145: MARGARITA XIRGU 1960-1966

 

Una vez configurada la Delegació de la Generalitat presidida por Margarita Xirgu, el President Josep Tarradellas de la Generalitat de Catalunya en el exilio, se lo agradeció, con su solemnidad habitual, en una carta fechada en Saint-Martin-le-Beau el 8 de abril de 1960: <<Es un gran honor que nos hacéis con vuestra patriótica determinación de ayudar a nuestras tareas encaminadas a posibilitar la libertad de Catalunya. Estoy seguro que vuestro grande y bien merecido prestigio, no solamente entre los catalanes, sino también estimado y admirado por otros Pueblos, vuestra vida al servicio de un arte y de unos sentimientos que tanto os honoran, será un estímulo constante para todos aquellos que luchamos para el triunfo de nuestros ideales. Por esto os digo de nuevo muchas gracias y que los aciertos que todos juntos aspiramos a obtener, nos traigan la libertad, la paz y el bienestar>>. De hecho, si Margarita se limitó sólo a enviar al muy honorable afectuosas postales navideñas, el President en el exilio actuó con el sentido institucional que lo caracterizaba y envió, a la Presidenta de la Delegació Uruguaiana, varias misivas, informes en qué le exponía confidencialmente las gestiones, las entrevistas y los contactos que llevaba a término para mantener la dignidad de la institución y su representatividad internacional. Para un botón de muestra: pocos días después de la muerte de Jaume Vicens Vives, Tarradellas hizo llegar una carta a la Xirgu, fechada en Saint-Martin-le-Beau el 4 de julio de 1960, para informarla sobre la significación que tomaba el historiador barcelonés, especialmente por su implicación activa a rehacer los lazos entre el exilio y el interior.

Margarita Xirgu escribió desde Montevideo el 2 de agosto de 1960, a su ahijada: <<Querida Margarita: creo que a fines de semana o a primeros de la otra nos podremos ir ya para Punta Ballena, pues a pesar del frío intenso de este invierno, allí nos gusta más. Aquí en Montevideo, apenas salgo y allí sin darme cuenta ando por el jardín y por el bosque por frío que haga. Pocas cosas me distraen, ni me interesan, así que en la soledad de allí me hallo mucho mejor... A primeros de septiembre pensamos ir a Buenos Aires, para asistir a la celebración dels Jocs Florals de Catalunya, estaremos allí muy pocos días, ya te contaré el resultado>>. La Xirgu prefería viajar a Buenos Aires en avión, pues era más cómodo y de menor duración, sólo 28 minutos, mientras que en barco se viajaba toda la noche por el río de la Plata y había de madrugar para el desembarco. Como decía Margarita: <<en el avión a mitad de trayecto dan unos pasteles y bebidas y se hace el viaje sin sentir>>. Como ya había hecho en otras ocasiones, en una prueba más de la fidelidad que rendía a sus compatriotas, los exiliados catalanes, Margarita Xirgu asistió, el 11 de septiembre de 1960, a la celebración de los Jocs Florals de Catalunya en Buenos Aires. La fiesta de la literatura catalana del exilio tuvo lugar en el Aula Magna de la Facultad de Medicina de la Universidad de la capital argentina, con la presencia de un público entusiasta y fervoroso. El banquete, que se celebró en el salón grande del Hotel Alvear, estuvo atestado a 400 pesos argentinos por cubierto, y presentó una gran brillantez, porque los catalanes -sobre todo las señoras- asistieron con vestidos muy elegantes. Margarita Xirgu aprovechó su estancia en Buenos Aires para asistir también al estreno, en el Teatro Colón, de la ópera de Juan José Castro "Proserpina y el extranjero".

El 17 de septiembre Margarita marchó con su marido, Miguel Ortín, a Punta Ballena, pues a la próxima semana empezaba la primavera y si en invierno estaba bien allí, mucho más en primavera. Las temporadas en Uruguay son al revés de Europa: el 21 de marzo empieza la primavera, en Uruguay el otoño; el 21 de junio empieza el verano, en Uruguay el invierno; el 21 de septiembre empieza el otoño, en Uruguay la primavera; y el 21 de diciembre empieza el invierno, en Uruguay el verano.

