141. CARLO GOLDONI

 

Carlo Goldoni nació el miércoles 25 de febrero de 1707 en Venecia, en una hermoso palacio situado entre el puente dei Nomboli y el puente della Donna Onesta, en la esquina de la calle di Ca' Centanni muy cerca de San Tomà. Fue escritor de libretos para obras musicales y dramaturgo. Es considerado el fundador de la comedia moderna italiana.

Sus padres Giulio Goldoni y Margherita Salviani formaban una familia burguesa que se encontraba en serias dificultades económicas. Carlo tenía cinco años de edad cuando su padre se mudó a Roma, dejándolo solo con su madre.

Cuando Carlo cumplió los nueve años se fue a Perugia con su padre, que era médico y un apasionado por el teatro, y allí empezó sus estudios en el Colegio de los Jesuitas continuándolos en el Colegio de los Dominicos de Rimini. Carlo tuvo un interés muy temprano por el teatro y a los 14 años abandonó sus estudios de Filosofía para unirse a un grupo de teatro cómico ambulante. En 1723, con 16 años, favoreciendo el deseo de los miembros de su familia, en especial el de su padre, ingresó en la facultad de Derecho, en el Collegio Ghilisieri de Pavia, pero en 1725 fue expulsado por haber escrito una violenta sátira, "El coloso", contra las mujeres y familias de la nobleza pavese, viéndose obligado a abandonar la ciudad.

 


Retrato de Carlo Goldoni.

Foto Smac Provincia Venezia


Desde 1728 a 1729 trabajó como ayudante del secretario del canciller criminal de Chioggia. Continuó sus estudios en Módena, parándolos una vez más para ejercer la actividad de ayudante en los tribunales de Chioggia y Feltre. Finalmente se graduó en Derecho, en Padua en 1731, poco después de la muerte de su padre. A continuación se inició en la práctica de la abogacía en Venecia. En 1733 para escapar de una promesa dada de matrimonio, dejó Venecia y después de prácticas mediocres y viajes a numerosas ciudades, encontró empleo en Milán como ayudante del embajador veneciano. Pero la verdadera vocación de Carlo Goldoni era ya el teatro.

Gracias a su afortunado encuentro con el empresario teatral Giuseppe Imer, inició una colaboración escribiendo textos para su teatro, la Compañía de Teatro San Samuele de Venecia, ciudad a la que regresó y en la que se estableció. Su producción, como poeta oficial de la compañía, abarcó interludios cómicos, tragedias y tragicomedias. En 1734, dicha empresa representó "Belisarius", la primera tragicomedia escrita por Carlo Goldoni. En 1736 estrenó en Padua la tragicomedia en tres actos y en verso "Griselda" ("La constante Griselda") adaptación del cuento "El decameron" de Giovanni Boccaccio y que ya había adaptado, en 1735 para Antonio Vivaldi en el estreno que se realizó en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia. Este mismo año estrenó en el Teatro San Samuele de Venecia la comedia en cinco actos y en verso "Don Giovanni Tenorio o sia Il disoluto" ("Don Juan Tenorio o sea El disoluto").

 


Retrato de Carlo Goldoni.

Foto Wikipedia


Carlo Goldoni, durante una gira de la Compañía del Teatro San Samuele de Venecia por Génova, conoció a Nicoletta Conio, con la que se casó en 1736. En 1738 se dedicó exclusivamente a la comedia, escribiendo "Il momolo cortesan", en la que el guión de la parte del protagonista fue escrito casi en su totalidad, comenzando así la "reforma técnica" que llevó posteriormente a abandonar para siempre la improvisación en las representaciones, habitual en la Commedia dell'arte hasta entonces. En 1739 estrenó, en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Il prodigo" o "Momolo sulla brenta" ("El pródigo"). En 1741 estrenó, de nuevo en el Teatro San Samuele de Venecia, el drama serio y en verso con música de Giuseppe Gazzaniga "Statira", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.

Después de un breve y poca feliz experiencia diplomática como cónsul de la República de Génova en Venecia, Carlo Goldoni se alejó de nuevo de Venecia en 1743, dirigiéndose a Módena. Para evitar a los ejércitos en armas, por la guerra de sucesión austríaca, recaló en Pisa donde reemprendió una vez más la profesión de abogado. Este mismo año escribió su primera comedia "La donna di garbo" (("La criada más sagaz") que no fue estrenada hasta 1748 y en la que osciló entre el empleo de personajes característicos de la Commedia dell'arte y la búsqueda de una comicidad más discreta y cotidiana.

En 1745 estrenó, en Milán, la comedia en tres actos y en prosa "Arlequin, il servitore di due padroni" que más adelante se publicó como una nueva versión con el título "Il servitore di due padroni" ("El criado de dos amos"). En 1747 estrenó, en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Il due gemelli veneziani" ("Los dos gemelos venecianos"). En 1748 Carlo Goldoni estrenó, en Módena, la comedia en tres actos y en prosa "La vedova scaltra" ("La viuda sutil ó astuta"). Dicha obra se conoció popularmente como "La vedova di bell'umore" ó "Le quattro nazioni" y se utilizó como libreto del drama jocoso con música de Pietro Generali, Pasquale Anfossi y otros autores, que se estrenó en el Teatro Roncale de Rovigo. En este año también estrenó, en el Teatro Giustiniano de San Moisè de Venecia, el drama jocoso musical "La scuola moderna o sia La maestra di buon gusto" y en Mantua estrenó la comedia en tres actos y en prosa "L'uomo prudente" ("El hombre prudente"). Este mismo año, cumplidos ya los 41 años de edad, se incorporó, como poeta dramático, en la Compañía de Girolamo Medebach del Teatro Sant'Angelo de Venecia, que representó su primera comedia en tres actos y en prosa "La donna di garbo" ("La criada más sagaz") en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia. Fueron también de esta época el estreno de "La putta onorata" ("La prostitua honorable") y el estreno, en Verona, de la comedia en tres actos y en prosa "Il cavaliere e la dama" ("El caballero y la dama") denominada también "I cicisbei". En 1749 estrenó, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La famiglia dell'antiquario" ("La familia del antiquario"). Se trata de una versión distinta de "El coleccionista de antigüedades", "¿Que negocio no es estafa?" o "La suegra y la nuera". También en 1749 estrenó, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La buona moglie" ("El marido extraviado" ó "La buena casada"). Así mismo en 1749 y bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo estrenó, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, el drama jocoso con música de Baldasarre Galuppi, "L'Arcadia in brenta" con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo y en el mismo año también estrenó con música de Giovanni Paisiello el drama jocoso "Il conte Caramella" o "Il tamburro", con libreto suyo, denominado en 1751 como "Il buranello".

