129. MARGARITA XIRGU 1935-1936

 

El poeta Gabriel Celaya, a primeros de enero de 1935, dijo respecto a "Yerma": <<Yo iba con Federico todas las noches a las representaciones. A veces llegábamos al fin del primer acto y otras mediado ya el tercero. Nos sentábamos en la primera butaca que encontrábamos y escuchábamos lo que decía la gente; los unos indignados y entusiasmados los otros. Federico se encontraba entonces en la gloria. Aunque cuando oía elogios se ruborizaba, se sentía incómodo, y, dando rienda suelta a su fabuloso humorismo, transformaba el trance en pura farsa: imitando, mofándose de lo que había oído. Era como una especie de teatro en el teatro, que no tuvo tiempo de escribir, pero que quizá hubiera escrito>>.

 


Margarita Xirgu protagonizando "Yerma".

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 31 de enero de 1935 le llegó a Margarita Xirgu la siguiente petición: "Los compañeros que se hallan trabajando a las mismas horas en que usted representa "Yerma" de García Lorca, saben por muy diversas referencias que este poema destaca, indiscutiblemente, de nuestra contemporánea producción. Por ello, ¿sería mucho pedir a su ilustre compañera Margarita Xirgu nos dedicara, a costa de su personal esfuerzo, una representación a hora no intempestiva?". Dos días después, a las dos de la madrugada, se celebra en el Teatro Español de Madrid una función especial de "Yerma". El teatro se llenó de actores, actrices, autores, escritores, críticos, entre otra gente del mundo de la farándula. Al subir el telón estalló una gran ovación, que fue prolongándose durante toda la representación. Después del segundo acto, Federico García Lorca leyó unas cuartillas combativas, en las que definió la pobreza del pueblo que no sabe apreciar la escuela y la tribuna libre del teatro. Poco tiempo después, García Lorca dijo en una conferencia: <<Huyendo de sirenas, felicitaciones y voces falsas, no he aceptado ningún homenaje con motivo del estreno de "Yerma", pero he tenido la mayor alegría de mi corta vida de autor al enterarme de que la familia teatral madrileña pedía a la gran Margarita Xirgu, actriz de inmaculada historia artística, lumbrera del teatro español y admirable creadora del papel, con la compañía que tan brillantemente la secunda, una representación especial para verla>>.

La noche del 2 de febrero de 1935 se emplazó como homenaje, a amigos y simpatizantes de la Xirgu y de Lorca, a una nueva representación de "Yerma". Firmaban la invitación: Pura Ucelay, la Argentinita, Ramón María del Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, Alejandro Casona, Victorio Macho, Adolfo Salazar, Díez-Canedo,... Algunas fuentes aseguran que en este funció Manuel Azaña le impuso a Margarita, en un entreacto, la insignia del Orden de la República: la Cruz de Isabel la Católica.

 

Margarita Xirgu (2ª por la derecha) después de la conferencia de la escritora y embajadora de México Palma Guillén (5ª por la izquierda) el 15 de febrero de 1935.

Foto Agencia EFE.

 

Margarita Xirgu protagonizando "Yerma".

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 12 de marzo, y con motivo de las 100 representaciones de "Yerma", García Lorca recitó en el Teatro Español de Madrid el poema "Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías". El 23 de marzo de 1935 la Compañía Xirgu-Borràs puso en escena "Fuenteovejuna", la cual con "Peribáñez y el comendador de Ocaña" y "Los comendadores de Córdoba" representan la trilogía del derecho y de la justicia popular del teatro de Lope de Vega. Con "Fuenteovejuna" la Gran Compañía Dramática Xirgu-Borràs iniciaba su contribución a la conmemoración del tercer centenario de la muerte del Fénix de los Ingenios. La nueva versión escénica de "Fuenteovejuna" fue ordenada y compuesta, con arreglo al auténtico texto y como nueva versión escénica, por Cipriano de Rivas Cherif. Federico García Lorca supervisó la realización escénica y la indumentaria y Sigfrido Burmann fue el escenógrafo de la obra.

Se representó "Yerma" hasta el 3 de abril de 1935. En ocasiones Margarita la alternaba con obras como: "García del Castañar" de Rojas Zorrilla, "Una tarde en la boca del asno o La boda de la Sole" de Ángel Torre del Álamo y Antonio Asenjo, "El gran galeoto" de José Echegaray o "El rebaño" a cargo de Enric Borràs. La noche del 25 de abril de 1935 la Compañía Xirgu-Borràs estrenó en el Teatro Español de Madrid, el cuento de miedo en tres jornadas y un amanecer "Otra vez el diablo" de Alejandro Casona. Dos días antes del estreno, Casona agradeció, en "El Heraldo de Madrid", la labor de Margarita Xirgu con estas palabras: <<Es la primera actriz que me tendió la mano; es madrina de poetas y capitana del mejor arte dramático actual. Su sensibilidad inteligente, su generosidad y la intrepidez de sus convicciones artísticas están muy por encima de mi pobre gratitud tan justificada>>. En la publicación "La Voz" Alejandro Casona explicó porque Margarita hacía un papel de hombre: <<Lo ha querido ella. Por eso y por tantas cosas, mi gratitud para la Xirgu no reconoce límites. No es sólo porque sea la primera actriz que me ha tendido la mano; es gratitud de espectador. Margarita ha dado lo primero de Alberti; lo primero de García Lorca... Y se ha atrevido a representar a Séneca. Y "El gran teatro del mundo", esa maravilla. En "Otra vez el diablo", hace un galán. ¿Quién lo habría hecho mejor que ella? Se trata de un tipo iluminado por luces nuevas de ternura, de poesía y de humor; un galán de poema. Insisto: ¿Quién habría superado la delicadísima labor de Margarita?>>.

