126. GIUSEPPE GIACOSA

 

Giuseppe Giacosa nació el 21 de octubre de 1847 en Colleretto Giacosa, fue periodista, ensayista, poeta, autor de libretos para óperas y dramaturgo.

Nació en una sólida familia burguesa, en Colleretto Parella, población cerca de Turín, en Italia y posteriormente renombrada en su honor con el nombre actual de Colleretto Giacosa. Su padre fue magistrado. Se matriculó en derecho en la Universidad de Turín, y en 1868 obtuvo el título de abogado. Practicó la abogacía en el gabinete legal de su padre en Turín y durante esta época frecuentó el ambiente literario turinés, en especial la sociedad "Dante Alighieri" donde conoció a Sacchetti, Boito y Camerana e hizo grandes amigos entre intelectuales y escritores. En 1870 estrenó, en Turín, la pieza de escena única "Al pianoforte (Al piano)" y la comedia en tres actos "Chi lascia la via vecchia per la nuova sa quel che lascia, e non sa quel che trova ("¿Quién deja el camino antiguo por el nuevo sabe lo que deja, y no sabe lo que encontrará)". En 1872, a los 25 años, abandonó el trabajo de abogado que apenas realizó y se dedicó por entero al teatro. En aquella época el mundo del teatro era visto como un medio sospechoso, de gente extraña y rebelde y el hecho de que un serio y bien educado joven le dedicara su vida, dejó a todos perplejos.

El 30 de abril de 1873 estrenó una fábula teatral, la comedia de ambiente medieval en un acto y en verso martellian (la versión italiana del verso alejandrino francés) "Una partita a scacchi (Una partida de ajedrez)". Fue una obra de inspiración romántica ambientada en el siglo XIV y basada en un antiguo cantar de gesta francés del siglo XIII "Histoire de Huon de Bordeaux". Se estrenó en la Accademia Filarmonica di Napoli, bajo la presidencia del duque di San Cesario y puesta en escena por Achille Torelli, pero cosechó un discreto éxito. En la obra se cuenta la historia del paje Fernando, que acompaña a su señor, el conde Oliverio de Fombrone, en una visita al castillo donde vive su camarada de armas, el conde Renato de Challant -un viejo señor feudal- con su hija Yolanda. Ambos viven aislados en un castillo en los Alpes. Pese a la insistencia de su padre, Yolanda rechaza tomar marido y vive dedicada al cuidado de su progenitor y al juego del ajedrez, en el que se ha convertido en una experta. El paje Fernando es un joven apuesto y valeroso, pero su orgullo molesta al conde Renato y su enojo alcanza el cenit cuando el joven le dice que aprendió los difíciles movimientos del ajedrez y que nadie le supera en dicho juego. Decidido a dar una lección al paje, le insta a jugar contra su hija:

Renato: Perderás, lo predigo.
Fernando: Ya veremos, ¿y la apuesta?
Renato: ¿La apuesta? Si vences te daré por esposa a mi hija Yolanda.
Fernando: ¿Y si pierdo?
Renato: La muerte
Fernando: La oferta es demasiado buena para ponerle reparo.

La partida pronto toma mal cariz para Fernando quien rápidamente pierde una pieza. Pero Yolanda, mientras juega y conversa ocasionalmente con el joven, se va enamorando de él. Comienza a advertirle sus jugadas débiles, pero al darse cuenta de que ni aún así va a lograr Fernando superarla, empieza ella misma a hacer jugadas flojas hasta quedar en una posición desesperada.
Renato: Fernando, escúchame. Suspende el juego. Estaba loco cuando te hice este desafío. Elige entre mis castillos, el más grande, el más rico, es tuyo. Pero cancela este pacto imposible. Devuélveme el compromiso. Te haré rico y noble… Es un padre quien te lo pide.
Fernando: Señor, ante tal oferta solo tengo una respuesta: amo a su hija. Conde, tengo su palabra.
Yolanda, temiendo quizá la insistencia de Renato, mueve ella misma una pieza de Fernando y se da a si misma jaque mate. El drama ha terminado, Fernando y Yolanda contraerán matrimonio.

 


Pintura de Gerolamo Induno de finales del siglo XIX, un claro representante del arte del Risorgimento, que ilustró un pasaje de la obra "Una partida de ajedrez" de Giuseppe Giacosa.

Foto Madrid Mueve

Representación de "Una partida de ajedrez" por la Compañía Luigi Bellotti-Bon.

