139. MARGARITA XIRGU 1950-1953

 

Margarita Xirgu trabajó sin descanso en la preparación de sus clases y en la confección del programa para los exámenes de fin de curso, para la promoción de 1950. Ángel Curotto comentó al respecto:<<La Escuela de Arte Dramático le dio muchas satisfacciones a Margarita Xirgu, recordábamos cuando se cumplieron los primeros examenes -en 1950- los que nos tocó integrar la mesa examinadora, Justino Zavala Muniz -el gran propulsor del movimiento teatral de entonces-, Carlos María Princivalle, los críticos Cyro Scoseria y Manilo Vitale D´Amico y yo. Al finalizar las pruebas ella le dijo a Zavala: "Puede estar orgulloso, don Justino, de los primeros alumnos.... Ellos solos, ya justifican la creación de la Escuela... Este es un gran país. ¡Tiene una juventud sensacional!". Se produjo un proceso de integración gradual, una convivencia natural. Los ingresados en la Escuela aportaron su formación y disciplina. Los miembros del elenco se esforzaron por permanecer, ya que cada año se renovaban los contratos>>.

 


Margarita Xirgu y alumnas del EMAD.

Foto EMAD

La docencia que impartió Margarita Xirgu en el EMAD se basó sobre todo en la práctica escénica y en un compendio muy elemental de consignas pragmáticas. A los alumnos de primero, por ejemplo, les sugería que tuvieran presente la época en qué se escribió la obra estudiada. Les indicaba también que, como en todos los países, hacía falta valorar los textos y los autores uruguayanos y que, en la escena, cabían todos los géneros que fueran dignos de ser allí llevados: <<Ciertas obras desmerecen al que las interpreta y al público que las aplaude>>, sentenciaba. Hacía falta dar al verso un cierto sonido de acuerdo con un ritmo y una medida, para que se distinguiera claramente de la prosa. <<¿Trágicos que hablan, opuestos a los trágicos que cantan? No. Solamente hay trágicos que cantan bien y trágicos que cantan falso>>, les decía. En la interpretación, recomendaba a los estudiantes que supieran penetrar psicológicamente en el personaje con tal de hacérselo suyo con la inteligencia: era imprescindible que el actor diera la sangre y el nervio al personaje para que cobrara humanidad. <<Somos unos pequeños monstruos deshumanizados, que vivimos otras vidas de otros seres creados por la fantasía de los autores>>, les soltaba. A su entender, podía considerarse actor profesional sólo aquel que vivía exclusivamente del arte y al cual le dedicaba la vida entera. En el fondo, a Margarita no dejaba de hacerle algo de lástima el estudiante de interpretación: <<el curso es más o menos divertido para él, yo procuro mantenerle viva la ilusión, pero la carrera son tres años de estudio, ¿y después qué? Esto no es Francia ni siquiera España, ya es de suponer que los captará Buenos Aires como siempre>>, escribió en una carta del 23 de marzo de 1950 a su hermano Miquel, que era profesor del Instituto del Teatro de Barcelona. En las misivas que se intercambiaron los dos hermanos no únicamente comentaban las nuevas familiares, sino que sobre todo se explicaban qué hacían en las respectivas escuelas. Margarita se interesaba por los programas docentes y las actividades del Instituto del Teatro de Barcelona y pedía a su hermano que le enviara información u obras de teatro, como por ejemplo los últimos textos de Jose Maria de Sagarra, con el que había mantenido un cierto contacto en 1947. El EMAD aspiraba a ofrecer una formación integral, tanto desde el punto de vista intelectual como específicamente teatral. El modelo que Margarita Xirgu tenía en la cabeza para su escuela, era el conservatorio de París. Si superar el preparatorio ya era un reto (durante el curso 1949-1950, de 44 alumnos aprobaron sólo 29), hacía falta después cursar tres años más para obtener la graduación. El repertorio de obras que los estudiantes del curso preparatorio 1949-1950 trabajaron, era indicativo del grado de exigencia y del sello de calidad que la Xirgu quería imprimir al EMAD: "Antígona" de Sófocles, "Romeo y Julieta" de Shakespeare, "La vida es sueño" de Calderón de la Barca, y "El juez de los divorcios" de Cervantes. Además de los cursos regulares (el calendario escolar abarcaba desde el primero de abril al 30 de noviembre), Margarita Xirgu se proponía programar lecturas dramatizadas de obras que no se pudieran representar por el coste de los montajes o porque eran demasiado atrevidas. Emulando los centros docentes europeos, el EMAD acogía también las personalidades del mundo de la escena internacional, que hacían escala en Montevideo, para que impartieran cursos, talleres o conferencias para los estudiantes.
Paralelamente Margarita inició también la dirección de la Comedia Nacional del Uruguay, a la que renunció Rafael Bertran e ingresó Carlos Muñoz este mismo año. El 24 de junio de 1950 debutó en el Teatro Solís la compañía que dirigía el célebre Jean-Louis Barrault y Madeleine Renaud, su mujer, y primera actriz. Fueron a ofrecer una corta temporada de comedia francesa. Durante su estancia, Barrault hizo repetidas visitas al EMAD, participando en varios coloquios y dando conferencias en una atmósfera que él mismo calificó de <<admirablemente cordial y desbordante de solicitud>>. En estas fechas los amigos y compañeros de Margarita, Amelia de la Torre y Enrique Diosdado, habían regresado a España. A mediados de junio se inició una correspondencia entre ellos y Margarita que se prolongó, sin perder intensidad ni calor humano, hasta el final de sus días: <<Queridísimos Amelia y Enrique: recibimos vuestra carta y nos explicamos perfectamente vuestra emoción al llegar, después de tantos años de ausencia. Mi hermano me escribió contentísimo de vuestra visita y yo os quedo muy agradecida. Celebro mucho que, ya sea filmando o en el teatro, solucionéis vuestros asuntos. En el Artigas debutó Mercedes Prendes con "Rosas de otoño". La crítica le pone peros, como a todo el mundo. A mí, francamente, me gustó bastante porque habla por derecho y la entendí, cosa que no ocurre con ciertos artistas. Nosotros seguimos trabajando con "Romeo y Julieta", que va a fines de julio...>>.
El 28 de julio de 1950 Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional, en el Teatro Solís de Montevideo, en la tragedia "Romeo y Julieta" de William Shakespeare, en versión castellana de Marcelino Menéndez y Pelayo. El reparto fue: Romeo (Horacio Preve), Julieta (China Zorrilla), Mercurio (Alberto Candeau), Benvolio (Guzmán Martínez Mieres), Teobaldo (García Barca), Fray Lorenzo (Enrique Guarnero), Montesco (Miguel Moya), Capuleto (Héctor Cuore), señora de Montesco (Mary Marchissio), señora de Capuleto (Maruja Santullo), nodriza (Nelly Antúnez, Stella Maris Salvo y Bimba Rodríguez Saus). Bocetos de decorados y figurines: el arquitecto César Martínez Serra. Maestro de danzas y de armas: Max de Balzac. Realización de escenografía: José Echave con la colaboración de Bengt Hellgren. Realización de vestuario: profesoras y alumnos de la Sección Femenina de la Universidad del Trabajo.
La tragedia comienza con una disputa callejera entre los Montesco y los Capuleto. El príncipe de Verona, Della Escala, interviene entre ellos y declara un acuerdo de paz que en caso de ser violado habrá de ser pagado con la muerte. Después de los sucesos, el conde París se reúne con el señor Capuleto para conversar sobre la idea de contraer matrimonio con su hija, pero Capuleto le pide que espere durante un plazo de dos años más, tiempo tras el cual Julieta cumplirá quince años. Aprovechando el ofrecimiento, le sugiere que organice un baile familiar de carácter formal para celebrar tal acontecimiento. Mientras tanto, la señora Capuleto y la nodriza de Julieta, intentan convencer a la joven de que acepte casarse con el conde París. En diferentes circunstancias, Benvolio habla con su primo Romeo, hijo de los Montesco, sobre su más reciente depresión. Convencido de que la tristeza de su primo se debe al amor no correspondido de una joven llamada Rosalina -sobrina del señor Capuleto-, Benvolio le informa acerca del baile familiar de los Capuleto. Finalmente, Romeo acepta acudir sin invitación a la ceremonia, esperando encontrarse con Rosalina. No obstante, cuando llega al hogar de los Capuleto, se encuentra con Julieta y se enamora perdídamente de ella. Tras concluir el baile, Romeo se infiltra en el patio de los Capuleto y escucha secretamente a Julieta, quien está en el balcón de su dormitorio, admitiendo su amor por él a pesar de la hostilidad entre su familia y los Montesco. Con el paso del tiempo, el joven comienza una serie de encuentros con la muchacha, hasta llegar al momento en que ambos deciden casarse. Con la asistencia de Fray Lorenzo, quien espera reconciliar a los grupos rivales de Verona a través de la unión de sus hijos, al día siguiente del juramento de amor, los enamorados se casan en secreto. Ofendido por la intromisión de Romeo en el baile familiar, Teobaldo -primo de Julieta- reta al joven a un duelo. Sin embargo, Romeo evade el combate. Impaciente tanto por la insolencia de Teobaldo como por la cobarde sumisión de Romeo, Mercurio -amigo de Romeo- acepta el duelo, aunque resulta mortalmente herido por Teobaldo. Dolido ante la muerte de su amigo, Romeo retoma el enfrentamiento y logra asesinar al primo de Julieta. A consecuencia de lo anterior, el príncipe exilia al joven de la ciudad, reiterando que si regresa, será lo último que hará en su vida. Malinterpretando la tristeza de su hija, el señor Capuleto decide ofrecerla en matrimonio al conde París, intentando convencerla de aceptarlo como esposo y convertirse en su feliz consorte. Finalmente, la joven acepta bajo la condición de prolongar la boda, aun cuando su madre se niega terminantemente. Mientras tanto, Romeo pasa la noche secretamente en la alcoba de Julieta, donde ambos tienen relaciones sexuales. Julieta visita a Fray Lorenzo para pedirle sugerencias, y éste conviene en ofrecerle una droga que la inducirá a un intenso coma con duración de dos horas y cuarenta minutos. Una vez que la joven acepta llevar a cabo la farsa, el fraile le promete enviar un mensaje a Romeo, informándole sobre su plan secreto, por lo que podrá volver cuando ella despierte. La noche anterior a la boda, Julieta ingiere la droga y sus familiares, al creerla muerta, depositan su cuerpo en la cripta familiar. A pesar de su promesa incondicional, el mensaje de Fray Lorenzo nunca llega a Romeo y, en cambio, éste se encuentra con Baltasar (uno de sus sirvientes), quien le informa de la repentina muerte de Julieta. Frustrado ante semejante noticia, Romeo decide comprarle al boticario de la ciudad un eficaz veneno, antes de acudir a la cripta donde se encuentra Julieta. Al llegar, se encuentra con el conde París, quien momentos antes había estado llorando sobre el "cuerpo inerte" de su amada. Creyendo que Romeo es un saqueador de tumbas, el conde lo enfrenta pero muere asesinado por el joven. Convencido todavía que su amada está muerta, Romeo procede a beber el veneno. Al despertar del coma inducido, Julieta se encuentra con los cadáveres de Romeo y el conde París en la cripta; incapaz de hallar una solución a tales circunstancias, determina atravesarse el pecho con la daga de su esposo. Tiempo después, los Montesco y los Capuleto, acompañados del príncipe, se percatan de la muerte de los jóvenes y del conde. Absorto por la trágica escena, Fray Lorenzo comienza a relatar la historia completa del amor prohibido entre Romeo y Julieta. Su revelación consigue terminar con la rivalidad entre ambas familias.