El primero de junio de 1961 Margarita Xirgu escribió a su sobrina y ahijada, desde Punta Ballena: <<Estamos disfrutando de un otoño delicioso, casi más templado que algunos días del verano pasado. El tiempo está un poco loco. Miguel se pasa los días jardineando, yo tejo, cosa que apenas había hecho en mi vida, leo, escucho un poco de música por la radio y los días se pasan sin sentir, mucho más a gusto que en Montevideo. El próximo día 10 celebro mi santo ¿lo celebras tu también? Hay otras santas Margarita. Es igual, que ellas nos den para nosotros y nuestras familias, salud, bienestar y la santa unión familiar>>.

En septiembre de 1961 la Xirgu actuó en Montevideo como recitante, en el concierto del compositor andaluz, afincado en Francia, Mauricio Ohana "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías" con la Orquesta Nacional dirigida por el suizo de origen catalán Jacques Bodmer.

 

Jacques Bodmer.

Foto Enciclopedia Catalana

Mauricio Ohana.

Foto Discogs

 


El 15 de octubre Margarita marchó a Punta Ballena, pues llegaba el buen tiempo, animada para disfrutar de las plantas y flores, de los árboles, de los pájaros, de la música y del mar. El 15 de diciembre de 1961 Margarita marchó a Montevideo unos días, donde la Comisión de Teatros Municipales le solicitó que dirigiera de nuevo a la Comedia Nacional del Uruguay, en la obra "Peribáñez y el comendador de Ocaña" de Lope de Vega, en la conmemoración del 4º centenario de su nacimiento, con ilustraciones musicales del maestro Jaume Pahissa. Margarita casi se vio obligada a aceptar y dijo por aquel entonces: <<Veo que me recuerdan los diarios si es para bien mejor; pero estoy ya muy indiferente a todo>>. Esta comedia "nueva" de Lope, trata de dos personajes llamados Peribáñez y Casilda, un matrimonio de labradores, recién casados, que debido a un accidente sufrido por el comendador por una cogida de toro, entra éste siniestro personaje en sus vidas. Cuando ocurre el accidente, es Casilda la persona que se encarga de curarlo, quedándose el comendador prendado por su belleza. Por lo cuál urde un plan para mandar a Peribáñez a la guerra y así quedarse con el camino libre, ayudado por los personajes de Inés y Luxán. Peribáñez se entera del plan y decide volver y matar a las personas involucradas. Finalmente es perdonado por el rey al escuchar su versión, y demostrar su nobleza y valentía, siendo nombrado también capitán de Ocaña. En abril de 1962 Margarita se trasladó de Punta Ballena a Montevideo para empezar los ensayos con la Comedia Nacional del Uruguay, a pesar de que había pasado una temporadita con algunos achaques bronquiales, de los cuales se había finalmente recuperado. El 17 de mayo de 1962 se estrenó "Peribáñez y el comendador de Ocaña" en el Teatro Solís. Margarita dijo a sus familiares: <<Ha habido mucho éxito con "Peribáñez y el comendador de Ocaña" pero también mucho trabajo. Estamos contentos de todo... Si no fueran tan comentados mis pasos, hace ya mucho tiempo que estaría con todos vosotros, pero no me es posible pasar sólo como señora Ortín como es mi deso, está la otra>>.

