131. LUIGI PIRANDELLO

 

Luigi Pirandello nació, el 28 de junio de 1867, en Villaseta de Càvusu, llamada actualmente Xaos y que en el siglo XX se transformó en un suburbio de la ciudad siciliana de Agrigento, la ciudad vecina de Porto Empedocle, en Italia. Fue dramaturgo, poeta, novelista y escritor de relatos cortos. Luigi era hijo de Caterina Ricci-Gramitto y de Stefano Pirandello, un comerciante garibaldino de clase media pero de ascendencia ilustre, inversor en la industria del sulfuro. Tanto los Pirandello como los Ricci-Gramitto eran fuertemente antiborbónicos y participaban activamente en el movimiento "Il Risorgimento", destinado a la unificación democrática de Italia. Su padre llegó a participar en la famosa aventura de Los Mil, siguiendo a Garibaldi a la batalla de Aspromonte, mientras su madre cuando apenas contaba con trece años, debió emigrar junto con su padre a Malta, donde había sido enviado al exilio, por la monarquía borbónica reinante.

Como muchos niños acomodados de la época, Luigi recibió su educación básica en su propio hogar. Quedó fascinado por las fábulas y leyendas de tono mágico que su tutora Maria Stella solía narrarle. A la precoz edad de doce años escribió su primera tragedia. A insistencia de su padre, se inscribió en una escuela técnica, educación que complementó con el estudio de humanidades, por las que sentía mucha mayor afinidad. Su infancia transcurrió entre Girgenti (actual Agrigento, después de ser cambiado el nombre por Mussolini), y Porto Empedocle, a orillas del mar. Luego de ser víctimas de maniobras fraudulentas, la familia se trasladó a Palermo en 1880 cuando Luigi tenía 13 años. Fue en Palermo donde terminó el Liceo, se enfrascó en la lectura de la poesía italiana del siglo XIX, especialmente de escritores como Giosuè Carducci y Graf, empezó a escribir sus primeros poemas y se enamoró de su prima Lina. Durante este período comenzaron los primeros signos del serio contraste que lo separaría de su padre, cuando Luigi encontró cierta correspondencia que insinuaba la existencia de una relación extramarital por parte de Stefano Pirandello. Así es como el joven Luigi Pirandello empezó a acercarse emocionalmente a su madre.

Su amor por su prima, inicialmente visto con desagrado, fue de pronto tomado con gran seriedad por la familia de Lina, que demandó que Luigi abandonara sus estudios para dedicarse de lleno a la administración de las inversiones familiares en el negocio del azufre, a fin de que los jóvenes pudieran casarse prontamente. En 1886, durante unas vacaciones, Luigi visitó las minas de azufre de Porto Empedocle y comenzó a trabajar con su padre. Sus impresiones se reflejarían en relatos como "Fumar" (Il fumo) y "Ciaula descubre la luna" (Ciàula scopre la luna). El matrimonio con su prima, que parecía inminente, fue pospuesto y Luigi Pirandello se inscribió en la Universidad de Palermo en los departamentos de Leyes y Letras. En el campus de la universidad cultivó la amistad de jóvenes ideólogos como Enrico La Loggia, Giusseppe De Felice Giuffrida y Francesco De Luca.

De allí Luigi Pirandello pasó, en 1887, a la Universidad de Roma, donde protagonizó un serio incidente con un profesor, por lo que se vio obligado a abandonar la Casa de Estudios. En 1889 publicó su primer libro de poesías titulado "Mal Giocondo". Se trasladó a Bonn donde se doctoró, el 21 de marzo de 1891, con una tesis en alemán que versó sobre la lengua siciliana. Este mismo año publicó su segundo libro de poesías "Pascua de Gea" (Pasqua di Gea) y el ensayo "Laute y Lautentwickelung el dialecto de Girgenti" (Laute und Lautentwickelung der mundart von Girgenti). Al poco tiempo, Pirandello regresó a Italia.