 

Programa de la 31ª representación de "Romeo y Julieta" por la Comedia Nacional del Uruguay, del viernes 18 de agosto de 1950, dirigida por Margarita Xirgu.

Foto Teatro Solís

 

La Comedia Nacional estrenó a continuación, dirigida de nuevo por la Xirgu, el drama en tres actos divididos en doce cuadros "La patria en armas" de Juan León Bengoa. Se trata de un drama que abarca la historia del Uruguay desde 1810 a 1850 e inspirado en la vida de José Gervasio Artigas, interpretado por Alberto Candeau. Fue así como la Comisión de Teatros Municipales se sumó a los diversos homenajes que el país tributaba a la figura de José Artigas, en el centenario de su muerte. Artigas fue el héroe de la independencia uruguaya y quien había obligado a los argentinos a evacuar Montevideo, ciudad que perdería, años más tarde ante los portugueses. El realizador de la escenografía fue José Echave sobre bocetos de José Luis Zorrilla de San Martín y las ilustraciones musicales fueron de Luis Cluzeau Mortet. Más tarde los alumnos del EMAD representaron "Cédulas de San Juan" del autor uruguayo Florencio Sánchez. Acabaron la temporada con "Bodas de sangre" de Federico García Lorca, en el Teatro Solís el 7 de diciembre de 1950. Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional e interpretó el papel de madre, junto con China Zorrilla (la novia), Enrique Guarnero (Leonardo), Maruja Santullo (la mujer de Leonardo), Horacio Preve (el novio), Carmen Casnell (la suegra), Héctor Cuore, García Barca, Ramón Otero y Rosita Miranda. Dieron 41 representaciones, que no gustaron por igual a todos. En cambio la publicación "El Día" destacó: <<La presencia de una maestra y guía tan segura como Margarita Xirgu, en la dirección, ha logrado ese feliz resultado, dando a cada uno de los intérpretes las indicaciones precisas de acento y de movimiento, logrando el máximo rendimiento de todos y, en más de un caso, una evidente superación de sus posibilidades previsibles>>.

 

Margarita Xirgu en los ensayos de "La patria en armas" de Juan León Gengoa el 1950.

Fotos Teatro Solís

Programa de "Bodas de sangre" del sábado 9 de diciembre de 1950.

Foto Teatro Solís

 

El 27 de febrer de 1951 Margarida Xirgu va protagonitzar en el paper de la mare "Bodas de sangre" de Federico García Lorca en el Teatro Larrañaga, dirigint a la vegada a la Comedia Nacional del Uruguay, a la que també va dirigir en "La patria en armas" de Juan León Bengoa

 

Carteles de las obras representadas por la Comedia Nacional de Uruguay, en el Teatro Larrañaga.