A primeros de julio marchó de nuevo a Punta Ballena para esperar el veranillo de San Juan, como dicen allí. El 14 de julio de 1962 mi tía abuela, Margarita Xirgu, me escribió desde Montevideo directamente por primera vez esta carta, cuando yo tenía sólo 12 años: <<Querido sobrino nieto Xavier: recibimos tu cariñosa carta y además de la grata sorpresa de ver tu letra por primera vez tuvimos, tanto tu tío como yo, una inmensa alegría por el féliz resultado de tus exámenes. Nos enorgullece tener un sobrino tan estudioso. Ahora a disfrutar del verano y a hacer salud para el próximo curso. Esperamos que tu hermano Jorge estará ya bien y podrá disfrutar contigo del verano. A nosotros nos parece muy bien que te guste la arquitectura. Si siguieras con esta idea, porqué por el momento, tiene razón tu madre eres muy joven todavía, te aconsejaría hicieras ya un proyecto o plano para el futuro pero desde luego hay que comprar en Badalona un terreno muy grande, la casa sólo planta baja, nada de escaleras, porqué me figuro que tu mamá y tu abuelita estarán cansadas de subirlas y bajarlas y lo mismo la Natalia. También hay que pensar en una habitación para nosotros y para Teresa la muchacha que nos cuida, será un gran placer poder estar todos juntos, pero te repito que el terreno ha de ser grande para tener jardín y árboles. Sigue estudiando como hasta ahora y adelante. Para fin de mes, creo que nos iremos a Buenos Aires, estaremos allí un mes y después regresaremos aquí, donde sólo estaremos unos días y nos iremos a Punta Ballena. Este año hemos plantado algunos árboles más y nos hace ilusión ver como crecen. Hace algunos días escribí a tus papás, supongo que recibieron mi carta. Las flores que me mandaron el día de mi santo, las recibí muy a tiempo. Recuerdos y besos a todos. Tu tío te manda un abrazo y yo otro muy apretado. Te quiere y te felicita por tus magníficos estudios tu tía abuela, Margarita>> y añadió mi tío Miguel Ortín: <<Querido sobrino Xavier: aunque tu tía Margarita te escribe en su nombre y también te hace referencia a la satisfacción que hemos tenido al recibir tu carta, no quiero dejar de escribirte directamente para felicitarte por tus brillantes exámenes y también para agradecerte tu cariñoso recuerdo. Estamos contentos de tan buenas noticias y te deseamos un veraneo féliz para que después de pasar muy bien las vacaciones puedas volver al colegio con buen ánimo y muchas ganas de estudiar. Esperamos y mucho deseamos que Jorge pueda pasarlo perfectamente bien. A los papás, muchos cariños, como también a la abuelita Pepita. También a la Natalia, que recordamos mucho y con besos a Jorge y a tí, se despide tu tío, Miguel>>.

En agosto de 1962, Margarita Xirgu dirigió, con gran éxito de crítica y público, en Buenos Aires "La dama boba" de Lope de Vega, permaneciendo en Argentina casi un mes. No estuvo muy bien de salud, el tiempo fue lluvioso y frío, cosa que le incomodaba mucho. De nuevo regresó a Montevideo y después de unos días de estancia marchó a su retiro de Punta Ballena ya que empezaba la primavera.

El 6 de diciembre de 1962 Margarita Xirgu fue internada, a las 9h de la mañana, en un sanatorio de Montevideo. El día 10 a las 17:30h la operaron de la vesicula biliar. Todas las molestias que sufría en los últimos tiempos eran producidas por esta enfermedad, como así lo pudieron comprobar después de varias radiografías que le hicieron y de un detenido examen de un especialista, el Dr. Bosch, que fue quien la operó. Quisieron hacerle toda clase de análisis y prepararla para que estuviera en las mejores condiciones posibles para la intervención, dada su ya avanzada edad. La operación tuvo un resultado feliz, ya que en ningún momento falló el corazón en lo más mínimo y la pérdida de sangre fue tan poca, que no hubo necesidad de ninguna transfusión de sangre. Su esposo Miguel Ortín se quedó en el sanatorio todo el tiempo, acompañado de sólo una amiga la primera noche después de la operación, y la segunda y tercera acompañado de Teresa, la chilena que después de tantos años seguía a su servicio. El día de Noche Buena, Margarita ya pudo regresar a su apartamento de Montevideo, que tenía tres ventanas sobre la bahía frente al cerro por las que podía disfrutar del río de la Plata y de unas puestas de sol maravillosas. Allí pudo ya caminar, subir escaleras,... El 4 de enero de 1963, se instalaron de nuevo en Punta Ballena. A raíz de la enfermedad, Margarita pensaba que no podría volver nunca jamás. Se fue recuperando de la intervención: se alimentaba mejor y estaba cada día más animada. Tanto era así que ya pensaba en aceptar otro trabajo de dirección que le ofrecían en Buenos Aires, para mediados de abril. Una vez más, su mala salud de hierro hizo que se recuperase rápidamente. Mientras tanto disfrutaba, como siempre, de Punta Ballena, que le gustaba con delirio. El 5 de febrero de 1963 Margarita Xirgu escribió a sus sobrinos: <<Queridos Evelio y Margarita: Gracias a Dios, estoy muy bien, me he recuperado deprisa... Por ahora no pienso ocuparme de nada, ni hacer nada, disfruto de este lugar que sigue gustandome. Está haciendo un verano muy variable, nada caluroso. Está aquí con nosotros, pasando unos días, Teresa Pradas de Bertot con su hijo pequeño, del cual soy madrina. Creo que su hermana Isabel Pradas actúa ahora en uno de los teatros de Barcelona, son buenos amigos nuestros. He sido madrina de bodas y de bautizos. ¡Que familión!>>.

