hannele Mattern" y fue estrenada dicha versión, en Barcelona, en 1908. En 1895 Hauptmann escribió el drama histórico fantástico, de carácter expresionista-simbolista, "Florian Geyer" que con el gran número de personajes y la misma amplitud del episodio -que no permitió centrarlo en torno a un protagonista- impidió el franco éxito de la obra. En 1896 escribió el drama "Elga", una obra de hadas. De la tendencia hacia el romanticismo da plena cuenta su obra de teatro en verso, "La campana sumergida" (Die Versunkene Glocke) de 1897, subtitulada, sugestivamente "una fábula dramática alemana". Se trata de una fantasía simbólica y casi mística de las dificultades de un artista, es una obra que se desplaza hacia el espacio del arte en la sociedad y los poderes regenerativos del artista. Es una parábola sobre la vuelta a los orígenes populares y nacionales del pueblo alemán, por medio del fundidor de campanas que entra en contacto con el mundo de las fábulas folclóricas. Quiere fundar una nueva religión y fundir para ella una campana que reproduzca el sonido ideal que cree escuchar en sueños, el de la "campana sumergida". La empresa fracasa: ninguna campana real puede confundirse con la otra. La obra consagró en todo el mundo la celebridad de Gerhart Hauptmann y fue objeto de diversas adaptaciones musicales, entre ellas la del italiano Respighi.

Margarita Xirgu estrenó el 1 de febrero de 1908, en el Teatre Romea de Barcelona, durante el tercer período del Teatre Íntim de Adrià Gual, el märchendrame "La campana submergida", rondalla dramática en 5 actos con traducción al catalán de Salvador Vilaregut e ilustrada musicalmente por Jaime Pahissa. A finales del mes de abril se celebró una función en beneficio de Margarita, una vez más con la representación de "La campana submergida", junto con V. Daroqui, A. Galcerán, R. Tor y A. Antigua. El éxito de la joven Margarita eclipsó todos los precedentes. Los críticos señalaban que, en cada estreno, descubría a los espectadores una nueva dimensión de su rica personalidad. Destacada intervención fue la de Jaume Borràs, que dio réplica a Margarita en el drama de Hauptmann.

 

Margarita Xirgu protagonizando "La campana submergida".

Foto Institut Amatller d'Art Hispanic. Arxiu Mas.

 

En 1898 retornó al drama realista pero ya con otra dirección: la del estudio de costumbres. En vez de preocuparse únicamente por los problemas sociales, describió los efectos de la corrupción moral en el individuo. Así persisten todavía motivos en el fondo vinculados al naturalismo en "El carretero Henschel" (Fuhrmann Henschel), una tragedia del hombre traicionado y en la que desarrolló el trágico tema de los individuos destinados a ser destruidos por sus propias deficiencias innatas, en una historia relacionada con el pasado de Silesia. El drama en 5 actos fue traducido al catalán por August Pi i Sunyer, llamándose "L'ordinari Henschel" y fue estrenada dicha versión, en Barcelona, en 1908.

Su producción, amplísima, proporcionó un inmenso caudal de conocimientos sobre la Alemania de su época. En 1900 escribió los dramas "Michael Kramer" en la que a pesar de su prédica moralista, el pintor que protagoniza la obra no puede evitar que su hijo se hunda en el vicio y en el delito, hasta un final suicida y "Schluck und Jau". En 1901 Hauptmann se trasladó a Agnetendorf y escribió la comedia "Der rote Hahn", en 1902 el drama "El pobre Enrique" (Der arme Heinrich) y en 1903 otra tragedia relacionada con el pasado de Silesia "Rosa Berndt" (Rose Berndt), en que persisten motivos en el fondo vinculados todavía al naturalismo. Este drama en 5 actos, fue traducido al catalán por Martí Alegre y Marc Jesús Bertran y fue estrenada dicha versión, en Barcelona, en 1909.

El 13 de marzo de 1909 Margarita Xirgu estrenó, en el Teatre Principal de Barcelona, "El pobre Enric", leyenda germánica en 5 actos con traducción al catalàn de Marc Jesús Bertran. La Xirgu interpretando a Ottegebe, obtuvo un sonado éxito de público y crítica.

 


Margarita Xirgu caracterizada de Ottegebe en "El pobre Enric", en 1909.

Foto: Fondo Margarita Xirgu del Institut del Teatre de la Diputació de Barcelona.