Fotos cedidas por Sibila Vigna Vilches

 


En 1951 Juan Jones y Estela Castro ingresaron como becarios en la Comedia Nacional del Uruguay. En diciembre del mismo año se sumaron a la misma Estela Medina y Nelly Mendizábal. En 1951 Margarita Xirgu recitó la composición sinfónica "Pedro y el lobo" de Sergéi Prokófiev en el Estudio Auditorio SODRE (Servicio Oficial de Difusión Radio Eléctrica) de Montevideo. Por estas fechas se estrenó la ópera de cámara "Aina de mar" del argentino Oswaldo Goifo inspirada en la gira sudamericana de Margarita Xirgu.
Margarita escribió a sus compañeros y amigos, Amelia de la Torre y Enrique Diosdado, en abril de 1951: <<... Supongo que habréis visto a Josefina Díaz que regresó a España. Si regresa a tiempo está nombrada profesora de la Escuela de Arte Dramático para el nuevo curso de preparatorio. Yo tengo ya alumnos de primero y segundo año. Cómo pasa el tiempo. La Comisión de Teatros Municipales se salió con la suya y hemos realizado la gira por todo el país. Un éxito loco. Están contentos. Nosotros no hemos podido por esta razón regresar a España. No sé si para julio o agosto podré pedir licencia, siquiera para tres meses. ¡No puedo más, Amelia! Y mi hermano y toda mi familia tiran de mí, que ya no puedo más...>>.
La Xirgu describió su método interpretativo, en la conferencia que pronunció el 11 de junio de 1951, en el paraninfo de la Universidad de Santiago de Chile, titulada "De mi experiencia en el teatro": <<Mi método ha consistido en penetrar profundamente en el sentido de la obra, primero y después en el personaje que he querido representar. He procurado asimismo captar el vuelo poético que no está en las palabras, que va por el aire, entre frase y frase, y he cuidado después que la dicción tuviera resonancia en los espectadores, haciéndoles llegar la armonía del verso, o de la prosa; cuidando de destacar las palabras que por su eufonía producen mayor belleza al pronunciarlas. He procurado después de muchas vacilaciones, hablar con sencillez, como ya he dicho antes, para que no se notase el oficio>>.
En junio de 1951 Margarita les dijo a sus sobrinos Margarita y Evelio: <<Estamos proyectando regresar a España en diciembre, veremos si se realiza o no nuestro deseo. Tengo tantas ganas de abrazaros a todos y de pasearme un poco por las Ramblas, que creo que nada me hará desistir del viaje>>. El 22 de junio de 1951 Margarita dirigió a la Comedia Nacional del Uruguay, en el Teatro Solís, en la obra "Intermitencias" de la autora uruguaya María de Montserrat Albareda de Canessa -María de Montserrat para la literatura- obra premiada por el Ministerio de Instrucción Pública el año anterior.
El 10 de agosto, y también en el Teatro Solís, Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional Uruguaya e interpretó la comedia "La loca de Chaillot", la obra póstuma de Jean Giraudoux, en versión castellana de Roberto A. Tálice. El reparto fue: Aurelia la loca de Chaillot (Margarita Xirgu), la loca de Passy (China Zorrilla), la loca de San Sulpicio (Zelmira Daguerre), la loca de la Concordia (Carmen Casnell), el presidente (Enrique Guarnero), el barón (Ramón Otero), el trapero (Alberto Candeau), Irma la fregona (Maruja Santullo), Pedro (Horacio Preve), la florista (Estela Castro), el titiritero (Walter Vidarte), el pozero (Héctor Cuore), el corredor (Miguel Moya), el prospector (García Barca), Marcial el camarero del café (Guzmán Martínez Mieres), el cantor (Barón Vázquez Barriere), el sordomudo (Adhemar Rubbo), el vendedor de cordones (Juan Jones), el rentista y otro presidente (Constante Scartaccini), un aturdido y el segundo prospector (Enrique de Longobardo), el cadet y el cuarto prospector (Eduardo Schinca), el enfermero viejo (Rómulo Boni), el salvavidas (Carlos Muñoz), el guardia (Tito Martínez), el segundo guardia y el jefe del primer grupo de hombres "Los amigos de los animales" (Eduardo Prous), un señor desagradable y el viejo (Luis Casella), otro prospector y el jefe del tercer grupo de hombres "Los Adolfo Bertaut" (Jorge Triador), otro prospector (Julio Volonte), el tercer prospector y el jefe del segundo grupo de hombres "Los amigos de los vegetales" (Orlando Tocce), el quinto prospector (Fernando Ellis), el síndico (Dumas Lerena), el secretario general (José O. Fernández), una mujer (Adelina Valdés), segunda mujer (Armen Siria) y tercera mujer (Betis Doré). Escenografía y figurines de vestuario: Mario Vanarelli. Música: Henri Seuget. Realización de escenografía: Antonio Testa. Vestuario femenino: Mery Sánchez.

 

Margarita Xirgu interpretando "La loca de Chaillot" de Jean Giraudoux

 