Retrato de Carlo Goldoni.

Foto Ziolupo

 

Al final del carnaval de 1750, la Compañía Medebach pasó por una crisis económica, por lo que Carlo Goldoni se comprometió a presentar dieciséis* nuevas comedias para la próxima temporada 1750-1751. Mantuvo su audaz promesa, pero este compromiso le acarreó la aparición de algunos problemas nerviosos. Entre las nuevas obras, estrenó en Mantua en 1750 la comedia en tres actos y en prosa "Il maldicente o sia La bottega del caffè"* ("El café", "Pensar mal y hablar peor", "Propio es de hombre sin honor" o "El hablador") con ambiente y fuerte carácter, fondo de vicio y miseria e intrigas vitales, superando la comicidad de la Commedia dell'arte con una caracterización más profunda de los personajes y un lenguaje más espontáneo y realista. También estrenó, este mismo año en Mantua, la comedia en tres actos y en prosa "L'adulatore" ("El adulador") y la comedia en tres actos y en prosa "Il bugiardo"* ("El mentiroso"), una adaptación de "Le menteur" de Pierre Corneille a su vez basada en la obra "La verdad sospechosa" de Juan Ruiz de Alarcón. En Milán estrenó también este mismo año -según otras fuentes en el Teatro Sant'Angelo de Venecia- la comedia en tres actos y en prosa "Pamela nubile" ("La Pamela"), otra versión de las comedias "La bella inglesa Pamela en estado de soltera" o "La enamorada honesta". También en 1750 estrenó, de nuevo en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Il teatro comico"* ("El teatro cómico"), la comedia en tres actos y en prosa "Il padre di famiglia" ("Padre de familia" o "La madrastra") y la comedia en tres actos y en prosa "Il cavaliere di buon gusto"* ("El caballero de buen gusto"). En 1750 así mismo estrenó, en el Teatro San Cassiano de Venecia, el drama jocoso con música de Baldassare Galuppi "Il mondo alla roversa o sia Le donne che comandano", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.

En 1751 Carlo Goldoni estrenó, de nuevo en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La incognita perseguitata"* ("La incógnita") estrenada también en el Teatro Aliberti -llamado de las Damas- de Roma como drama jocoso con música de Pasquale Anfossi. Así mismo estrenó la comedia en tres actos y en prosa "I pettegolezzi delle donne"* ("Las chismosas"), en el Teatro Sant'Angelo de Venecia la comedia en tres actos y en prosa "La moglie saggia" ("La mujer prudente", "La dama prudente", "Amor sin estima", "El hombre convencido a la razón" o "El cortejo convencido y la consorte prudente") y también en el Teatro Sant'Angelo de Venecia estrenó la comedia en tres actos y en prosa "La donna volubile"* ("La mujer variable" o "Donde las dan las toman o La vanidosa corregida") y que más tarde se convirtió en el libreto del drama jocoso con música de Marco Portogallo "La dona di genio volubile". Este mismo año estrenó, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Il vero amico"* ("El amigo verdadero") y la comedia en tres actos y en prosa "La finta ammalata"* o "Lo speziale"* ("Enferma por amor" o "El buen médico") que era una versión distinta de "Nacer de una misma causa enfermedad y remedio" o "La enferma fingida". Este mismo año también estrenó, en Turín, la comedia en cinco actos y en verso "Il Moliere" ("Copiar al hombre para mejorable" o "El impostor"). Así mismo estrenó este mismo año, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "L´avvocato veneziano" ("El abogado veneciano") y la comedia en tres actos y en prosa "L'amante militare" ("El amante militar").

Sus primeras obras fueron tragedias, la única forma teatral que merecía consideración y respeto en aquella época. Aunque sus tragedias alcanzaron cierto éxito, Carlo Goldoni no se encontró satisfecho en este medio. Concibió, pues, la idea de reformar el teatro italiano eliminando las máscaras y las bufonerías que abundaban por aquel entonces, y escribió comedias a la manera del dramaturgo francés del siglo XVII, Molière, pero basándose en personajes y costumbres italianas y con inspiración en la vida cotidiana. Carlo Goldoni renovó los argumentos de las comedias, utilizando un lenguaje que evidenciaba el aspecto realista de las situaciones creadas por sus personajes, ahora desprovistos ya de máscaras. Devolvió la dignidad a la escena literaria, contrastando además las improvisaciones cómicas de la Commedia dell'arte con un estudio vivo y gracioso de los trajes de sus personajes. La Commedia dell'arte fue la comedia, hecha por actores profesionales, que se contrapuso a la Commedia erudita; cuyo texto se escribía íntegramente. De ahí que se considere como el teatro de improvisación. En realidad cada actor tenía un repertorio de frases y bromas, a partir de las cuales construía su papel. Los actores de la Commedia dell'arte conocían el esqueleto de la trama de la obra e improvisaban bromas durante el transcurso de la representación. Dichas bromas siempre eran las mismas, jugosas y difamatorias pero hacían sentirse importantes a los actores. La Commedia dell'arte nació aproximadamente en el siglo XVI, cuando compañías como "Los Celosos" comenzaron a difundir por toda Europa este tipo de teatro, en el cual había un "cannovaccio", es decir, una estructura de sucesos predefinida, y lo que se improvisaba era el texto en sí. Las obras se dividían en tres actos, tenían una trama definida y una serie de personajes arquetípicos. Dentro de esos dos límites los actores podían improvisar. Entre sus personajes más destacados, cabe citar: Pantalone de 1550, Brighella de 1570, Polichinela de 1600, Dottore de 1653, Arlequín de 1671, Colombina de 1683, Pierrot o Pedrolino, y el Capitán Matamoros. En la Commedia dell'arte, todos los personajes usaban máscara, con excepción de los enamorados. Aun así fue un teatro de media máscara, por lo que permitía al comediante poder hablar. De hecho en las compañías de Commedia dell'arte había actrices, mientras que por aquellos tiempos las compañías de teatro inglesas sólo estaban formadas por hombres, que hacían los papeles de mujer como travestis. Los temas solían ser enredos amorosos, celos,... La proporción de texto y gesticulación podía variar en función del país donde se representara la función. Cuando las compañías actuaban en países extranjeros, habían menos gags verbales y más visuales.