Foto Madrid Mueve

 

El 16 de octubre de 1872 Giuseppe Giacosa estrenó, en el Teatro Carignano de Turín con la Compañía Bellotti-Bon, el proverbio en un acto "A can che lecca cenere non gli fidar farina (A quien se deja cenizas no puedes confiar harina)". También en 1872 estrenó en Turín: la comedia en un acto "Non dir quattro se non l'hai nel sacco (No decir cuatro si no los tienes en el saco)", la comedia en cinco actos dedicados al padre y a la madre "La gente di spirito (La gente de espíritu)" y el 18 de diciembre de este mismo año, la comedia en dos actos "Storia vecchia (Historia antigua)" estrenada en el Teatro Gerbino por la Compañía Marchi-Ciotti-Lavaggi. El 1 de diciembre de 1873 estrenó, en el Teatro Manzoni de Milán con la Compañía Marini-Ciotti, la comedia en cuatro actos "Il figli del marchese Arturo (Los hijos del marqués Arturo)", en 1874 estrenó en Colleretto Parella la comedia en tres actos "Gli annoiati (El aburrimiento)" y la comedia en cinco actos "Intrighi eleganti (Elegantes intrigas)". El 21 de enero de 1875 estrenó, en el Teatro Gerbino de Turín con la Compañía Bellotti-Bon, la comedia en un acto "Sorpresse notturne (Sorpresa nocturna)". El 30 de abril de 1875 estrenó de nuevo en el Teatro Gerbino con la misma compañía Bellotti-Bon, la leyenda dramática en dos actos ambientada en el siglo XIV en un castillo del Valle de Aosta, "Il triunfo dell'amore (El triunfo del amor)" dedicada al padre Piero. También en 1875 estrenó la comedia "Teresa".

Giuseppe Giacosa estrenó el 20 de febrero de 1876, en el Teatro Valle de Roma con la Compañía Marini-Ciotti, la comedia en dos actos "Acquazzoni di montagne (Lluvia de montaña)". En 1876 viajó a Sicilia y al sur de Italia. El 27 de septiembre de este mismo año estrenó, en el Teatro Manzoni de Milán con la Compañía Pietriboni, la comedia histórica en tres actos y en verso martellian "Il marito amante della moglie (El marido amante de la mujer)" situada en el siglo XVIII. En 1877 se casó con su prima Maria Bertola y se trasladó a Turín al ser nombrado profesor de la Accademia di Belle Arti. El 15 de octubre de este año estrenó, en el Teatro Gerbino de Turín con la Compañía Bellotti-Bon, el drama en cuatro actos "Il fratello d'armi (El hermano de armas)" ambientado en el siglo XII en el castillo de Soana, en Valsoana, que fue escrito en parte en el castillo de Issogne en el Valle de Aosta y que cierra su trilogía medieval, junto con "Una partita a scacchi (Una partida de ajedrez)" y "Il triunfo dell'amore (El triunfo del amor)".

En 1878 viajó a Francia y Alemania. El 21 de febrero de 1879 estrenó, en el Teatro Manzoni de Milán con la Compañía Bellotti-Bon, el drama en tres actos "Luisa". El 22 de abril de 1880 estrenó, en el Teatro Carignano de Turín con la Compañía de Cesare Rossi, el drama histórico en tres actos y prólogo "Il conte rosso (El conde rojo)", basado en la figura de Amadeo VII de Savoya, ambientado entre 1383 y 1391 y dedicado a Edmondo De Amicis. En esta época estrenó también, la escena filosófica-moral para marionetas "Il filo (El hilo)" dedicada a Errigo Boito, sin corregir la sintaxis veneciana y la comedia "Il punto di vista (El punto de vista)". El 11 de abril de 1883 estrenó, en la Arena Nazionale de Florencia con la Compañía de la Ciudad de Turín, la comedia en un acto "La zampa del gatto (La pata del gato)" y el 22 de octubre del mismo año estrenó, en el Teatro Valle de Roma, la comedia en un acto "La sirena", en la que Eleonora Duse recitó la parte de Elena, la protagonista.

El 20 de octubre de 1884 estrenó, en el Teatro Carignano de Turín y con Eleonora Duse como primera actriz, la comedia en cuatro actos "L'onorevole Ercole Mallardi (El honorable Ercole Mallardi)" basado en la corrupción política del siglo XIX y en la que un hombre deshonesto usa la política para su bien personal, decepcionando a su esposa Vittoria que representa el otro lado de la sociedad corrupta y decadente. El 29 de marzo de 1886 estrenó, en el Teatro dei Filodrammatici de Milán, la comedia en cuatro actos "Resa a discrezione (Rendición incondicional)". El 30 de septiembre del mismo año estrenó, en el teatrillo de la villa del vizconde de Modrone, en Cernobbio, con una compañía de aficionados nobles, la comedia en dos actos "La tardi ravveduta (La tarde arrepentida)" dedicada a la duquesa Ida Visconti de Modrone.

 

Retrato de Giuseppe Giacosa.

