154. PEDRO MUÑOZ SECA

 

 

Pedro Muñoz Seca nació en El Puerto de Santa María, en Cádiz, el 21 de febrero de 1879, fue dramaturgo.

 

Respecto a su fecha de nacimiento, el propio autor creó un equívoco, situándola en 1881 por su peculiar afición a los números capicúa y a las 10 y cuarto de la noche, porque era la hora en que solían comenzar los espectáculos. Nació  en el seno de una numerosa familia. Los estudios primarios los realizó en el colegio jesuita San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María, donde fue compañero de estudios de Juan Ramón Jiménez y Fernando Villalón. Una vez finalizados sus estudios en El Puerto de Santa María, se trasladó a la Universidad de Sevilla, donde cursó Filosofía y Letras y Derecho. En Sevilla conoció el mundo del teatro por primera vez.

 

Durante esta época de estudiante en Sevilla, Muñoz Seca ya demostró inquietudes artísticas estrenando entre 1898 y 1899 las primeras obras de teatro en su ciudad natal: “República estudiantil”, “Un perfecto de pasivas” o “El señor de Pilili”.  En Sevilla en 1901 estrenó, en el Teatro del Duque, la obra cómica en un acto “Las guerreras” y en este mismo año finalizó sus estudios universitarios de Filosofía y Letras y Derecho. Muñoz Seca se trasladó a Madrid movido por dos objetivos: obtener el título de Doctor en Derecho y abrirse camino en el mundillo teatral. Al poco tiempo de establecerse en la capital de España, comenzó a trabajar como profesor impartiendo latín, griego y hebreo entrando posteriormente en el bufete de Antonio Maura.

 

En 1903 estrenó el juguete cómico en dos actos “El modelo de virtudes”. En 1904 estrenó en El Puerto de Santa María el juguete cómico en un acto “El maestro Canillas” y en una de las tertulias a las que habitualmente asistía, Muñoz Seca conoció a Sebastián Alonso Gómez con quien estrenó en el Teatro Lara este mismo año el sainete “El contrabando”. En 1906 estrenó el  sainete en un acto y en prosa “La casa de la juerga” con música de los maestros Valverde (hijo) y Juan Gay. Este mismo año estrenó el  entremés en prosa “Una lectura”. En 1907 estrenó el sainete de costumbres andaluzas en un acto y tres cuadros “El niño de San Antonio” con música del maestro Gay, en colaboración con Pedro Pérez Fernández estrenó la zarzuela en un acto dividido en una alegoria y cuadros, en prosas y verso “Las tres cosas de Jerez”, en colaboración con Rafael de Santa Ana estrenó la zarzuela en un acto y tres cuadros “El lagar”, y sin colaboración el entremés en prosa “Celos”. En 1908 consiguió un puesto en la Comisaría General de Seguros, dependiente del Ministerio de Fomento. Poco después contrajo matrimonio con Asunción Ariza y Díez de Bulnes, con quien tuvo nueve hijos. Paralelamente, Muñoz Seca comenzó a colaborar en revistas que se encontraban entre la prensa más prestigiosa de España a principios de siglo: “Blanco y Negro”, “La Ilustración Española y Americana” y “Nuevo Mundo”. En 1908 también estrenó  la zarzuela en un acto y un solo cuadro “El naranjal” con música del maestro Saco del Valle y el  entremés en prosa “Mentir a tiempo”.

 

Muñoz Seca estrenó en 1909 el juguete cómico en un acto y en prosa “El fotógrafo” y la   zarzuela cómica en un acto y un solo cuadro en prosa “Don Pedro el Cruel” con música del maestro Saco del Valle. Ya en 1910, cuando contaba con 31 años, estrenó en colaboración con José R. Izquierdo Garrido el sainete en un acto y en prosa “El jilguerillo de los parrales”. En 1911 la figura de Muñoz Seca se consolidó como autor teatral y empezó a colaborar con diversos autores, destacando entre ellos Pedro Pérez Fernández a quien conoció en 1907, estrenando con su colaboración el sainete en un acto y un solo cuadro “Por peteneras” con música del maestro Rafael Calleja. También en el mismo año y en colaboración de nuevo con  Pedro Pérez Fernández estrenó la opereta en un acto, dividido en cinco cuadros en prosa “La canción húngara” con música de Pablo Luna. La colaboración de ambos se sitúa por encima de las 100 obras. En 1911 también estrenó el entremés en prosa “Tentaruja y compañía” con música del maestro Roberto Ortells y la zarzuela en un acto, dividido en cuatro cuadros en verso y prosa “Mari-Nieves” con música del maestro Saco del Valle y la humorada cómico-lírico-bailable en un acto, dividido en seis cuadros “La neurastenia de Satanás”.

