Margarida Xirgu

 
inicibiografiavivènciesfotosarxiu familiarlinksbibliografiamail

 

 

76.COM VA MORIR MARGARIDA XIRGU

 

Miguel Ortín, el 27 d'abril de 1969, dos dies desprès de la mort de Margarida Xirgu, va escriure a la família, donant tots els detalls de la defunció. Sempre havia estat un home molt detallista i aquesta vegada no va faltar a la seva tradició. Transcric a continuació la carta enviada a la fillola i neboda Margarida Xirgu i Rico i al seu marit Eveli Prat:

Punta Ballena, 27 de abril de 1969.

Queridos sobrinos Evelio y Margarita: Que puedo deciros en momentos tan tristes como los presentes, como lo son para mí y sé que también lo son para vosotros, pero he de tener fuerzas para daros cuenta de como fueron los tristes acontecimientos. Cuando os escribí mi carta desde el sanatorio, había una cierta esperanza de que vuestra tía saliera con bien de todas sus dolencias, aunque yo tenía mis dudas. Desgraciadamente el desenlace ha sido fatal.

El 7 del corriente se internó en el sanatorio porque su salud se venía quebrantando cada día más y se veía desde mucho tiempo que sus fuerzas físicas se iban debilitando mucho antes de nuestro viaje a EE.UU., pero se mantenía con un gran espíritu y en ciertos momentos, por la mañana, me decía "me encuentro muy bien". Cuando se le agudizaba alguna molestia, no dejábamos nunca de que no la vieran los médicos, pero nunca se conseguía una mejoría definitiva. El Dr. Bosch, que fue quien la operó de vesícula a finales del año 1962 y que desde entonces pudimos contar con él como un verdadero amigo, aunque se trataba de un cirujano; cuando nos veíamos Margarita le hablaba de su estado general pero siempre de manera circunstancial. Al volver de Norte América, una de las veces que nos visitó, nos dijo que si en algún momento pensaba internarse para hacerse una revisión general, no teníamos más que avisarle, que el lo prepararía para que estuviera el menor tiempo posible en el sanatorio. Tenía un gran decaimiento general, un gran cansancio en cuanto se movía, adelgazó muchísimo y aunque con bastantes molestias no tenía fuertes dolores. En la casa generalmente se encontraba bien, cuando se sentía mal del pecho y el médico le recetaba algunos antibióticos mejoraba, pero las molestias de un flujo y algunas veces con un poco de sangre seguían y más bien empeoraban. Fue entonces en el mes de diciembre que decidí que la viera un ginecólogo de Montevideo, que viene a pasar algunos fines de semana en una casa que tiene frente a la playa y cerca de nuestra casa. Después de verla, me dijo que felizmente no veía nada importante, lo cual era muy bueno ya que una operación a su edad resultaría algo peligrosa. Como se trataba de una gran autoridad como médico, la verdad es que nos tranquilizó muchísimo. Le indicó unos lavajes sin obtener ningún resultado satisfactorio. La noticia que el citado doctor nos había dado, se la comuniqué a todos los médicos que estaban tratando a vuestra tía, noticia que en realidad tranquilizó a todos y ya después de reiteradas consultas, viendo que no había ninguna mejoría, se decidió la internación que fue el 7 del corriente. El mismo día empezaron la revisión con análisis de sangre, orina, esputos, etc., a parte de varias radiografías. Todo ello se venía estudiando con el Dr. Bosch, que me comunicaba a medida que se iban haciendo los exámenes. Tuve el primer impacto, un tanto desagradable, cuando me comunicó que había encontrado en el pecho una reactividad en las lesiones antiguas y que habían aparecido bacílos, pero que no me alarmara, pues con los medicamentos modernos se podía combatir esa enfermedad, que el tísiólogo que la estaba viendo, le daría un tratamiento que podría seguir con toda tranquilidad en Punta Ballena. El cardiólogo le hizo un electrocardiograma y encontró que el corazón estaba en buenas condiciones. El miércoles 9 la vio el mismo ginecólogo que la había visto en Punta Ballena, con más detención y decidió entonces que había que hacer una pequeña intervención, para poder hacer un exámen concreto de lo que tenía. El 17 a las 8 de la mañana se llevó a cabo, con una pequeña dósis de anestesia general para extraerle lo necesario para el exámen. Cuando el sábado 20 el Dr. Bosch tuvo el resultado del patólogo, me comunicó que este había sido poco satisfactorio y me dijo: "Hay dos caminos a seguir, uno volver a Punta Ballena para seguir haciendo la vida que hacía. Su estado de salud empeoraría cada día más, aumentarían las molestias y los dolores, hasta esperar el final a muy corto plazo. Otro, era intentar la operación con el riesgo consiguiente, pero con cierto optimismo de que saliera bien". Contesté, con todo el dolor de mí corazón, que yo optaba por la operación, pues estaba convencido de que Margarita se decidiría por ella. A continuación agregó: "En una situación análoga, si se tratase de mi madre o de mi mujer, yo haría la operación, porque de la otra manera, el final sería horrible". Se decidió la operación para el jueves 24 a las 7 de la tarde y dos días antes el Dr. Bosch habló con Margarita y le dijo con palabras más suaves y convenientes, lo que los médicos pensaban respecto a la operación y sin un momento de titubeo, contestó que ella era partidaria de la operación.