Los amantes de la Commedia dell'arte se opusieron a la reforma de Carlo Goldoni que había comenzado con escribir el papel del protagonista, para luego extenderse incluso a los guiones de los demás actores. Y aunque los actores se opusieron al dramaturgo veneciano, en cambio el público y los empresarios ovacionaron la noticia de que los actores tuvieron que doblegarse a memorizar sus papeles. Utilizando términos modernos, podría argumentarse que Carlo Goldoni fue un conservador inclinado al progresismo. Interesante también es su regreso al clasicismo: sus obras se llevan a cabo siempre en el mismo lugar y en el espacio temporal de un día, y el argumento principal no está apoyado en otras narraciones paralelas (regla aristotélica de unidad de acción). Además de la renovación técnica ya mencionada, en sus comedias realizó una renovación ideológica y un cambio lingüístico, a menudo criticado y debatido. Pasó gradualmente del plurilingüismo al monolingüismo, escribiendo a veces sus comedias en toscano, aunque fue considerado demasiado académico, convencional y no perteneciente a la lengua viva. En sus obras tuvo que transformar en toscanos y napolitanos a la nobleza que intentó ridiculizar, para evitar la censura veneciana. Muy diferente fue su veneciano, que conocía perfectamente, ya que fue el resultante de un compromiso entre la lengua culta de una parte de la población y la espontánea y viva de otra, que nunca perdió su adhesión a la vida real. El carnaval y Venecia: la fiesta y la ciudad, fueron dos elementos, que casi constantemente, afloraron en su producción.

Carlo Goldoni en 1752 escribió una de sus más famosa comedias "La locandiera" ("La posadera") y que no se estrenó hasta el año siguiente. En 1752 estrenó, en Bolonia, la comedia en tres actos y en prosa "La serva amorosa" ("La buena criada" o "La criada más leal") y en el Teatro Sant'Angelo de Venecia estrenó la comedia en tres actos y en prosa "I mercatanti o I due pantaloni" ("Los comerciantes") y la comedia en tres actos y en prosa ll tutore" ("El indolente" ó "El poltrón"). También en 1752 estrenó, en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia, el drama jocoso con música de Giuseppe Sarti "La gelosie villane" basada en su comedia "Il feudatario".

Mezcló elementos contemporáneos con convenciones de la Commedia dell'arte. Aparecieron elementos anticlericales e influencia del humanismo en su concepción del carácter de las personas. Los protagonistas acostumbraron a ser individuos de clase mediana que probaban triunfar en la sociedad, usando la razón pero sin olvidar sus sentimientos. Pero lo que predominó en su estilo fue la sátira de las costumbres. Los nobles fueron presentados como personas arrogantes y los de clase más baja como faltos de dignidad, puesto que sólo buscaban el dinero. Cada obra estaba centrada en un tipo de carácter, que representaba toda su clase, con sus problemas y preocupaciones. Se opuso a la comedia improvisada, a las intrigas complicadas y repletas de burlas vulgares con obras en las que el diálogo, las costumbres y los personajes se inspiraban en la vida real. Devolvió al teatro italiano el carácter de naturalidad que había perdido después del siglo XVI, usó el dialecto veneciano y el toscano (lengua oficial de Italia hoy), profundizó en la caracterización psicológica superando los caracteres tipo y dio a la burguesía y al pueblo, categoría en cuanto personajes.

En 1753 Carlo Goldoni estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia -en Liborno según otras fuentes- la comedia en tres actos y en prosa "Il geloso avaro" ("El celoso avaro" o "La mujer prudente y el usurero celoso") y en el Teatro Sant'Angelo de Venecia estrenó la comedia "La sposa persiana" ("La esposa persiana"), la comedia en tres actos y en prosa "Le donne curiose" ("Las mujeres curiosas") y la comedia en tres actos y en prosa "La donna vendicativa" ("Los impacientes chasqueados y la burladora burlada" o "La mujer más vengativa por unos injustos celos"). En 1753 estrenó también, en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia, el drama jocoso con música de Baldassare Galuppi "La calamita dei cuori" , con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo. Pero el estreno con más éxito de este año fue sin duda el de la comedia en tres actos y en prosa "La locandiera" ("La posadera", "Mirandolina" o "El enemigo de las mujeres" ) en el el Teatro Sant'Angelo de Venecia. El argumento de "La locandiera" se sitúa en una posada de Italia. Su dueña, Mirandolina, es una astuta y atractiva joven, que dirige una posada con la ayuda de su camarero Fabrizio. Mirandolina es constantemente cortejada por cada hombre que pasa por la posada, y de una forma muy particular por el marqués de Forlipopoli, un aristocrático quien no posee otra cosa más que su título nobiliario, y por el conde de Albafiorita, un mercader que debido a su éxito en los negocios ha pasado a formar parte de la nobleza. Los dos personajes representan los extremos de la alta sociedad veneciana de aquel tiempo. El marqués, sosteniéndose en su honor, está convencido que basta su protección para conquistar el corazón de una mujer. Por el contrario, el conde, cree que así como ha comprado el título nobiliario, puede ganar el amor de Mirandolina, ofreciéndole numerosos regalos. La astuta dueña de la posada, como buena comerciante, no se deja atraer por ninguno de los dos hombres, con la esperanza de una posible futura conquista. Los nobles clientes tardan en abandonar la hostería, y de esta manera contribuyen al aumento de las ganancias de Mirandolina. La llegada del caballero de Riprafratta, un alto aristocrático y misógino, que desprecia a todas las mujeres, rompe el equilibrio instaurado en la posada. El caballero, por su origen noble, se lamenta del servicio de la hostería, da órdenes a Mirandolina y critica al marqués y al conde por rebajarse a cortejar a una mujer común. Mirandolina, aferrada a su orgullo femenino y no estando habituada a ser tratada como una criada, se propone que el caballero se enamore de ella. En poco tiempo, logra su intento: el caballero cede y, todo el odio hacia las mujeres se transforma en un amor apasionado que lo atormenta. Su desprecio por el sexo femenino lo vuelve vulnerable frente a la malicia de la mujer, ya que no conociendo las armas de los enemigos, no se puede defender. Sin embargo, Mirandolina se arrepiente, apenas ve que su juego se le está yendo de las manos: el marqués y el conde, notando la especial atención de Mirandolina hacia el caballero, llenos de celos quieren vengarse de su rival. El caballero, enfrentado por sus dos sentimientos totalmente distintos, no quiere demostrar que es atraído por una mujer, pero quiere ansiosamente tener a la posadera para sí mismo y esta dispuesto a usar la violencia para conseguir su fin. Mirandolina, con un hábil estratagema, calma las ansias de los nobles y se casa con Fabrizio, quien siempre la ha amado y, se promete, además no jugar más con el corazón de los hombres. Mirandolina no ama a Fabrizio, pero ha prometido a su padre, antes de su muerte, que se casaría con él.


Retrato de Carlo Goldoni.