 

En 1912 estrenó de nuevo en colaboración con Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en dos actos y en prosa “La cosa de la vida”, el sainete en prosa escrito expresamente para Ricardo Simó-Raso “La nicotina” y el  sainete en un acto y en prosa “Coba fina”. Este mismo año sin colaboración estrenó la  opereta en tres actos basada en la comedia de Evut Wicherts, original de Carl Lindau y Bela Jenbach, “La mujer romántica” con música del maestro Carl Wienberg y la comedia en dos actos y en prosa “El medio ambiente”. En 1913 estrenó con gran éxito, en colaboración con Pedro Pérez Fernández, el juguete cómico en dos actos y en prosa “Trampa y cartón” y en colaboración con Sebastián Alonso Gómez la zarzuela en un acto, dividido en tres cuadros “La cucaña de Solarillo”.

 

En el teatro de Pedro Muñoz Seca se fueron perfilando una peculiar forma de hacer comedia: el astracán o astracanada, subgénero que exagera y deforma hasta lo increíble los rasgos cómicos utilizando todo tipo de recursos con el único fin de hacer reír. Se considera a Muñoz Seca su creador. En 1914 estrenó en colaboración con Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos y en prosa “El paño de lágrimas” y el juguete cómico en dos actos, el segundo dividido en dos cuadros “López de Coria”. Con Pedro Pérez Fernández realizó la película cómico-lírica de largo metraje en un acto y ocho cuadros “El incendio de Roma” con música del maestro Barrera. Este mismo año y sin colaboración estrenó la sátira política en dos actos “El bien público”, la comedia en dos actos “El pajarito”. Este mismo año, en colaboración con Enrique García Álvarez y Pedro Pérez Fernández, estrenó el disparate cómico en dos actos “Fúcar XXI”.

 

>En 1915 estrenó en colaboración con Pedro Pérez Fernández el sainete lírico  “Cachivache” con música del maestro Rafael Calleja y el sainete en un acto y un solo cuadro “Naide en ná” con música del maestro Taboada Steger. Este mismo año estrenó en colaboración con Sebastián Alonso Gómez el entremés en prosa “De balcón a balcón” y también el mismo año sin colaboración estrenó la comedia en tres actos “El roble de la Jarosa”. Ya en 1916 estrenó en colaboración con  Pedro Pérez Fernández la comedia en dos actos y en prosa “Lolita Tenorio” y el juguete cómico en dos actos “La perla ambarina”.

 

<>Este mismo año de 1916, Margarita Xirgu actuó en el Teatro Mora de Huelva. La Compañía estaba formada por las siguientes actrices: Margarita Xirgu, Amparo Álvarez Segura, Concepción Ester, Amparo López, Guillermina Moreno, Celia Ortiz, Julia Riaza, María de las Rivas, Josefina y Adela Santaularia, Josefina Segura, Dolores Valero, y los actores: Ricardo Puga, José Rivero, Francisco Barraycoa, Pedro Cabré, Enrique Casanova, Federico Gorriz, José Lucio, Vicente Morales, Miquel Ortín, Ramón Puga, Carlos Segura y José Soler. Entre las obras representadas, el día 20 de enero se estrenó, como muestra de teatro costumbrista, "El milagro del santo" un entremés en prosa de Pérez Fernández y Muñoz Seca. También en 1916 Muñoz Seca estrenó la comedia en dos actos “Doña María Coronel”, la comedia en tres actos y en prosa “El príncipe Juanón”, el entremés en prosa “Los que fueron”; en colaboración con Enrique García Álvarez las comedias “La Escala de Milán” y “La conferencia de Algeciras”.

Muñoz Seca estrenó en 1917 el sainete en un acto “<>El sueño de Valdivia”, el melodrama en cuatro actos “Hugo de Montreaux”, en colaboración con  Juan López Núñez el juguete cómico en tres actos y en prosa “El rayo” y en colaboración con Pedro Pérez Fernández el sainete en un acto y en prosa “El marido de la Engracia” con música de los maestros Barrera y Taboada Steger. De nuevo en colaboración con  Pedro Pérez Fernández, Pedro Muñoz Seca estrenó en 1918 el entremés en prosa “<>Los rifeños”, la comedia en tres actos “El de Santiago”, el  disparate en un acto “La fórmula 3k3”, el entremés en prosa “De rodillas y a tus pies” y el  juguete cómico en un acto “El teniente alcalde Zalamea”. En solitario y sin colaboraciones estrenó este mismo año la comedia en tres actos “El último pecado”, el juguete cómico en tres actos y en prosa “La barba de Carrillo”, el chascarrillo en prosa dialogada “Garabito”, la comedia dramática en dos actos y en prosa “La casona”, el juguete cómico en tres actos y en prosa “Los pergaminos”, la refundición de la comedia en tres actos de Lope de Vega “Las famosas asturianas” y el disparate cómico-lírico-bailable, en dos actos, divididos en seis cuadros “John y Thum”. En colaboración con Enrique García Álvarez estrenó el juguete cómico en tres actos “La casa de los crímenes”.