"El villano en su rincón" fue la segunda obra que la Compañía Xirgu-Borràs representó en 1935, en el Teatro Español para conmemorar el tercer centenario de la muerte de Lope de Vega. El 23 de junio de 1935 se produjo la despedida de la compañía del Teatro Español, después de haber estrenado "Como tú me quieres", de Luigi Pirandello. Terminadas las representaciones se hacían conjeturas sobre quien ocuparía la escena del teatro municipal, ya que finalizaban los tres años del contrato Xirgu-Borràs y la regresión democrática que implicó el Bienio Negro (del noviembre de 1933 al febrero de 1936) pasaba factura. La misma Margarita, atribuía a que no fuese elegida de nuevo para la temporada 1935-1936 del Español, con estas palabras publicadas en "El Liberal": <<Porqué tengo a mi lado como director artístico a Cipriano de Rivas Cherif, cuñado del señor Azaña; porqué estrené "La corona", obra original de Azaña, y porqué a los pocos meses de la instauración de la República representé el drama "Fermín Galán", de Rafael Alberti>>. Díez-Canedo, nombrado académico, por aquellas fechas, publicó el 24 de junio en "La Voz": <<Nadie es insustituible. Después de Margarita Xirgu, que ayer puso fin a su temporada del Teatro Español, otros artistas vendrán al prestigioso escenario. Tales parecen ser los propósitos municipales. Habrá probablemente, un concurso, al que podrá acudir, como todos los demás actores de España, Margarita Xirgu. Los aficionados a los vaticinios tenían aquí su gran ocasión. Aunque Margarita Xirgu concurriera, no sería ella la elegida. ¿Razones? Nadie las ignora. La principal, vistos los hechos, es ésta: haber dado insuperable dignidad al primer escenario madrileño. Escenario prestigioso, desde luego; pero si lo es, lo es por Margarita Xirgu ahora, como en sus días lo fue por María Guerrero. Lo demás..., ni siquiera es literatura. Será sustituida, pues, Margarita Xirgu; pero ya tienen que hacer los que vengan luego para mantenerse a la altura señalada por ella. Ya tienen que hacer en la elección; en la fidelidad a los clásicos, que consiste no sólo en representarlos, sino en representarlos tal y como ellos eran; en gusto y esplendidez tocante a conjunto, trajes y decoraciones viejas, de las comparsas inertes. Si los sucesores de Margarita Xirgu siguen su ruta, a ella se deberá, y ausente ella, algo suyo perdurará todavía en aquel escenario>>. Para más inri, en una prueba palmária de su carencia de ética, los nuevos beneficiarios de la concesión del Español, para la temporada 1935-1936, serían los actores Enric Borràs y Ricardo Calvo, integrantes del Patronato que habían establecido las bases para el concurso de concesión, junto con Jacinto Benavente, Joaquín Álvarez Quintero y Eduardo Marquina entre otros.

Para las fiestas del Corpus Christi granadino, la Compañía Xirgu-Borràs fue solicitada para representar "Fuenteovejuna" de Lope de Vega y "El alcalde de Zalamea" de Calderón de la Barca, los días 28 y 29 de junio. El marco renacentista del Palacio de Carlos V fue el escenario, pero el tiempo fue lluvioso y la primera representación se desarrolló entre relámpagos y truenos. Estoicos, los actores siguieron actuando bajo el aguacero, ante un público imperturbable que usó las sillas a manera de paraguas.

Margarita dio una entrevista al periodista José Pastor Williams que se publicó el 22 de julio en "La Rambla", en la que Margarita decía que no se había percatado de ningún boicot y, el periodista le insinuaba que quizá todo fue motivado por sus creencias políticas: <<De veres? Política, jo? Però si jo no entec de política una paraula, i a més no vull entendre-hi! Si no m'interessa i només m'atrau el meu art! Perquè vegeu el que jo sé de política, Cipriano no em deixarà mentir: aquesta tarda, fa pocs minuts, m'he assabentat que hi havia un partit que s'anomenava... Ja se m'ha oblidat, carai! Com era, Cipriano? -El partit progressista-. Això és: progressista! Ja veieu... Ha de tenir molt poca importancia aquest partit... I una altra cosa que us farà riure és que, fins fa dies, jo creia que aquest altre partit que anomenen agrari era ardent defensor dels camperols, dels que treballen la terra tot l'any de sol a sol, sofrint el vent i el fred i la pluja... I m'han informat que no és així, que aquest partit defensa els propietaris, no els treballadors... Decididament, jo no serveixo per a la política>>.