El 27 de enero de 1894, Luigi Pirandello contrajo matrimonio, en Girgenti, con María Antonietta Portulano. Este mismo año, publicó su primer libro de relatos cortos "Amores sin amor" (Amori senza amore). En 1897 fue contratado como profesor de literatura italiana en el Instituto Superior de Magisterio o Escuela Normal Femenina de Roma y sus enseñanzas no terminaron hasta 1921. Un cataclismo provocó daños irreparables en la mina de azufre en la que su padre tenía invertidos sus bienes y la dote de Maria Antonietta, lo que le causó graves dificultades económicas y una fuerte depresión. En 1895 publicó su tercer libro de poesías "Elegía renana" (Elegie renane), en 1901 su cuarto libro de poesías "La gaita" (La zampogna), en 1902 su libro de relatos cortos "Cuando yo era un tonto" (Quand'ero matto) y su primera novela "El turno" (Il turno). En 1903 Pirandello terminó el segundo volumen del libro de relatos cortos "Travesuras de la muerte y la vida" (Beffe della morte e della vita), iniciado el primero un año antes. Luigi Pirandello publicó en 1904 -cuando tenía treinta y siete años de edad- el libro de relatos cortos "Blanco y negro" (Bianche e nere) y la novela "El difunto Matías Pascal" (Il fu Mattia Pascal) que se constituyó en un enorme éxito, siendo traducida rápidamente a varios idiomas. La novela supuso un giro en la narración costumbrista de la época. "El difunto Matías Pascal" anticipó relatos futuros, dotados de profundos análisis del personaje individual, lo que luego sería una norma continua en su teatro. El argumento se basa en el doble golpe de fortuna que favorece al joven Matías Pascual, justo cuando peor lo trata la vida: su familia lo desprecia y los acreedores lo acosan. Pero la suerte lo enriquece en el casino y la casualidad quiere que lo confundan con un cadáver de parecida contextura física, hallado junto a su casa. Libre de responsabilidades, Matías Pascal decide adoptar una personalidad nueva y desembarazarse de su pasado. Tras varios años ociosos en los que recorre toda Europa, Adriano Meis, antes Matías Pascal, encontrará insalvables dificultades que le impiden seguir viviendo oculto tras una identidad falsa. La obra formula la importante pregunta: ¿En qué nos convertiríamos si nuestro pasado desapareciera? Matías Pascal disfrutó el privilegio de morir en vida y lo aprovechó hasta que la muerte propia, o la consciencia de estar muerto para el resto de la gente, se le volvió insoportable. A veces los lugares de ensueño resultan parajes inhabitables, las mujeres ideales rechazan todo aprecio, la suerte ansiada encierra un destino adverso y fatal. La experiencia de Matías Pascal, a pesar de la ironía inteligente y el ánimo optimista del personaje, fracasa. A Matías Pascal lo eligió la fortuna y, naturalmente, aprovechó su paso. Ningún lector se negaría a sí mismo esta posibilidad tan atractiva: enriquecerse justo cuando nadie lo espera a uno. A partir de aquí todo consiste en una entera libertad; hasta las condiciones de nuestro pasado pueden crearse a la medida: <<vivía no solamente para mi presente, sino también para mi pasado, es decir, para los años que Adriano Meis no había vivido>>. Matías Pascal, inesperadamente, conoció la emoción de disfrutar la absoluta ausencia de responsabilidades. Rico, sin compromiso, libre. Pero la vida, aun la de un difunto, entraña complejísimas exigencias. La libertad, dice Pirandello, no existe. Una libertad ausente de responsabilidad exige la ausencia de memoria y de pasado. ¿Es posible vivir así? <<Sin duda había sido un hombre misteriosísimo: ni un amigo, ni una carta, nunca, en ninguna parte...>>, se lamenta Matías Pascal. Y es que el personaje, quizás todos nosotros también, no puede disfrutar de una muerte plena mientras pervive en él la memoria de lo vivido. La muerte fingida de Matías Pascal, que lo liberó de la penuria y el compromiso, no acabó con la capacidad de recordar. Matías Pascal nos sugiere que mientras vivamos, las dificultades de vivir nos acompañan obstinadamente. La paradoja del personaje, la lección de la lectura, se advierte cuando se reconoce cuánto de gratas pueden acabar siendo esas dificultades: <<¿Me ha parecido una suerte que me tuvieran por muerto? Pues bien, estoy muerto de verdad. ¿Muerto? Peor que muerto: los muertos ya no tienen que morirse, y yo sí, yo estoy todavía vivo para la muerte y muerto para la vida. En efecto, ¿qué vida puede ser la mía?>>.

 

Luigi Pirandello en 1904.