 

“La venganza de don Mendo” con el subtítulo de “caricatura de tragedia en cuatro jornadas, escrita en verso, con algún que otro ripio”, fue estrenada el 20 de diciembre de 1918 en el Teatro de la Comedia. Es la obra maestra de Pedro Muñoz Seca, es una sátira y parodia muy inspirada y jocosa del teatro histórico del Modernismo literario, del drama romántico -tan en boga en los escenarios españoles de principios de siglo- y de las comedias de honor de Pedro Calderón de la Barca y es de las pocas que han aguantado bien el paso de los años. De esta obra merece destacarse la calidad y variedad de la versificación y el gran dominio de los recursos humorísticos. La obra pertenece al género teatral del astracán o astracanada, caracterizado por una búsqueda de la comicidad a todo trance, incluso a costa de la verosimilitud y desfigurando el lenguaje natural. El astracán gozó del favor del público, pero no así del de la crítica y de los intelectuales. Aunque por su falta de autocrítica es considerado Muñoz Seca un autor menor, a pesar de que sus obras halagaron en exceso a los sectores conservadores, su teatro cosechó un éxito popular rotundo, hasta el punto que se hizo costumbre aprender de memoria fragmentos de sus estrenos, especialmente de “La venganza de don Mendo”. En la edición de Afrodisio Aguado de esta obra, el prólogo está a cargo de Jacinto Benavente quien define la obra y el destino de Muñoz Seca así: <<A Muñoz Seca no lo mató la barbarie, lo mató la envidia. La envidia sabe encontrar sus cómplices>>.Tras el estreno de “La venganza de don Mendo”, su popularidad alcanzó las cotas más altas y su producción teatral fue muy abundante, cosechando grandes éxitos.

 

En 1919 estrenó en colaboración con Pedro Pérez Fernández el sainete en dos actos divididos en seis cuadros “T<>rianerias” con i<>La Tiziana” con música del maestro Manuel Font de Anta, el paso de comedia “<>El mal rato”, el juguete cómico en dos actos “Los amigos de alma”, el juguete cómico-lírico en tres actos “Las verónicas” con música de Amadeo Vives y el juguete cómico en dos actos “Un drama de Calderón”. Este mismo año estrenó sin colaboración  la comedia en tres actos “La verdad de la mentira”, el apunte de sainete “Los planes de Milagritos”, el juguete cómico en tres actos “Faustina” una burla de las tendencias superrealistas y publicó en la Imprenta Helénica el libro “Cuentos y cosas”.

En el verano de 1919 se realiza la primera fusión de las compañías de Margarita Xirgu y de Enrique Borràs y en el mes de septiembre inauguran la temporada en el Teatro del Centro de Madrid, situado en la calle Atocha y más tarde nombrado Odeón y Calderón. Entre las obras representadas cabe destacar el estreno del 10 de noviembre de la comedia gran guiñolesca en tres actos y en prosa "La razón de la locura", de Pedro Muñoz Seca. El reparto de la obra fue: María Teresa (Margarita Xirgu), Bernardo (Enrique Borràs), Carlos (Ruiz Tatay), Picazo (José Lucio), Arjona (sr. Romea), Carlotilla (<>Josefa Segura), Damián (Pedro González), Espinosa (<>José Rivero) y completaron el reparto los señores Gatuellas y Lóy la señora María Bru.


Margarita Xirgu protagonitzando "La razón de la locura" de Pedro Muñoz Seca.

Foto Marçal Font i Espí

 

             Caricatura de Fresno de ”La razón de la locura” aparecida en el periódico “ABC”.

Foto ABC


              Caricaturas de Fresno de ”La razón de la locura” aparecidas en                                                    el periódico “ABC”.

                        Foto ABC                             

 