En una fiesta, en verano de 1935, la cupletista Raquel Meller le giró la espalda a Margarita y comentó en voz alta, con tono despectivo: <<Yo no saludo a esta señora porque no tengo sus ideas...>>. A Raquel Meller no le debían de molestar propiamente las ideas de Margarita Xirgu que como actriz discreta nunca había pregonado, sino que aquello que realmente la debió de cegar, fue la envidia por su carrera artística. El de agosto de 1935, fecha de la muerte de Lope de Vega, la Compañía Xirgu-Borràs estrenó "La dama boba" en versión de García Lorca, en un gran festival, en el Teatro de la Chopera del Retiro. Como en los viejos tiempos de la farándula, salió un cómico al tabladillo a decir la loa en honor de Lope. El cómico era Manuel Machado, el cual, terminada la representación, dio a conocer una poesía inédita del Fénix descubierta por él.

 


Caricatura de Antonio Bueno de Margarita Xirgu protagonizando "La dama boba"

 

El 24 de agosto de 1935 la Compañía Xirgu-Borràs representó "Fuenteovejuna" de Lope de Vega en la plaza del pueblo de Fuenteovejuna. Se montó un tablado al pie de la fachada del Ayuntamiento, utilizándose las escaleras y huecos exteriores del edificio municipal para el desarrollo de los acontecimientos históricos. Las autoridades de Fuenteovejuna habilitaron camerinos para los actores en varias dependencias del Ayuntamiento. El de Margarita daba a un patio pequeño, en el que se encontraba un hombre que, desasosegado, lo recorría de un extremo a otro, como una bestia enjaulada. La actitud inquieta del hombre llamó la atención de Margarita, que quiso saber qué le ocurría. Uno de los alguaciles se apresuró a tranquilizarla: se trataba de un <<peligroso anarquista que había caído por aquel lugar>>, y el Alcalde había decidido encerrarlo hasta que terminara la función, temeroso de que el argumento justiciero de la obra solviantara el ánimo del anarquista y la rebelión popular saltara del escenario a la calle. Margarita, indignada, se lo contó a Federico, y éste fue enseguida en busca del Alcalde y lo persuadió de que pusiera en libertad el presunto alborotador. El munícipe accedió a soltarlo en el acto. El gesto de la actriz y del poeta se extendió entre el vecindario y al terminar la función, el público, inesperadamente, se precipitó en masa hacia el escenario. García Lorca, en un principio, al ver aquel enfervorizado oleaje humano, temió como los munícipes, que el pueblo enardecido por las voces de Fuenteovejuna, todos a una, fuera a linchar a los caciques y a los actores que hacían el papel de malos. Hubo momentos de auténtico desconcierto, hasta que pudieron comprobar que el pueblo pretendía demostrar su simpatía al autor y a la actriz por la libertad del anarquista. Horas más tarde, en la posada del pueblo, mientras Federico paladeaba el fino vinillo de la tierra, daba gusto oírle contar el moderno levantamiento de Fuenteovejuna pasado por el tamiz de su fantasía y la lírica gracia andaluza de sus imágenes.

Finalmente, el 28 de agosto la Compañía Xirgu-Borràs representó "La dama boba", de Lope de Vega en el Teatro Español, el 1 de septiembre volvió con "Fuenteovejuna" al Teatro de la Chopera y el 8 de septiembre se acabó la temporada de la compañía en el Teatro Español con la representación de "La dama boba" de Lope de Vega en versión de Federico García Lorca.

 


Margarita Xirgu en 1935.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 9 de septiembre de 1935, Federico y Margarita llegaron a Barcelona. La Xirgu debutó al día siguiente en el Teatro Barcelona con "La dama boba". La noche del 17 de septiembre Margarita Xirgu presentó, en el Teatro Barcelona, el poema dramático en tres actos de dos cuadros, en prosa y en verso "Yerma" de Federico García Lorca, precedida de una aureola de escándalo. El éxito fue clamoroso. Tras repetidas caídas de telón, García Lorca se adelantó al proscenio y dijo: <<Mi bautismo de sangre en el teatro lo tuve en Barcelona con "Mariana Pineda", pero a quien tengo que estar siempre agradecido es a Margarita, que estrenó aquella obra, y porque sin ella no hubiera sido posible llevar a escena "Yerma">>. La actriz estaba tan identificada con su personaje que el público no sabía si la Xirgu interpretaba a Yerma, o si ésta interpretaba a la actriz. Así se lo comunicó a la periodista Lorenza García de Riu, el día del estreno: <<Estoy nerviosísima, enferma casi: Todo lo que me rodea, hoy apenas tiene significado para mí; ando de un modo vago, como una sonámbula. Mi presencia en todas partes es una ausencia difícil de definir. Esta tarde, al decir los maravillosos versos de Lope, mi espíritu permanecía abstraído... Sólo tengo vida, sensibilidad y fuerzas para el personaje de Yerma; soy sólo la mujer perturbada por la infecundidad, y tengo en mi corazón y en mi carne, la huella de una infinita preocupación. Sólo después de mi tortura podré dar esta noche a la obra, el relieve necesario para hacer vibrar al público de dolor y de entusiasmo>>.