Con una gran entereza, poco tiempo antes de la operación nos despedimos y me dijo que si Dios disponía que ella se fuera, era mejor así, puesto que si fuera al revés que iba a hacer sin mi apoyo. Volvió de la operación y los médicos me llamaron para decirme que estaban satisfechos del resultado de la misma y que se había hecho lo que se debía hacer. La noche la pasó relativamente bien con las molestias propias de la post-operación. Durante la mañana, la vieron los médicos pero más o menos sobre las 12 del mediodía un síncope la abatió y ya no pudieron reanimarla los médicos presentes, que trataron por todos los medios de salvarla.

Como sabeis he vivido muchos años junto a vuestra tía y han sido muchos los momentos críticos en muchas ocasiones, pero sin saber porqué tuve siempre optimismo y la esperanza de que saldría adelante, pero ahora desde hace algún tiempo, me dí exacta cuenta de que su vida se acababa. No obstante y por su gran espíritu, de repente removía en mi alguna esperanza, porque uno siente el inmenso deseo de que no desaparezca un ser tan querido, pero en esta ocasión todo lo que se ha hecho ha sido inútil. Pido a Dios la conformidad necesaria y la entereza que hace falta para seguir adelante, que es además lo que vuestra tía hubiera deseado.

La noticia corrió como reguero de pólvora. Los corresponsales internacionales, los periodistas y las radios reclamaban detalles sobre la confirmación de la noticia y creí innecesario comunicarosla enseguida, porque estaba seguro como lo estoy, que os llegaría antes de que hubiera llegado mi cable.

He recibido demostraciones muy evidentes del fervor que este pueblo sentía por vuestra tía. Entre los muchos ofrecimientos para el velatorio, acepté que fuera en la Sociedad de Autores del Uruguay, a la que también pertenecía, en una sala del Museo hasta la hora del entierro que tuvo lugar ayer a las 11 de la mañana, en el Cementerio del Buceo de Montevideo, en un panteón de la Sra. del Dr. Bosch, que me ofrecieron con una generosidad que jamás podré olvidar.

Regresamos a nuestra casa, ayer mismo a las 4 de la tarde, en donde falta y faltará siempre lo principal.

Necesito unos días para recuperarme y ver si serenamente resuelvo las cosas debidamente, con arreglo a lo que mi conciencia me dicte y pensando constantemente en lo que a Margarita le hubiera gustado.

Una carta semejante a esta, escribo a las sobrinas Pilar y Ramona, para que con ella den cuenta a sus primos Joaquín y Miguel. Os pido que vosotros hagais lo mismo, muy especialmente a vuestra madre Pepita y a todos vuestros hijos.

Un fuerte abrazo, en este triste trance por el que ambos estamos pasando. Vuestro tío,

Miguel

 

Carnet AGADU (Asociación General de Autores del Uruguay) de 1967.