La crítica de Floridor en el periódico “ABC”, del 11 de noviembre de 1919, decía: <<“La razón de la locura”. La probidad y la rectitud de Carlos, que pudiendo tener pingües utilidades de sus especulaciones comerciales no acepta sino su lícito aprovechamiento, es para sus deudos prueba inequívoca de demencia. Otros que no fueron los familiares de Carlos, un hombre poco a tono con la generalidad de las gentes con espíritu quijotesco, por cuanto no tiene otra obsesión que proceder siempre con justas y equitativas normas; pero de tan caprichoso como ilógico concepto pueden, en cierto modo, justificarse sus allegados porque Carlos estuvo recluído durante algún tiempo en una casa de salud, y ya con este antecedente que es una habilidad del autor, cualquier sospecha es admisible. La comedia del prolífico Muñoz Seca, tiene su mayor mérito en el interés, y sobre todo, en lo diestramente que está conducida para llegar a la situación granguiñolesca del tercer acto en aquel paroxismo de locura, mueve interrogante para el público, que camina un poco desorientado en las escenas anteriores, porque el equívoco está tan habilmente sostenido, que lo que parece fingida demencia en Carlos para espiar francamente las acciones de su mujer asediada por un contertulio de la casa, bien pudiera tener aspectos de realidad, enloquecido Carlos ante la supuesta prueba de la deshonra. No hay pues, que razonar lo que deliberadamente se substrae al análisis, ni hay para que determinar en esta comedia ciertos precedentes que pudieran encontrarse en nuestro teatro. “La razón de la locura” va por otros derroteros y hay que juzgarla como lo que es, como una comedia de extraordinaria habilidad, de expectante interés que patentiza las singularidades de hombre de teatro que posee Muñoz Seca. Su largo y aprovechado entrenamiento, su rara disposición para interesar o divertir al auditorio por cuantos medios y recursos son de eficaz resultado, siempre con la más certera intuición del gusto del público. Y como esto es evidente, Muñoz Seca alcanzó anoche un gran éxito, y la comedia tendrá próspera vida en el cartel del Odeón. Enrique Borrás tuvo en la personificación de un pobre cretino, uno de esos grandes aciertos que justifican su preeminente lugar en la escena española. Sólo un maestro como él puede lograr en un tipo de muy difícil composición dando tan primario interés, convirtiéndolo en la más saliente figura. Para ello se precisan su talento y la realidad de su observación. Margarita Xirgu, en el personaje más borroso de la comedia, infundíale toda la humanidad posible, ayudándole con el prestigio de su nombre. Ruiz Tatay mantenía el carácter central de la obra con el dominio de su arte, siempre sincero, seguro y sobrio en la expresión. Por algo es Ruiz Tatay tan justamente admirado. Los sres. Gatuellas, Rivero, López y la señora Brú dieron en sus papeles cumplida interpretación, así como la señora Segura y las sras. Romea y Lucío en una escena muy bien vista por el autor>>.

 

En los años 1920 sus obras dejaron de representarse únicamente en Pascuas y aseguraron a los empresarios, teatros llenos. Las críticas sin embargo, no fueron de la mano. Pedro Muñoz Seca se convirtió durante los años 20 y 30 del siglo XX en uno de los autores con más éxito y más representativo del teatro de principios de siglo, equiparable a otros autores de su época como los hermanos Joaquín y Serafín Álvarez Quintero, Carlos Arniches, e incluso, al Premio Nobel de Literatura, Jacinto Benavente. En su obra hay una cierta evolución porque abandona el costumbrismo de los Quintero y se afianza en la astracanada con cierto acercamiento a la alta comedia. Su habilidad para versificar y para los juegos de palabras, junto a la distorsión grotesca de la realidad que presentaba en sus piezas, crearon el astracán, una variante del género chico. Fue el máximo representante del teatro humorístico de principios del siglo XX.

 

Muñoz Seca estrenó en 1920 en colaboración con Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos y en prosa “E>l clima de Pamplona” y el juguete cómico en dos actos y en prosa “Martingalas”. Este mismo año, sin colaboración, estrenó el juguete cómico en tres actos “Tirios y Troyanos”, el juguete cómico en tres actos y en prosa “El colmillo de Buda”, la comedia en tres actos “El conflicto de Mercedes”, el juguete cómico “Dentro de un siglo”, el juguete cómico en tres actos “Los misterios de Laguardia”, el juguete cómico en un acto y en prosa “La plancha de la marquesa”, el  entremés en prosa “Sanjuan y Sampedro” y “Entremeses variados”. En 1921 estrenó en colaboración con Pedro Pérez Fernández el sainete “<>La hora del reparto” con música de Jacinto Guerrero; la farsa-sainetesca en dos actos, divididos en seis cuadros y un prólogo “El parque de Sevilla” con música del maestro Amadeo Vives; y el juguete cómico en tres actos y en prosa “San Pérez”. En colaboración con  Tirso García Escudero estrenó el juguete cómico en tres actos “El castillo de los ultrajes” y estrenó en el Teatro Novedades en colaboración con Enrique García Álvarez el sainete en un acto “La Remolino” con música del maestro Francisco Alonso, y sin colaboración estrenó la  comedia en tres actos y en prosa “El ardid” . En 1922 estrenó en colaboración con  Pedro Pérez Fernández el entremés en prosa “De rodillas<> y a tus pies”, la comedia en dos actos divididos en cuatro cuadros “Albi-Melen”, el entremés “¡Plancha!”, el sainete en seis cuadros dispuesto en dos actos “Pepe Conde o el mentir de las estrellas” y el sainete “El número 15” con i"Los frescos” y “El condado de Mairena”, y la comedia “La cartera del muerto”.