Foto Wikimedia

 

En 1888 se estableció en Milán, donde fue nombrado director e instructor de la Accademia dei Filodrammatici, así como profesor de literatura dramática, de interpretación y recitación en el Consevatorio di Milano. La rica y activa burguesía milanesa, le inspiró una de sus mejores comedias en tres actos "Tristi amori (Tristes amores)" que estrenó sin éxito de público en el Teatro Valle de Roma con la Compañía Nazionale, en la quaresma de 1888. Esta obra fue representada más tarde en Turín con mucho éxito por Eleonora Duse, gran amiga suya y que le apodaba "Pin" en su correspondencia. Se trata de una obra de carácter realista, con la que acabó con el Romanticismo y se inició en el Naturalismo burgués. Se desarrolla en un ambiente burgués en el que la dificultad de las finanzas acompaña a la dificultad de los sentimientos. La trama de la historia de amor, describe el triángulo del abogado en prácticas y noble venido a menos, Fabrizio Arcieri, que ama de forma correspondida a Emma, la mujer de su amigo el abogado Giulio Scarli, con quien trabaja en su gabinete. Aparte de este amor ilícito, Fabrizio sufre por tener un padre que vive a veces no honestamente. Giulio no conoce la pasión de su amigo y de su esposa y se esfuerza en ayudarlo, ya que el padre de Fabrizio ha falsificado su firma en un proyecto y generosamente reconoce la firma como suya. Pero interviene Fabrizio, pagando la deuda y es entonces cuando Giulio descubre el amor entre su amigo y empleado Fabrizio y su esposa Emma, dejándola que decida libremente, echando de su casa a Fabrizio sin proponerle un duelo de honor y marchando de casa con su hija pequeña Gemma. Emma duda, dolorosamente dividida entre diferentes sentimientos, pero la presencia de una muñeca que deja su niña, la conmueve y la convence: ella debe permanecer con su marido por el bien de su hija aunque no le ame. Este drama es un símbolo del teatro burgués que surgió en la segunda mitad del ochocientos. Las escenas se desarrollan en el comedor de la casa (el lugar por excelencia de la casa burguesa) y el gabinete de abogado de Giulio Scarli (que representa el trabajo y el dinero). El dinero hace que la vida amorosa entre los dos cónyuges Scarli sea muy estéril, ya que el marido pasa mucho tiempo en el gabinete para ganarlo. Es el clásico burgués, que ha desarrollado su posición solo y que la poca afectuosidad que tiene la dirige sólo hacia su hija. Emma Scarli tiene un amante debido a su aburrida vida doméstica burguesa. Giacosa eligió el nombre de su protagonista, recordando a otra famosa adúltera de la literatura del ochocientos: Emma Bovary.

El 19 de marzo de 1906, Margarita Xirgu estrenó, con la agrupación de aficionados "Gent Nova" en el Centre Catalanista de Badalona, la obra "Tristos amors" en traducción de Miquel Balmas. Interpretó el papel de Emma, la mujer que dolorosamente sacrifica su gran amor por su querida hija. Jordi Català escribió en la revista "Gent Nova", al respecto del estreno: <<La senyoreta Xirgu, va ser l'artista de sempre en el final del segon i tot el tercer acte, mentre que a les acaballes de l'obra estigué sublim>>. La obra fue representada por la Xirgu muchas veces y ya en plena vida profesional, la estrenó en el Teatre Romea de Barcelona el 20 diciembre de 1907, actuando bajo las órdenes de Jaume Borràs, en una traducción catalana de la obra debida a Narcís Oller.

Giuseppe Giacosa dimitió de la Accademia en 1889. Escribió el drama en cinco actos y en endecasílabos, "La signora di Challant (La señora de Challant)", para la famosa actriz francesa Sarah Bernhardt, con quien viajó a Nueva York en 1891 para su estreno. La obra, una historia de amor y violencia ambientada en Pavia y Milán en 1527, fue representada primero en Italia por Eleonora Duse, el 14 de octubre del mismo año en el Teatro Carignano de Turín. Giuseppe Giacosa dimitió del Conservatorio en 1892 y el 26 de febrero de 1894 estrenó, en el Teatro Nuovo de Verona con la Compañía Zacconi-Pilotto-Sciarra, la comedia en un acto "Diritti dell'anima (Los derechos del alma)" dedicada a Antonio Fogazzaro, caracterizada por el simbolismo nórdico de Henrik Ibsen en su obra "Casa de muñecas", y con el tema central del desencanto de una joven esposa por su marido y su anhelo de independencia. Contemporáneo de Ibsen y de Strindberg, Giacosa llevó a Italia el teatro burgués, ayudando a transformar con sus dramas realistas, los gustos e intereses del público: su vida cotidiana, real, había sido abrumada por el melodrama pseudo-histórico vinculado todavía al clima del Risorgimento.

 

Giuseppe Giacosa en Tabiano, en Salsomaggiore, Italia en 1893.