Foto: CIDDAE. Teatro Solís


El 26 d'abril, el matí següent de la mort de Margarida Xirgu, els escultors José Luís Zorrilla de San Martín -pare de l'actriu China Zorrilla- i Luis Ricobaldi van acabar una màscara mortuòria de Margarida Xirgu, iniciada poc després de morir i que s'exposa i custòdia actualment el Teatre Solís de Montevideo.

 


Màscara mortuòria de Margarida Xirgu.

Teatre Solís de Montevideo. José Luís Zorrilla de San Martín i Luis Ricobaldi, 26 d'abril de 1969

 

.

Foto:"Un segle per a les dones".

En el CIDDAE-Teatro Solís hi han dues mascares mortuòries i una copia més es troba en el Museo y Centro de Documentación de la Asociación General de Autores del Uruguay (AGADU).

 

Margarida Xirgu va ser traslladada del Sanatori "Larguero" a la Sociedad General de Autores del Uruguay on es va realitzar la vetlla i per la qual van desfilar milers d'admiradors i amics. Una bandera catalana cobria el fèretre. Els amics, els alumnes, els antics companys es van alternar al costat del fèretre. Quatre joves del Casal Català, amb els seus vestits típics catalans i els seus estendards, van muntar guàrdia en la petita sala del Museu del Teatre de Agadu, alternant el seu emocionat i silenciós homenatge amb el que el públic, i especialment els seus vells alumnes, li tributaven permanentment. Els més íntims desfeien la seva emoció en la mirada tendra, en la carícia tot just insinuada, en el plor indissimulat, en el senzill homenatge d'una flor abandonada sobre el fèretre.

Un gran Crist de bronze elevava el seu missatge d'amor i esperança, a la capçalera del fèretre. Sostingut pels actors i amics Curotto, Candeau, López Lagar, José Luis Zorrilla, Casiraghi, Schinca i Dumas, el fèretre va iniciar el seu lent camí. Després d'una breu cerimònia en la capella del Cementiri del Buceo, el seguici es va detenir un moment abans de lliurar el cos a la terra. Un representant del Casal Català, els joves del qual obrien la marxa abillats amb els seus vestits catalans, va dir unes paraules, a les quals van seguir les d'Estela Castro, en nom dels seus ex-alumnes i dels actors de la Comedia Nacional del Uruguay. Eduardo Prous va parlar per la Sociedad de Autores i un compatriota de l'actriu en nom de la Casa de España, i de la família García Lorca, explícitament. I per fi, César Indarte, en nom de l'Escuela Municipal de Arte Dramático.

Mentre el fèretre descendia definitivament i la bandera catalana era recollida, un imponent silenci va caure sobre l'assolellat migdia montevideà. De sobte, una veu inoblidable es va alçar, perdent-se entre els àlbers. Margarida estava recitant el seu postrer poema. Algú havia col·locat al costat del panteó una gravadora portàtil per a provocar el record emocionat. Les goles es van nuar. Els ulls van aparèixer brillants i enrogits. La veu de Margarida Xirgu era ja llegenda.

La Càmera de Senadors de la XL Legislatura, el 6 de maig de 1969, per unanimitat, expressava la gratitud de l'Estat uruguaià: <<a la eximia actriz, catalana universal, presencia impalpable, de aquel trozo de arte maravilloso de la Madre Patria, cuya trascendencia y proyección repartió por el mundo y por nuestro Uruguay>>

Va dir el senyor Hierro Gambardella, ex-Ministre del partit "colorado": <<Hace pocos días falleció en nuestro país una eximia actriz y una gran mujer, como lo fue Margarita Xirgu. Era catalana, se había formado artísticamente en el gran teatro dialectal de Cataluña, antes de acceder a la universalidad del teatro castellano. En su muy primera juventud entró en el Madrid de Benavente, componiendo, con otras grandes figuras de la escena, la imagen de un nuevo teatro español que, retomando las esencias mismas del Siglo de Oro, se proyectaba, empapado de tierra, hacia la universalidad. La década del 30 llevó a Margarita Xirgu a ser la exponente de un teatro mojado de poesía, empapado de tradición y, sin embargo, proyectado en la más fina esencia del alma humana. Me estoy refiriendo al inmortal teatro de Federico García Lorca. Ella fue la intérprete preferida y dilecta del gran poeta granadino. Nadie en la lengua española ha dicho los desolados versos fatalistas del gran brujo, como los dijo Margarita Xirgu. La recuerdo en un viejo teatro cuando, para asombro de todos, fue la primera mujer del teatro contemporáneo que expresó el mágico milagro de Hamlet. Nadie que haya vivido aquellas horas puede olvidar el monólogo inmortal de la duda, dicho por aquella catalana universal>>.