 

En 1923 estrenó en colaboración con Pedro Pérez Fernández la zarzuela en tres actos “El rey nuevo” con música del maestro Jacinto Guerreo, el juguete cómico en un acto “Las cosas de Gómez” y el juguete cómico en dos actos “De lo vivo a lo pintado”. Sin colaboración, estrenó el juguete cómico en tres actos “Equilibrios” (basada en su comedia "Los pergaminos"), las comedias en tres actos “El filón” y “Las hijas del rey Lear”, y el juguete cómico en tres actos “El vaticinio o S.S.S”. En 1924 y de nuevo en colaboración con  Pedro Pérez Fernández estrenó la comedia en tres actos “Los chatos”, el sainete en tres actos “Bartolo tiene una flauta”, y la zarzuela bufa en tres actos y ocho cuadros en verso “La mujer de nieve” con música de los maestros Rosillo y Moreno Torroba. Sin colaboración estrenó el cuento en tres actos, el segundo dividido en tres cuadros, en prosa y en verso con los ripios absolutamente indispensables “La muerte del dragón”, la comedia en tres actos “La buena suerte”, el cuento en tres actos, cada uno de ellos dividido en dos cuadros “La raya negra”, y la comedia en tres actos “Los sabios”.

 

Manuel Machado dijo de él: <<Atreverse a lo bufo no es atentar a nada, no es osar a cosa respetable, no es pretender la alta estimación de nadie. Y no hay derecho ninguno a vituperar, y menos a desconsiderar, a los que lo cultivan, ni a pedirles cuenta de ambiciones que no tienen>>. Luis Araquistáin proclamó: <<Un caso único: no creo que haya en ninguna lengua un autor tan popular como él en los pueblos de lengua española, y nadie ha sido tampoco tan combativo y denostado por la crítica y por el público más docto. Yo creo que la crítica pierde el tiempo con él. No es él el responsable de su éxito, sino la sociedad que su teatro representa tan admirablemente...>>. El crítico Enrique Díez Canedo sentenció: <<¿Puede enfadarse legítimamente el que ha reído tanto?. Puede y debe enfadarse contra sí mismo y contra los que le han hecho reír con chistes insustanciales, que sólo remueven bajos fondos del espíritu?>>. Gonzalo Torrente Ballester dijo sobre él: <<Teatro sin gran importancia histórica, pero de enorme importancia sociológica como documento de primer orden (...). Teatro habilídisimo, graciosísimo, enormemente teatral que toma sus temas y tipos de la actualidad más inmediata>>. Francisco García Pavón declaró: <<Muñoz Seca, a ciegas, mezclándolo todo, sin finura, a pesar de su carácter, temperamento y cultura nada revolucionario, pega el primer puntapié a los viejos esquemas del teatro cómico español y comienza, ni más ni menos, el teatro del absurdo. El teatro de lo inverosímil. El teatro del disparate. El astracán>>. El poeta y ensayista portuense <>José Luis Tejada escribió: <<Muñoz Seca entendió a sus críticos y sabía en lo que tenían razón. Pero prefirió agradar a su público que le halagaba y le pagaba. Como buen observador, supo deformar aún más lo ya deforme, como, con una intención más cáustica, estaba haciendo Valle-Inclán, la otra cara, la más amarga, de la misma monda satírica>>. El catedrático de Literatura Española de la Universidad Complutense de Madrid y crítico literario Andrés Amorós dijo de él: <<La verdadera cultura consiste en una suma, no en una resta. Nos puede gustar Muñoz Seca a la vez que nos gustan Unamuno, Valle-Inclán y García Lorca. Si nos gusta de verdad el teatro, debemos hacer nuestra, sin prejuicios ni exclusiones, toda nuestra tradición teatral>> y el autor teatral José Luis Alonso de Santos sentenció:Parece fácil el juego teatral cómico, cuando el autor quiere que así parezca. Muñoz Seca, esconde, en la aparente facilidad de sus obras, un ingeniosísimo juego escénico de diálogos, de situaciones, de personajes... A mí me siguen divirtiendo muchas de sus obras en este final del siglo XX....


                    Retrato de Pedro Muñoz Seca del diciembre de 1924.