Foto Librodot

 

Tras el estreno de "La locandiera" la relación de Carlo Goldoni con Medebach se deterioró y pasó del Teatro Sant'Angelo al Teatro San Luca de Venecia, escribiendo durante unos diez años, más de sesenta obras. Carlo Goldoni en 1754 estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La cameriera brillante" ("La camarera brillante") y durante el carnaval estrenó, también en Venecia, la comedia en cinco actos en verso rimado "Il filosofo inglese" ("El filósofo inglés"). En 1755 estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en cinco actos y en verso "Ircana en Yulfa" que fue la segunda parte de la trilogía persiana que preparó para dicho teatro. Este mismo año estrenó el drama jocoso con música de varios compositores "Le nozze", "Le nozze di Dorina" o "Il pretendenti delusi", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.

Carlo Goldoni estrenó, en 1756 en el teatro del marqués Albergati en Bolonia, la comedia en un acto y en prosa "L'avaro" ("El avaro") y siendo una versión distinta de "El codicioso" y "El logrero". Este mismo año estrenó, en Milán, la comedia en tres actos y en prosa "Il medico olandese" ("El médico holandés" o "Curar los males de honor es la física más sobria" y en el Teatro San Luca de Venecia la comedia en tres actos y en prosa "Il raggiratore" ("El engañador"). En 1757 Carlo Goldoni estrenó, en el teatro del marqués Albergati en Bolonia, la comedia en cinco actos y en verso "Il cavaliere di spirito o sia La donna de testa debole" ("El caballero de espíritu") y también estrenó en el Teatro Regio Ducal de Parma -llamado de las Damas- de Roma el drama jocoso con música de Niccolò Piccinni "La buona figliuola", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.

En 1758 estrenó la comedia en cinco actos y en verso "La bella selvaggia" ("La bella guayanesa") y estrenó el drama jocoso con música de Domenico Fischietti "Il mercato di Malmantile", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo y que en 1792 fue adaptada y estrenada como "Il mercato di Montfregoso" con música de Niccolò Antonio Zingarelli. En 1759 Carlo Goldoni estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Gli innamorati" ("Los enamorados", "Caprichos de amor y celos" o "Los enamorados celosos") estrenada también en el Teatro San Benedetto de Venecia como drama jocoso con música de Sebastiano Nasolini y Vittorio di Trento. Este mismo año estrenó en Roma la comedia en tres actos y en prosa "Pamela maritata" ("La bella Pamela inglesa en estado de casada") que más tarde sirvió de base para un drama jocoso con música de Giuseppe Farinelli. Goldoni este mismo año también estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en cinco actos y en prosa "L'impresario delle Smirne" ("El empresario de Esmirna") y, en el Teatro Giustiniani de San Moisè de Venecia, el drama jocoso con música de Florence Leopold Gassmann "Gli uccellatori", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo. Este mismo año escribió la comedia "La donna di goberno", que en 1861 se convirtió en un drama jocoso con el mismo título y con música de Domenico Fischietti, que se estrenó en Roma con libreto basado en su comedia, bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.

Carlo Goldoni colaboró con Baldassare Galuppi en un gran número de óperas. Sus libretos fueron posteriormente empleados por otros compositores. Uno de estos fue Joseph Haydn en la obra "Il mondo della luna". Su trabajo fue la base de algunas óperas de Ermanno Wolf-Ferrari en los siglos XIX y XX. Entre 1748 y 1762 Carlo Goldoni escribió aproximadamente unas 150 comedias. En 1760 estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La casa nova" ("La casa nueva") y también en Venecia estrenó la comedia en tres actos y en prosa "Un curioso accidente" versión distinta de "Un lance inesperado", "Del enemigo el consejo" y "El prisionero de guerra" y también estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "La guerra". También en 1760 estrenó, en el Teatro Capranica de Roma, el drama jocoso en verso con música de Domenico Fischietti "La fiera di Sinigaglia", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo. En 1761 estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Le smanie per la villeggiatura o La avventure della villegiatura" ("Los afanes del verano", "Los desvaríos por veraneo" o "Las aventuras del veraneo" y que iniciaba una trilogía con gran éxito de público y crítica. Este mismo año estrenó, en el Teatro Formagliari de Bolonia, el drama jocoso con música de Niccolò Piccinni "La buona figliuola maritata", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo y estrenó, en el Teatro Sant'Angelo de Venecia, el drama jocoso con música de Gaetano Latilla "L'amore artigiano", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo, que era la primera parte de la trilogía que preparó para el Teatro Sant'Angelo, completada con "L'amore contadino" estrenada en 1760 y "L'amore in caricatura" estrenada también en 1761. Este mismo año, en carnaval estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, una de sus mejores comedias "Me quattro rusteghi" o "I rusteghi" ("Los rústicos") en dialecto veneciano.

Hasta 1762 trabajó en el ámbito del teatro estable e itinerante, componiendo y representando hasta 158 comedias, tragedias y tragicomedias. Fueron 10 años los que le ligaron al Teatro San Luca de Venecia. Durante este tiempo, Carlo Goldoni consiguió numerosos éxitos, pero padeció la oposición enérgica del Abad Chiari que lo acusó de haber destruido la comedia de máscaras y especialmente la de su rival, el dramaturgo Carlo Gozzi, que le acusó de tener un escaso respeto por la tradición linguística y de difundir un sentido de subversión social contra la clase dirigente aristocrática, basado en la ilustración francesa. El Abad Chiari fue jesuita y profesor de Elocuencia. Se estableció en la corte de Francisco II en Módena. En sus novelas se propuso introducir las ideas racionalistas en Italia. Otros acusaron a Carlo Goldoni, también, del empobrecimiento de su teatro por la producción de antihéroes.

El gobierno veneciano se negó en conceder a Carlo Goldoni una pensión en reconocimiento de sus méritos. Así pues, cansado de luchar contra los opositores de sus comedias que lo acusaban de impureza de lenguaje, aceptó la propuesta de contrato para dos años de la Comédie Italienne de París, para que escribiera textos para ella. Así fue como Carlo Goldoni marchó a la capital francesa, aunque el público francés todavía prefería la comedia improvisada.