El argumento se basa en Aurelia, una condesa del París de los años 40, que es conocida como la Loca de Chaillot, el barrio donde vive. Ésta descubre una conspiración para realizar unas prospecciones en el subsuelo de París y apropiarse del petróleo de la ciudad. Aurelia, alarmada y harta de la creciente deshumanización de los hombres parisinos, confecciona un plan apoyada por sus amigas incondicionales: Constanza, Gabriela y Josefina, para deshacerse de los conspiradores y el resto de los malvados de París. Celebrarán un juicio secreto y condenarán a muerte a todos ellos, encerrándolos en el sótano de la casa. La pieza gira en torno a la dama excéntrica y loca, que refugiada en una elegante decadencia, está más cuerda que todos. Representa el triunfo de la bondad por encima de la codicia encarnada en una conspiración y en enredos que se suceden a través de la obra.
Margarita Xirgu declaró a la periodista Cora Saravia de la publicación "El Plata": <<Su teatro todo es poesía intelectual. La carga literaria destierra la acción externa, pero la palabra es evocación, evocación pletórica de elementos arrancados a la vida que sacude el alma y la razón. En "La folie de Chaillot" el poeta total que es Giraudoux tiene vigencia a lo largo de la obra: con tanta intensidad que lo primero que llega de la obra es su poesía, hiriente a fuerza de humana>>. Margarita vio en la obra el símbolo de la esperanza del hombre despojado de egoísmo, dotado de otra razón, estructurado acaso con mayor simplicidad, pero con un sentido más amplio de lo bueno, lo bello y lo justo. Transmitir ese fluido optimista había sido su preocupación. Y lo consiguió. Fue la gran triunfadora de la jornada en su doble función de directora e intérprete, superando con su talento de actriz y su experiencia directiva todas las dificultades de la compleja obra, en su papel de Aurelia, entorno al cual gira toda la comedia o sátira poética. La prensa exaltó los detalles de su composición, expresión, gestos, diversidad de matices en la voz, que dieron a esa figura la consistencia de una personalidad ya viva, ya perdida, en el trasmundo de sus ensoñaciones, palpables para el espectador en determinadas escenas. El crítico de la publicación "El País" resaltó el talento de Margarita, quien no sólo fue la protagonista exquisita de la obra: <<sino su animadora perspicaz, fina; la que impuso el clima ideal en todo su transcurso, la que unificó el elenco en toda su interpretación de coherencia, armonía y equilibrio nunca hasta ahora igualados; la que compuso y distribuyó con plasticidad a sus muchos personajes, ayudada, eso sí, por la belleza de los decorados de Vanarelli y la gracia y el entonado de sus trajes. Con devoción y perspicacia se metió dentro del personaje, lo vivió y lo gozó como sabe ella hacerlo, con sus recursos múltiples de gran actriz, con su sensibilidad refinada para lo poético, con su sinceridad comunicativa y honda. No la juzgamos sólo por la noche del estreno. La vimos en la tercera función y ya había enriquecido el personaje con matices nuevos y con el mayor aplomo y serenidad que trae el sentirse más segura de todo lo que la rodea. Y así seguirá creando y moldeando su personaje cada noche, mostrando nuevas excelencias de gestos y de acentos, como lo hizo con "La Celestina" y como había hecho antes con todos los personajes que le dieron fama>>.
El 22 de agosto, en otra carta dirigida a Amelia de la Torre y a Enrique Diosdado, Margarita escribió: <<La temporada teatral se acaba aquí en noviembre y no se habla de hacer gira. A mitad de diciembre terminaré los exámenes de la Escuela y quizás en esa fecha podamos hacer el viaje a España. Un poco de miedo a pasar frío es lo que me detiene. Mi gusto sería viajar en abril o mayo, pero eso de que las estaciones estén trocadas, me fastidia mucho. De poder hacer el viaje me gustaría estar por lo menos cuatro o cinco meses en España...>>. Margarita durante toda su vida, siguió tejiendo y destejiendo el sueño de España, como una Penélope de la nostalgia.
El 16 de noviembre de 1951, Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional en "Orfeo" de Carlos Denis Molina, en el Teatro Solís. Era una obra aceptada por el jurado de preselección de obras de autores nacionales. Los protagonistas fueron Horacio Preve y China Zorrilla en el papel de Eurídice. Los alumnos de segundo curso del EMAD se presentaron al examen final y Margarita orgullosa -como una madre- hizo este comentario a Amelia de la Torre, en la carta del 5 de diciembre: <<... después de haber dado sainete, farsa y poesía han dado en el escenario del Teatro Solís cuatro tragedías: "Los siete sobre Tebas" de Esquilo, "Elektra" de Sófocles y "Hipólito" y "Hércuba" de Eurípides, vestidos con túnicas, maquillados, y no han quedado mal. La prensa los alaba y ya parecen cómicos en rivalidades y envidias. ¡Qué cochino oficio! ¡Cómo se contagian! Y, sin embargo, estoy contenta de ellos>>.

En Montevideo, Margarita Xirgu se encontraba muy bien trabajando, aunque no acabara de acostumbrarse al ritmo subtropical de las estaciones, a la inversa de las europeas, ni a las oscilaciones de temperatura entre la mañana y la tarde, que consideraba desagradables y hasta antipáticas. No le gustaba nada el frío. El trabajo más arduo que tenía en el EMAD eran los exámenes, que acostumbraban a durar tres días, dos horas y media por día. Era muy exigente y rigurosa con los estudiantes: les obligaba a seguir una disciplina severa y reclamaba, sin concesiones, que todos se entregaran y se implicaran, con ganas y fuerza, para aspirar a ser primeras figuras. <<Como no voy a quererlos -decía Margarita a sus estudiantes: Estela Castro, Juan Jones, Dumas Lerena, Estela Medina, Orlando Tocce y tantos otros- si después de todo, ustedes son mi testamento>>. Algunos eran conscientes de que era un auténtico privilegio tenerla como profesora; la veneraban y la admiraban. Otros no se estaban de considerarla contradictoria en el trato, porque era una personalidad agobiante, que a veces se mantenía distante y casi inaccesible. Llevaba la aureola de su fama internacional y daba mucho respeto a los estudiantes, sobre todo a los más jóvenes. Les enseñaba que actuar era mucho más que un oficio: una dedicación dura, incluso cruel, que exigía una entrega tenaz y absoluta. <<El teatro antes que la vida>>, era su consigna. A sus 62 años, Margarita Xirgu se sentía viejecita, pero no le faltaban ni los ánimos ni la energía para continuar luchando. En Montevideo, vivía en un apartamento de la calle Colonia, núm. 881, puerta 10, a tocar a la confitería "Oro del Rhin", donde iba a menudo a desayunar. El pisito-apartamento tenía un largo pasillo con estanterías a ambos lados, rebosantes de libros. En los fines de semana le gustaba seguir una pequeña rutina. Los sábados, por la tarde, asistía a algún concierto, a menudo acompañada de amigos. El domingo, de buena mañana, como buena creyente practicante, iba a la iglesia de la calle Julio Henara Jovez. Al salir, compraba los canelones para la comida en la confitería "El León" y los postres en el "Oro del Rhin". Muy excepcionalmente, iba algún día al cine. Una de las películas que le gustó en especial, fue "Las manos sucias", basada en la obra homónima de Jean-Paul Sartre -uno de los filósofos franceses que prefería, junto con Albert Camus- aunque no le convencía demasiado una filosofía tan desesperada.

 

Fachada del apartamento de Margarita Xirgu en la calle de Colonia, núm. 881 puerta 10, en Montevideo.

Foto Moliné-Xirgu


Confitería "Oro del Rhin", de Montevideo, que frecuentaba Margarita Xirgu.

Foto Moliné-Xirgu

Iglesia de la calle de Julio Henara Jovez, donde asistía a misa, todos los domingos, Margarita Xirgu.

Foto Moliné-Xirgu

 

Durante 1949, en que empezaron los exámenes para el Curso Preparatorio, Margarita dictó clases de declamación a sus alumnos de Preparatorio, Primer y Segundo año de 1950 y 1951. En 1952 ingresó, como profesora de declamación para los alumnos de Preparatorio y Primer año, la actriz Josefina Díaz. A partir de ese año, Margarita dictó las clases a los alumnos de Segundo y Tercer año hasta 1956El 25 de marzo de 1952 escribió a su hermano Miquel que regresaría a España y que: <<el día que lo hagamos será de repente>>. El 16 de mayo de 1952, Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional en la comedia "Tartufo" de Molière, en versión castellana del escritor uruguayo Carlos Mª Princivale. El reparto fue: Tartufo (Enrique Guarnero), Orgón (Alberto Candeau), Edelmira (Maruja Santullo), Dorina (China Zorrilla), Cleante (Horacio Preve), señora Pernell (Carmen Casnell), oficial (Ramón Otero), Leal (Carlos Muñoz) y los alumnos del EMAD: Estela Castro, Estela Medina, Juan Jones, Dumas Lerena, Eduardo Prous y Luis Casella. Bocetos de escenografía y de vestuario: el arquitecto César Martínez Serra y de Eduardo Vernazza. Realización de escenografía: José Echave. Vestuario: Sección Femenina de la Universidad del Trabajo. La dirección de "Tartufo" por Margarita Xirgu fue magistral. Cuando la Comedie Française actuó en Montevideo en 1952, sus componentes fueron a ver la representación de "Tartufo", poniéndose expresamente separados del escenario para evitar que oíeran sus risas. Ellos sabían la obra de memoria, la habían representado centenares de veces. Al finalizar la obra, fueron a los camerinos entusiasmados y felicitaron a toda la Comedia Nacional Uruguaya al completo, diciendo -como así se publicó en la prensa más tarde- que había sido uno de los mejores Moliére que habían visto nunca fuera de Francia. La Comedia Nacional bajo la dirección de Margarita Xirgu, llegó con esta comedia a más de 100 representaciones. La dirección fue perfecta como afirmó la publicación "El Plata": <<Con una dirección sóbria y eficiente, Margarita se propuso servir al texto y no tomarlo como un pretexto, para una puesta en escena virtuosística>>.