El ex-Ministre del partit "blanco", senyor Rodríguez Camusso, que es va expressar a continuació, va dir entre altres coses: <<Queremos sumar nuestra voz de homenaje a las manifestaciones vertidas ante la desaparición de ese hálito magistral, de aquella presencia impalpable, de aquel trozo del arte maravilloso que la Madre Patria repartió por el mundo y que tocó también a nuestro Uruguay>>, i va acabar sumant-se a tot l'exposat per l'anterior orador.

Finalment, l'ex-Alcalde de Montevideo, senyora Roballo, va voler completar la moció presentada, sol·licitant que el Senat es posés dempeus.

Per unanimitat es van aprovar les dues mocions i tots els senadors es van aixecar, guardant uns instants de silenci com tribut pòstum a Margarida Xirgu.

El Ministeri d'Educació i Cultura, complint el disposat pel Senat de la República, es va fer càrrec de les despeses del sepeli. Les seves restes van descansar en l'ubicació 123 bis en el panteó familiar del doctor Luis M. Bosch del Marco, metge que amb abnegat afecte la va atendre fins a l'últim moment. Per resolució de la Junta Departamental de Montevideo, l'Intendent municipal don Óscar Rachetti va disposar que l'Escuela Municipal de Arte Dramático, de la qual Margarida va ser fundadora-directora, dugués el nom d'Escuela Municipal de Arte Dramático Margarita Xirgu. També un dels carrers de Montevideo, duu el nom de Margarita Xirgu.

 

Tomba de Margarida Xirgu en el Cementerio del Buceo de Montevideo.

Escuela Municipal de Arte Dramático Margarita Xirgu

Foto:"Un segle per a les dones".

 

Amb data 15 de juny de 1969, des de Punta Balena tornava a escriure Miguel Ortín a la seva família, explicant per mil·lèsima vegada més l'anhel truncat per regressar a Espanya:

 

 

Queridos sobrinos Vicente y Roser: Llegaron primero una carta de Xavier y pocos días después otra de Roser, fechada el 23 de abril, cuando ya desgraciadamente vuestra tía no estaba como para leer correspondencia. Le hacía ilusión recibir noticias de Xavier y poder comunicarse con él. La correspondencia que ambos sostuvieron duró poco tiempo.

En su momento me llegó vuestro cable de pésame y más tarde vuestra carta fechada el 16 de mayo.

Comprendo el rudo golpe que sufriría toda la familia al leer en la prensa tan triste y desoladora noticia. Yo, que en los últimos tiempos veía que sus fuerzas físicas se iban debilitando día a día, no podía creer en el fatal desenlace. Pedía a Dios todos los días, desde hacía mucho tiempo, que nos concediera la gracia de tener salud y poder regresar a España con ilusión, para poder reunirnos con la familia, pero Dios no lo ha dispuesto como deseábamos. Es muy difícil tener la resignación necesaria.

Escribo más largamente a vuestros hermanos Margarita y Evelio.

A vuestra madre Pepita, un fraternal abrazo. A Natalia muchos cariños, que en este duro trance la he recordado mucho y a vuestros hijos y a vosotros, muchos abrazos de vuestro tío que os recuerda,

Miguel

 

Esquela de Margarida Xirgu de Barcelona, 23 de maig de 1969.