En 1762 Goldoni estrenó con gran éxito la comedia "Le baruffe chiozzotte" ("Las riñas en Chioggia") una de sus obras maestras, en la que el viento y la mar dialogan como si se tratara de un idilio poético. Chiozzota es el litoral próximo a la laguna veneciana de Chioggia, un pueblo pesquero italiano en el cual Carlo Goldoni vivió por cierto tiempo. La comedia se basa en la trifulca entre dos familias de pescadores de Chioggia. Narra la vida, llena de pequeñas envidias, de jóvenes casaderas, de chismes de mujeres que provocan peleas y riñas por celos entre los hombres que vuelven de pescar, después de un largo tiempo en la mar. Peleas que desencadenan toda clase de situaciones agitadas; la huída de la justicia de los agresores; las riñas entre las mujeres; y la declaración, ante el sustituto del juez de Venecia, de todas las mujeres y de algunos hombres. Este mismo año estrenó, también en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Sior Todero brontolon o sia Il vecchio fastidioso" ("El cascarrabias") que fue una versión distinta de "El viejo impertinente" y estrenó también la comedia en tres actos y en prosa "Una delle ultime sere di carnovale" ("Una de las últimas tardes de carnaval"). Este mismo año también estrenó, en el teatro del marqués Albergati en Bolonia, la comedia en un acto y en prosa "L'osteria della posta" ("El feliz encuentro") versión distinta de "La hostería de la posta" y "La posada feliz", también estrenó, en la Comédie Italienne de París, la comedia en cinco actos y en prosa "Le fils d'Arlequin perdu et retrouvè" ("El hijo de Arlequin perdido y encontrado"). En 1763 Goldoni estrenó, en el Théâtre de la Comédie Italienne de París, la comedia en tres actos y en prosa "L'amore paterno o La serva riconoscente" ("El amor paterno o La criada reconocida") y también estrenó, en el Teatro Giustiniani de San Moisè de Venecia, el drama jocoso en verso con música de Giuseppe Farinelli "L'avviso al publico" basado el libreto en su comedia "Il matrimonio per concurso" ("El matrimonio por concurso"). Este mismo año estrenó también el drama jocoso en verso con música de Baldassare Galuppi "Il re alla caccia", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo.
Carlo Goldoni estrenó, en 1764 en Bolonia, el drama jocoso en verso con música de Niccolò Piccinni "La villeggiatura", con libreto basado en su comedia del mismo nombre y también estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Le gelosie di Lindoro" ("La celosía de Lindoro" o "Los celos de Celinda y Lindoro"). En 1765 Goldoni estrenó, en el Teatro Grimani de San Samuele de Venecia, el drama jocoso en verso con música de Domenico Fischietti "La ritornata da Londra", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo, y también estrenó, en el Teatro Formagliari de Bolonia, el drama jocoso en verso con música de Niccolò Piccinni y Giuseppe Scolari "La schiava riconosciuta", con libreto basado en su comedia "La donna stravagante" ("La mujer extravagante"). Carlo Goldoni estrenó, también este mismo año en Roma, el intermedio en verso con música de Antonio Sacchini "Sandrina o La contadina in corte" con libreto suyo, así mismo estrenó, en el Teatro Zagnoni de Bolonia, el drama jocoso con música de Vincenzo Fabrizio "Chi la fa l'aspetta o sia I puntigli di gelosia", con libreto basado en su comedia "Chi la fa l'aspetta o sia I chiassetti di carnovale". Este mismo año estrenó, en el Teatro San Luca de Venecia, la comedia en tres actos y en prosa "Il campiello" ("La plaza" o "La plazuela").
En 1765 Carlo Goldoni se trasladó a la corte de Versalles, como profesor de lengua italiana de las hijas del rey Luis XV. El período que permaneció en París fue el menos feliz de su producción, realizando óperas y comedias que en muchos casos envió a Venecia para su estreno. En 1765 estrenó también, en el Teatro San Luca de Venecia, su mejor comedia en tres actos y en prosa "Il ventaglio" ("El abanico") y que obtuvo un éxito rotundo de público y crítica. La obra es un engranaje cómico perfecto, un ingenio de relojería, una comedia de equívocos entre enamorados, que funciona como un mecanismo infalible donde nada es casual, y mucho menos el título, símbolo de un Settecento en crisis que empieza a perder el resuello. Quedaban poco más de veinte años para la Revolución Francesa, pero en este espectáculo, Carlo Goldoni anticipó con una intuición iluminada lo que estaba a punto de acontecer, con una superficialidad y levedad paradigmática de la siempre risueña Italia, que dos siglos antes decía: "¡França epur Spagna, si mangia!" apresada entre las dos grandes potencias meridionales. Y todo ello con un abanico que vuela de mano en mano, con la ligereza de un rumor. Goldoni escribió una primera aproximación al texto en francés ("L'éventail") en París, pero la versión italiana es de 1765. El argumento se sitúa en un pueblo a las afueras de Milán, que por culpa de un abanico roto, se consuma una historia de equívocos y malentendidos, parejas que se rompen y se recomponen en una loca jornada de finales de verano donde las ráfagas de viento parecen llevarse todo y a todos. En el corazón de "Il ventaglio" se encuentra la pasión del autor por la observación de los vicios y las virtudes de una variada humanidad, fotografiada simultáneamente en todos sus estratos sociales: nobles decadentes, burgueses incapaces de tomar decisiones, gente del pueblo que ha perdido todos los temores y cultiva todavía inconscientemente pequeños fermentos revolucionarios... Goldoni presentaba así su obra, en una carta dirigida a Stefano Sciugliaga: <<Ésta es una gran comedia; es una gran comedia porque me ha costado un enorme esfuerzo y costará un enorme esfuerzo a los actores representarla. Esfuerzo de atención, de algún ensayo de más; pero es una de esas comedias que hacen brillar el talento y la habilidad de los cómicos. Entenderéis lo que es leyéndola, pero la entenderéis mejor aún imaginando que la veis en el escenario. Habéis visto otras similares: por ejemplo, "Il filosofo inglese", "Il campiello", "Le baruffe chiozzotte", pero ésta es la más articulada de todas; observad la ligadura de los personajes que de un acto a otro están siempre concatenados, nunca se queda ni por un momento el escenario vacío. No he distinguido las escenas como es habitual, porque habrían sido tantas que se habría duplicado el papel necesario. La visión de la primera escena, la escena muda del tercer acto, el juego perpetuo de todas las partes del escenario y de todos los personajes, a mi parecer, son cosas que deberían sentar bien... Recomendad que hagan diversas pruebas. Todo depende de la representación. La comedia depende de los cómicos y sé que estoy en lo cierto>>.
El 9 Abril de 1953, Margarita Xirgu escribió a su hermano Miguel: <<Mis queridos hermanos: recibí vuestra carta y la acuarelita de "El abanico", muy bonita. Los ensayos marchaban muy bien, pero como se tiene que inaugurar con obra nacional (viva la patria...a...a...a...) esta semana sólo ensayan "Barranca abajo" obra de Florencio Sánchez. Se inaugura mañana la 7ª temporada oficial y en la próxima semana empezaremos a ensayar nuevamente "El abanico". El escenógrafo encargado de figurines y de bocetos de decorados, se llama Vanarelli; argentino que conocí muy joven y que se ha hecho el mejor escenógrafo de por aquí en estos años. Tiene muy buen gusto y es muy brillante. Pinta con colores límpios y además trabaja con una afición de aprendiz, no de maestro. Hace años siendo muy jovencito pintó para mí "Intermezo" de Girodoux, deliciosamente compenetrado con la obra. Puede que todo nos salga bien. Coincido en todo con lo que tu dices respecto a la obra. La juegan con movimiento muy ligero, casi diría con la punta de los pies. En los entreactos saldrán Colombina, Arlequin y Pierrot en pantomima-ballet. Se iniciará con el grabado francés que debes conocer, en el que están las dos lámparas del proscenio en el suelo, fingirán que las encienden y las suben. Las musiquitas serán italianas, escogidas por el profesor Ayestarán. Los ballets y pantomimas pensadas por tu hermana -que se atreve a todo- pero dirigidas por la maestra Chabelita, que también la tenemos de profesora, este año en la escuela. En fin que la preparamos con el decoro que merece su autor. En los momentos en que los personajes abren el abanico, sonará una musiquita italiana de caja de música, pero no del tipo operístico si no folklórico...>>.
El 15 de mayo de 1953 Margarita Xirgu dirigió a la Comedia Nacional del Uruguay, en la comedia "El abanico" en traducción de J. Hernández Peralta y M. M. de Hernández, con escenografía de Mario Vanarelli, realización de José Echave y vestuario de la Sección Femenina de la Universidad del Trabajo. El reparto fue: don Evaristo (Horacio Preve), doña Gertrudis (Maruja Santullo), Cándida (Nelly Antúnez), el conde de Roca Marina (Enrique Guarnero), el barón del Cedro (García Barca), los jóvenes (Nelly Mendizábal, Estela Medina, Walter Vidarte, Juan Jones, Eduardo Schinca, Jorge Triador y Eduardo Prous), Colombina (Betis Doré), Arlequin (Carlos Peret) y Pierrot (Luis Berriel). La pantomima-ballet y la dirección fueron de Gala Chabelska.
"El abanico" es una comedia casi metahistórica. La trama es simple. Un noble pretende regalar un abanico a su amada. Pero el abanico va pasando de mano en mano como símbolo de un malentendido y como un instrumento que disfraza los sentimientos, generando una cadena de equívocos. Cándida está hablando desde un balcón con su amado Evaristo, cuando se le cae el abanico y se rompe, entonces éste hará y deshará enamoramientos. Evaristo le compra un abanico nuevo y le encarga a la campesina Giannina que se lo dé a Cándida. Pero el zapatero Crespino y el tabernero Coronato, enamorados de Giannina, creen que Evaristo la pretende. Cándida cree lo mismo, ofende a Gianinna y se enoja con Evaristo, prometiéndose al barón del Cedro. Entretanto el abanico va pasando de mano en mano, complicando el enredo hasta que finalmente todo se aclara. Evaristo y Cándida se reconcilian y Giannina se promete a Crispino. El verdadero protagonista de la comedia es el abanico, sin lugar a dudas.