Foto Immagini di storia

 


Llegó a ser director de la Società Italiana degli Autori en 1895, que fue el primer núcleo de la futura SIAE de 1922 por iniciativa de Salvatore Gotta, al ser elegido en el Teatro Cívico de Ivrea. Colaboró con la "Gazzetta Piamontesa", con la "Gazzetta Litteraria" y con "Il Corriere della Sera". Fue director, desde su fundación en 1900, de la publicación milanesa "La Lettura". Giuseppe Giacosa era un hombre callado y tímido. Tan pronto como sus ocupaciones, que fueron muchas y variadas (periodista, profesor, director de revistas,...), se lo permitieron, regresó a su tierra natal y a su castillo de Issogne, en el Valle de Aosta. Tuvo una familia que le rodeo de tierno afecto y sólo entre sus seres queridos, pudo encontrar la paz necesaria para escribir las obras humanas y patéticas que lo hicieron famoso. Fue un dramaturgo que destacó por su perspicacia y simplicidad, localizando en el Piamonte muchas de sus historias, que trataban sobre cuestiones relacionadas con los valores burgueses contemporáneos.

En 1896 publicó el relato corto "Novelle e paesi valdostani (Novela y países del Valle de Aosta)". El 1 de febrero de 1896 se estrenó en el Teatro Regio de Turín la ópera "La bohème" con libreto suyo en colaboración con Luigi Illica y con música de Giacomo Puccini. La trama está inspirada en el romance de Henry Murger "Scènes de la vie de Bohème" y la partitura musical fue terminada en diciembre de 1895. El estrenó tuvo buenos resultados de público, mientras que la crítica oficial, resultó ser al principio hostil, pero pronto tuvo que coincidir con el consenso general. Cuando trabajaba junto con Illica, Giacosa era quien aportaba la poesía y el texto e Illica aportaba la estructura, extrayendo los elementos dramáticos de los textos originales. Considerando que quizás la labor de Giacosa era más importante, Puccini expresó su preocupación en alguna ocasión durante la creación de "La bohème" cuando Giacosa sugirió abandonar el proyecto, más no hizo lo mismo cuando fue Illica quien lo sugirió. Giuseppe Giacosa ya había participado en 1893, en la escritura colectiva del libreto del primer gran éxito de Puccini, la ópera "Manon Lescaut".

 

Retrato de Puccini, Giacosa e Illica.

Foto Webla Ópera

 