Fons Antonio i Ramon Clapés

 

El novembre de 1977 Ángel Curotto, l'amic de tants anys de Margarida Xirgu i Miquel Ortín, com a representant de l'Academia Nacional de Letras de Uruguay, va escriure al President de la Generalitat de Catalunya l'Honorable Sr. Tarradellas, demanant-li que sol·licités la repatriació de les despulles de Margarida Xirgu, tal com es mostra en el següent article de la premsa uruguaia:

 

Ángel Curotto


Fons Antoni i Ramon Clapés

 

La Academia Nacional de Letras de Uruguay pide a Tarradellas: Que los restos de Margarita Xirgu reposen en Cataluña: <<La Academia Nacional de Letras de Uruguay escribe al President de la Generalitat, Sr. Tarradellas, la siguiente carta que por su interés reproducimos integramente.

Aunque a Vd. le será muy difícil recordarme, tuve el gusto de estrechar su mano y escucharle varias veces en el hogar de Margarita Xirgu en nuestro país; Margarita Xirgu que vivió su exilio con dignidad ejemplar en el Uruguay, en una auténtica conducta y expresión viva de la Cataluña libre y democrática.

Con estas líneas, quiero hacerle llegar a Vd. mis emocionadas felicitaciones por el logro de la reivindicación de los derechos de Cataluña y nadie mejor que Vd. puede simbolizar hoy ese triunfo.

Pero deseo además, con todos los respetos, formularle una sugestión: ¿No cree Vd. ilustre señor Tarradellas, que ha llegado el momento de que los restos de aquella gran figura pasen a descansar ahora en su tierra catalana?

Margarita Xirgu trabajó por la cultura de nuestro país como ella sabía hacerlo y tuvo en vida todos los honores que ella se merecía. Y a su muerte, le fueron rendidos los más altos homenajes. Sus restos fueron sepultados bajo la bandera de Cataluña, todos los sectores políticos del país rindieron emocionadas palabras en el Parlamento Nacional, votándose de pie los homenajes y haciéndose cargo el Estado de los gastos de su sepelio. Actualmente, la Escuela Municipal de Arte Dramático que durante tantos años dirigiera, lleva hoy su nombre.

¿No cree Vd. distinguido señor Tarradellas, que quienes como ella y Pablo Casals representaron en América el arte y la libertad con tanta grandeza, les ha llegado la hora del descanso definitivo en su propio suelo? Es esta la sugerencia de este escritor que fue su gran amigo, supeditada -desde luego- a la decisión de su esposo, nuestro común amigo D. Miguel Ortín, actualmente en Barcelona, en su domicilio de la calle Sicilia, 117, piso 3º 1ª.

Por mi parte, me pongo a sus enteras órdenes.

Le reitero mis saludos, mis felicitaciones y mis mejores augurios para su futura obra de gobierno.

Lo saluda con la más alta consideración y estima, suyo affmo.

Ángel Curotto>>

Les restes de Margarida Xirgu van ser repatriats per la Generalitat de Catalunya a Molins de Rei, el seu poble natal, per el Conseller de Benestar Social, Antoni Comas i per l' encarregat de traslladar el restes des de l'Uruguai, Joan García Grau.

El 1988, en el marc dels actes celebrats amb motiu del centenari del naixement de Margarida Xirgu, el president Jordi Pujol engegà les gestions per permetre el repatriament de les despulles mortals de I'actriu a terra catalana. Per encàrrec exprés de la Generalitat de Catalunya, l'advocat Joan García Grau es responsabilitza del trasllat de l'urna funerària des de Montevideo. La delegació catalana, encapçalada pel president Pujol, que es trobava de viatge al Brasil i a l'Uruguai, retorna als orígens, les restes mortals de I'actriu el 7 de setembre de 1988. Des de la seva entrada a terra catalana, l'urna funerària fou dipositada a la capella Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Les picabaralles polítiques i la descoordinació institucional entre les diverses administracions catalanes deslluïren la significació històrica del retorn de Margarida Xirgu a la seva terra. La inoperància administrativa arribà fins al punt d'ajornar; de manera ignominiosa, el sepeli previst, en un principi, per al 28 de novembre.