 


Programa del 2 de julio de 1952 de la 61ª representación de "Tartufo" por la Comedia Nacional del Uruguay.

Foto Teatro Solís

En "Tartufo o el impostor", Orgón es un personaje bastante importante que ha caído bajo la influencia de Tartufo (el nombre dado a la trufa), un hipócrita beaturrón, que además es bastante torpe. De hecho, los únicos que no se han dado cuenta de la verdadera naturaleza de Tartufo, son Orgón y su madre. El mediocre y ladino Tartufo exagera la devoción y ha llegado a ser el director espiritual de Orgón. Este aventurero está tratando, además, de casarse con la hija de su benefactor, al tiempo que trata de seducir a la segunda esposa de éste, Elmira, mucho más joven que su marido. Una vez desenmascarado, tratará de aprovecharse de unas donaciones firmadas que Orgón le ha transmitido para tratar de echar a éste de su propia casa. Va incluso ante el rey, pero éste, recordando los antiguos servicios que Orgón le prestó, anula dichos poderes y hace que Tartufo sea detenido.

El 20 de mayo, su hermano Miquel Xirgu le dio la buena noticia de que quedaban finalmente sin efecto: <<cuantos embargos y medidas precautorias existen en los bienes de la referida inculpada>>, tal como notificó el juez civil especial de Responsabilidades Políticas de Barcelona al presidente de la Audiencia Provincial. El 27 del mismo mes, su abogado Federico Marimón Grifell gestionó la entrega del importe resultante de las cuentas del administrador general de los bienes intervenidos por JCERP de Barcelona. No se sabe, sin embargo, qué pasó con las 6.000 pesetas que, desde 1940, el JCERP ingresaba por los alquileres de las casas embargadas a Margarita Xirgu. Daba igual, se acababa así doce años de pesadilla. El 1 de julio de 1952 Margarita Xirgu escribió a su sobrina y ahijada Margarita: <<América me ha colmado, ja en tinc prou!. Necesito abrazaros a todos vosotros, necesito conocer a mis nietos [sic], necesito gozar del paisaje catalán>>

El 24 de octubre de 1952 Margarita dirigió a la Comedia Nacional e interpretó en el Teatro Solís "El malentendido" de Albert Camus. Margarita Xirgu como madre, Enrique Guarnero como Jan el forastero, Estela Castro como mujer del forastero, hicieron los papeles protagonistas junto con Maruja Santullo que hizo de hija. El argumento se basaba en un hecho policial, de extrema crudeza, ocurrido en Bohemia en estos años. El título hace referencia al asesinato de un joven, que de regreso a su casa después de años de ausencia, es asesinado por su madre y su hermana que no lo reconocen, con la finalidad de robarle; revelándose después la identidad del forastero. Las dos mujeres sólo ven en el dinero el medio de conquistar sus objetivos vitales. Para la hija es hacer un viaje por mar. Cuando se acabaron las representaciones de "El malentendido" Margarita se resfrió -como tantas otras veces- y tuvo que guardar cama tres días enteros para no complicar su enfermedad crónica pulmonar.

 

Teatro Solis en la representación de "El malentendido" de Albert Camus.

Foto Teatro Solis CIDDAE

 

Margarita escribió a su hermano, el 26 de noviembre de 1952, en una de sus continuadas cartas: <<En fin, cuando no es por una cosa es por otra. Yo estaba dispuesta hasta pasar frío. Dos inviernos seguidos me asustan, pero quería veros y abrazaros y volverme aquí>>. La Xirgu seguía aplazando una y otra vez su anhelado viaje de regreso a España.

En 1952 se inició un movimiento destinado a rendir homenaje a García Lorca en la ciudad uruguaya de Salto, en el Parque Harriague, sobre la ribera del río Uruguay. La inauguración de un sencillo monumento, un muro de piedra donde estaban esculpidos los versos de Antonio Machado dedicados al poeta, coincidió con la estancia de la Comedia Nacional y allí representaron tres fragmentos de "Bodas de sangre". Otras fuentes aseguran que estos hechos se produjeron en 1953. China Zorrilla transmitió años más tarde la emoción incontenible de Margarita aquel atardecer. Por primera vez en los años que llevaba a su lado, vio cómo el llanto de la actriz se prolongaba en la mujer, al acabar su actuación. La actriz lloraba humanamente, sin poder controlar sus sentimientos: <<En verano con la Comedia Nacional -contó China Zorrilla-, hacíamos unas giras agotadoras. Llevábamos varias obras del repertorio, de las que habíamos representado en la temporada de invierno. Entre ellas "Bodas de sangre". Llegamos a Salto, una ciudad del norte. Vivía allí Enrique Amorín, amigo de Lorca. Hombre de una gran finura, elegancia y belleza. Era una figura impactante fuera y dentro del partido comunista. Era amigo de Margarita, Lorca y Alberti, a quienes había filmado. El gesto de Amorin era comprometido, pues en el monumento a Lorca se había puesto la bandera republicana española, en pleno franquismo, con una embajada de Franco funcionando en Uruguay, a pocos kilómetros geográficamente. El río Uruguay que en aquel momento le separaba de Argentina -y realmente le separaba, era el momento en que el peronismo no estaba en grandes relaciones con los uruguayos y había algunos exiliados que cruzaban el río a nado para llegar a Uruguay- era muy angosto allí. Había una cantidad de connotaciones políticas extras que cargaban aquella tarde de significado. Yo de negro, Margarita de negro y el mozo Leonardo con su camisa blanca, su pantalón negro y la vecina de negro. Llegamos a ese lugar y había amigos de Enrique (que los había avisado) y su familia que era muy generosa; éramos 30 ó 40 personas. Y estaba ese muro con la bandera republicana y no nos habíamos dado cuenta que por allí cerca vivía un grupo de gente muy marginada, gauchos, que qué se yo habían ido a parar allí con su familia y que habían visto con sorpresa, que se edificaba ese muro misterioso, que era una pared que no correspondía a una casa, ni a habitaciones, no era una pared seguida de otra; era una pared nada más. Y ven que llega gente, esa gente muy seria, porque Margarita que era la capitana de la nave, tenía ese día una expresión que no la conocíamos. Enrique evocó a Federico... no se aplaudió, era como una cosa muy íntima. Y aparece Ester en lo alto del muro anunciando la venida de los amantes y nos damos cuenta que toda esa gente de los rancheríos que vivían allí, se habían ido acercando a ver que pasaba en ese lugar, en que nunca pasaba nada. Sale Ester que anuncia que llegan los amantes y salimos de detrás del muro Enrique Guarnero y yo. Hacemos una escena terrible, apasionada con ese lenguaje brutal y poético de Lorca. Todo ese día era como el antiteatro y de teatro puro, salimos de ahí. Aparece Margarita. Ella tenía como característica que nunca cambiaba nada de lo que hacía, lo cargaba de emoción, pero siempre igual. La pausa, a la décima del segundo, todo exacto. Y cuando entraba en esa escena, antes de empezar a hablar, hacía dos ¡ayes!: ¡ay! ¡ay! Y yo la estaba esperando y entra Margarita y dice: ¡ayyy!, ¡ayyy!, ¡ayyy! Pensé que los ayes de Margarita no terminaban nunca y le miro a la cara y era otro ser; y digo: ¿qué vas a hacer? Y empieza aquel texto: "... ¿No hay nadie aquí...? ¡Debía contestarme mi hijo! ¡Pero mi hijo es ya un brazado de flores secas...!". Una que pensaba que ella era insuperable, era superable. Cuando la actriz desapareció delante de la mujer, era Margarita, era una cosa que yo nunca he visto. Y cuando llegó el enfrentamiento conmigo fue muy violento, porque me culpa de lo ocurrido. Cuando yo le digo: que soy honrada, dice: ".... ¿pero qué me importa a mi tu honradez?, ¿qué me importa a mí nada de nada?". Y me tiró al suelo, me lastimó el brazo y terminó con ese fenomenal parlamento del cuchillito que apenas cabe en la mano, pero que penetra fino en las carnes asombradas. Cuando termina Margarita, ese especie de lamento visceral, es un silencio de muerte. ¿Quién va a aplaudir ahí? ¿Quién va a felicitar a Margarita por su actuación? Nadie. Todo el mundo perplejo, los actores asombrados, porque sabíamos hasta que punto Margarita se había salido de lo habitual. Luego vemos que se empieza a mover esa gente que se había quedado al margen de todo, atentos espectadores, eso era lo que ocurría, y se empiezan a cercar y se abrían un poco de paso para llegar a la madre. Margarita dice: ¿Qué van a hacer? Y se acerca un poco el caudillo, un viejo gaucho, y se saca la boina que traía puesta y le da la mano y le dice: Eso lo oímos todos. Cuando alguien se acerca para parar esa caravana, Margarita dice que no, que pasen todos, y todos desfilaron dándole el pésame. Era una cosa... pero, ¿qué teatro es este? Pasaron todos y me miraron con odio, yo era la culpable. Lo que quedaba claro, era una madre que lloraba a un hijo muerto. Hasta que se fue el último chiquito y le dio la gana a Margarita, ella no volvió a la realidad. Yo creo que ese día Margarita estaba enterrando a Federico, porque no era la actriz, era la madre, ni siquiera la amiga, era la madre y su desesperación. Era como una especie de acumulación de dolor de toda la vida y que de golpe encontró un canal por donde drenar esa angustia y lo lloró y lo gritó y lo aulló, y aquellas personas, y aquellos actores fueron unos privilegiados por haber sido testigos y público de ese espectáculo único; donde se mezcló el teatro con la realidad y no hubo una línea divisoria: "estaba actuando o no estaba actuando">>.