 

 


Caricatura de Del Arco de Margarita Xirgu protagonizando "Yerma" y Federico García Lorca

 

El reparto de "Yerma" fue el siguiente: Margarita Xirgu (Yerma), Isabel Pradas (María y Lavandera 1ª), Amalia Sánchez Ariño (Vieja pagana), Eloísa Vigo (Dolores y Lavandera 4ª), Isabel Gisbert (Lavandera 2ª y Mujer 2ª), Juana Lamoneda (Lavandera 3ª y Muchacha 1ª), Antonia Calderón (Lavandera 5ª y Muchacha 2ª), Eloísa Cañizares (Lavandera 6ª y Niño), Amelia de la Torre (Hembra y Cuñada 1ª), Teresa Pradas (Cuñada 2ª), Emilia Milan (Mujer 1ª), Pedro López Lagar (Juan), Enrique Álvarez Diosdado (Víctor), Alberto Contreras hijo (Macho), José Jorda (Hombre 1º), Gustavo Bertot (Hombre 2º), Miguel Ramírez (Hombre 3º), con decorados de Manuel Fontanals y dirección artística de Cipriano de Rivas Cherif. Acabó la representación con un recital de poesias catalanas, a cargo de Margarita Xirgu.

 

Programa de "Yerma" estrenada en Barcelona, el 17 de septiembre de 1935.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 30 de septiembre Margarita representó "Otra vez el diablo" de Alejandro Casona en el Teatro Barcelona. Con motivo del primer aniversario de la Revolución de Asturias, el 6 de octubre de 1935, la sección de Literatura i Belles Arts del Ateneu Enciclopédic Popular, en colaboración con otros Ateneos de Barcelona, organizó en el Teatro Barcelona una conferencia-recital de Federico García Lorca, con la participación de Margarita Xirgu, presidenta honorária de la citada entidad cultural, con el fin de recoger beneficios para los represaliados de los hechos de octubre de 1934. Cuando el poeta terminó su recital apareció en el escenario Margarita, vestida con los colores republicanos y recitó "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías" de Lorca.

 


Margarita Xirgu en 1935.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 9 de octubre, Federico y Margarita, fueron solicitados para dar un recital en una residencia de estudiantes, ambiente lleno de evocadores recuerdos para el poeta. La conferencia-recital estaba organizada por la Escola d'Infermeres de la Generalitat de Catalunya y se celebró en el Institut d'Acció Social Universitaria de Catalunya. El 14 de octubre tuvo lugar la representación de "Yerma" en el Teatro Barcelona como final de temporada y en función a beneficio de Margarita Xirgu. En el Teatro Stadium, antiguo estudio del pintor Luis Masriera, el 15 de octubre Lorca ofreció una lectura privada a Margarita y su compañía de "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores". No pasaba de ser un propósito teatral surgido al calor de una charla con José Moreno Villa, que le proporcionó el tema al hablarle de la rosa mutábile y del lenguaje de las flores. Pero hasta el verano no daría el toque final a esta pieza. García Lorca pensaba los asuntos durante varios años y luego los pasaba a cuartillas en unas semanas, como hizo con "Bodas de Sangre", fruto de una noticia de prensa. La tarde de la citada lectura, el poeta se presentó vistiendo un mono azul de mecánico, el uniforme de "La Barraca". Al terminar la lectura del primer acto, Margarita le dijo:
-Mira , Federico, esto no es para mí. Tu Rosita es una niña... ¿Cómo voy a hacer yo eso?.
-No te preucupes. Sigue escuchando, y si no te gusta, ya la estrenará Loreto- refiriéndose a Loreto Prado la actriz cómica especializada en papeles de niños.
En efecto cuando terminó la lectura Margarita estaba entusiasmada y de mutuo acuerdo fijaron la fecha del estreno. El 19 de octubre el Lyceum Club de Barcelona ofreció un homenaje en el Café de las Rambles a Margarita Xirgu y le acompañó García Lorca. A continuación Margarita y Federico emprendieron una gira que terminaría en Valencia, con representaciones en Terrassa, Manresa, Sabadell, Sant Cugat, Mataró, Molins de Rei, Igualada actuando en el Ateneo de la Clase Obrera, Reus, Tarragona y Castellón. En Valencia la Xirgu actuó desde el 26 de octubre hasta el 11 de noviembre, representando básicamente "Yerma" en el Teatre Principal a partir del día 5. El 14 de noviembre Margarita Xirgu presentó "Yerma" en el Teatre Cinema Nou de Badalona y el 21 de noviembre representó "Yerma" en homenaje y a beneficio de Federico García Lorca.
La Compañía Margarita Xirgu debutó de nuevo el 22 de noviembre, en el Teatro Principal Palace de las Rambles de Barcelona, frente a la estatua de Frederic Soler, el conocido Serafí Pitarra, fundador del teatro catalán. La obra representada fue "Bodas de sangre" de García Lorca. José Caballero fue el autor de los bocetos y de los figurines, que fueron realizados en los talleres Burmann. La música de escena la eligió Lorca y él mismo las acompañó al piano junto con los coros de José Jordá. El éxito fue inenarrable. El día antes del estreno García Lorca declaró: <<Se trata de un verdadero estreno. Ahora se representará íntegra. Imaginaos que ya han colocado en los carteles el nombre real con el que había bautizado la obra: "Tragedia". Las compañías bautizan las obras como dramas. No se atreven a poner "tragedias". Yo, afortunadamente, he topado con una actriz inteligente como Margarita Xirgu, que bautiza las obras con el nombre que deben bautizarse>>. Con la madre de "Bodas de sangre", Margarita Xirgu incorporó a su repertorio una de sus grandes heroínas. La actriz dio a su personaje ese aire hierático, amargo, cargado de reminiscencias trágicas que conforman la pena inmensa de esta madre mortificada, tan pobre, que no tiene un hijo siquiera que poderse llevar a los labios. El importe de la recaptación de entradas en este estreno fue de 2.353 pesetas, la más alta de aquel mes. Por derechos de autoría le pagaron a Federico 1.506 pesetas, por las funciones que tuvieron lugar desde el 22 hasta el 28 de noviembre.