Un document del 2 de setembre de 1988, signat per Don Aníbal J. Jiménez y Abascal, cònsol general d'Espanya, dóna fe del trasllat de les despulles mortals de I'actriu catalana: «Certifica: Que con fecha seis de setiembre de mil novecientos ochenta y ocho, a bordo del avión de la Compañía Varig, parte de Montevideo una urna conteniendo los restos mortales de Doña Margarita Xirgu Subirana , fallecida en Punta Ballena, departamento de Maldonado, Uruguay, el día veinticinco de abril de mil novecientos sesenta y nueve. Dicha urna se hallaba depositada en el Cementerio del Buceo de donde ha sido retirada. Presentada dicha urna en este Consulado General, en la cual se encuentra una placa de bronce con la siguiente inscripción: "Margarita Xirgu-26 abril de 1969", ha sido convenientemente sujetada su tapa exterior de madera con una cinta, en cuyos extremos se ha puesto un sello de lacre con el Escudo de este Consulado General. En fe de lo cual, expido el presente Certificado, por duplicado, en Montevideo, a dos de setiembre de mil novecientos ochenta y ocho». (Document de l'Ambaixada d'Espanya -Assumptes Consulars-. Duplicat. Duu un segell del Consulat General d'Espanya, Montevideo. Es conserva entre els papers de Margarida Xirgu dipositats a la Biblioteca de l'lnstitut del Teatre de Barcelona).

 

 

La vergonyosa polèmica, de signe clarament bipartidista (una de les xacres de la política cultural catalana d'aquests darrers temps), esclata durant les negociacions per aconseguir el trasllat de les despulles mortals de l'Uruguai: «Unas semanas antes [de la celebració de l'homenatge institucional que la Generalitat organitza el 26 de setembre], el alcalde [de Barcelona] y Jordi Pujol habían iniciado en tierras suramericanas la polémica de todo este caso, cuando el presidente de la Generalitat rechazó la propuesta de Casimir Boy [batlle de Molins de Rei], en la que se sugería que una delegación uruguaya se encargara de trasladar a Barcelona los restos mortales de Margarita Xirgu. Pujol propuso que fuera el alcalde quien realizara el traslado de los restos de forma inmediata, pero éste se negó:"[Porque] no me parecía digno". Finalmente ambos políticos acordaron que Joan García Grau se encargase del traslado. El alcalde de Molins de Rei calificó de lamentable la polémica suscitada en tomo a este tema y señaló: "Los departamentos de Cultura y Presidencia de la Generalitat se han hecho un lío entre ellos. Todos se han quitado el muerto de encima [sic] y se lo han pasado a García Grau"» En una altra versió es deia: «El alcalde de Molins, Casimir Boy, quería que fuera una comisión uruguaya la que trajera la urna y que el entierro tuviera un carácter marcadamente solemne. Asimismo pensaba que las fechas más apropiadas para ello eran las que coincidían con el homenaje que le rendía su ciudad natal. La Generalitat sugirió que fuera el alcalde de Barcelona, que también se hallaba en Suramérica, el encargado del transporte, pero la idea no gustó a Pasqual Maragall y, finalmente, fue García Grau el encargado del mismo. Posteriormente, se supo que la entrada de los restos mortales no había sido diligenciada conforme a las disposiciones reglamentarias aduaneras en este tema, lo que enrareció todavía más el asunto. La documentación necesaria no fue presentada hasta dos meses y dos días después de la entrada, el 9 de noviembre».