 

De izquierda a derecha: Ángel Curotto, Justino Zabala Muniz, Margarita Xirgu y Enrique Amorin el día de la inauguración de la Plaza Federico García Lorca, en la ciudad de Salto, frente del río Uruguay.


Foto AGADU MCD. Homenaje a la Xirgu a 40 años de su muerte. Abril-Mayo 2009.


De la Escuela Municipal de Arte Dramático ó EMAD salió, en el curso 1952-1953, la primera promoción de actores. Era un grupo de muchachas y muchachos ilusionados, dispuestos a escalar las carteleras de los teatros del país. Los más sobresalientes ingresaban en el elenco de la Comedia Nacional Uruguaya: Estela Castro, Nelly Mendizábal, Estela Medina, Betty (Betis) Doré, Nelly Antúnez, Armen Siria, Juan J. Jones, Walter Vidarte, Dumas Lerena y Eduardo Prous. Estos alumnos, durante el curso superior, habían actuado casi continuamente durante la temporada en espectáculos públicos de entrada libre. En el Teatro Solís representaron tragedias, pasos, farsas, entremeses, sainetes, comedias; al final la directora siempre ofrecía un breve recital poético, con frecuencia de Federico García Lorca.

El 20 de enero de 1953 Margarita Xirgu dirigió la obra en tres actos de Lope de Vega "Fuenteovejuna", primero al aire libre en el Teatro Municipal del Parque Rivera (Teatro Municipal de Verano) y después en el Teatro Solís. Participaron al lado del elenco de la Comedia Nacional, la Banda Municipal de Montevideo dirigida por el maestro Bernardo Freire López que ejecutó canciones y danzas del siglo XVIII instrumentadas por él, el Coro Municipal dirigido por el maestro Kurt Pahlen, alumnos del EMAD y numerosos extras. El reparto fue el siguiente: La reina doña Isabel de Castilla (Maruja Santullo), el rey don Fernando de Aragón (Carlos Muñoz), Rodrigo Tellez Girón el maestre de la Orden de Calatrava (Juan J. Jones), Fernán Gómez de Guzmán comendador mayor (Enrique Guarnero), los criados del comendador Flores y Ortuño (García Barca y Orlando Tocce), don Gómez Manrique (Tito Martínez), un juez (Ramón Otero), dos regidores de Ciudad Real (Jorge Triador y Héctor Mauro), dos regidores de Fuenteovejuna (Héctor Cuore y Luis Berriel), Esteban el alcalde de Fuenteovejuna (Alberto Candeau), Alonso el regidor de Fuenteovejuna (Constante Scartaccini), el labrador (José C. Fernández), Laurencia (Estela Medina), Jacinta (Estela Castro), Pascuala (Betis Squicimari), Juan Rojo (Eduardo Prous), Frondoso (Horacio Preve), Mengo (Walter Vidarte), Barrildo (Dumas Lerena), el licenciado en derecho Leonelo (Eduardo Schinca), el soldado Cimbrano (Luis Cassella), un noble (Omar Giordano), un muchacho (Wilson Irigoyen), los danzantes (Betis Squicimari, Nelly Antúnez, Gladys Aquino, Magda Escobar, Walter Vidarte, Eduardo Schinca, Sergio Regules y Carlos Peret), las damas de la reina, nobles, labradores,... (Armen Siria, Mary Grappi, Nelly Coló de Guevara, Olga Vera Bernhard, Susana Triador, Maria Luisa Lombo, Cristina Logorio, Horita Stern, Raquel Azar, Corina Bajso, Susana Folchetti, Ana María García, Raquel Knoit, Isabel Martínez, Leo Monog Hatti, Fanny Saporta, Gisela Schafermann, María Elena Zuasti, Adhemar Rubbo, Carlos Cartelle, Wagner Mowtone, Mario Polisca, Rubén Rocagno, Israel Hondler, Rubén Santurio González, Héctor Arono, Atilio Costa, Ramón Fontán, Héctor Mauro, Washington Pedrani, Luis Alberto Pioy, Alberto Rodríguez Freire y Rodolfo Sosa. El apuntador fue Hernán Puig, el traspunte Emilio Daniel, el jefe de maquinaria José Calero, el jefe de electricistas José Carlos García y la escenografía fue a cargo de Santiago Ontañón con la colaboración de José Echave. Más tarde el Presidente de la Comisión de Teatros Municipales, Justino Zavala Muniz, propuso desligar del elenco de la Comedia Nacional del Uruguay a los actores Constante Scartaccini y a José C. Fernández. El tema principal de "Fuenteovejuna" es el levantamiento del pueblo contra el abuso de poder del comendador. Se plantea un conflicto social entre el señor feudal y sus vasallos. Ya en el primer acto queda esbozado el tema, al querer el comendador abusar de Laurencia y quedar reflejado el derecho de pernada. El pueblo no se propone cambiar el sistema social, busca, simplemente, justicia y para ello toma la justicia por su mano y luego le pide a los reyes que avalen su acción. La unidad de todo el pueblo es la base del triunfo. No hay ningún vecino que, aun bajo tortura, señale al autor directo de las muertes, es el pueblo el que se rebela y ejerce la justicia, como se puede ver en las preguntas del juez y las respuestas del pueblo: "¿Quién mató al Comendador? / Fuenteovejuna, Señor / ¿Quién es Fuenteovejuna? / Todo el pueblo, Señor". Llegan los reyes y restablecen el orden al reconocer la justicia del proceder del pueblo de Fuenteovejuna. Se contrapone el amor cristiano de Frondoso por Laurencia y el deseo lascivo del comendador. El triunfo ante la injusticia de la vida y el respaldo del poder a la misma, finalizan con alabanzas a los reyes y gritos contra la tiranía. Los temas que tejen el resto de obra son el amor y la ambición. Los amantes, Laurencia y Frondoso, luchan por su amor contra las interferencias del comendador. El abuso de poder mostrado por el comendador, tiene como contrapunto la actitud del pueblo, que no ansía poder sino justicia. Otro rasgo muy importante de la obra de Lope de Vega, es la feminidad y masculinidad que resaltan a los personajes. Fernán Gómez tiene una característica muy importante de virilidad, debido a su carácter megalómano y dominante. Es justamente, esta forma de ser la que lo lleva a aborrecer a las mujeres y violarlas si ellas no aceptan tener relaciones sexuales con él. En relación a la feminidad de los personajes, Laurencia es la mas significativa.Tiene una actitud de mucha fuerza ante los hombres y no teme a nadie ni a nada. Esto finaliza, cuando llega el casamiento con Frondoso, debido a la actitud protectora y contenedora que tiene él. A pesar de que sea considerada como el personaje mas femenino de la obra, Laurencia también actúa con masculinidad a lo largo de la obra, como consecuencia de su fuerza y superación, por ser campesina y estar en un status mas bajo que el resto, manifestando mucho amor propio al autodefenderse.