Una vez totalmente recuperada, Margarita marchó a Buenos Aires el 14 de abril de 1963 y el 16 empezó los ensayos de "Yerma", cuya primera representación se realizó el 23 de mayo en la Sala Martín Coronado del Teatro General San Martín, protagonizada por otra actriz exiliada: María Casares, la hija del ex-Ministro y Jefe de Gobierno de la República, Santiago Casares Quiroga, que con su experiencia por el paso por la Comédie Française y por el Théâtre National Populaire, actuaba por primera vez en castellano. En esa fecha, hizo exactamente 50 años que Margarita se había presentado en Buenos Aires, además de ser fechas muy señaladas por celebrarse el día 25 la independencia de Argentina. El 8 de junio Margarita regresó a Montevideo donde tuvo que tomar parte como recitante en el SODRE-Estudio-Auditorio, en un nuevo concierto de la cantata "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías" de Mauricio Ohana, con la Orquesta Nacional dirigida por Jacques Bodmer, cuya intervención ya la había hecho con mucho éxito el año 1961.

 


Contrato de Margarita Xirgu del 8 de junio de 1963, por su actuación en el SODRE como recitante en la cantata "Llanto por Ignacio Sánchez Mejías"

 

Margarita Xirgu regresó de nuevo a Buenos Aires el día 10 de junio para la dirección de la ópera "La zapatera prodigiosa" de Juan José Castro, con libreto basado en la comedia de García Lorca, que se estrenó en el Teatro Colón el 6 de septiembre. El 14 de junio, Margarita escribió a su familia desde Buenos Aires: <<Como véis nuestras actividaes continúan. Estaremos aquí hasta el 14 de julio... Ya supondreis que el nacimiento de un varón Xirgu en la familia, nos llenó de satisfacción. ¡Quiera Dios, que nos lo mande para bien de todos!. La alegria en casa de Miguel habrá sido inmensa. ¡ Vaya suerte la del niño, con dos hermanitas mayores que cuidarán de mimarlo! Para todos hacedles llegar con mi cariño, abrazos y besos y a vosotros abrazos de Miguel y muchisimos besos de vuestra Margarita>>. Mi primo David Xirgu nació el 2 de junio de 1963, después de muchos años de no tener continuidad el apellido en la familia. Sus padres Miguel Xirgu Rico y Palmira Cortacans, así como sus hermanas Ester y Judith fueron dichosos, como toda la familia, con el feliz acontecimiento.

 

David Xirgu a los pocos días de su nacimiento, con sus padres.

Archivo David Xirgu

 


En julio seguía representándose con el teatro lleno la obra lorquiana "Yerma", en el San Martín de Buenos Aires. La Xirgu presidió los Jocs Florals de Montevideo, el 20 de octubre de 1963, que tuvieron como escenario al Teatro Solís. Completaban la nómina de mantenedores: Justino Zavala Muniz, Blanca París de Oddone, Carles Sabat Escarty, Francesc Bergés Ribalta, Avenir Rosell y Josep Martí Sanés. Vestida de negro y con abrigo de pieles, la Xirgu entró en el Solís del brazo de Miguel Ortín, su marido. Al subir al escenario, el público se dio cuenta de que esa mujer de baja estatura y de cabellos blancos era Margarita Xirgu e irrumpió en aplausos que, al presentarse al jurado calificador, se trocaron en una cálida ovación de simpatía.