 

Margarita Xirgu con los actores de "El abanico", en Montevideo en 1953.

Foto Archivo Antonio y Ramon Clapés



En 1953 Nelly Mendizábal hizo el papel de Juanita, una aldeana, en la obra "El abanico". Recordaba la exigencia de Margarita Xirgu de que la actuación fuera cada día igual que en el estreno: <<Yo me acuerdo que Margarita cada tanto iba a ver la función y nos dijo: los felicito, lo reconozco, porque ustedes la hacen como la hicieron el día del estreno! Estoy muy contrariada con los otros>>.
El 11 de junio de 1953, cuando "El abanico" ya llevaba 40 representaciones y se preveía que se mantuviera en cartelera hasta principios de julio, Margarita Xirgu explicó por carta a su hermano Miguel: <<...Te contaré como concebí el espectáculo. A ambos lados del escenario dos palcos con señores vestidos de la época, caballero y dama (alumnos de 2º año) que aparecen al apagarse las luces de la sala. Esos palcos están iluminados como por velas. El proscenio del teatro está también iluminado como por velas. Un telón alegórico cierra el escenario. Ese telón tiene además del busto de Goldoni, una orla de laurel y accesorios de caza, una escopeta, una pluma, un abanico; todo muy bonito pintado por Vanarelli. Dos grandes lámparas de ocho cirios cada una, reposan en el suelo. Las lámparas tienen además borlas y cordones amarillos. De verde y amarillo con grises y negro, está pintado el telón. ¿Recuerdas un grabado francés muy conocido? Pues de ese grabado saqué yo mi pantomima para empezar el espectáculo. Con música de la época de fondo, se asoma Pierrot por un lado del telón, Arlequín por el otro y bailando fingen encender las candilejas, se juntan en el centro y saludan. Por el centro del telón se asoma Colombina, lleva un abanico, danzan los tres, pasándose el abanico de mano en mano, se cae el abanico al suelo, lo recoge uno y otro y queda finalmente en manos de Colombina. Se me olvidaba decirte que Arlequin y Pierrot, antes de entrar Colombina, suben las dos lámparas al compás de la danza (por dentro las suben los maquinistas). El ballet-pantomima inventado por mi, fue un éxito. Al desaparecer las tres figuras, una por un lado, otra por el otro y Colombina por el centro haciendo con el dedo en la boca la señal de silencio, fue una explosión. Claro que la chica que hace de Colombina es monísima. Al levantarse el telón, el público aplaudió y aplaudió, tanto que los actores no podían hablar. El decorado ha sido un acierto y el colorido de los trajes una fiesta. El martilleo del boticario y del zapatero tiene fondo musical y también el tema amoroso y el tema del abanico, que juega mucho en el último acto cuando pasa de mano en mano. Se unió el primer y segundo acto. Solo hacemos un entreacto con otro pequeño vals-pantomima de las tres figuras. Esta vez desaparecen las tres por el centro del telón, que se abre y las tres figuras piden silencio con el ademán. La obra va muy movida, muy ligera y el reparto por ser casi todos alumnos, me ha sido fácil de dirigir y se han portado muy bien. Cierra el espectáculo Arlequín, como si apagara las candilejas y Pierrot como si jugara con el telón. Cuando se levanta el telón tanto en el primer entreacto como al final de la obra, Arlequín, Colombina y Pierrot están arriba de la mesa que está frente a la hosteria y saludan al público como muñecos, mientras los actores saludan con gestos y sonrisas según su rango. También están cogidos de las manos por categorías sociales, así pongo al zapatero, Juanita Botriani, la pareja aristocrática, el conde, la sra. Gertrudi, el barón, el hotelero Herrera, y el cafetero juntos; criados y mozos al fondo en la escalera del palacete. Cuando el público le dá por encontrar bien una cosa todo son primores, pero créeme Miguel, que Goldoni ha puesto algo ¿no te parece?>>. En diciembre de 1953 La Comedia Nacional del Uruguay realizó una gira por las tres ciudades balnearias más importantes del Uruguay. En ellas representaron, dirigidos por Margarita Xirgu, a precios populares, dos propuestas cómicas: "El abanico" y "Tartufo" de Molière, obteniendo un clamoroso éxito en el Pabellón de las Rosas de Piriápolis, en Punta del Este y en el Country Club ubicado entre las arboledas de la Atlántida.