Foto Blog Libero


En 1906 publicó el libro de relatos cortos "Erma dos caras" (Erma bifronte), en 1908 publicó la novela "La excluida" (L'esclusa) y los ensayos "Arte y ciencia" (Arte e scienza) y "El humorismo" (L'umorismo) en el que subrayó la desproporción entre ideales y realidad inculcada por la sensación de traición y resentimiento que él y su familia habían padecido. Definía al humorismo como "el sentido de la contradicción", por el que la llama del sentimiento se debilita en el agua de la reflexión. En esta obra, muestra su talento de ensayista teórico con un estudio legendario sobre la esencia del humor en la literatura y en la vida cotidiana. La teoría de Luigi Pirandello es única por basarse en el aspecto emocional del proceso humorístico: el humor es el resultado de la contraposición de dos sentimientos que suscita la reflexión activa durante la lectura de una obra o situación. El ensayo tiene los siguientes interesantes apartados: 1.Insatisfacción ante las notas con las que algunos autores, como Richter, definen el humorismo; 2.Es preciso definir el humorismo, no renunciar a su definición. Contra Croce; 3.La obra de arte y la obra humorística. El sentimiento de lo contrario; 4.La observación de lo contrario y el sentimiento de lo contrario. Lo cómico y lo humorístico; 5.El sentimiento de lo contrario como fruto de reflexionar Pirandello sobre sus experiencias, no de asignar categorías éticas. Contra Lipps; 6.El carácter de la reflexión humorística. Polémica con Benedetto Croce; 7.Contraste en la disposición de ánimo y contraste en las cosas; 8.El ejemplo de don Abbondio, en "Los novios" de Alessandro Manzoni; 9.Diferencias entre el humorista, el cómico y el satírico; 10.Nuestras múltiples almas. La conciliación de las tendencias estridentes, de los sentimientos repugnantes, de las opiniones contrarias; 11.La lógica extrae las ideas de los sentimientos y tiende a dar valor absoluto a lo que es relativo; y 12.El poeta compone un carácter; el humorista lo descompone en sus elementos.

Pirandello en 1910 publicó el libro de relatos cortos "La vida desnuda" (La vita nuda) y estrenó el 9 de diciembre en el Teatro Metastasio de Roma las comedias "La morsa" y "Limas de Sicília" (Lumìe di Sicilia), en 1911 publicó la novela "Su marido" (Suo marito) reeditada póstumamente con el título "Giustino Roncella nacido Boggiòlo", en 1912 publicó el quinto y último libro de poesías "Flor de llave" (Fiore di chiave), en 1913 estrenó, el 20 de junio en la Sala Umberto de Roma, la comedia en un acto único "El deber del médico" (Il dovere del medico) y publicó los relatos cortos "Trios" (Terzetti) y la novela histórica "Los viejos y los jóvenes" (I vecchi e i giovani) en la que extrajo buena parte de la atmósfera emocional de los sentimientos de decepción que sus padres (especialmente su madre) acuñaron tras el establecimiento de la unificación y su posterior y traumática realidad. En 1914 publicó el libro de relatos cortos "Las dos máscaras" (Le due maschere).

La relación con su madre se transformó en una verdadera veneración que tuvo su punto cumbre, tras su muerte, en las hondas páginas de la novela "Entrevistas con los personajes" (Colloqui con i personaggi) de 1915. Este mismo año publicó la novela "Los cuadernos de Serafino Gubbio operador, o Se filma" (Quaderni di Serafino Gubbio operatore o Si gira) y los relatos cortos "La trampa" (La trappola) y "Hierba de nuestro huerto" (Erba del nostro orto). El 14 de diciembre de 1915, estrenó en el Teatro Orfeo de Roma, la comedia en un acto único "Cecè". El 10 de julio de 1916 estrenó, en el Teatro Nazionale de Roma, la comedia en versión siciliana "¡Piense en ello Giacomino!" (Pensaci, Giacomino!) y el 4 de noviembre estrenó, en el Teatro Argentina de Roma, la comedia "Liolà".