 


Carta enviada por Margarita Xirgu, en diciembre de 1963, a su ahijado Ángel Miguel  Ayestarán , sobrino de los Curotto.

carta cedida por Ángel Miguel Ayestarán

 

Margarita Xirgu escribió a su ahijada desde Punta Ballena el 6 de febrero de 1964: <<Nosotros estamos muy contentos aquí, pues si bien tenemos una playa hermosa y grande, los turistas bullangueros se van a Punta del Este que está a quince kilometros y allí tienen de todo: casinos, ruletas, boats, cines, bailes y todo lo que no puede decirse... Aquí tenemos el Solana del Mar Hotel construído por el arquitecto catalan Bonet, el Punta Ballena Hotel, el Hotel Orion, el Portezuelo Semi Hotel y en todos gente muy pacífica que disfruta de estos bosques y de la playa. Hasta ahora no molestan>>. Y en otra carta del 26 de mayo le informaba: <<Querida ahijada Margarita: Aquí en verano con el turismo cambia la fisonomía de personas y lugares. El contrabando, las bebidas, los bailes, el juego y la moral se viene al suelo y el chimpancé impera en todas partes. Como este balneario, en que estamos, tiene fama de aburrido nos dejan en paz y podemos vivir en él a gusto. No tenemos casino ni ruletas, ni bailes, ni..... solo playas y bosques. El otoño ha sido y es todavía suave, con días casi de verano. Nos estamos preparando para el invierno. Pensamos quemar mucha leña y con la ayuda de la electricidad si es necesario, pasarlo bien, si seguimos de salud como hasta ahora>>.

 

Carta enviada por Margarita Xirgu, en julio de 1964, a su ahijado Ángel Miguel Ayestarán , sobrino de los Curotto.

carta cedida por Ángel Miguel Ayestarán

 

El 25 de agosto de 1964 fue inaugurado el Museo de Agadu (Asociación General de Autores del Uruguay) en Montevideo. Desde el año 1999, se habían comenzado los trabajos de reciclaje en la antigua sede del Agadu, y se llevaron a cabo tareas de procesamiento de la información (inventario, catalogación, clasificación, tematización, entre otras). Finalmente, en el año 2008, el museo se instaló en el subsuelo de la Casa del Autor. De forma paralela se fue creando el Centro de Documentación, el cual posee un acervo con un importante número de partituras, libros, revistas, recortes de prensa, discos de vinilo, casetes, CDs, y una gran cantidad de fotografías, manuscritos, programas y afiches que registran momentos y personajes de la historia de la cultura uruguaya.

 

Carta enviada por Margarita Xirgu, a Alícia Romero de Rodríguez, abuela de su ahijado Ángel Miguel Ayestarán y sobrino de los Curotto.

carta cedida por Ángel Miguel Ayestarán

Margarida Xirgu junt amb el Sr. del Moral, el 1964

foto Museo Nacional del Teatro de Almagro

 