Les desavinences institucionals també es feren sentir en I'homenatge que la Generalitat dedicà a I'actriu el 26 de setembre. D'antuvi, s'anuncia que en el transcurs d'aquest homenatge es Iliuraria a Casimir Boy, batlle de Molins de Rei, l'urna que contenia les restes mortals de Margarida Xirgu, pero l'alcalde socialista es nega a acceptar una proposta tan descabdellada i, posteriorment, la Generalitat rectifica la seva intenció. En l'acte, per acabar-ho d'adobar, Boy es queixa que el govern català no havia volgut esperar que el mausoleu estigués construït. L'enterrament es fixa per al 28 de novembre. Quatre dies abans, tanmateix, I'Ajuntament de Molins de Rei decidí de suspendre la cerimònia, atès que la documentació no havia estat encara formalitzada, Pel que sembla, el 7 de setembre, els funcionaris de la Generalitat encarregats del trasllat de les restes mortals de I'actriu no comunicaren a les autoritats duaneres la seva entrada, fet que representava una infracció de les disposicions vigents. Joan García Grau, responsable del trasllat, manifesta a la premsa que ell no havia intervingut en aquest assumpte i que desconeixia si l'entrada fou o no il·legal. L'11 d'octubre, el president Pujol declara en una roda de premsa que s'iniciarien els tràmits necessaris per resoldre el cas. Un mes i mig després, no obstant això, encara no s'hi havia trobat cap solució, per la qual cosa l'Ajuntament de Molins de Rei hagué de suspendre, el 24 de novembre, l'enterrament de les restes mortals de I'actriu, previst per al 28, ja que, si no es legalitzava la seva entrada, no podia fer-se la cerimónia d'enterrament. Segons l'alcalde de Molins de Rei, fins a la tarda del dia 28 de novembre, la Generalitat no va remetre a I'Ajuntament la documentació legal necessària per obrir l'expedient municipal del sepeli. Els certificats per passar la duana duien data del 9 de novembre -dos mesos i dos dies després que les restes mortals entressin de fet a l'Estat espanyol-. «Los responsables de la Generalitat --escrivia La Vanguardia- no han abordado directamente el tema, limitándose a guardar la urna e intentando que el entierro se realizara cuanto antes. La falta de comunicación entre las administraciones ha creado este clima polémico que en nada favorece la imagen de las instituciones y ofende la memoria de la gran dama del teatro español». Amb tot això, la premsa carrega més les tintes en la polèmica que no pas en la significació històrica del retorn de I'actriu a terra catalana. De fet, és molt probable que la polèmica bipartidista atorgués una dimensió mediatica al retorn de les despulles mortals que altrament potser no hauria tingut. «L'acte de l'enterrament -informava l'Avui- va ser presidit pel conseller de Benestar Social, Antoni Comas, i per I'alcalde de Molins de Rei, Casimir Boy, i hi van assistir unes 250 persones entre les quals es trobaven alguns familiars -jo entre ells- i amics de I'actriu. El poeta Joan Asensi va llegir un poema dedicat a I'actriu, que porta per títol «Estel de l'escena». Més tard, al casal Ca n'Ametller es va interpretar la sardana A Margarida, obra de Miquel Pongiluppi. El monument funerari és de pedra, d'estructura circular, i esta inspirat en els talaiots de l'illa de Menorca. Té dos metres d'alçada per quatre de diàmetre i no hi ha cap creu. El mausoleu ha estat construït pels alumnes de l'escola Sant Pere Romaní.»

Al novembre de 1988 l'Ajuntament de Molins de Rei va retre homenatge a Margarida Xirgu, amb una colla d'actes que varen començar el 25 de novembre i que finalitzaren el 18 de desembre del mateix any, amb l'acte d'enterrament de les seves restes mortals portades des de el cementiri del Buceo de Montevideo.

 


Les restes de Margarida Xirgu descansen al costat de les del seu marit, Miguel Ortín, mort a l'edat de 87 anys a Barcelona el 8 de maig de 1978.

 

 

L'Ajuntament de Molins de Rei va construir un monument funerari dissenyat per Miquel Planas i inspirat en el neolític mediterrani, en forma de talaiot. En un pedestal darrera de la làpida del mausoleu, es va gravar la frase: "No soñar, no esperar, no creer en alguna cosa, es como no existir". Durant la cerimònia de l'enterrament el poeta local Joan Asensi Barberà va llegir el poema dedicat a l'actriu "Estel de l'escena".

 

clica aquí per veure les fotos


Alguns texts han sigut extrets de: La crònica signada per B.P. Publicada a "Color" el 27 d'abril de 1969 a Montevideo i de la crònica del 12 de setembre de 1969 de "El Noticiero Universal" signada per Galindo.


XAVIER RIUS XIRGU

 

àlbum de fotos

tornar

Creative Commons License
Aquesta obra està subjecta a una llicència
de Creative Commons.