El argumento relata, en el primer acto, como en una buhardilla viven Rodolfo el poeta, Marcello el pintor, Colline el filósofo y Schaunard el músico. A pesar del frío y de las privaciones propias de la miseria, la despreocupación y el buen humor estallan en cuanto una mejoría, incluso efímera, de la situación se presenta. Rodolfo intenta escribir mientras Marcello trata de pintar. Hace tanto frío que Rodolfo sacrifica el primer acto de su manuscrito por una breve fogata. Colline regresa con sus libros que no ha logrado vender en la casa de empeño. Un segundo acto acaba en la chimenea. Schaunard, más afortunado, llega con un poco de comida y leña. Todos se alegran. En ese momento se presenta Benoît, el casero, que viene a reclamar lo que le deben. Le hacen beber, hacen como que están escandalizados por su conducta ligera y le echan de la habitación. El Café Momus, en el barrio latino, les espera. Rodolfo se queda solo para acabar de escribir. Llaman a la puerta. Una voz dulce. Rodolfo se precipita hacia la puerta. Una mujer joven y frágil pide que le dé fuego. El insiste para que entre; ella se encuentra mal. Rodolfo se apresura y le ofrece un poco de vino. En cuanto se encuentren mejor, la mujer coge su vela y quiere irse. En el umbral se da cuenta de que ha perdido la llave. Ambos empiezan a buscarla, las velas se apagan y Rodolfo descubre su pequeña mano ¡tan fría!; entonces se presentan el uno al otro: "Chi son? Sono un poeta". "Mi chiamano Mimí "…Rodolfo anuncia a sus amigos, que le están llamando, que no está solo y que en poco tiempo se reunirá con ellos. Mimí le acompaña. El segundo acto transcurre entre callejuelas, en una plaza, en el Café Momus. Es víspera de Navidad; la muchedumbre deambula ruidosamente en medio de los gritos de los vendedores. Los cuatro amigos hacen compras. Rodolfo regala a Mimí un pequeño sombrero rosa. Se reúnen en el Café Momus. Rodolfo presenta a Mimí. Se pide la cena. La conversación es animada. De repente, Marcello se calla: "¡Esa!". Una mujer muy guapa acaba de aparecer; es Musetta, su ex-amante, coqueta, cogida del brazo de su nuevo amante Alcindoro. Mira hacia la derecha, hacia la izquierda, en busca de alguien. Percibiendo la mesa de los cinco amigos, le dice a su amante, que se sienten en la mesa de al lado que acaban de dejar unos burgueses incomodados por un vecindario demasiado exuberante. Alcindoro protesta pero obedece. Musetta hablando en voz baja trata de llamar la atención de su antiguo amante. Se quita a su nuevo amante de encima, pretextando dolor de pies y mandándole buscar un par de zapatos al zapatero de al lado. Mirando la cuenta, los cuatro amigos consternados, comprueban que ya no tienen dinero. Musetta pide al camarero que añada esa cuenta a la de Alcindoro. Aprovechando la confusión creada por los mirones que se agolpan para ver el desfile militar, Marcello y Colline alzan a Musetta, incapaz de andar descalza y todos juntos se pierden en la muchedumbre. A su regreso al café, Alcindoro con un par de zapatos, viendo la cuenta y la ausencia de Musetta se derrumba estupefacto y pálido sobre una silla. El acto tercero transcurre en la barrera de aduanas y con el fondo de la carretera de Orleáns. Una taberna y sobre su entrada el cuadro de Marcello "La travesía del Mar Rojo"; debajo la inscripción "en el puerto de Marsella". Árboles. Hace frío; todo está nevado; una escasa luz anuncia el alba. Los aduaneros dormitan delante de su brasero mientras se ve a los barrenderos tras la verja cerrada de la barrera. Algunos gritos salen de la taberna. Llega Mimí; pregunta a un aduanero donde trabaja Marcello, el pintor, y pide a una camarera que sale de dicha taberna que busque a Marcello. Llega enseguida y se extraña de encontrarla ahí. Mimí le cuenta lo celoso que es Rodolfo; solo ve como solución la ruptura. Le pide su ayuda. Rodolfo se encuentra en la taberna. Mimí tiene el tiempo justo para alejarse cuando éste sale acercándose a su amigo Marcello. Le confiesa todo; no tanto sus celos sino la preocupación que le atormenta: Mimí está gravemente enferma; está desahuciada; sólo puede ofrecerle la miseria y su amor que no puede salvar su vida. Tiene que dejarla. Mimí escondida detrás de un árbol lo ha escuchado todo. Un acceso de tos y unos sollozos la traicionan. Rodolfo va hacia ella, la coge con ternura en sus brazos. Mimí acepta marcharse, pero el invierno es aún muy largo y tan triste para los que están solos, que deciden al final separarse en primavera. Al dúo de amor de Rodolfo y Mimí responden las riñas habituales de Marcello y Musetta que una vez más se separan con gritos y reproches. El cuarto acto transcurre de nuevo en la buhardilla del primer acto. Marcello y Rodolfo intentan trabajar; pero no paran de pensar, el uno en Musetta, el otro en Mimí. Llegan Schaunard y Colline, cargados de escasas provisiones: cuatro panes grandes y redondos y un arenque. Los cuatro se toman la situación con buen humor y se ríen. En medio de este festín, la puerta se abre; Musetta entra muy agitada. Mimí esta ahí, agotada, en el último escalón. Rodolfo se apresura y ayudado de Marcello, la llevan hasta la cama. Mimí quería morir junto a Rodolfo y Musetta la ayudó a llegar hasta allí. No hay nada en la buhardilla; Musetta da sus pendientes a Marcello para que los venda. Y cambiando de parecer, sale con él para encontrar el manguito soñado por Mimí que alivie el frío de sus manos. Colline lleva su querido abrigo a la casa de empeño para poder comprar algo y pide a Schaunard dejar a Mimí y a Rodolfo a solas. Los dos amantes recuerdan con ternura el pasado: su primer encuentro. Mimí se sofoca. Oyendo gritar a Rodolfo, Schaunard entra y se precipita a la cabecera de la enferma. Ella abre los ojos y los tranquiliza con una sonrisa. Musetta llega con el manguito, Marcello con un reconstituyente. Mimí se alegra de meter sus manos en algo tan caliente y suave. Se adormece mientras Musetta prepara la bebida. Rodolfo se aleja para esperar la llegada del médico. Schaunard se acerca a la cama; abatido vuelve junto a Marcello y le dice que Mimí ha fallecido. Rodolfo trata de ocultar el sol que juega sobre el rostro de la enferma. Colline llega, deja el dinero sobre la mesa y le ayuda. Rodolfo ve el extraño aspecto de sus amigos y corre hacia Mimí; desesperado, la abraza. Todos se sienten abatidos presos de una tristeza muy grande.