En 1965 nombraron a Margarita Xirgu Presidenta de la Comisión Honoraría de la Casa del Actor, una casa de descanso para los actores retirados, y además también la nombraron Directora del Teatro de Verano de Punta del Este, que se construyó junto a la Casa del Actor y creado para recaudar fondos pro dicha Casa. De numerosos contactos y sondeos, de repetidas gestiones, en las que Margarita no escatimó esfuerzos, surgió la iniciativa de construir la Casa del Actor en el Uruguay. Margarita conocía lo que otros países habían logrado, gracias al esfuerzo personal de artistas de renombre, en pro de los viejos actores. Así, la Casa de Reposo de los Artistas Dramáticos Italianos de Bolonia, que llevaba el nombre de Lydia Corelli, la gran trágica que aportó millones de liras para su sostenimiento. Era un hermoso palacio, rodeado de bellos jardines, donde vivían sin apremios los viejos comediantes. Y, más cerca, al otro lado del Plata, en Buenos Aires, la Casa de Teatro, edificada por iniciativa de la cantante Regina Paccini, y que era en su género una de las más reputadas instituciones mundiales. Y la Casa de Descanso de Córdoba, también en la Argentina, donde en plena sierra había un hermoso albergue para la gente de teatro. Margarita Xirgu escribió a su ahijada Margarita desde Punta Ballena el 14 de febrero de 1965: <<Seguimos bien de salud. Como estamos aquí en pleno verano, nos visita muchísima gente ya que la atraccion de Punta del Este, que está a pocos kilometros, aumenta todos los años y de paso nos saludan. No sé si te he explicado que todos estos lugares dependen del departamento de Maldonado. A Maldonado, la llaman Ciudad Fernandina y los que vivímos por aquí fernandinos. San Fernando es el patrón de la Ciudad. Creo que es el mismo del escudo de Sevilla. Al municipio de Maldonado se le pidió un terreno para edificar la Casa del Actor y si éste es grande, se construirá en él un Teatro de Verano en pleno bosque y con jardín. Lo concedieron con la condicion que se tenía que inaugurar lo más tarde dentro del mes de febrero del año pasado. Pues bien, al final se inauguró. El Teatro de Verano de Punta del Este, creado exclusivamente para recaudar fondos pro Casa del Actor, es hermoso, lo concedieron por noventa años y este verano se está realizando en él una verdadera temporada con representaciones de categoría y algunas para niños y populares. Los bancos de la platea han sido cedidos por particulares, están dedicados a figuras ilustres mundiales y llevan también el nombre del donante. Además del Teatro de Verano en pleno bosque, se construirá un teatro cerrado, un restaurante, un gran salón para exposiciones de pintura y escultura, y la casa de reposo para el actor. Se ha trabajado mucho, sobre todo Miguel tu tío, ha cuidado mucho de que no se volatizara la plata, luchando con los precios abusivos de todo. A nosotros, no nos queda, por una razón o por otra, más que estar siempre con los actores y el teatro>>. En la primavera de 1972, tan loable obra fue mediatizada por gentes ajenas a ella, corriendo el peligro de ver frustradas las nobles aspiraciones para las que fue concebida: acoger dignamente a los actores retirados.

 


Margarita Xirgu en el Uruguay

 