 

De derecha a izquierda: Enrique Álvarez Diosdado, Julia Pachelo, Margarida Xirgu, Amelia de la Torre i José Cañizares, interpretando"Bodas de sangre".

Foto Fundación Federico García Lorca

 

El 12 de diciembre Margarita Xirgu estrenó, en el Teatro Principal Palace de Barcelona, "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores" de Federico García Lorca. El autor confesó en la publicación "La Humanitat": <<Con "Doña Rosita la soltera" he querido realizar un poema de mi infancia en Granada, en el cual salen criaturas y ambientes que yo he conocido y sentido. Éste es el drama profundo de la solterona andaluza y española en general. España es el país de las solteronas decentes, de las mujeres puras sacrificadas por el ambiente social que las rodea>>. Durante las representaciones de "Doña Rosita la soltera", García Lorca se alojó en el Hotel Majestic de Barcelona. Los últimos días de diciembre de 1935 y primeros del año 1936, Federico se mudó y se alojó en la casa de Margarita en Badalona, en la calle Santa Madrona.

 

Programa de las representaciones de Margarita Xirgu en el Teatro Principal Palace de Barcelona, en diciembre de 1935.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona


El 13 de diciembre de 1935 al día siguiente del estreno de "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores", Margarita Xirgu ofreció un banquete a los críticos catalanes y castellanos en el Restaurante Miramar en Montjuïc. El sábado 14 de diciembre Margarita, Federico y un grupo de admiradores del músico catalán, visitaron el sepulcro de Isaac Albéniz, en el Cementiri Nou de Montjuïc, con motivo de la colocación de un monumento. En el plano frontal, bajo el rostro femenino del monumento, quedaron grabados los nombres de: Margarita Xirgu, Teresa Cabarrús de Marshall, Federico García Lorca, Cipriano Rivas Cherif, Jaime Pahissa, Frank Marshall, Rafael Moragas, Luis Góngora, Josep Arnall, Miguel Ortín, Francisco de A. Planas Doria, Círculo Artístico, Antonio Torroella y Roberto Vasconcel. Rivas Cherif leyó la "Oda a Albéniz" de Juan Ramón Jiménez, y García Lorca el soneto escrito por él mismo "Epitafio a Isaac Albéniz".

 


Federico, Margarita y Cipriano.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El 19 de diciembre de 1935 García Lorca dio una conferencia musical a auditorio del Casal del Metge, en la vía Laietana de Barcelona. La conferencia fue titulada por su autor "Como canta una ciudad (Granada) de noviembre a noviembre" y para acabar la conferencia-concierto Lorca ofreció la primicia de los poemas "Casidas" y "Gacelas", de su obra inédita "Diván del Tamarit". Al acabar el acto, Lorca y un grupo de amigos fueron al camerino de Margarita Xirgu al Principal Palace. La actriz sentía no haber podido asistir al recital y Federico le dijo: <<Apura, Margarita. Al terminar tú la función de esta noche, palabra que yo té recito íntegra la conferencia que acabo de dar, y contigo invito a toda la compañía, así como a cuantos quieran volverme a oír>>. Entre los que asistían a este diálogo estaba Xavier Regàs. Su padre era el propietario del Restaurante de la Estación de Francia, donde había una gran sala graciosamente dividida por cristaleras de colores de relieve, pintadas por los mejores artistas catalanes del momento -Calsina, Humbert, Togores, Mompou, Serrano,...- y unos biombos decorados por Grau Sala, que había hecho la portada del programa de mano de "Doña Rosita la soltera". Xavier Regàs ofreció a Federico aquella espaciosa sala, donde había un piano, para que repitiera su conferencia-musical. Al filo de la media noche acudieron a la cita, las manolas, las solteronas, las ayoles, y otras huestes histriòniques. Al grupo inicial se habían sumado amigos, conocidos y admiradores, algo más de medio centenar de personas entre las cuales se encontraban: Juan Tejedor, Carles Sindreu, Ignasi Agustí, Joan Alavedra, Grau Sala, Mario Verdaguer, Rafael Moragas, Josep Maria de Sagarra, Alexandre Vilalta, Joaquím Ventallò, Luis Góngora, Carles Soldevila, Carlos Mir Amorós, Joan Puig y Ferrater, Jaume Pahissa, Just Cabot, José María Delgado, Luis Elías, Mauricio Torras-Balari, Màrius Gifreda, Joan Tomàs, Llevarán y Reynals, Tomás Garcés, José María Planas, Joaquín Montaner,... Los Regàs ofrecieron un pica pica a los asistentes. Tras el ágape, que discurrió en una atmósfera jovial, Federico, al piano transportó al improvisado auditorio a aquella soñada Granada de su retenida niñez, que le dio su luz y que le abrió la vena de su secreto lírico. Después fue el gran pianista barcelonés Alexandre Vilalta el que se sentó al piano e interpretó a Albéniz y a Falla. La alegría se hizo sonora cuando Josep Maria de Sagarra empezó a desgranar sus poesías jocosas, en las cuales trazaba ingeniosas imágenes que a Federico le hacían estallar aquella risa suya tan recordado por sus amigos. Y en aquel caldeado ambiente, el poeta catalán decidió dar a conocer la "Balada de Fray Rupert". Acompañado de Rivas Cherif fue a su casa de la Bonanova, para recoger el original. En la sala del Restaurante de la Estación, unos biombos chinos ponían una nota alegre y íntima. En pos de uno de ellos se ocultó Margarita Xirgu para darle tono, a la célebre balada anticlerical. Tras una fugaz lectura, Margarita se subió a una silla a manera de púlpito, y la declamó con tal vigor y tal temblor que parecía estar recitando "Medea". Cuando acabó de recitar, Federico cogió a la actriz en brazos y le dijo: <<Qué grande eres, Margarita!. Con una actriz como tú y un poeta como Sagarra, la lengua catalana no morirá nunca>>. Finalmente García Lorca, Sagarra y Rivas Cherif improvisaron parodias de discursos de Eduardo Marquina que hicieron tronchar de risa a los asistentes al acto, que se despidieron al amanecer.