Giuseppe Giacosa publicó en 1897 "Castelli valdostani e canavesani (Castillos del Valle de Aosta y del Canavese)" y en agosto de 1898 escribió un libreto para el drama lírico "Caino (Caín)". El 14 de enero de 1900 se estrenó en el Teatro Costanzi de Roma la ópera "Tosca" con libreto suyo en colaboración con Luigi Illica y basado en el drama homónimo de Victorien Sardou y con música de Giacomo Puccini. Fueron sus intérpretes la soprano Haricleé Darclée (Floria Tosca), el tenor Emilio De Marchi (Mario Cavaradossi) y el barítono Eugenio Giraldoni (Barón Scarpia), bajo la batuta del director Leopoldo Mugnone. En plena composición de Tosca, Puccini viajó a Roma para visitar personalmente los lugares reales donde se desencadenaban los hechos del drama de Sardou, especialmente la plataforma superior del Castel Sant'Angelo, para escuchar y apreciar personalmente el cantar de los pájaros y el ambiente tan especial que tiene aquel lugar a orillas del rio Tiber, al amanecer. El argumento de "Tosca" es de corte político, inserto en un ambiente histórico verídico que es la Europa del 1800, y en medio de la invasión de Napoleón a Italia (batalla de Marengo) en pos de sus ideas revolucionarias. Cavaradossi (tenor) es un pintor romano, amante de la conocida cantante Floria Tosca (soprano) y de ideas revolucionarias y antimonárquicas, un volteriano. El barón Scarpia (barítono) es el jefe de la Policía Real Romana, hombre de mala vida y de nula moral y pocos sentimientos; desea carnalmente a Tosca y odia a los tipos como Cavaradossi. Tosca es una mujer de carácter muy fuerte, famosa por su voz y por sus terribles celos. Cavaradossi ayuda a escapar a un amigo, el ex-consul republicano, Cesare Angelotti (bajo) prófugo del Castel Sant'Angelo y lo esconde en su casa donde vive con Floria. Antes Angelotti había buscado refugio en la iglesia de Sant'Andrea della Valle, donde su hermana, la marquesa Attavanti, le buscó un disfraz femenino para pasar desapercibido. La mujer fue retratada, sin saberlo, en un cuadro pintado por Cavaradossi. Floria Tosca reconociendo la marquesa en el cuadro, en la figura de la Virgen, le hace una escena de celos a Cavaradossi, creyendo que es su amante. Scarpia descubre los pasos de Angelotti, torturando a Cavaradossi y haciendo confesar a Tosca. Éste la maldice y le jura a Scarpia que Napoleón -vencedor en Marengo- los liberará de su yugo, por lo que se le condena a muerte por fusilamiento, al amanecer en la azotea del Castel Sant'Angelo por sedición. Presionada por la extrema situación, Tosca acepta la proposición indecente de Scarpia de pasar la noche con él, a cambio de la vida de Cavaradossi y un salvoconducto, para lo cual debería simularse la ejecución; Scarpia da las instrucciones en clave, y hace creer esto a Tosca, quien acto seguido lo apuñala al tratar Scarpia de consumar su maquiavélico plan. Tosca presencia la supuesta ejecución simulada de Mario, y luego descubre aterrorizada la trampa atroz que desde la tumba le ha tendido Scarpia. Descubierto su crimen por los subalternos de Scarpia, se lanza al vacío desde la azotea.

La partitura de Tosca es, en lo personal, una partitura extraordinaria. Puccini utiliza un esquema bastante distinto al de su anterior opera "La bohème", haciendo un giro absoluto. Nos presenta una obra mucho más estremecedora, mucho más vertiginosa, donde existe tensión, drama y romance, con un trágico final, algo semejante a una película de acción moderna. Esta fue una de las razones de su mala crítica en su estreno, a pesar del apabullante éxito en las graderías: Puccini debió salir una docena de veces a recibir los aplausos.

El 31 de enero de 1900 estrenó con gran éxito, en el Teatro Manzoni de Milán con la Compañía Tina di Lorenzo-Flavio Andò, su segunda obra maestra, la comedia en cuatro actos y en prosa "Come le foglie (Al igual que las hojas)" que ya había sido representada por primera vez en 1890. También fue leída en público en el año 1900, en el Teatro Civico di Ivrea, en ocasión de la celebración del bimilenario de la ciudad. Los personajes de la obra son: Giovanni Rosani, Giulia su segunda mujer, Tommy su hijo de la primera esposa, Nennéle su hija de la primera esposa, Massimo Rosani su sobrino, la Sra. Lauri, la Sra. Irene, la Sra. Lablanche, el pintor Helmer Strile, otro pintor, un señor, los criados Gaspare y Andrea, la vieja camarera Lucia, la cocinera Marta, un novio, Facchini y la pequeña. El argumento se basa en el primer acto, en la família de Giovanni Rosani, que se encuentra en quiebra, por lo que deben dejar su cómoda y burguesa casa y trasladarse a Ginebra. Aunque el cabeza de família, el industrial Giovanni luchó para pagar las deudas a sus proveedores, se considera responsable de la crisis financiera, por ser demasiado indulgente con la ola de gastos de su segunda esposa Giulia -en ropa, guantes y perfumes- y de su hijo mayor, de su primera esposa Tommy. El padre trabajaba y prefería no ver. La única capaz de comprender la situación y de hacer economías es la hermana de Tommy, Nennéle. A la familia se le une el primo Massimo, que Tommy y Nennéle aprecian muy poco por ser lúcidamente práctico. Al final Giovanni pagó todo lo que pudo hasta quedarse sin un céntimo, pero quedando con la conciencia tranquila, aunque Giulia trajo a casa, incluso a un abogado, para persuadir a su marido de defraudar a los acreedores. En el segundo acto, tres meses después de mudarse a Suiza, los miembros de la familia Rosani afrontan su nueva situación: Giulia pinta paisajes naturales con la ilusión de convertirse en una pintora respetada, Tommy no se cura de su adicción al juego y se niega a tomar el empleo que Massimo le ha encontrado, prefiriendo frecuentar el "mundo hermoso" y Nennle se arregla dando clases particulares de inglés. Massimo, un hombre de negocios honesto y generoso, con su activismo práctico, para mantener junta a la familia y para inspirarle un instinto de estrecha colaboración, se las arregla para convencer a Tommy y que acepte la oferta de empleo para él. En el tercer acto, Nennéle ahorrativa y seria, está abrumada por el sentimiento de desintegración de la familia y por el asco a su madrasta Giulia que está enamorada del pintor noruego Helmer Strile, su ineficaz maestro y supuesto admirador, al que con sus nuevos amigos, insta a robar a su propia hijastra, las pocas alhajas y dinero atesorado para los gastos del hogar. Tommy pierde el tierno afecto que tenía antes por su hermana y continúa su vida de joven señor fatuo, sin escuchar a Nennéle. Prefiere confiar en su madrastra, que tiene una mentalidad parecida a la suya. Giulia y Tommy son las hojas débiles que al primer indicio de tormenta se arrancan del ramo y se dispersan con el viento. Tommy acepta el empleo facilitado por Massimo, pero solo asiste un día volviendo a las mesas de juego, perdiéndolo todo y consiguiendo dinero prestado de una mujer, con la que se casará sin amor, para pagar la deuda. Nennéle finalmente rechaza la propuesta de matrimonio que le hace su primo Massimo, considerando que es una velada forma de dar limosna. En el cuarto y último acto, en una noche de luna, Giovanni sorprende a Nennéle saliendo a hurtadillas de casa. La revisión de la desastrosa situación de la familia, después de la marcha de Tommy, hace que Nennéle no tenga ninguna esperanza en que el padre sea capaz de atender a todos. Sin embargo, descubre a Massimo, que como siempre está preocupado por su suerte y le ofrece su amor como futuro esposo.