Alejandro Casona que había regresado a España y sus obras volvían a triunfar en los escenarios, escribió esta carta a Margarita Xirgu, a raíz del reestreno de "La sirena varada" el 8 de mayo de 1965: <<Mis queridos amigos Margarita y Ortín: ¿Por qué no nos escribimos nunca? No sé. Hay amigos a los que se quiere de verdad y con los que no se establece correspondencia, a pesar de recordarlos en todos los mejores momentos y de sentirse uno entrañablemente unido a ellos. Es nuestro caso. Pero ahora había que romper este silencio, para charlar un poco por lo menos del estreno nuevo en Madrid de "La sirena varada". ¿Se imaginan qué nervios, qué emociones y cuántas inolvidables evocaciones fue esto para mí? Me recordaba perdido en el Valle de Arán, cuando una carta de Margarita fue el primer aliento que recibí en mi vida de autor novel; recordaba cuando nos conocímos en el Hotel Nacional, frente a la Estación del Mediodía; y tantas cosas como se nos cruzaron y se nos opusieron hasta el Premio Lope de Vega. El viejo Burmann era el único de "la vieja guardia" que estaba a mi lado (él hizo nuevamente el decorado). Una compañía animosa y joven repetía emocionalmente las palabras de hace treinta años, y todos en los descansos preguntaban cómo era Margarita, dónde vive, qué hace, qué opina, cómo hacía esto y aquello. El estreno, contra todos mis temores, fue un éxito clamoroso, con el público de pie; y desde entonces el Bellas Artes se llena día a día. Ni un solo periódico de Madrid o de provincias dejó de recordar, al hacer crónica, la noche memorable del estreno y los nombres ilustres de Margarita Xirgu y Enrique Borrás. Es cierto que nuestra profesión es un acerico de envidias, zancadillas, venenos y rencorzuelos, pero a veces tiene también sus compensaciones de brazos abiertos y palabra temblorosa. Por eso quería hablaros de esta noche, en la que vuestro recuerdo estuvo presidiéndolo todo. Que sea como un sorbo fresco del buen Madrid en ese rincón encantador de Punta Ballena. Por lo demás, todo marcha bien, salvo mi desdichada salud (crisis de asma, que a menudo me tiene días enteros sin poder hacer nada). Marta, rodeada de amigos (pintores, pintores, pintores), se ha comprado un cochecito y se pasa todas sus vacaciones y fiestas recorriendo pueblos; ha descubierto que no hay nada tan hermoso como la aldea española. Rosalía está contenta y siempre optimista y sana. No hace mucho hemos hecho un magnífico viaje, asistiendo a estrenos o a reposiciones de cosas mías, por Mónaco, París, Varsovia, Praga y, finalmente, Grecia, que me deslumbró y a donde volveremos en junio, para los festivales de tragedia de Epidauro. En Roma, en el aeropuerto, cené con Alberti y María Teresa, y otra vez nuestros recuerdos volvieron a Punta Ballena y Punta del Este. Punta del Este es lo que más echamos de menos de América; si tuviéramos aquí nuestra casita uruguaya (y media docena de amigos bien elegidos) no nos faltaría nada. En cuanto a la gente, me he tropezado, como es natural, con el enemigo resuelto -unas veces de frente y otras embozado- dispuesto a la última calumnia y la última vileza; pero de verdad muchos menos de los que esperaba. En general, hay un ánimo dispuesto al diálogo, una actitud respetuosa y unas ganas evidentes de "no hablar de aquello". Finalmente el público, aquí como en todas partes, cuando va al teatro va sólo a ver teatro, sin importarle la filiación del autor, y mis comedias parecen gustarle hoy más que nunca. "Los árboles" pasó mil representaciones, "La tercera palabra" con Closas las 500, y las demás por el estilo. "El caballero de las espuelas de oro", primera comedia que escribí aquí sobre dos momentos de la vida de Quevedo, fue pensada para minorías y se quedó en trescientas noches en el Bellas Artes. Va a salir ahora en Espasa-Calpe; os la enviaré en cuanto aparezca. Me gustaría mucho saber de vosotros (directamente; indirectamente tengo noticias a menudo). Saber de vuestra casa, de vuestro jardín, de vuestra salud, vida y proyectos. Si tenéis una foto de los dos en el jardín, os lo agradecería. Y si Margarita quiere hacer feliz a María Fernanda d'Ocón, la nueva sirenita, una foto para ella. Entre las muchas cartas que María Fernanda recibió, una conmovedora del doctor Jiménez Encinas, en que dice: "... me ha hecho llorar no sólo por su maravillosa actuación, sino porque era ver vivir otra vez a la mujer que más he querido y admirado, Margarita Xirgu, a quien en una ocasión salvé de una crisis peligrosa de su salud". Y basta por esta vez. Con todos los cariños de Rosalía y un doble abrazo de su invariable y devoto Alejandro>>.
El 24 de octubre de 1965 Margarita Xirgu escribió a la familia: <<No estamos muy enterados, pero parece ser, que van a subir las jubilaciones. Desde hace dos años que no me he movido de casa. No he estado ni en Montevideo. El verano pasado fuí algunos días a Punta del Este por algunas invitaciones y por el Teatro de Verano. Este lugar sigue gustandome y como el jardín es bastante grande, me basta pasear por él y entretenerme con las plantas. Miguel está hecho un jardinero esplendido, planta y trasplanta y todo le vive>>.
La actriz Armen Siria discípula de Margarita, se suicidó en el escenario del Teatro Solís el 18 de mayo de 1966. Armen Siria saludó a una actriz amiga y se encaminó hacia el escenario, mientras muchos operarios se encontraban trabajando en la reparación de la sala para la apertura de la próxima temporada. De pronto sonó un disparo y cuando los presentes corrieron para auxiliarla, Armen Siria ya estaba muerta. Junto a su cuerpo se encontró, además del revolver, su cartera y una libreta abierta en la que había escrito: <<Soy la única autora de mi muerte. Maria Chredjian>>. Este era su verdadero nombre.