Con el estreno, el 18 de junio de 1917 en el Teatro Olimpia de Milán, de la pieza teatral "Así es (si así os parece)" [Così è (se vi pare)] y el estreno, el 9 de julio en el Teatro Nazionale de Roma, de la comedia de un único acto "La tinaja" (La giara), Pirandello se decantó claramente por el género dramático, en el cual creó escuela por su peculiar construcción de la pieza teatral, sus recursos escénicos y la complejidad de sus personajes. Este mismo año también estrenó, el 27 de junio en el Teatro Nazionale de Roma, la comedia en versión dialectal "La gorra con cascabeles" (Il berretto a sonagli) y el 27 de noviembre, en el Teatro Carignano de Turín, la comedia "El placer de ser honrado" (Il piacere dell'onestà) y publicó el libro de relatos cortos "Y mañana, lunes" (E domani, lunedì). A continuación publicó el libro de relatos cortos "Un caballo en la luna" (Un cavallo nella luna) en 1918 y estrenó, el 23 de marzo de este año en el Teatro Alfieri de Turín, la comedia en lengua siciliana "La patente"; el 22 de noviembre en el Teatro Rossini de Livorno, la comedia "Pero no es una cosa seria" (Ma non è una cosa seria); y el 6 de diciembre en el Teatro Quirino de Roma, la comedia "El juego de los papeles" (Il giuoco delle parti). En 1919 Luigi Pirandello estrenó, el 29 de enero en el Teatro Manzoni de Milán, la comedia "El injerto" (L'innesto) y el 2 de mayo en el Teatro Olimpia de Milán, la comedia-apología en tres actos "El hombre, la bestia y la virtud" (L'uomo, la bestia e la virtù) y publicó los libros de relatos "Berecche y la guerra" (Berecche e la guerra) y "El carnaval de los muertos" (Il carnevale dei morti).
El 2 de marzo de 1920, Luigi Pirandello estrenó en el Teatro Quirino de Roma, la comedia en tres actos "Todo para bien" (Tutto per bene), el 24 de marzo estrenó, en el Teatro Goldoni de Venecia, la comedia "Como antes, mejor que antes" (Come prima, meglio di prima) y el 12 de noviembre estrenó en el Teatro Argentina de Roma, la comedia "La señora Morli, una y dos" (La signora Morli, una e due) que abordaba el tema de la doble personalidad. En 1921 dejó de ser profesor de literatura italiana en la Escuela Normal Femenina de Roma y el 9 de marzo de este año estrenó, en el Teatro Valle de Roma, la comedia "Seis personajes en busca de autor" (Sei personaggi in cerca d'autore), que fue en su estreno un fracaso clamoroso. Es la obra más famosa de Luigi Pirandello y su primera publicación se realizó en 1925 con nuevos añadidos del autor. En conjunto con el resto de su producción dramática de la época, propuso innovadores procedimientos que serían posteriormente influyentes fundamentos del teatro moderno. El público es confrontado con la llegada inesperada de seis personajes durante los ensayos de una obra teatral (incidentalmente, una propia obra de Pirandello: "El juego de los papeles") que insisten en ser provistos de vida y de permitírseles contar su propia historia. Pirandello describe cómo este concepto se le ocurrió, en el prefacio de la publicación de la obra: un intento inútil en la obra en la que él desistió de continuar después de darse cuenta que <<ya he afligido a mis lectores con cientos y cientos de historias. ¿Por qué los debo afligir ahora narrando las tristes aventuras de estos seis infortunados?>>. Los personajes, sin embargo, ya existentes en su mente, eran <<criaturas de mi espíritu, estos seis estaban ya viviendo una vida que era de ellos y ya no mía, una vida que no estaba en mi poder negárselas>>. Pirandello toma ventaja del drama clásico para crear la división entre personajes y actores en la obra. Los personajes que participan se dividen en dos grupos: los de la comedia por hacer, donde aparecen el Padre, la Madre, la Hijastra, el Hijo,... y el grupo de la compañía, es decir, el Director, el Actor Primero, la Primera Actriz, el Maquinista,... entre algunos personajes más. Los actores son bufones que piensan que saben todo acerca del teatro; se mofan o muestran una aptitud condescendiente, durante toda la obra, hacia los personajes. Los personajes en cambio son los chivos expiatorios, son atacados durante toda la obra. Los actores con sus posturas maniqueístas y clichés, respondiendo a un estereotipo, lucen más artificiales, menos reales, que los personajes. Los personajes gozan de una dinámica, que les otorga la vida en sus luchas internas, como las múltiples intervenciones de la hijastra contra el padre. Los personajes se odian los unos a los otros con una pasión nacida de su existencia como formas en una obra no completada. La hijastra desprecia a su padre por ir a un burdel, su hermano por mantenerla fuera de casa, y su madre por huir con el secretario. El hijo desprecia a la familia entera y especialmente a su madre por abandonarlo. Esta obra forma parte del conocido "Teatro del espejo", donde chocan el ser y el conocer, y eso lo afirma Pirandello al decir que: <<Mientras un hombre vive, vive y no se ve a si mismo. Bien, pon un espejo frente a él y hazle verse a sí mismo en el acto de vivir. O bien se asombra de su propia apariencia, o aparta la vista para no verse, o escupe irritado a su imagen… En una palabra, surge una crisis, y esa crisis, es mi teatro>>. La audiencia es incorporada en la obra, la entrada de los personajes facilita este hecho, ya que al romper el concepto representación-escenario y público-platea, se acaba con la división artificial entre el público y la representación. Pirandello quiere que su audiencia acepte la realidad de su obra, para luego pensar que es una critica a la obra y al final darse cuenta que es una broma (primer acto). Lo anterior está en función de la idea de Pirandello sobre la artificialidad del teatro. El silencio de los niños es un efecto dramático estupendo. Su silencio es necesario, a causa de que ellos ya están muertos. La madre es el único personaje que no se percata de su condición de personaje. Ella es una mujer tranquila cuyo principal atributo es ser un personaje más emocional que autoreflexivo. Los personajes se horrorizan cuando se percatan que el montaje de la escena de la tienda de madame Paz no es del todo realista, no esta hecho de la madera que ellos lo recuerdan. Esto representa las diferencias físicas entre el teatro y el lugar donde los hechos tuvieron lugar. El teatro no puede superar esta limitación y por lo tanto debe permanecer irrealista. Cuando el director indica sus intenciones de rearreglar la escena, los actores lo atacan con vehemencia, el padre le recuerda