Foto Wikipedia

 

Muñoz Seca en 1925 estrenó las comedias en tres actos “El chanchullo”, “La bondad”, “El llanto”, “Lo que Dios dispone” y “Los trucos” y la comedia “El secreto de Lucrecia”. En colaboración con Pedro Pérez Fernández estrenó la comedia “Los campanilleros”, el juguete cómico en tres actos “La tela” y la comedia en tres actos “La pluma verde”. En 1926 estrenó en colaboración con  Pedro Pérez Fernández el juguete cómico “El sonámbulo”, el juguete cómico en tres actos “María Fernández”, la comedia en tres actos “La cabalgata de los Reyes” y la zarzuela “Seguidilla gitana” con música del maestro Ángel Barrios. En colaboración con  Rafael López de Haro estrenó la comedia en tres actos “Poca cosa es un hombre” y en el Teatro de la Princesa en colaboración con  Enrique García Álvarez -otro de sus asiduos colaboradores- el juguete cómico en tres actos y en prosa "Los cuatro Robinsones". Ya sin colaboración estrenó este mismo año la humorada “El espanto de Toledo”, la comedia “La novela de Rosario” y la comedia en tres actos “La señorita Ángeles”

Un día le preguntó un crítico literario cuáles eran, a su juicio, los cinco más importantes hombres de las letras españolas contemporáneas y Pedro Muñoz Seca rápidamente elaboró una respuesta:

  • Don Miguel de Unam-uno
  • Benito Pérez Gal-dos
  • Miguel de Cervan-Tres
  • Luca de Tena, Don Tor-Cuatro
  • Benavente, Don Ja-Cinco.

 

Sáinz de Robles lo calificó de "Lope de Vega, fénix de los ingenios, del siglo XX" ante la legión de críticos y detractores de su obra que le criticaban y le llamaban “comediucho”, también Valle-Inclán dictó sentencia: Quítenle al teatro de Muñoz Seca el humor; desnúdenle de caricatura, arrebátenle su ingenio satírico y facilidad para la parodia, y seguirán ante un monumental autor de teatro.

 

      Retrato de Pedro Muñoz Seca.

   Foto Batiburrillo

 

 

" En 1927 estrenó en colaboración con  Pedro Pérez Fernández la opereta sin música pero con cantables y evoluciones en tres actos y un prólogo “Los extremeños se tocan”, una comedia musical o “zarzuela sin música”, donde los actores cantan y bailan a capella y que parodia este género; posteriormente fue llevada al cine por Alfonso Paso. Con Pérez Fernández también estrenó los juguetes cómicos en tres actos “La mala uva” y “La caraba” en prosa y la zarzuela “El voto” con música del maestro San José. Sin colaboración estrenó la caricatura superrealista en tres actos “¡Usted es Ortiz!”; la casi película policíaca en tres jornadas, divididas en varias partes, con algunos letreros, primeros planos “Calamar” una sátira contra el mundo del cine; la humorada en un acto “Las inyecciones o El Doctor Cleofás vale más que Voronoff” con música del maestro Jacinto Guerrero; y la comedia “Los planes de Milagritos”. En 1928 en colaboración de nuevo con  Enrique García Velloso estrenó la tragedia humorística en tres actos “La cura” y en colaboración con  Azorín la farsa en tres actos “El clamor”. Este mismo año y en colaboración con  el asiduo  Pedro Pérez Fernández estrenó el juguete cómico en tres actos “¡Un millón!”, la comedia en tres actos y en prosa “La Lola”, el  pasillo cómico lírico “Alí-Guí” con música de Ernesto Rosillo, los juguetes cómicos “El teniente alcalde de Zalamea” y “El rajáh de Cochin” con música del maestro Ernesto Rosillo, y finalmente en colaboración también entre ambos y Tomás Borrás la revista en diecinueve cuadros “La orgía dorada” con música de los maestros Jacinto Guerrero y Julián Benlloch.

Muñoz Seca estrenó en 1929 las comedias en tres actos “¡Pégame, Luciano!” y “El alfiler” y en colaboración con su inseperable Pedro Pérez Fernández  la farsa “Pedro Ponce”, la  comedia en tres actos y en prosa “¿Qué tienes en la mirada?” y el juguete cómico en tres actos “El sofá, la radio, el peque y la hija de Palomeque”. En 1930 y de nuevo en colaboración con  Pedro Pérez Fernández estrenó los  juguetes cómicos en tres actos “Una mujer decidida”, “El cuatrigémino” y “Los ilustres gañanes”, así como la zarzuela  (refundición de la comedia “La pluma verde”) “La cursilona” con música de los maestros Fuentes y Navarro y la comedia en tres actos “La perulera”. Sin colaboración estrenó  la diablura en tres actos “Satanelo” unas visiones jocosas del mito de Fausto y la comedia en tres actos “El padre alcalde”. En colaboración con Enrique García Álvarez estrenó el juguete cómico en tres actos “La academia”

El Teatro de la Chelito fue llamado en 1931 Teatro Muñoz Seca. Centró sus sátiras contra la República, ya que  no ocultó nunca su postura tras el advenimiento de la II República, dado que era  un monárquico convencido con amistad con Alfonso XIII. El número de obras estrenadas disminuye a partir de entonces, pero no el éxito. Estrenó  en colaboración con Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos“La oca”, siglas de “Libre Asociación de Obreros Cansados y Aburridos”, caricatura del comunismo y el igualitarismo; la humorada en tres actos “El drama de Adán”; el juguete cómico en tres actos “Mi padre”; la comedia en tres actos “¡Todo para ti!” y en colaboración con  Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos “El alma de corcho”.