Margarita escribió a su ahijada Margarita desde Punta Ballena, el 30 de mayo de 1966: << De salud estamos tanto Miguel como yo, bien. He mejorado mucho y estoy muy animada. Creo haberte dicho que en este bosque en el que estamos hay en otoño una cantidad inmensa de rovellons y los catalanes que por aquí tienen casa, invitan a catalanes de Buenos Aires y se llevan para allá una carga importante de hongos. No se habla más que catalán y no se oyen en disco más que canciones catalanas...>>.

A mediados de julio de 1966, tras unos meses de problemas de salud (hipertensión, deficiencia cardíaca, lacras de la vejez), Margarita sufrió una gripe muy fuerte que la obligó a hacer un tratamiento de penicilina. Tuvo una recaída y pasó delicada un mes largo. Miguel Ortín escribió una carta a la ahijada de su mujer, el 11 de agosto, para expresarle el ansia en qué estaba por la salud de Margarita y vinculándola con el anhelado viaje de regreso: <<Si los viajes en avión no fueran tan excesivamente caros, que gran solución sería el poder pasar todos los años 5 ó 6 meses de buen tiempo en Catalunya, pero nos tenemos que resignar y seguir hasta que Dios quiera>>. En el Uruguay, disfrutaban de una jubilación que, si marchaban del país, disminuía y, poco a poco, se acababa perdiendo, si es que podía llegarse a cobrar desde el extranjero.
Después de recuperarse Margarita marchó a Montevideo, para iniciar la lectura y la dirección de los ensayos con la Comedia Nacional del Uruguay, de la gran obra de la picaresca española "Pedro de Urdemalas" de Miguel de Cervantes con música, canciones y bailes, y que debía representarse en el Teatro Solís, en un Festival Cervantino en el 350 aniversario de su muerte, organizado por el Centro Uruguayo del Instituto Nacional del Teatro. Pero a los pocos días de iniciados los ensayos, el actor Enrique Guarnero encargado del protagonista se enfermó, dictaminando el médico que padecía pleuresia y que tenía para unos tres meses para poder reanudar su trabajo. A la Comisión de la Comedia Nacional le pareció que se podía hacer la obra con otro actor, pero no a Margarita Xirgu que había escogido la comedia de Cervantes por él, ya que creía que era el actor más a propósito para interpretarla, se sabía ya el papel y además le hacía mucha ilusión representarla. La representación pues de "Pedro de Urdemalas" quedo postpuesta hasta 1967.

 

Margarita Xirgu discutiendo con el maestro Pedro Ipuche Rivas sobre la música de  “Pedro de Urdemalas”,en Montevideo el 29 de agosto de 1966, durante els ensayos de la obra en presencia de García Barca, Nelly Antúnez, Maruja Santullo y Estela Medina.

Foto enviada por el director del Teatro Margarita Xirgu de Buenos Aires, Rubén Barreira González

 


En las postrimerías del verano de 1966, la Xirgu llegaba por última vez a la capital bonaerense. El Casal Català, cuyo Teatro pasó a denominarse Margarita Xirgu a partir de estas fechas, le organizó un homenaje en el que intervinieron el Orfeón y el Esbart Dansaire Montserrat. Unas semanas más tarde, en el Teatro Solís se celebró la representación de "Pedro de Urdemalas", con la Comedia Nacional dirigida por Margarita Xirgu, como primicia del estreno que el elenco oficial preparaba.

 


Casal Català de Buenos Aires.

Foto Casal Catalunya Buenos Aires


Algunos textos han sido extraídos de las biografías: "Margarita Xirgu y su teatro" y "Margarita Xirgu. Una biografía" de Antonina Rodrigo y de: "Margarida Xirgu, cartografia d'un mite. De Badalona a Punta Ballena" de Francesc Foguet i Boreu.

 

XAVIER RIUS XIRGU


álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.