Desde el estreno de "Doña Rosita la soltera" de Lorca, Margarita Xirgu recibía diariamente un ramo de flores sin tarjeta ni remitente. Se trataba de un obsequio de las floristas de las Ramblas. La Xirgu y Lorca delante de aquel gesto tan exquisito, quisieron dedicar una función extraordinaria a aquellas mujeres de "risa franca y manos mojadas donde tiembla, de cuando en cuando, el diminuto rubí causado por la espina". El día 22 de diciembre se hizo este homenaje, Lorca les dedicó el acto y la Xirgu recitó el "Cant a les Rambles de les Flors" de Josep Maria de Sagarra.
Durante las representaciones de "Doña Rosita la soltera", a García Lorca se le veía mucho con el secretario de "La Barraca", el estudiante de ingeniería Rafael Rodríguez Rapún, que había ingresado en dicha compañía por propia recomendación de Lorca y al que el poeta le mostraba gran afecto. En una de las juergas nocturnas, Federico se ofendió porque su amigo se había marchado, sin despedirse, con una gitana. Al día siguiente se alarmó Margarita porque Federico no apareció por el Principal Palace para asistir, como de costumbre, a los ensayos y añadir algún que otro toque a la representación. El director Cipriano de Rivas Cherif se puso a buscarlo, más, al parecer, se lo había tragado la tierra y sólo al cabo de varias horas de inquietud pudo dar con él en un cafetín perdido, donde, con la cabeza entre las manos, rumiaba una de sus extrañas penas. Rivas Cherif, más tarde recordó la conversación íntima que ambos mantuvieron, a raíz del desencuentro con el hombre que Federico amaba, García Lorca se explayó en la confesión. Estaba deprimido y era la primera vez que hablaba tan abiertamente de su homosexualidad.

El 23 de diciembre se realizó una cena-homenaje a Federico en el Hotel Majestic, por haber ofrecido en riguroso estreno "Doña Rosita la soltera" a la ciudad de Barcelona. Asistieron un centenar de comensales, que representaron la más selecta intelectualidad barcelonesa. Cipriano de Rivas Cherif leyó un poema divertidísimo "A Federico García Lorca", Salvador Vilaregut en otro poema humorístico hizo hablar a Esquilo y a Shakespeare para elogiar al poeta granadino y Carles Soldevilla también intervino con el mismo tono humorístico. Federico habló de Margarita Xirgu, expresándole públicamente gratitud por todos los éxitos que le debía.

A finales de 1935, según el periodista José Montero Alonso: <<Margarita Xirgu dio una conferencia en el Lyceum Club de Barcelona. El tema de la charla desarrollada por la actriz fue "El teatro y yo". Recuerdos, experiencias y sensaciones de su vida de intérprete fueron evocados con ágil palabra, muy expresiva y sincera. A modo de ilustraciones de sus puntos de vista sobre la escena, Margarita recitó algunos pasajes de obras por ella interpretadas. La actriz se caracterizó siempre por una gran inquietud intelectual, reflejada en la amplitud y el interés del teatro a que dio vida>>. Otras fuentes apuntan que este coloquio-recital se realizó en la sala de actos de la Llibreria Catalonia de Barcelona.

 

Margarita Xirgu dando una conferencia en el Lyceum Club de Barcelona a finales de 1935.

Foto Moliné-Xirgu expo Museu de Badalona

 

El día siguiente de la muerte de Ramón María del Valle-Inclán, el 5 de enero de 1936, la Xirgu recibió en su casa de Badalona a la periodista Irene Polo, que quería recabar su opinión sobre el dramaturgo y que se puede resumir con esta frase que le dijo: <<No era un hombre agrio, era un hombre rebelde a todas las injusticias>>.