 


Programa del estreno de "Fuenteovejuna".

Foto Teatro Solís

 

El 22 de enero de 1953 Miquel Xirgu comunicó por carta, la buena noticia a su hermana Margarita, que el inquilino -el empresario carpintero Josep Puig- de la casa de Santa Madrona, 118 de Badalona; la había ya abandonado y le sugería enviar una carta de cortesía al usurpador. ¡Cómo estaban las cosas! después de 17 años de no poder vivir la familia en la casa de Badalona, desde 1936 en que se cerró al marcharse Margarita a Sudamérica. En la primavera catalana de este mismo año, su hermano Miquel con su familia se instalaron para siempre en dicha casa, sin dejar de esperar el anhelado regreso de Margarita y su esposo Miguel.

Continuaron las representaciones de "Fuenteovejuna" y en una carta a su hermano Miquel fechada el 4 de marzo de 1953 en Portezuelo (Punta Ballena), explicó con cierta ironía como el Intendente Barbato había invitado a sus homólogos de otros países sudamericanos que, como alcaldes, se sintieron perfectamente identificados con la obra de Lope de Vega: <<Desde luego, si atienden bien a sus comunas, tiempo de leer a Lope no ha de faltarles. Se oía "lo hemos creado nosotros, la intendencia", "todo: banda, coros, bailarines, actores, todo es municipal". Nuestro Presidente Justino Zavala Muniz dijo: "hemos salvado el año". Yo creo que no; que la temporada teatral de este año será difícil y siempre por falta de obras nacionales buenas, pero dejémosle con su optimismo>>. El músico Enrique Casal, nieto de Chapí, felicitó a Margarita con lágrimas en los ojos, después de asistir a una de las representaciones de "Fuenteovejuna". El 19 de marzo Margarita comunicó a su hermano Miquel, respecto al estreno de la obra: <<Estuvimos todos muy sentimentales. El público requirió mi presencia en el escenario y con sinceridad te diré que al oir las voces del público: "la directora... la directora", me emocioné bastante; después todo pasa y dudo muchas veces de lo que hago>>. Durante la primera quincena de marzo, cuando en Uruguay se hacían las vacaciones de "la semana del turismo", mientras que en Catalunya se celebraba la semana santa, Margarita Xirgu y su marido Miquel Ortín pasaron unos días en una casa propiedad del Dr. Joan Cuatrecasas -un exiliado médico catalán, radicado en Buenos Aires- llamada "Ull de Ter" en Punta Ballena, en un sitio solitario, boscoso y poco habitado del municipio de Maldonado (Punta del Este) a 128 km de Montevideo. Rodeada de pinos y eucaliptus, la casa estaba ubicada a pocos metros de la playa bañada por el Atlántico. Margarita disfruto mucho de su estancia en dicho lugar, al extremo que años más tarde edificó allí una casa para su retiro con su esposo. Con los años, el doctor Cuatrecasas y su esposa, una argentina, se convertirán en unos grandes amigos de Margarita Xirgu y Miquel Ortín, hasta la muerte de ella y hasta el último momento, antes de la vuelta en España de él. Joan Cuatrecasas Arumí (Camprodón 1899 - Buenos Aires 1990) a lo largo de los más de 50 años vividos en América, fue sucesivamente jefe de investigación del Instituto de Psiquiatria de la Universitat del Litoral (Argentina, 1937), profesor de Fisiología y de Patología General en la Universidad de Cochabamba (Bolivia, 1941), profesor de Antropología y de Biología en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la Plata (Argentina, 1956-69), profesor de Biología Humana en la Universidad John Kennedy (Argentina, 1969) y Profesor Emérito de esta misma universidad argentina (1972). Fue un buen conferenciante y un escritor prolífico, publicó una veintena de libros y muchos artículos en diversas revistas y recibió numerosas distinciones: Miembro Honorario o Presidente de las Sociedades Argentinas: de Sexología, Biotipología y Eugenesia (1946), de Estudios Reumatológicos (1953), de Hidrología y Climatología Médica (1966), de Medicina Psicosomática (1967) y de Psicología (1967).

El 10 de abril los alumnos del EMAD, integrados en la Comedia Nacional, estrenaron bajo la dirección de Margarita Xirgu y Orestes Caviglia la obra de Florencio Sánchez "Barranca abajo", que ya había sido estrenada en Montevideo el 26 de abril de 1905 por la compañía de José Podestá. La obra presenta un cuadro de decadencia moral, a partir del personaje de un muy maduro hombre de campo, que ha perdido un pleito por la propiedad de la fracción que había ocupado por mucho tiempo, y cuya familia, todas mujeres, lo deja en total soledad moral y afectiva, sobre todo después de la muerte de su hija tuberculosa, lo que determina que decida suicidarse. La obra se desarrolla en tres actos, el primero compuesto por 21 escenas; el segundo por 18 escenas, y el tercero por 15 escenas. Considerando que cada escena significa la entrada o salida de un personaje; ese decreciente número de escenas muestra que la acción va concentrándose a medida que la obra avanza hacia su desenlace.