 


 

Pedro Muñoz Seca con el rey Alfonso XIII y Tirso Escudero, en el Teatro de la Comedia.

Foto Fundación Muñoz Seca

 

 

En 1932 estrenó el juguete cómico en tres actos “¡Te quiero Pepe!” y en colaboración con  Pedro Pérez Fernández estrenó también la zarzuela en dos actos “El corzo”, la comedia en tres actos “Marcelino fue por vino” que ridiculiza a la República y el juguete cómico en tres actos “Anacleto se divorcia” una sátira de la ley del divorcio recién promulgada. Muñoz Seca estaba dotado de una gracia especial como lo confirma por ejemplo, el día que su padre le preguntó si era verdad que su prometida (Asunción Ariza) no era muy alta que digamos. Para contestar al padre, Pedro Muñoz Seca le escribió este poema:

No quiero engañar a usted:

es tan chiquita Asunción,

que cuando estamos de pie

me llega hasta el corazón.

Y, a mi me gusta la mar

el defecto que usted alega,

pues nadie podrá dudar

que es una mujer que llega

                                  a donde debe llegar.

Las críticas a la República tuvieron éxito de público e hicieron que pasase de ser considerado frívolo, dentro de su conservadurismo, a ofensivo por algunos grupos objetivo de las críticas. Pero fue muy querido en el mundo escénico, conservando amistades como Pedro Pérez Fernández, Jacinto Guerrero, Salvador Videgain o el famoso Lepe. Colaboraron con él Enrique García Álvarez, Azorín, Enrique García Velloso y otros muchos.

Muñoz seca estrenó en 1933 en colaboración con Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos “Trastos viejos”, la comedia satírica en tres actos “Jabalí”, y el juguete cómico en tres actos “La voz de su amo” en el que ridiculizan a la República. Sin colaboración estrenó también este mismo año las comedias en tres actos “Los quince millones”  y “El refugio”. En 1934 estrenó  el juguete cómico en tres actos <>“La eme”, la farsa satírica de la vida de un pobre hombre, dividida en tres estampas “El ex”, y en colaboración con Pedro Pérez Fernández la comedia en tres actos “Mi chica”, el juguete cómico en tres actos “El escándalo” y la farsa cómica en tres actos “La plasmatoria”, con el tema del espiritismo y la reencarnación del Tenorio. En estas obras predomina la alta comedia astracanada y la comedia de salón con elementos culturales, posiblemente en respuesta a la crítica. Ya en 1935 estrenó en colaboración con  Pedro Pérez Fernández la comedia en tres actos “Papeles”, el juguete cómico en tres actos “¡Soy un sinvergüenza!” y en colaboración con  Enrique García Velloso la comedia cómica en tres actos “Triple seco”. Sin colaboración estrenó  la farsa en tres actos “El gran ciudadano” en la que ridiculiza a la República y el  cuento en tres actos dividido en nueve cuadros ”El rey negro”.

 

 


                                       Retrato de Pedro Muñoz Seca.

Foto Google Images

 

 

En 1936 estrenó las comedias en tres actos “¡¡Cataplum!! o el hombre que no creía en los milagros” y “¡Sola!”, y en colaboración con  Pedro Pérez Fernández el juguete cómico en tres actos “¡Zape!”. El 3 de julio se estrenó en el Teatro Cómico su diálogo “Bronca en el 8”.

 

   Pedro Muñoz Seca con Pedro Pérez Fernández.

Foto Fundación Pedro Muñoz Seca

 

Muñoz seca escribió la friolera de casi 140 obras de teatro. Cuando se inició la Guerra Civil Española, estaba con su esposa en Barcelona por el estreno en el Teatro Poliorama de la comedia en tres actos “La tonta del rizo”, con Mariano Asquerino e Irene López Heredia de protagonistas y que iba a tener lugar el 17 de julio, la noche anterior al golpe de estado. Pocos días después del Alzamiento, fue detenido por milicias anarcosindicalistas que dominaban la ciudad condal, en la casa de un actor que le había aconsejado abandonar el hotel en el que se había alojado. Más tarde fue trasladado a Madrid acusado de albergar ideas monárquicas y católicas.  Fue encarcelado en la recién creada cárcel de San Antón, en el antiguo Convento; su esposa en cambio fue puesta en libertad ya que era ciudadana cubana. Se quejó Muñoz Seca de su úlcera de estómago y suplicó que no le abandonasen nunca en la cuestión de sus medicinas. Era abuelo materno del escritor Alfonso Ussía.