El 6 de enero de 1936 Margarita Xirgu se despidió del público barcelonés, con la representación, en el Teatro Principal Palace, de "Doña Rosita la soltera" y los cuadros de "Las lavanderas" de "Yerma" y "La boda" de "Bodas de sangre" del mismo autor. Margarita habló este día al periodista Amadeu Aragay (según otras fuentes Andreu A. Artís), de la pena que sentía al abandonar Barcelona: <<Volveré y éste es el único pensamiento que me acompaña. Volveré, aunque no sé cuándo. Emprendemos una excursión larguísima, cuyo fin no conocemos todavía. Pero os aseguro que a mi regreso, al primer lugar que vendré será a Barcelona, y precisamente a representar teatro catalán... Mientras tanto, Sagarra me escribirá la comedia que me prometió. Después he de representar "Ifigenia", traducida por Ferrán y Mayoral>>. Margarita Xirgu proyectaba representar esta obra en el escenario de Ampurias, cara al mar, en colaboración con el arqueólogo Pere Bosch Gimpera y con el soporte e interés de García Lorca. El 9 de enero de 1936 representó "Doña Rosita la soltera" en el Teatre Cinema Nou de Badalona, interpretándo a continuación la misma obra en Sabadell y Manresa.

Margarita planeaba la cuarta gira por Sudamérica para primeros de febrero. Empezaba en Cuba y luego Méjico, Colombia, Perú,... La Xirgu le dijo a Federico:

-¿De veras, no vendrás con nosotros, Federico?
-Iré, sí, iré..., pero no ahora..., en abril...
-Sin embargo, es ahora cuando deberías venir...

El rostro del poeta se ensombreció con aquella oscura tristeza que a veces velaba la luz de sus ojos. Margarita no se resignaba a partir sin Federico. La actriz pensó en la posibilidad de contratar para su compañía a Rafael Rodríguez Rapún, sin el cual el poeta no se decidía a abandonar España. Margarita le propuso a Rivas Cherif la gestión, a espaldas de Lorca, pero el intento quedó truncado, porque Rodríguez Rapún estaba en vísperas de exámenes y no podía acompañarlos.

Desde el 11 hasta el 15 de enero de 1936, la Compañía Dramática Margarita Xirgu, bajo la dirección de Cipriano de Rivas Cherif, actuó en el Teatro Bretón de Logroño. El repertorio de las obras representadas fue: "Bodas de sangre", "Yerma" y "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores" de Federico García Lorca, "La dama boba" de Lope de Vega en versión escénica de Federico y "La sirena varada" de Alejandro Casona. El elenco de actrices y actores fue: Margarita Xirgu, Antonia Calderón, Luisa Calderón, Isabel Pradas, Amalia Sánchez Ariño, Amelia de la Torre y Eloísa Vigo, Pedro López Lagar, Enrique Álvarez Diosdado, Alberto Contreras y Alejandro Maximino, entre otros. El 17, Margarita Xirgu apareció en el Teatro bilbaíno Arriaga, con "La dama boba". En la sociedad "El Sitio" la actriz y el poeta dieron un recital poético, en homenaje a Jorge Manrique. Federico recitó cuatro composiciones de su "Romancero gitano" y Margarita el romance "Las tres manolas" de "Doña Rosita la soltera". Las representaciones terminaron en Santander, con la puesta en escena de "La dama boba" y "Yerma".

El 31 de enero de 1936 Margarita Xirgu inició su cuarta gira a Sudamérica y embarcó en Santander en el barco "Orinoco", más tarde convertido en el "Juan de Garay", juntamente con su Compañía formada por las actrices: Antonia Calderón, Eloísa Cañizares, Isabel Gisbert, Juanita Lamoneda, Emilia Milán, Isabel Pradas, Amalia Sánchez Ariño, Amelia de la Torre y Eloísa Vigo. Los actores de la compañía eran: Enrique Álvarez Diosdado, Emilio Ariño, Gustavo Bertot, Luis Calderón, José Cañizares, Alberto Contreras padre e hijo, José Jordá, Pedro López Lagar, Alejandro Maximino, Miguel Ortín y Miguel Ramírez.