El 1 de mayo de 1953 Margarita escribió a su hermano Miquel, confirmándole que no poseía convicciones firmes, desde el punto de vista político: <<En Amèrica se hacen los grandes chanchullos en todos los órdenes y se sigue siendo un caballero... El tipo de exiliado moderno, lucha al principio, se adapta después y finalmente monta un negocio; el débil se emborracha y sucumbe. Miguel y yo, que no servimos ni para lo uno ni para lo otro, nos estamos convirtiendo en funcionarios públicos. El arte, la Escuela, la Comedia Nacional, para la Comisión... sólo en quereros soy siempre igual>>.

El 15 de mayo de 1953 Margarita Xirgu dirigió la comedia en tres actos "El abanico" de Carlo Goldoni en traducción de J. Hernández Peralta y M. M. de Hernández, con escenografía de Mario Vanarelli, realización de José Echave y vestuario de la Sección Femenina de la Universidad del Trabajo. El reparto fue: don Evaristo (Horacio Preve), doña Gertrudis (Maruja Santullo), Cándida (Nelly Antúnez), el conde de Roca Marina (Enrique Guarnero), el barón del Cedro (García Barca), los jóvenes (Nelly Mendizábal, Estela Medina, Walter Vidarte, Juan Jones, Eduardo Schinca, Jorge Triador y Eduardo Prous), Colombina (Betis Doré), Arlequin (Carlos Peret) y Pierrot (Luis Berriel). La pantomima-ballet y la dirección fueron de Gala Chabelska. Nelly Mendizábal hizo el papel de Juanita, una joven aldeana y recordaba la exigencia de Margarita Xirgu, de que la actuación fuera cada día como en el estreno: <<Yo me acuerdo que Margarita cada tanto iba a ver la función y nos dijo: los felicito, lo reconozco, porque ustedes la hacen como la hicieron el día del estreno! Estoy muy contrariada con los otros>>. Ese mismo año Maruja Santullo, Enrique Guarnero, Héctor Cuore, Estela Medina y el escenógrafo José Echave recibieron premios de la Casa del Teatro por la obra "Santos Vega" de Fernán Silva Valdés.

El argumento de "El abanico" es el siguiente: Cándida está hablando desde un balcón con su amado Evaristo cuando se le cae el abanico y se rompe. Evaristo le compra un abanico nuevo y le encarga a la campesina Giannina que se lo dé a Cándida. Pero el zapatero Crespino y el tabernero Coronato, enamorados de Giannina, se creen que Evaristo la pretende. Cándida cree lo mismo, ofende a Gianinna y se enoja con Evaristo prometiéndose al barón Del Cedro. Entretanto el abanico va pasando de mano en mano, complicando el enredo hasta que finalmente todo se aclara. Evaristo y Cándida se reconcilian y Giannina se promete con Crispino. El verdadero protagonista de la comedia es el abanico, sin lugar a dudas.

 


Programa de "El abanico" estrenada el 15 de mayo de 1953.

Foto Teatro Solís


El 11 de junio, cuando "El abanico" ya llevaba 40 representaciones y se preveía que se mantuviera en cartelera hasta principios de julio, Margarita explicó por carta a su hermano: <<Fue un éxito. Al desaparecer las tres figuras de la pantomima-ballet, Arlequín por un lado, Pierrot por el otro y Colombina por el centro, haciendo con el dedo en la boca las señas de silencio, fue una explosión. Claro que la chica que hace de Colombina es monísima. Al levantarse el telón, el público aplaudió y aplaudió, tanto que los actores no podían hablar. El decorado ha sido un acierto y el colorido de los trajes, una fiesta>>.

A mediados de julio de 1953, Margarita y su esposo Miquel, volvieron a pasar una semana en el chalet "Ull de Ter" de Punta Ballena, aprovechando las vacaciones académicas del invierno uruguayo. Les acompañó la fiel Teresa, la chilena callada, buena persona, muy trabajadora cuyo padre era hombre de campo y que les cuidaba desde 1939 y los amaba como si fueran sus padres.

Los festivales organizados por la Comisión de Teatros Municipales tuvieron gran brillantez. Se presentaban en escenarios naturales de una gran belleza: Parque Rivera, Piriápolis, Punta del Este y Atlántida, ciudades cosmopolitas, de grandes balnearios. "Fuenteovejuna" se dio en el escenario agreste del Parque de Rivera, marco que se prestaba a la representación de masas y a la grandeza que exigía el ambiente colectivo de la obra, en donde entraba la tropa a caballo, para lo que contaban con la colaboración del ejército. En Piriápolis, en el escenario de "El pabellón de las rosas" Margarita Xirgu ofreció "El abanico". La misma obra se repuso en Punta del Este. La gira prosiguió en Atlántida, representando el "Tartufo". En el bello escenario de altas arboledas del Country Club tuvo cumplida realidad, la acción sobria y profunda del inmortal farsante a cargo de Enrique Guarnero.

El 17 de diciembre de 1953 Margarita dirigió en el Teatro Municipal del Parque Rivera "El alcalde de Zalamea" de Pedro Calderón de la Barca. Destacando en el papel de Pedro, Alberto Candeau y en el de Lope, Enrique Guarnero. Los bocetos de escenografía fueron de Gori Muñoz -que diseñó una casa seccionada en dos niveles, y en que en los dos actuaban los personajes- y la realización de la escenografía fue de José Echave. La obra narra el drama vivido en la localidad extremeña de Zalamea de la Serena, al pasar las tropas españolas con motivo de la guerra de Portugal. El capitán don Álvaro de Ataide, personaje de extracción nobiliaria, es alojado en la casa del labrador rico de la localidad, Pedro Crespo, a cuya hermosa hija Isabel roba y ultraja. Cuando Pedro Crespo intenta remediar la situación, ofrece bienes a don Álvaro para que se case con Isabel, a la que rechaza don Álvaro por ser villana, de clase inferior. Este desprecio afrenta definitivamente al honor de toda la familia de Pedro Crespo. En pleno trauma familiar, es elegido alcalde de Zalamea y siguiendo una querella cursada a la justicia por la ultrajada Isabel, aún sin poseer jurisdicción sobre el militar, Pedro Crespo prende, juzga y hace ajusticiar a don Álvaro, dándole garrote. La trama se resuelve, cuando el Rey Felipe II, revisa la decisión del alcalde, la ratifica y premia su decisión nombrando a Pedro Crespo alcalde perpetuo de Zalamea.

En diciembre de 1953 Margarita Xirgu también participó en los exámenes del EMAD mientras preparaba los ensayos de "Fuenteovejuna" con la Comedia Nacional, para su representación al aire libre en el Parque Rodó de Montevideo.

 

Margarita Xirgu en una cena homenaje en la Comedia Nacional de Uruguay, el 1953.

Foto Teatro Solís


Algunos textos han sido extraídos de las biografías: "Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu. Una biografía" de Antonina Rodrigo y de: "Margarida Xirgu, cartografia d'un mite. De Badalona a Punta Ballena" de Francesc Foguet i Boreu.


XAVIER RIUS XIRGU

álbum de fotos

 

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

volver