 


Retrato de Giuseppe Giacosa.

Foto Wikipedia

 

Giuseppe Giacosa fue amigo de numerosos escritores de su época, desde Antonio Fogazzaro hasta Giovanni Verga, desde Arrigo Boito hasta Émile Zola, pasando por Giosuè Carducci, Gabriele D'Annunzio, Edmondo De Amicis, Giovanni Pascoli, Luigi Pirandello, Renato Simoni o el filósofo Benedetto Croce. El 25 de noviembre de 1904 estrenó, en el Teatro Alfieri de Turín con la Compañía Gramatica-Talli-Calabresi, la comedia en tres actos "Il piu forte (El más fuerte)" con la que regresó a los temas sociales y a la crítica a la sociedad burguesa. En esta obra un hijo educado de acuerdo con la estricta moralidad, condena a su inescrupuloso padre, un hombre de negocios, y se separa de él por haberle educado en la fortuna y en el lujo y no en la conciencia social.

 


Caricatura de Giuseppe Giacosa.

Foto Archivo Sartoretto Verna

 

El 17 de febrero de 1904 estrenó cerrando su trilogía operística, en el Teatro de la Scala de Milán, la ópera en tres actos "Madama Butterfly (Madame Butterfly)" con libreto suyo en colaboración con Luigi Illica y basado en el drama de David Belasco y con música de Giacomo Puccini. Su estreno fue un maravilloso fiasco, que provocó ciertas modificaciones en la ópera, entre las que destaca la composición de esa genial aria de Pinkerton "Addio, fiorito asil", o el corte en el segundo acto para dividirlo y dar lugar a un tercero, aparte de modificaciones de menor grado. Así, lo que fue un boicot a la ópera de determinados aficionados -el público del "gallinero"- que provocó un total desbarajuste en su estreno, le permitió a la obra crecer hasta alcanzar su verdadero lugar dentro del repertorio operístico. El posterior reestreno de la ópera se realizó, tres meses después, el 28 de mayo en el Teatro Grande de Brescia, ya con el mismo éxito que le acompaña en la actualidad.