La Compañía Margarita Xirgu se presentó en La Habana, el viernes 14 de febrero de 1936 en el Teatro Principal de la Comedia, con "La dama boba" de Lope de Vega en adaptación de García Lorca. El 15 de febrero estrenaron "Yerma" y el 17 "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores". Desgraciadamente, pocos días después de la llegada a La Habana el estado de salud del marido de Margarita, Josep Arnall, se agravó. La Compañía Margarita Xirgu se planteó, incluso, regresar a la Península. Sin embargo, la Xirgu debió cumplir su contrato con el Teatro Principal de la Comedia. Margarita ni dormía ni comía. Era el desasosiego por el deber. Era una sagrada obligación que le imponía su vocación indomable. Humanamente, al final, no pudo continuar. La joven actriz Amelia de la Torre sustituyó a Margarita durante estos días de angustia. Poco a poco, a pesar de una cierta mejoría, su marido se extinguió y dejó de existir el 22 de marzo de 1936 por anémia aguda. Estuvieron casados 26 años. Fue el primer golpe duro. El Embajador español quiso colocar la capilla ardiente en una de las salas de la embajada. Margarita se negó en redondo. Era una trampa ignominiosa: el embajador, poco amante de la República, quería evitar conmemorar el 14 de abril. Siempre hay mentes innobles que aprovechan el dolor de los débiles. A los dos días del sepelio, el espíritu de la Xirgu reaccionó. Hacía falta trabajar: mantener la compañía en pie de batalla para la vida. Cuando Rivas Cherif le insinuó que había que tomar una decisión, ella reaccionó con celeridad: <<Puesto que un día u otro será necesario tomarla, que sea ahora mismo>>. Y así reapareció en el escenario. La compañía estuvo en el Teatro Principal de la Comedia hasta el 2 de abril, cuando pasaron al Teatro Nacional, también de La Habana. Durante la estancia en Cuba, la Compañía Margarita Xirgu representó "Yerma", "Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores" y "Bodas de sangre" de Federico García Lorca; "La sirena varada" y "Otra vez el diablo" de Alejandro Casona; "Ni al amor ni al mar", "De muy buena familia", "La noche del sábado", "La malquerida" y "La princesa bebé" de Jacinto Benavente; "Un día de octubre" de Georg Kaiser; "Como tú me quieres" de Luigi Pirandello y "La dama boba" y "Fuenteovejuna" de Lope de Vega, en versión escénica correspondiente de García Lorca y Rivas Cherif.
Después de la estancia en Cuba, la Compañía Margarita Xirgu viajó a México y representó a partir del 10 de abril "Fuenteovejuna" en el Teatro del Bosque de Chapultepec y "Medea" en San Juan Teotihuacán. El 18 de abril de 1936, la compañía se presentó en Ciudad de México, estrenando "Yerma" de Lorca, en el Palacio de Bellas Artes. Las representaciones duraron cinco meses en el Palacio de Bellas Artes, abriendo insospechadas perspectivas para los jóvenes grupos teatrales como "Orientación" y "Ulises" y, descubriendo el teatro de Lorca y de Casona a los jóvenes vanguardistas. En México representaron además del repertorio realizado en Cuba: "La zapatera prodigiosa" de Lorca; "Medea" de Séneca; "Fuente escondida" de Marquina, "Santa Juana" de Shaw, "Elektra" de Hofmannsthal y "El gran teatro del mundo" de Calderón.

 

Margarida Xirgu delante de la Embajada de España en Méjico en abril de 1936. Detrás de ella Cipriano de Rivas Cherif, la primera por la izquierda su esposa Carmen Ibáñez y detrás suyo Miguel Ortín


La Xirgu recibió noticias de Federico García Lorca anunciando su inminente embarco para reunirse con ella en México, aunque sin decirle a Margarita que su propósito era viajar antes a Nueva York para saludar a antiguos amigos. El 12 de junio de 1936, la Compañía Margarita Xirgu representó "Nuestra Natacha" de Alejandro Casona en el Teatro Arbeu de Ciudad de México. Terminadas las representaciones regresaron a Cuba para proseguir las representaciones en la Habana, durante 1 mes más, según el contrato firmado antes de partir hacia México a primeros de abril .
Casualmente, Cipriano de Rivas Cherif salió hacia España, el 18 de julio de 1936, al conocer el triunfo del Frente Popular y para ayudar a su cuñado Azaña nuevo Presidente de la República; al saber que su hijo mayor estaba enfermo y su mujer embarazada y; después de no haber convencido -reiteradamente- a Margarita de que volviera con él, incluso con el conocimiento de que tendría a su disposición el Teatro Español de Madrid. El mismo 18 de agosto de 1936, los fascistas asesinaron a Federico García Lorca, en el camino que va de Viznar a Alfacar, en Granada. Margarita enloqueció al conocer la noticia.

En la segunda estancia de 1936 en Cuba, la Xirgu representó el 20 de octubre en el Teatro Principal de la Comedia de La Habana, las obras "La zapatera prodigiosa" de Federico García Lorca y "Elektra" de Hugo von Hofmannsthal, traducida por Eduardo Marquina y Joaquín Pena, en una velada en honor a la excelsa actriz, como reza su programa. Terminadas las representaciones en La Habana, Margarita Xirgu y su compañía viajaron por primera vez a Colombia en los primeros días de noviembre. Tres meses duró su actuación en el Teatro Colón de Bogotá, con caracteres de verdadera apoteosis. Para los colombianos el teatro moderno de Margarita Xirgu que admiraron en el Colón, era inédito. La expectación que provocó fue tan colosal, que un periodista llegó a pedir en una crónica: <<...que diera una tregua al asombro, porque le parecía excesiva la conmoción espiritual que su arte había promovido>>. Margarita, más tarde explicó: <<En Colombia conté con la apasionada simpatía del pueblo, que nos seguía a todas partes, pero cierta prensa se ensañó con nosotros, un diario nos obstaculizó la labor tratándonos de "milicianos y descamisados>>.

 

Algunos textos han sido extraídos de las biografías: ""Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu. Una biografía" de Antonina Rodrigo y de: "Margarida Xirgu, cartografia d'un mite. De Badalona a Punta Ballena" de Francesc Foguet i Boreu.

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.