Margarida Xirgu

 
inicibiografiavivènciesfotosarxiu familiarlinksbibliografiamail

 

 

      170 Epistolari Xirgu-Ortín amb José Ricardo Morales (1947-1965)

 

 

José Ricardo Morales va ser l'autor d'alguna obra representada per Margarida Xirgu com “El embustero en su enredo”, estrenada en el Teatro Municipal Santiago de Chile, i també va ser l'adaptador d'obres clásiques com “Don Gil de las calzas verdes” de Tirso de Molina estrenada en el Teatro Solís de Montevideo dirigida per la Xirgu o 'La Celestina' estrenada en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, protagonitzada i dirigida per Margarida Xirgu.

 

José Ricardo Morales fue uno de los pasajeros que en septiembre de 1939, a bordo del mítico Winnipeg –buque fletado gracias a las gestiones solidarias de Pablo Neruda con los republicanos españoles vencidos–, desembarcó en el puerto chileno de Valparaíso: «Yo creo que el destierro español ha sido la malversación de talento más grande que se haya producido en ningún país del mundo» Morales conserva en su archivo de Santiago de Chile veinte cartas dirigidas a él, escritas por Margarita Xirgu y Miguel Ortín entre el 28 de septiembre de 1947 y el 8 de noviembre de 1965, que, gracias a su generosa amistad, podemos hoy editar. No nos ha sido posible hasta la fecha, sin embargo, localizar las cartas de Morales a la Xirgu, pues ninguna de ellas se conserva, por ejemplo, en el Institut del Teatre de Barcelona.

 

Si en mi artículo publicado en el número monográficoque la revista chilena Mapocho dedicó en homenaje a José Ricardo Morales realicé una lectura fragmentaria de este epistolario inédito, enfocada a resaltar cuanto se refiriera a nuestro dramaturgo, la edición completa de este epistolario inédito que ahora publico proporciona una información muy valiosa también sobre la trayectoria escénica de Margarita Xirgu en su exilio americano. Y, en este sentido, conviene destacar las interesantes noticias que Miguel Ortín nos proporciona sobre la actriz, directora y profesora: sus viajes (Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Montevideo, Punta Ballena, Rosario, Santiago de Chile); sus problemas de salud (carta IV); sus críticas compartidas a los gustos teatrales del público, tanto mendocino («El zoo de cristal no les gustó y dicen que gracias a la magnífica interpretación se puede soportar. En cambio ha gustado muchísimo El lunes vuelve Susana. Es desesperante» carta III) como bonaerense («Aquí el teatro, artísticamente, va de mal en peor: no hay más que ver la cartelera de los teatros», carta v); la oferta de los Teatros Municipales de Montevideo para dirigir La Celestina con la Compañía Nacional de Comedia (carta VI); sus desencuentros con los empresarios teatrales y su consiguiente frustración artística («La lucha con los empresarios de teatro, es cada día más desagradable, porque piden que se hagan las cosas más absurdas, a lo que naturalmente nos resistimos, pero tampoco podemos hacer nuestro gusto», carta VI); los espectaculares éxitos de La Celestina (cartas cartas IX y XI) y Don Gil de las calzas verdes (cartas XV y XVI), versiones escénicas ambas de Morales; la crítica por la escasa calidad del repertorio dramático que se representa en Buenos Aires («Los actores de Buenos Aires que piensan en hacer teatro un poco en serio, están preocupados porque ven que no se podrá hacer nada», carta X); el dolor por la muerte de los seres queridos y de los amigos en el exilio americano («[A] Los que seguimos en este destierro, alejados de nuestras respectivas familias, nos apena grandemente ver cómo vamos dejando amigos en estas tierras de América hasta que nos llegue la hora a nosotros», carta xi); su alegría por la resolución positiva de un pleito de propiedad con la justicia franquista (carta XII); sus trabajos pedagógicos como directora de la Escuela Municipal de Arte Dramático (EMAD) de Montevideo y la minuciosidad con la que se relatan los exámenes en dicha Escuela (carta XII); sus puestas en escena de algunas obras con la Comedia Nacional (por ejemplo, la minuciosa e impagable descripción de la escenografía del Don Gil de las calzas verdes, carta XV); la invitación de María Casares para representar en París una obra de García Lorca (carta XVI); la preocupación de Ortín porque Morales cobre sus derechos de autor (cartas X, XVI y XVII); el muy valioso resumen de sus actividades profesionales durante el año 1956 (carta XVIII); o, finalmente, el humilde y respetuoso tono con el que la propia Xirgu pide consejo a Morales sobre qué obra de Lope de Vega le recomienda para representar en Buenos Aires como motivo del IV Centenario del autor: «Desearíamos que usted aconsejara qué comedia se podría hacer, contando con que usted la revisara, haciendo los cortes que considerase conveniente hacer, para que fuera más viable para los gustos del público de hoy, algo como hizo con el Don Gil de Tirso» (carta XIX), hecho que viene a evidenciar el profundo respeto, «el cariño y la admiración» que la actriz sentía por el dramaturgo. En rigor, excepto una carta, las restantes diecinueve que integran este epistolario inédito entre la Xirgu y Morales están escritas por Miguel Ortín, segundo marido de la actriz, que el 22 de septiembre de 1910 se había casado en Barcelona con Josep Arnall. Recordemos que en abril de 1941 la actriz contrajo en Chile segundas nupcias con Miguel Ortín, actor y administrador de la ex compañía de Margarita, a quien conocía al menos desde 1908, desde los ensayos de Joventut de príncep, de Wilhelm Meyer Foster y que le acompañaría hasta su muerte: «Home culte, discret i intel·ligent, Ortín coneix molt bé les interioritats del món del teatre i participa de les inquietuds de la seva companya». Una casa chilena que muy pronto se convierte en centro de reuniones para artistas y escritores y en donde Margarita decide fundar una Escuela de Arte Dramático, que se inicia ese año con carácter particular, pero que ya en 1942 queda vinculada al Ministerio de Educación y dependiente de la Universidad. A la primera promoción de actores pertenecen, por ejemplo, Montserrat Julió y Jorge Alberto Closas». Llama la atención, sin embargo, que la mayoría de ellas («Mi querido Morales») estén firmadas únicamente por el propio Ortín (las once primeras, más la XIV, XV, XVI, XVII y XVIII), o bien por los dos («Nuestro querido amigo Morales», cartas XI, XII, XIX y XX) pero, ante todo, es importante resaltar que una carta, aunque firmada también por ambos, esté escrita en primera persona («no pude negarme», «pedirme que dirija», «una obra de Lope, elegida por mí», «fue difícil negarme y acepté»), es decir, esté escrita por la propia Xirgu (carta XIX). Me he limitado a transcribir y anotar estas veinte cartas, aunque he corregido la acentuación arcaica de algunas palabras (á, ó, fué) y he respetado la tendencia de Ortín a mencionar los meses y los títulos de la mayoría de las obras con mayúsculas.