 

La vida matrimonial de Hauptmann resultó difícil y en 1904 se divorció de su mujer. Este mismo año se casó con la actriz y violinista Margarett Marschalk con quien había tenido un hijo, cuatro años antes. Al año próximo, su segundo matrimonio sufrió una crisis por un asunto con una joven actriz austriaca de 16 años, Ida Orloff -ó Orlov, pseudónimo de Ida Siegler von Eberswald- que conoció en Berlín cuando actuaba en una de sus obras, "La ascención de Hannele". Ida Orlov fue la musa de Hauptmann en varios de sus dramas posteriores. Así en 1905 escribió el drama "¡Y Pipa baila!" (Und Pippa Tanzt). Constituyó una característica del dramaturgo, el traslado, a la escena o a las novelas, de algunos acontecimientos de su vida, como por ejemplo el litigio matrimonial con su primera esposa y su posterior vínculo conyugal. Escribió los dramas "Gabriel Schillings Flucht" en 1906, "Die Jungfern von Bischofsberg" en 1907, "Kaiser Karls Geisel" en 1908 y "Griselda" en 1909.
Junto a la gran mole de sus creaciones teatrales figuran numerosos textos en prosa y poesía. El misticismo poético caracterizó muchas de sus obras posteriores como "El loco en Cristo, Emanuel Quint" (Der Naer in Christo Emanuel Quint) de 1910. Es una novela en donde Hauptmann reúne varios motivos recurrentes, como lo son el ambiente silesio, la crítica de la sociedad burguesa, la ingrata vida de los humildes y la nostalgia del renacimiento de la caridad y la esperanza cristianas. Una novela que tomó como punto de partida la propia vida de Nuestro Señor Jesucristo. Vida maravillosa que repite la religiosidad del joven hijo de un carpintero saqueado por la fe. Emanuel es seguido por unos remedos de discípulos fanáticos, y es reñido, deshonrado y por último encarcelado, transformándose en un mártir de una época forjada a espaldas de Dios. Por fin, Emanuel renuncia a su misión y muere solitario en las montañas. Esta novela es sumamente importante y, a la vez, contradictoria, ya que termina por reflejar el conflicto personal de Hauptmann, de hecho, es el conflicto de todo un momento en la historia de Alemania: la oposición entre el intelectualismo positivista y el anhelo religioso.

En 1911 escribió "Die Ratten" y en 1912 Gerhart Hauptmann fue galardonado con el premio Nobel de Literatura "por su fructífera, variada y sobresaliente producción de género dramático". Este mismo año escribió la novela "Atlantis" y el drama "Peter Brauer". Escribió también los dramas "Festspiel in Deutschen Reimen" para un festival en 1913 y "Magnus Garbe" en 1914, cuya segunda versión apareció en 1942. Durante la Primera Guerra Mundial, Hauptmann fue un pacifista. En este período de su carrera escribió varias obras sombrías e históricas alegóricas, como "Der Bogen des Odysseus" en 1914, "Der Weisse Heiland" entre 1912 y 1917 y "Winterballade" en 1917. Después de la Guerra, su capacidad, claramente disminuyó. En 1918 siguió con el misticismo poético en la novela corta "El hereje de Soana" (Der Ketzer von Soana) y en 1921 en "La isla de la gran Madre" (Die Insel der Grossen Mutter). En 1920 escribió el drama "Indipohdi", en 1921 la novela en verso "Anna", entre 1921 y 1926 el drama "Herbert Engelmann", en 1923 la novela "Phantom" y en 1924 la novela en verso "Die Blaue Blume".

 

Gerhart Hauptmann en 1914, a los 52 años de edad.

Foto Wikipedia

 