que la verdad debe ser representada en su forma inalterada. En el segundo acto se toca de manera directa la pregunta: quien es más real: los personajes o los actores. Es de notar que los actores representan papeles cómicos mientras que los personajes papeles dramáticos. Esto se ilustra con el siguiente diálogo: <<Padre: un personaje, caballero, pude preguntarle a un hombre quién es. Porque el personaje tiene una vida verdaderamente suya, con carácter propio, por lo cual siempre es alguien. Pero un hombre, no lo digo por usted; un hombre en general, puede ser un don Nadie>>. Luego se discute quien es más real: los actores por que su realidad cambia o los personajes por que justamente su realidad es fija e inmutable. Esto permite identificar al menos dos realidades, una para los actores y otra para los personajes. Esta realidad dual puede ser observada en la escena en la tienda de madame Paz cuando es primero interpretada por los personajes y luego por los actores. En la escena final de la obra, el sentido de la realidad va cambiado a los actores y el director, al igual que la audiencia, no está seguro de si lo ocurrido es realidad u actuación. En conclusión, Pirandello favorece a la locura sobre la realidad objetiva. Su teatro fue revolucionario, se reutilizaron artificios teatrales y se crearon otros para romper la división entre el público y la obra. Este no fue el único paradigma destruido o por lo menos atacado por la obra de Pirandello:
-La realidad no puede ser representada en su totalidad.
-Es imposible la comunicación verdadera.
-La naturaleza del teatro inmutable es opuesta a la realidad transformable.
En 1922 Luigi Pirandello publicó los libros de relatos cortos "La iluminada" (La rallegrata), "El mantón negro" (Lo scialle nero) y "El hombre solo" (L'uomo solo), y estrenó, el 24 de febrero en el Teatro Manzoni de Milán, la comedia en tres actos "Enrique IV" (Enrico IV) que le hizo recuperar el favor del público y que se mantuvo en cartelera durante todo 1922. ¿Cómo expresar en una comedia el terror que nos inspira el presente?. Pues Pirandello nos da una lección de buen teatro, de humor inteligente y de original inventiva, al plantear con toda su ironía ese enfrentamiento que siempre nos acecha entre la tranquilidad que brinda el pasado y la incertidumbre que caracteriza al presente. Pirandello muestra esta encrucijada en una mezcla acertadísima de dramatismo e hilaridad. ¿Cómo enfrentar, entonces, este terror del presente, las heridas que nos va abriendo, las heridas que nos abaten, o el advertir de pronto, en el mismo instante en que se comprende que se amará para siempre, la certidumbre de que ese amor es hueco y sucio?. El protagonista de esta obra elige refugiarse en la identidad de un emperador del medioevo alemán que vivió su presente también con incertidumbre, con penas y derrotas, pero del que ya se conocen todos los acontecimientos de su vida, las vicisitudes de sus luchas y, sobre todo, su final, de tranquilizadora previsibilidad. Final por otra parte que no fue bello, ni heroico, ni arriesgado, pero tampoco catastrófico. Al encenderse las luces del escenario, el espectador contempla una sala de un palacio gótico en la que se ven claramente dos retratos de cuerpo entero: el de Enrique IV y el de su esposa Inés. Pronto invaden la escena un hombre vestido, según la moda medieval, perseguido por otros hombres con idénticos ropajes. Pero aunque el perseguido continúa asustado, los perseguidores se detienen para exteriorizar unas ruidosas carcajadas. De inmediato sigue un diálogo en el que se explica que sólo se trata de una simulación ya que el dueño de esa mansión que los ha contratado, cree ser Enrique IV de Alemania y hay que seguirle la corriente. Más tarde llegarán al castillo un grupo de aristócratas, amigos de juventud del dueño de casa, acompañados por un psiquiatra, con la intención de montar una especie de broma que lo cure de ese delirio. En esta obra, su protagonista, casi con la ingenuidad de un niño y, tal vez, también con su bondad, nos invita a un juego teatral de personajes detenidos en el tiempo, con sus edades inmovilizadas (el protagonista cree tener veintiséis años) en la conveniencia de no abrir más esa espesura inquietante del devenir de la vida, o para prevenir siquiera la irrupción malsana de una decepción que nos mate el alma. La locura y la cordura, la frivolidad de los afectos, el paso del tiempo, y la preservación, aun a costa de la reclusión y el ostracismo, de una inocencia primordial que nos conserve dignos ante nosotros mismos, son los temas que transitan en chispeante orden por esta comedia admirablemente construida. Es imposible no encariñarse con este falso emperador, enfrentado con un Papa muerto, ya hace decenas de siglos, y que lo atacó con su arma más mortal: la excomunión. Entonces, si todo su problema consiste en obtener el perdón de un Papa, el horror de una Europa desollada por la Primera Guerra Mundial y el derrumbe de todas las certidumbres, se diluye en la serenidad que le proporciona al protagonista escuchar el zumbido de la desesperación del presente pero desde el trono inofensivo y previsible de Enrique IV. La comedia, sin embargo, reserva algunas sorpresas más, pero con todo no dejamos de preguntarnos ¿ por qué no tomar ejemplo y refugiarnos de tanto en tanto en un personaje que nos divierta o nos defienda de una realidad vidriosa y gris?,¿por qué no aceptar este juego de encarnar un rol más noble y más heroico, que nos cure asimismo de esta enfermedad angustiante y vil como es el hoy y el mañana?. Este hombre, escondido dentro de una identidad del pasado, y que convence a los demás de su locura, es el punto crucial en que coinciden, con precisión de geómetra, lo cómico y lo trágico. Allí confluyen, por el arte seductor de Pirandello, la diversión de un carnaval muy antiguo y ese cruel sentimiento de orfandad que siempre mora en el corazón del hombre. Podemos nosotros, personas lógicas y sensatas, interpretar esta fantasía alucinada como debilidad o falta de coraje, y podemos incluso considerar al protagonista como un enajenado o un aristócrata aburrido; pero también se nos ofrece la oportunidad de comprobar la profundidad y la cualidad de verdad de los argumentos que desfilan a lo largo de la obra. Y por sobre todas las cosas, la oportunidad de advertir cuánto tenemos cada uno de nosotros de este Enrique IV de cartón, de este emperador pintarrajeado y loco, y cuánto alivio nos procura su ejemplo.