 


Telón de "El abanico" de Mario Vanarelli, en 1953.

Foto: Teatro Solís

En abril de 1955 Margarita Xirgu y la Comedia Nacional del Uruguay viajaron a Santiago de Chile, donde representaron "El abanico" dirigida por la Xirgu; con tanto éxito que nunca se había hablado tan y tan bien de los uruguayos en Santiago de Chile. En 1956 Margarita Xirgu cumplió sus bodas de oro con el teatro, con 68 años de edad. El 22 de mayo de este mismo año la Comedia Nacional del Uruguay, bajo la dirección de Margarita, representó en el Teatro Nacional Cervantes de Buenos Aires una vez más "El abanico".
En 1767 Carlo Goldoni estrenó, en Lisboa, el drama jocoso con música de Niccolò Piccinni "La notte critica", con libreto suyo bajo el seudónimo de Polisseno Fegejo. En 1770 escribió la comedia en tres actos y en prosa, en lengua francesa, para la boda del futuro rey Luis XVI y Maria Antonieta, titulada "Le bourru bienfaisant" ("Il burbero benefico") ("El hombre adusto y benéfico", "Mal genio y buen corazón" o "El cascarrabias bondadoso") y siendo una versión distinta de "El no de las niñas", "Mal genio y buen corazón" y "El regañón benéfico". La obra se estrenó en 1771, en el Théâtre de la Comédie Française de París, con gran éxito de público y despertando la admiración del mismo Voltaire. En 1786 se estrenó en el Burg-Theater de Viena el drama jocoso con música de Vicente Martín y Soler "Il burbero de buon cuore", con libreto suyo basado en dicha comedia "Le bourru bienfaisant".
En su retiro de Versalles, en 1783, casi ciego y con grandes dificultades económicas, Goldoni comenzó a dictar sus "Memorias", su autobiografía, dedicada a Luis XVI y que se publicó en lengua francesa en 1787. Este mismo año le fue concedida una pensión real anual, para su sustento, pero a consecuencia de la Revolución Francesa en 1792 ésta se le revocó y suprimió. En aquellos días, Carlo Goldoni estaba ya viejo y algo amargado por la frialdad con qué los parisinos acogían su teatro.

Carlo Goldoni murió en París, el 7 de febrero de 1793, faltaban pocos días para cumplir los 86 años de edad, justo un día antes de serle devuelta su pensión real de sustento, por la Asamblea constituyente.
En total escribió 120 comedias, 92 tragedias, y numerosos libretos para melodramas y óperas bufas. Su obra pertenece al Realismo espontáneo, en el asunto y en su desarrollo, y en el idioma vulgar y grosero. Su lenguaje, es enteramente, genuinamente, instintivamente teatral: diálogo, gesto, movimientos, comedia, ballet. Recibió el influjo de Molière, en la realidad de los ambientes y personajes ("El avaro", "Don Juan", "La mujer voluble"). Recibió el influjo de Metastasio, en la musicalidad y de Plauto y Maquiavelo, en la comicidad perfectamente organizada. Cabe señalar también, la huella de Aristófanes, de Terencio y Ben Jonson (más didáctico y crítico) en su teatro. Carlo Goldoni tuvo precursores en la reacción en contra de la amanerada mascarada de la decadente Commedia dell'arte: Gigli, Nelly y Fagiuoli. Fue el gran reformador de la comedia Italiana. Le otorgó vitalidad extraordinaria, como en "El hombre de mundo" o "La mujerzuela honrada". Fue observador y vividor de la vida veneciana. Recibió el influjo de Richardson en el sentimentalismo de las costumbres vulgares ("Pamela núbil", "Pamela casada"). Trasuntó en su escritura un optimismo natural y los aspectos más felices y lisonjeros de la vida. Hizo sentir, por vez primera, a la realidad contemporánea como argumento teatral. Se alejó de las máscaras, fue al carácter vivo y real. Elaboró su teoría artística e innovadora, en lenguaje dramático, en su manifiesto: "Il teatro cómico". El mundo goldoniano fue un juego festivo con la vida, sin intelectualismo ni reflexiones ingeniosas. El personaje más complejo fue "Sior Todero brontolón" ("Ámese Todero gruñón"). Otro fue Lunardo, en "I rusteghi", contrapunto musical entre éste, Canciano, Simon y Maruzio. Respetó las reglas aristotélicas de lugar, tiempo y acción. En él predominó la nota anti-feminista. Su despedida teatral fue "Una delle ultime sere di carnavale". Vio en la socialización, el menoscabo de la individualidad. Se detuvo en las pequeñas cosas del carácter humano. Los personajes se vuelven extrovertidos, representan la vida. No hace falta el monólogo, todo está en el diálogo, la acción y el ambiente. Dedicó más atención a las cosas que a las palabras. Cultivó la comedia típicamente itálica, popular, cómica (comedia erudita: Ariosto, Machiavelli), lo grotesco y la personificación de defectos (actores, músicos, bailarines). Escenificó la visión de la decadencia de ciertas clases sociales. Se registraba en la época, un hastío por las intrigas complicadas y los esquemas convencionales.