 

Fue fusilado en Paracuellos del Jarama, el 28 de noviembre de ese mismo año, tenía 57 años. Humorista de ley hasta los últimos momentos, dirigió estas palabras al pelotón de fusilamiento: "Podéis quitarme la hacienda, mis tierras, mi riqueza, incluso podéis quitarme, como vais a hacer, la vida, pero hay una cosa que no me podéis quitar… y es el miedo que tengo". Cuentan que los soldados que a la postre lo fusilaron le pidieron perdón por lo que estaban obligados a hacerle, es decir matarlo, pero parece ser que él fue quien les consoló diciéndoles que estaban ya perdonados, que no se molestaran... "aunque me temo que ustedes no tienen intención de incluirme en su círculo de amistades".

 

Ni la férrea crítica de su tiempo, ni la posterior niegan el ingenio, la gracia inimitable, la capacidad de comunicación y su dominio de la “carpintería teatral” en la que fue un auténtico maestro. La gran aportación del teatro de Muñoz Seca está en la ruptura que supone el astracán y en el precedente del teatro del absurdo que se desarrollará en la posguerra española gracias a figuras como Miguel Mihura, Enrique Jardiel Poncela, ... Perteneció a la llamada “otra generación del 27”.

 

Póstumamente se estrenó en 1940  la comedia en tres actos “La tonta del rizo”, el miércoles 6 de marzo del mismo año y en el Teatro de la Comedia de Madrid, la comedia “Entre cuatro paredes”. En 1941 también se estrenó de su colaboración con Enrique García Álvarez el juguete cómico en tres actos “La frescura de Lafuente” y en 1942 de su colaboración con  Pedro Pérez Fernández la farsa cómica en tres actos “El diluvio” y de su colaboración con Enrique García Álvarez el juguete cómico en tres actos y en prosa “Los cuatro Robinsones”. De su colaboración con  Enrique García Álvarez se estrenó en 1943 el casi sainete en tres actos y en prosa “El verdugo de Sevilla” y en 1944 el juguete cómico en dos actos dividido en cuatro cuadros “Pastor y borrego”. En 1946 de su colaboración con  Pedro Pérez Fernández se estrenó póstumamente el juguete cómico en dos actos “El Goya”, en 1950 de su colaboración con  Enrique García Álvarez el juguete cómico en tres actos “El último bravo” y en 1969 “¡Ay, que se cae!” y trece comedietas inéditas. En 2007 se descubrió la letra de un pasodoble taurino inédito del que ya José María de Cossío había adivinado su existencia. Tal poema está dedicado al diestro Joselito, el Gallo, erigiéndose como el único pasodoble dedicado a este afamado y reconocido torero.

 

Busto de Pedro Muñoz Seca en El Puerto de Santa Mara.

Foto Wikipedia


Placa conmemorativa en El Puerto de Santa María. Homenaje al dramaturgo Pedro Muñoz Seca.

Foto Wikipedia

 

La Fundación Pedro Muñoz Seca se constituyó el 11 de marzo de 1995. Entre sus patronos figuran descendientes directos del autor y el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María.

Sus objetivos son:

  • Conservar, estudiar y difundir los fondos documentales, bibliográficos, artísticos, moblaje, etc. relativos a Muñoz Seca.
  • Investigar la comediografía universal en su evolución histórica.
  • Fomentar la comedia como género específico y diferenciado.
  • Fomentar el teatro en todas sus formas, principalmente en El Puerto de Santa María, ciudad natal de Pedro Muñoz Seca.

La sede de la Fundación Pedro Muñoz Seca se encuentra instalada en el Edificio San Luis, en la Plaza del Ave María de El Puerto de Santa María. Con las visitas al Museo Pedro Muñoz Seca, y a través del recorrido de la Exposición Permanente "Pedro Muñoz Seca: el humor dentro y fuera del teatro", se pretende dar a conocer la figura del  comediógrafo portuense, mostrar su amplia obra e importante legado y reconocer su aportación al teatro cómico español contemporáneo. Todo ello en un recorrido por su vida y obra, salpicado, como no podía ser de otra forma, con el humor que Muñoz Seca derrochó en ambas.

 

Algunos textos han sido extraídos de Fundación Pedro Muñoz Seca

 

XAVIER RIUS XIRGU

 

álbum de fotos

volver

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.