 


Luigi Pirandello durante uno de los ensayos de "Enrique IV".

Foto Pirandello Web


El 14 de septiembre de 1922 Luigi Pirandello estrenó, en el Teatro Quirino de Roma, la comedia "Vestir al desnudo" (Vestire gli ignudi), el 29 de septiembre estrenó, en el Teatro Argentina de Roma, el misterio profano de un único acto "A la salida" (All'uscita) y el 10 de octubre estrenó, en el Teatro Quirino de Roma, la comedia en un acto único "El imbécil" (L'imbecille). En 1923 publicó los libros de relatos cortos "La mosca" y "En silencio" (In silenzio), y el 12 de octubre estrenó, también en el Teatro Quirino de Roma, la tragedia "La vida que te he dado" (La vita che ti diedi). Sobre este drama Margarita Xirgu dijo mucho más tarde, en mayo de 1937, después de conocer la muerte de Federico García Lorca, que deseaba creer en la esperanza de que un día se presentara diciendo, con uno de sus graciosos desplantes: "Aquí estoy, Margarita!". Al respecto Margarita confirmó a la publicación "Crítica" de Buenos Aires: <<No quiero creer que no viva. No lo puedo creer. Porque sería para mí demasiado cruel. Me aferro a la ilusión de que Federico vive, porque vive en mi esperanza. Ninguna noticia tengo de él ni de su familia. Pero me encuentro ahora en el drama de "La vida que te di" de Pirandello, donde la madre hace vivir a su hijo por el propio afán de que el hijo viva>>.
El 23 de noviembre de 1923 Pirandello estrenó, en el Teatro Nazionale de Roma, la comedia "El otro hijo" (L'altro figlio). El acercamiento de Luigi Pirandello al partido fascista en los años veinte fue un hecho extraño, aunque no puede desligarse de su proximidad a cierta vanguardia italiana. Pero pidió la entrada directamente a Mussolini, tras el asesinato de Giacomo Matteotti en 1924, y apoyó al mandatario por ese hecho. Todo ello causó una gran desazón entre sus lectores y en la ciudadanía italiana sojuzgada; para algunos fue el suyo un modo de ir contra la corriente intelectual, pero lo cierto es que el Régimen le nombró a continuación Presidente de la Accademia Italiana de la Lengua, recién fundada, lo cual, eso sí, más bien lo alejó de esa compañía política. En 1924 Pirandello publicó los relatos cortos "Todos tres" (Tutt'e tre) y estrenó, el 22 de mayo en Milán, la comedia "Cada uno a su manera" (Ciascuno a suo modo).
Luigi Pirandello asumió en 1925 la dirección del Teatro d'Arte de Roma, estrenando el 2 de abril en el Teatro Odescalchi de Roma, la comedia de un único acto "Fiesta del señor de la nave" (Sagra del signore della nave). Este mismo año publicó los libros de relatos "Desde la nariz hasta el cielo" (Dal naso al cielo) y "Doña Mimma" (Donna Mimma). En 1926 publicó su última novela "Uno, ninguno y cien mil" (Uno, nessuno e centomila) iniciada en 1912, y sus relatos cortos "El viejo Dios" (Il vecchio Dio). Este mismo año estrenó, el 24 de febrero en el Teatro Manzoni de Milán, el drama de un único acto "El hombre de la flor en la boca" (L'uomo dal fiore in bocca). En esta última obra al levantarse el telón, el hombre de la flor en la boca aparece sentado en uno de los veladores, observa largo rato en silencio a un parroquiano pacífico, que en el velador de al lado, está chupando con una paja un jarabe de menta. Hacia el final, asomará dos veces la cabeza, desde la esquina, una sombra de mujer vestida de negro, con un viejo sombrero de plumas lloronas. Es apenas un monólogo para dos personajes (el hombre y el parroquiano) que se enfrentan dialécticamente a muerte y vida, encarnados por un hombre enfermo de cáncer y un viajero que se encuentran casualmente en una estación de tren. Pero, como a menudo ocurre en las obras de Pirandello, el contraste entre vida y muerte se borra poco a poco confundiendo al espectador: la vida toma tintes de muerte y viceversa. Tras esta paradoja se esconde el drama del individuo y su incapacidad de adaptarse a la realidad.