Escribió dos obras que fueron similares a sus tempranos éxitos, pero con un pequeño gusto realista: "Dorothea Angermann" en 1926 y "Vor Sonnenuntergang" en 1932. En 1926 escribió la novela "Wanda, der Dämon" y en 1927 terminó la novela corta iniciada en 1887 "Marginalien". Alemania siempre le ha llamado su gran poeta nacional, como autor de "Till Eulenspiegel" en 1928, basado en el poema popular medieval del mismo nombre, y que ha sido calificado de una especie de suma poética de los tiempos presentes, o mejor una epopeya del "eterno alemán", un enorme y oscuro bazar, en el que brillan, a veces relámpagos de luz apocalíptica, una mezcolanza rara de hechos actuales y de reminiscencias de Dante, fundido todo en el molde del hexámetro. En 1928 también escribió el drama "Spuk" que incluye las dos obras "Die Schwarze Maske" y "Hexenritt".
Permaneció en Alemania después del Machtergreifung o toma del poder de Hitler, en que la democracia alemana sucumbió ante el Partido Nacionalsocialista y a su dictadura posterior en 1933. Sobrevivió también más tarde a la tormenta de fuego de Dresde, el bombardeo llevado a cabo en febrero de 1945 por parte de la Royal Air Force de Gran Bretaña y la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Hauptmann se acercó al nazismo, aunque no sin fricciones. Varias de sus obras fueron traducidas al inglés, como el drama "Veland" en 1925. Sus obras fueron publicadas por S. Fischer Verlag.
Viajó a Estados Unidos en 1932, este mismo año le concedieron el premio Goethe y escribió la novela "Um Volk und Geist". Escribió también los dramas "Die goldene Harfe" en 1933, "Hamlet im Wittenberg" en 1935, "Die Finsternisse" en 1937, "Ulrich von Lichtenstein" entre 1936 y 1937 y "Die Tochter der Kathedrale" entre 1935 y 1938. Escribió también las novelas "Das Meerwunder" en verso en 1934, "Im Wirbel der Berufung" en 1936 , "Der Abenteuer Meiner Jugend" en 1937 y las novelas cortas "Sonnen" en 1938 y "Der Schuss im Park" en 1939.

 


Gerhart Hauptmann y su esposa Margarett Marschalk en 1932.

Foto Wikipedia

 

Al problema del destino y del libre albedrío, le dio Gerhart Hauptmann su tratamiento más completo en una serie de piezas teatrales basadas en la antigua leyenda griega de la estirpe maldita de Atreo, "La tetralogía de los atridas" (Atriden-Tetralogie) escrita entre 1941 y 1945. La tetralogía empieza con "Ifigenia en Aulis", le siguen "Agamenon", "Elektra" y termina con "Ifigenia en Delfos" de valor simbólico ésta, extraña mezcla de fatalismo pagano y redentorismo cristiano, en que Ifigenia se sacrifica para que su hermano Orestes, que ha perdido la razón tras matar a la madre, sea perdonado (elemento incompatible con el fatalismo clásico), recobre su identidad y los griegos lo proclamen su líder. Esta Grecia vista por los románticos alemanes, teñida de culpabilismo cristiano, de regeneración y de locura positivista, seguirá manteniendo en la vejez de Hauptmann los desgarros de su juventud. Una de sus postreras creaciones, en cambio, no fue precisamente una obra teatral, sino "El gran sueño" (Der Grosse Traum) de 1942, una novela en verso, especie de itinerarium medieval, más bien hermético, inspirado en "La Divina Comedia" y escrito asimismo en tercetos.
La figura literaria de Gerhart Hauptmann resulta desconcertante por sus continuos cambios de dirección y de ideas, que van desde un individualismo feroz, en lucha siempre consigo mismo -porque tan pronto quiere una cosa como otra- hasta un socialismo radical, exaltado; desde una especie de misticismo por él creado, hasta la herejía; desde el naturalismo hasta los ensueños románticos; desde la seriedad absoluta hasta un humorismo no muy fino, en que alguna reminiscencia de Anatole France, parece haber. Hauptmann se deja llevar siempre por la más contradictorias corrientes, y en esa continua receptividad de su inteligencia parece cifrar su orgullo, en estar siempre al servicio de la impresión recibida, con tal de que ésta sea revolucionaria. Gerhart Hauptmann, el gran dramaturgo, dijo: <<No hay ninguna nación, ni siquiera la británica que más tenga que Alemania derecho a calificar a Shakespeare como propio... Aunque naciese y esté enterrado en Inglaterra, es en Alemania donde realmente está vivo>>.

 

Gerhart Hauptmann.

Foto Nobel-Preis

 

Adquirió fama de intelectual radical, fama que le siguió durante muchos años, a pesar de ser un asceta aristocrático que consiguió sobrevivir tranquilamente a todos los sucesos tanto de la República de Weimar como del Tercer Reich de Hitler. Aunque en algunas oportunidades su obra resultara maltrecha por tratar de adaptarlas a las nuevas corrientes del discurso literario, nunca desmintió su fe en la humanidad y la compasión. Es mencionado en el último capítulo del "Retrato del artista adolescente", la novela de James Joyce, donde los árboles cargados de lluvia de las avenidas de Dublín, evocaban al protagonista, Stephen Dedalus, las muchachas y mujeres de las obras de Hauptmann.