En el acto primero, en escena se encuentran Goro (tenor), un nakodo o alcahuete nativo, y Pinkerton (tenor), un teniente de la marina norteamericana, que charlan sobre la casa que el americano ha comprado para su estancia en Nagasaki y, ya de paso, le presenta a Goro el grupo de sirvientes que acompañan a su futura esposa, la joven japonesa Cio Cio San o Madame Butterfly (soprano). La llegada del cónsul Sharpless (barítono) inicia una conversación donde se manifiestan los oscuros sentimientos de Pinkerton, decidido a que la joven japonesa sea algo temporal hasta que pueda casarse con una verdadera esposa americana. Cuando le pregunta Sharpless si está enamorado, Pinkerton le confiesa que no sabe si es amor o un simple capricho. La llegada de Butterfly a la casa de Pinkerton rodeada de familiares, es afectuosa pero se nota quién está enamorada y quién no. La conversación se centra sobre la edad de la joven y su situación, mientras se oye al resto de parientes dudar del futuro de la pareja. En un aparte, Butterfly y Pinkerton empiezan a conversar confesando ella que se ha convertido a la religión que el profesa y que desea compartir arrodillada sus mismos ruegos. La boda de Pinkerton y Butterfly la lleva a cabo el comisario. Una vez reunidos los parientes de Butterfly, Pinkerton realiza el bríndis hasta que la llegada del tío Bonzo (bajo) provoca una tensa situación, pues revela a los demás parientes que ella ha renunciado a la religión de sus antepasados y les pide que renieguen de ella. Pinkerton se enfrenta con el tío Bonzo y le obliga marcharse, mientras que Butterfly se queda turbada ante el abandono de sus parientes. En el segundo acto ya han pasado tres años y nada se sabe de Pinkerton, que abandonó Nagasaki al poco tiempo de casarse con la joven japonesa, dejando al cónsul con el deber de hacerse cargo del alquiler de la casa. Butterfly se mantiene firme en su idea de que él volverá. La llegada de Goro y Sharpless la devuelven a la realidad. Goro ha tratado de convencerla, en varias ocasiones, que aceptara las proposiciones de su nuevo pretendiente, el rico príncipe Yamadori (tenor). Se observa pues, hasta que punto está segura de su amor por Pinkerton, a pesar de las súplicas de Yamadori, las advertencias de Goro y el desconsuelo del cónsul que lleva una carta para ella. Cuando se quedan los dos solos, el cónsul pasa a leer a Butterfly la carta que le entregó Pinkerton para ella, habiéndole advertido que preparase a Butterfly para el terrible golpe. Antes de desvelarle la verdad, le pregunta que haría en el supuesto de que Pinkerton no pudiera volver nunca. Ella queda perpleja por la pregunta y le responde: o cantar...o morir. Sharpless no puede soportar el sufrimiento de la joven y le recomienda que acepte la proposición de su pretendiente Yamadori. La situación se acentúa cuando Butterfly le presenta a su hijo y le pide al cónsul que escriba a Pinkerton, diciéndole que le espera su hijo. Un cañonazo en el puerto anuncia la llegada de Pinkerton, que genera un primer momento de ilusión en Butterfly y también un poco de rencor hacia todos los que le negaban su esperanza por el retorno del norteamericano. Butterfly comparte la alegría con su sirvienta Suzuki (mezzosoprano). En el tercer acto la pobre Butterfly, se queda toda la noche en vela, esperando la llegada de Pinkerton y al final se acuesta agotada atendiendo a los ruegos de Suzuki. Cuando Butterfly y el niño se retiran a descansar, regresan a casa Pinkerton y Sharpless. Suzuki los recibe y les comenta que la pobre está descansando; ellos le piden que no la avise. Suzuki observa que hay una tercera persona en el jardín: Kate (mezzosoprano), la verdadera esposa americana que tanto comentó Pinkerton. Sharpless le revela a Suzuki que Pinkerton se ha casado en su país y le pide que sea un apoyo para la joven japonesa, porque para sus penas no hay consuelo posible. Mientras Suzuki y Sharpless tratan de conversar sobre la necesidad de que Butterfly la conozca, Pinkerton se queda rondando por la casa y cae en la cuenta del daño que ha ocasionado a la pobre japonesa que ha contado los días y las horas desde su marcha. Suzuki habla con Kate, mientras que el cónsul y Pinkerton se quedan solos. Pinkerton le pide al cónsul que le dé todo su apoyo a Butterfly, a la vez que le confiesa su remordimiento mientras que éste le recrimina que, en su momento, no le hiciese caso y le revela que Butterfly se negó a todos sus consejos, ya que creía en el amor de Pinkerton. Cuando Sharpless le revela que Pinkerton ha traído a su esposa americana, Butterfly muestra su carácter más maduro, tratando de tranquilizar a Kate de que no se preocupe por ella. Suzuki va a la busca del niño Dolore, mientras la joven japonesa coge el cuchillo con el que su padre se hizo el harakiri, para también hacérselo ella. Suzuki le envía a su hijo y se despide de él, pidiéndole que se vaya a jugar y, en el mismo momento en que el niño se marcha, Butterfly se hace el harakiri mientras, desde lejos, se oye la voz de Pinkerton tratando de llamarla. Pinkerton se queda apesadumbrado y arrodillado ante el cadáver de Butterfly, mientras Sharpless trata de llevarse al niño, para que éste no pueda ver a su madre muerta.

 

Retrato de Giuseppe Giacosa.

Foto Non solo cinema


Giuseppe Giacosa murió de un paro cardíaco, el 1 de septiembre de 1906, apenas con 59 años, en Colleretto Parella o en Turín según otras fuentes. Tuvo una vida plena y serena, con poco de amargura, mucho éxito y mucha satisfacción. A título póstumo se publicó en 1909 el ensayo "Conferenze e discorsi (Conferencia y discurso)".


Algunos textos han sido extraidos de "Giuseppe Giacosa": Wikipedia y Centenario 1906-2006.

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

 

volver

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.