El 28 de abril de 1926 estrenó, en el Teatro Argentina de Roma, la comedia "La amiga de la mujer" (L'amica delle mogli) y el 14 de enero de 1927, estrenó la tragedia en tres actos "Diana y la Tuda" (Diana e la Tuda). En 1928 publicó sus relatos cortos "El viaje" (Il viaggio) y "Candelaria" (Candelora), y estrenó, el 19 de febrero en el Teatro dell'Accademia dei Fidenti ad opera del Gruppo Accademico de Florencia, la comedia "Scamandro" ya publicada en 1906 y; también estrenó, el 24 de marzo en el Teatro Argentina de Roma, el drama o mito teatral en un prólogo y tres actos "La nueva colonia" (La nuova colonia).

Luigi Pirandello en 1929 estrenó, el 9 de julio en el Royal Theater de Huddersfield en traducción inglesa de C.K. Scott Moncrieff y después el 4 de noviembre en el Teatro di Torino de Turín, la comedia en tres actos "O de uno o de ninguno" (O di uno o di nessuno) y también estrenó, el 7 de diciembre en el Teatro di Torino de Turín, el drama "Lázaro" (Lazzaro). El 25 de enero de 1930 estrenó, en el Teatro de Königsberg y después el 14 de abril en el Teatro di Torino de Turín, la comedia "Esta noche se improvisa" (Questa sera si recita a soggetto) y el mismo año estrenó, en el Teatro dei Filodrammatici de Milán, el drama "Como tú me quieres" (Come tu mi vuoi) que Margarita Xirgu representó innumerables veces en el Teatro Español de Madrid en 1935 y durante su cuarta gira por Sud América, por Cuba, México, Colombia, Perú, Chile, Argentina y Uruguay, iniciada en febrero de 1936 en La Habana. Si no se hubiera frustado el viaje a Italia de Margarita Xirgiu, por la invasión de Abissínia (Etiopía) -el 3 de octubre de 1935- por Benito Mussolini, después de que en julio del mismo año, Margarita aceptara la invitación de la Junta pro Centenario de Lope de Vega para dar varias representaciones en Roma, Milán, Turín y Bolonia, donde había de inaugurar el nuevo Teatro Municipal, Margarita Xirgu hubiera representado, en toda Italia, la comedia "Como tú me quieres" de Luigi Pirandello, en traducción de Rivas Cherif con puesta en escena cuidada directamente por el mismo Pirandello, el famoso crítico de arte Ugo Ojetti, el crítico teatral Renato Simoni y el catedrático Luigi de Ancona. Luigi Pirandello dijo de Margarita Xirgu:<<"Como tú me quieres", interpretado por Margarita Xirgu, es mucho mejor que el film de Greta Garbo, y es que el cine, con todos sus recursos, es incapaz de producir un fenómeno de sensibilidad como el que constituye esa formidable actriz española>>. La actriz Marta Abba fue la actriz principal de Pirandello en este estreno y en el de otras obras. La actriz Greta Garbo la protagonizó en la película "As you desire me" basada en esta obra de Pirandello.

Margarita Xirgu en el papel de Gretta y Pedro López Lagar en el de Botti, acompanñados por Amelia de la Torre, Alejandro Maximino, Enrique Álvarez Diosdado, Amelia Sánchez Ariño, Eloísa Vigo, Alberto Contreras y Isabel Gisbert; fueron los interpretes en innombrables veces de "Como tú me quieres".