Hauptmann estampó al margen de una de las páginas de "La montaña mágica", la gran novela de Thomas Mann, el siguiente comentario: Idiotez. No se crea por eso que Gerhart Hauptmann y Thomas Mann eran enemigos declarados, a pesar de ser colegas y contemporáneos. Se trataban personalmente, aunque... Thomas Mann lo elevó incluso a la categoría de su igual. Conociendo la sutil ironía de la que era capaz Thomas Mann, asalta la sospecha de que proclamándolo su igual le devolvió la mano: si era su igual, Hauptmann era también un idiota. La manera de calificar de idiota de Thomas Mann, podía tomar formas muy alusivas, aunque a otro famoso de la época, a Adolf Hitler, lo trató de idiota con todas sus letras... pero en la prudente intimidad de su diario de vida. Los novelistas tienen un temible modo de ajustar cuentas con algunas personas: las convierten en personajes de sus novelas. No es de extrañarse, por qué a Gerhart Hauptmann no le hizo mucha gracia "La montaña mágica": tuvo que haberse visto retratado en un personaje no precisamente muy enorgullecedor, en Mijnheer Peeperkorn. Recordará su lector que Mijnheer Peeperkorn es aquel holandés de figura imponente y cerebro impotente, dueño, por decirlo así, de madame Chauchat. Para conocer la idiosincrasia de Gerhart Hauptmann es bueno recordar también la anécdota de Golo Mann, el tercer hijo del escritor Thomas Mann y su mujer Katia: <<Estaba mi padre comprándose una corbata en una tienda de dos pisos en Zürich, y el vendedor le dijo: "Precisamente tenemos en este momento a otro famoso poeta en nuestra casa, a Gerhart Hauptmann. ¿Usted querría saludarlo?". Mi padre respondió: "¡Oh, no! Es mejor que esperemos a que acabe el Tercer Reich". A lo que añadió el vendedor: "Eso mismo ha dicho exactamente el señor Hauptmann". Mi padre hablaba con frecuencia sobre su relación con el gran poeta (Dichter) Gerhart Hauptmann, su único igual. Su primer encuentro prolongado en Bolzano, el influjo que este encuentro tuvo en un personaje de "La montaña mágica", Mijnheer Peeperkorn, su vecindad posterior en la Isla Hiddensee, su último encuentro, o, mejor dicho, desencuentro, en una tienda de la Bahnhofstrasse de Zürich en los años treinta, todo esto pertenece prácticamente a la historia de la literatura, que a veces tiene bastante que ver con la literatura misma.>>.

 

Gerhart Hauptmann.

Foto Images.Google

 

El anciano Gerhart Hauptmann, preparó en 1943, en secreto, una obra dramática antinazi, "Tinieblas" (Düsterkeit). No parecía destinado a la triste suerte reservada a los silesianos; pero pudo morir en aquella tierra que cantara en sus dramas. Hauptmann murió el 6 de junio de 1946, a la edad de 83 años, en su casa de Agnetendorf, la actual Jagniatków en Polonia, cuando Alemania ya estaba ocupada desde hacía más de un mes. Debidas a las atrocidades alemanas cometidas en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista Polaco no permitió a los parientes de Hauptmann enterrarlo en Agnetendorf, aunque el gobierno soviético militar lo recomendara, ya que admiraban el trabajo de Hauptmann. Su cuerpo fue transportado junto con sus manuscritos y parte de sus libros y obras, en un viejo carro de ganado a Alemania Occidental. Fue enterrado cerca de su casa de campo, en Hiddensee.

 


Casa de Hauptmann en Agnetendorf, la actual Jagniatków en Polonia.

Foto Wikipedia



Casa de campo de Gerhart Hauptmann en Hiddensee.

Foto Wikipedia


En 1954 fue ordenada y acabada la novela incompleta de Hauptmann "Winckelmann", por Frank Thiess.

 

Algunos textos han sido extraidos de "Gerhart Hauptmann. Wikipedia"


XAVIER RIUS XIRGU


álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.