La llegada a Catalunya de las comedias goldonianas, fue posterior a la llegada de su teatro musical. En Barcelona se representó el año 1753 el divertido drama "La mestra", traducción de "La scuola moderna o sia La maestra di buon gusto" de 1748 con música de Goacchino Cocchi, y en el año 1754, el drama jocoso "El comte Caramela" (que Goldoni había escrito y estrenado en 1749), con música de Baldassare Galuppi. En esta época, a menudo, ni en los libretos ni en las carteleras, no figuraba el nombre del autor veneciano. Los dramas divertidos y, posteriormente, las comedias se representaban tanto en italiano como traducidas. Las versiones originales solían ir a cargo de compañías italianas que, en sus giras europeas, hacían etapas en las principales ciudades de la península ibérica. En Barcelona, se puso en escena como primera comedia goldoniana: "La sposa persiana". En 1857, la actriz Adelaide Ristori -conocida con el sobrenombre de la Marquise- encarnó "Mirandolina" en los teatros de Madrid y Barcelona, mientras que en 1890 lo hacía Eleonora Duse en Barcelona. Pocos años mas tarde, en el Teatro Novedades de Barcelona, las actrices Italia Vitalini (en 1901, 1902 y 1907) y Tina de Lorenzo (en 1906) volverían a representarla. "La locandiera" no constituyó tan sólo el triunfo de las prime donne del teatro, sino también el de los actores. El título "La posadera" o "L'enemig de les dones" con qué se publicó en 1799 la traducción del texto goldoniano con cargo a Joseph López de Sedano, indicaba claramente que en España, el protagonismo en algunas ocasiones había pasado al principal personaje masculino. Otras traducciones de la obra se realizaron a lo largo de la geografía de habla catalana y en varios momentos de su historia: Vicens Albertí ("La fondista ditxosa" en 1820, perdida, pero que se sabe que fue representada en Maó), Joaquim Casas-Carbó ("La dispesera" en 1906) y el director de teatro Ramon Tejedor (que, con el título de "Mirandolina" fue representada en 1982 y publicada en 1991). Con respecto al menorquín Vicens Albertí, nacido en Maó el año 1786, fue responsable, además, de otras versiones de Carlo Goldoni que restan manuscritas: "Pamela" ("Pamela nubile"), "La vidua astuta" ("La vedova scaltra"), "La dona vengativa" ("La donna vendicativa"), "L'enganyador" ("Il raggiratore") y "El padre de familia" ("Il padre di famiglia"). Además, en Maó se representaron "La familia de l'antiquari" ("La famiglia dell'antiquario"), "La fondista ditxosa" ("La locandiera") y "La malalta d'amor" ("La finta ammalata"). De las muchísimas versiones de tantas otras obras de Carlo Goldoni (en la segunda mitad del siglo XVIII, se cuentan cincuenta y cuatro: cincuenta y dos publicadas en Barcelona, una en València y otra en Palma; mientras que, en los años 1800-1814, veintitrés comedias suyas fueron representadas en el Teatro de la Santa Creu de Barcelona), hace falta mencionar la "Pamela nubile", que tuvo un gran éxito en la Barcelona de finales del siglo XIX, o "Il ventaglio" ("El ventall") , "Il burbero benefico ("El sorrut benefactor") y "L'avar" traducidas por Narciso Oller entre 1908 y 1909, "La finta ammalata" ("La malalta fingida") puesta en escena por Adrià Vado en 1905, "Gli innamorati" ("Els enamorats"), en versión de Josep Ferran y Mayoral, "Arlecchino, servo di due padroni" ("El criat de dos amos") al cuidado de Joan Oliver y, en particular, las realizadas el año 1993, con ocasión del bicentenario de la muerte del comediógrafo, dentro la Colección Popular de Teatro del Instituto del Teatro de Barcelona, donde aparecieron: "El cafè", "La familia de l'antiquari" o "La sogra i la jove" (traducidas por P. Puértolas), "Els enamorats" (por J. Melendres) y "El ventall", además de las "Memories", traducidas del francés por Joan Casas en 1994. Resulta casi imposible hacer un censo completo de las múltiples adaptaciones del autor veneciano en la geografía catalana, que son testigos del interés continuo por sus personajes más intensos, pero también por una manera de entender el teatro que entusiasmó a Josep Carner por su: <<bonhomia, amor a la sencilla vida natural, respeto a las normas establecidas, afabilidad aun de los malos y su apacibilidad, benevolencia, risa amical algo burguesas pero infinitamente sanas y equilibradas, que son hechas aposta para nuestro público>>, si bien, precisamente por estos motivos, no acababa de hacer feliz a Josep Maria de Sagarra.

 


Casa di Carlo Goldoni.

Archivo Xavier Rius Xirgu

 

La casa "Ca 'Centanni" de Venecia en que Carlo Goldoni nació, fue construida el siglo XV y mantiene todos los rasgos de la arquitectura veneciana gótica de aquel período. Los aspectos más interesantes del edificio, son la fachada de tres partes que da al canal, con su ventana de cuatro arcos lujosamente decorada, y la entrada que tiene vista a la calle dei Nomboli, que conduce a un un patio abierto a la atmósfera con una escalera externa de dos pisos, rodeada de una barandilla de pequeñas columnas de piedra de Istrian.

 

Yo delante, de la Casa di Carlo Goldoni.

Archivo Xavier Rius Xirgu


Al principio esta casa perteneció a la familia Rizzo, más tarde el palazzo fue alquilado a la familia Centanni y se convirtió en el 1600 en una Accademia, un centro artístico y literario muy activo. Hacia finales del siglo XVII, Carlo Alejandro Goldoni -el abuelo paterno del dramaturgo y notario de Módena- estableció su residencia aquí. Carlo Goldoni nació en esta casa en 1707 y el edificio fue su casa familiar hasta 1719. En 1914 Aldo Ravà, un erudito notable del siglo XVIII de Venecia -junto con el conde Piero Foscari y el commendatore Antonio Pellegrin- compró el palazzo a su propietaria, la Condesa Ida Manassero Camozzo, con la idea de utilizar la casa como un museo dedicado al gran dramaturgo Carlo Goldoni y a la historia del teatro italiano. El proyecto no se llevó a cabo debido a la guerra. Luego, en 1931, Ca 'Centanni fue donado al gobierno municipal para ser restaurado y -con una leve variación sobre el esquema original- se convirtió en el Museo Goldoni, perteneciente a la Fondazione Musei Civici de Venezia, y en un centro de estudios de asuntos que se relacionan con el teatro. Otra vez, la guerra detuvo el trabajo que no fue completado hasta 1953, con su apertura al público en junio de aquel año. El edificio almacenó un pequeño museo de objetos del interés de Carlo Goldoni y artefactos que se relacionan con el teatro veneciano, pero enfocó principalmente su papel como un centro de estudios, con adiciones constantes a su biblioteca y a su archivo. Los tres espacios de la primera planta están dedicados a temas principales del teatro de Carlo Goldoni (en especial el salón de entrada); también se encuentra en él un teatro de marionetas del Palazzo Grimani ai Servi (anteriormente Ca 'Rezzonico) y se constata la posición de Carlo Goldoni y su trabajo, dentro del siglo XVIII en Venecia. Se exhiben pinturas originales de este período y mobiliario que aparecieron en las ilustraciones de las primeras ediciones de los trabajos de Goldoni.

 



Yo, delante de la entrada de la Casa di Carlo Goldoni.

Archivo Xavier Rius Xirgu

 


Algunos textos han sido extraídos de: "Carlo Goldoni": Wikipedia y Casa di Carlo Goldoni, y de "Bibliografía Goldoniana" de Víctor Manuel Pagán Rodríguez.

 

XAVIER RIUS XIRGU

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.