 

              Programa del 4 de agosot de 1937 de “Como tu me quieres” de la Compañía Margarita Xirgu

 

En 1931 Lugi Pirandello estrenó, en Lisboa, la comedia de un único acto "Sueño (pero tal vez no)" [Sogno (ma forse no)] que no fue estrenada en Italia hasta diciembre de 1937, en el Teatro Giardino d'Italia en Génova. El 4 de noviembre de 1932 estrenó, en el Teatro dei Fiorentini de Nápoles, la comedia en tres actos "Encontrarse" (Trovarsi) y después estrenó, el 20 de septiembre de 1933 en el Teatro Odeón de Buenos Aires y después el 7 de noviembre del mismo año en el Teatro del Casino de San Remo, la comedia en tres actos "Cuando se es alguien" (Quando si è qualcuno). En 1933 todas sus narraciones breves fueron reunidas bajo el título general de "Cuentos para un año" (Novelle per un anno), una colección de 15 volúmenes, el último de ellos publicado póstumamente.

En enero de 1934 estrenó, en Braunschweig y después en marzo del mismo año en el Teatro Reale dell'Opera de Roma, la comedia "La fábula del hijo cambiado" (La favola del figlio cambiato).

 

Luigi Pirandello en 1934.

Foto Wikipedia


La obra dramática de Pirandello extrema los elementos, en plena disolución de un realismo en crisis y de ficción teatral en varios planos, para romper el espacio escénico tradicional. Sus obras más sorprendentes son las teatrales, cuyos protagonistas, profesores, propietarios de pensiones y curas, entre otros, suelen pertenecer a la clase media-baja. En estas obras se reflejan las ideas filosóficas de Pirandello, como la existencia de un arraigado conflicto entre los instintos y la razón, que empuja a las personas a una vida llena de grotescas incoherencias; igualmente consideró que las acciones concretas no son ni buenas ni malas en sí mismas, sino que lo son según el modo en que se las mire; y por último creyó que un individuo no posee una personalidad definida, sino muchas, dependiendo de cómo es juzgado por los que están en contacto con él. En 1934 se otorgó a Luigi Pirandello el Premio Nobel de Literatura.

 

Retrato de Luigi Pirandello en 1934.

Foto Google Images


El 19 de diciembre de 1934 estrenó, en el Teatro Nazionale de Praga con traducción de Venceslao Ji?ina Prima y después el 13 de diciembre de 1935 en el Teatro Argentina de Roma, el drama en tres actos "No se sabe cómo" (Non si sa come). Sin fe en ninguno de los sistemas morales, políticos o religiosos establecidos, los personajes de Pirandello encuentran la realidad sólo por sí mismos y, al hacerlo, descubren que ellos mismos son fenómenos inestables e inexplicables. Luigi Pirandello expresó su profundo pesimismo y su pesar por la condición confusa y sufridora de la humanidad a través del humor. Sin embargo, éste es singularmente macabro y desconcertante. La sonrisa que despierta procede más bien de lo embarazoso, y a veces amargo, que resulta de reconocer los aspectos absurdos de la existencia. En sus obras se representa el mundo de la burguesía, de existencia gris, aunque con deseos de sobresalir; pero más que el ambiente, lo que le interesa a Pirandello son los dolores y angustias del individuo, que expone valiéndose del humorismo y la dialéctica, a menudo en forma de polémica antiburguesa y siempre con un nihilismo desesperado: el hombre no puede comunicarse con sus semejantes, porque <<mentirse a sí mismo viviendo conscientemente sólo la superficie de nuestro ser psíquico, es un defecto del mentir social>>. Pirandello fue un importante innovador de la técnica escénica e, ignorando los cánones del realismo, prefirió usar libremente la fantasía con el fin de crear el efecto que deseaba. Ejerció una gran influencia al liberar el teatro contemporáneo de las desgastadas convenciones que lo regían, y preparar el camino al pesimimismo existencialista de Anouilh y Sartre, así como a las comedias absurdas de Ionesco y Beckett, y al teatro en verso, de carácter religioso, de Eliot.

 


Retrato de Luigi Pirandello.

Foto Wikipedia

 

Si bien logró tanto el premio Nobel en 1934 como el reconocimiento de su valor como novelista y autor teatral, su gesto fascista de 1924 no ha dejado de empañar su imagen. Queda el recuerdo de su individualismo a ultranza y de su original literatura, especialmente de los relatos y las piezas teatrales.

 

Retrato de Luigi Pirandello.

Foto Google Images


Luigi Pirandello murió el 10 de diciembre de 1936 en Roma. Fue enterrado, como ascético que era, en una humilde caja.

El 5 de junio de 1937 se estrenó en Maggiolata de Florencia, su drama incompleto "Los gigantes de la montaña" (I giganti della montagna) y se publicó a título póstumo su libro de relatos cortos "Un día" (Una giornata).


Algunos textos han sido extraídos de "Luigi Pirandello": Wikipedia y Pirandello Web.


XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

volver