 

I

Hotel Alvear

Buenos Aires

28 de Septiembre de 1947.

Sr. Dn. José Ricardo Morales.

Santiago de Chile

Mi querido amigo Morales: Debutamos el 20 del actual con buen éxito. La obra, como ocurre en la mayoría de los casos, a unos les entusiasma y otros dicen que salvan la obra los intérpretes, que están muy bien. Margarita ha tenido efectivamente, un éxito personal. E. Serrador está muy bien; Isabelita Pradas y Alberto Closas en dos papeles que les va[n] muy bien y que están en la edad justa, han sido muy elogiados los dos. Interés en el público ha despertado bastante. Veremos lo que dura.

¿Cuándo nos manda usted los actos que quedó en enviarnos cuando los tuviera listos? No deje de hacerlo pronto.

Cariñosos recuerdos de Margarita y un abrazo de M. Ortín

Cuando nos escriba, hágalo al Teatro Buenos Aires.

 

 

II

Buenos Aires 15 de Octubre de 1947.

Sr. Dn. José Ricardo Morales.

Santiago de Chile.

Mi querido amigo Morales: Gracias por el envío de Pequeñas causas y A ojos cerrados. Esta última, que no conocíamos, nos ha gustado también mucho. Veremos qué tal marchan las cosas y cuándo podremos hacer el programa de los tres actos.

Seguimos con El zoo de cristal y ya hemos empezado los ensayos de la traducción de una obra inglesa, Esto era una mujer, buscando que hubiera además de un papel importante para Margarita, un papel para Esteban Serrador. Ya le tendremos al corriente de lo que ocurra.

Cariñosos recuerdos a sus padres y abrazos de sus buenos amigos,

Miguel Ortín

III

Mendoza 30 de Julio de 1948.

Sr. Dn. José Ricardo Morales.

Santiago de Chile.

Mi querido amigo Morales: seguimos actuando en Mendoza donde hemos tenido buen éxito de público. El zoo de cristal no les gustó y dicen que gracias a la magnífica interpretación se puede soportar. En cambio ha gustado muchísimo El lunes vuelve Susana. Es desesperante. Hoy y mañana darán Del brazo y por la calle y el viernes Esto era una mujer.

Aquí terminaremos el miércoles 6 de Julio; seguramente iremos a San Juan dos o tres días y el 10 saldremos para Rosario de Sta. Fe, en donde estaremos hasta el 20 en el Teatro Odeón, desde allí hasta el 25 en el Teatro Municipal de Santa Fe y a Buenos Aires en plan de turistas a ver qué pasa por allí.

Quisiera escribir al Padre Niubó para adelantarle el presupuesto aproximado de lo que costaría la representación de La Prudencia en la Mujer. Para ello necesitaría saber las condiciones del Teatro Experimental. Si pueden decírselo a usted y tiene la bondad de transmitirme las condiciones se lo agradeceré y si le parece mejor que me lo comuniquen directamente, pueden hacerlo al Teatro Odeón de Rosario. Usted sabe que en principio se trata de una representación en el Teatro Municipal para fines de Octubre o los primeros días de Noviembre. Seguramente se podía dar alguna otra y creo que en Valparaíso y Concepción también podría darse.

Cariñosos recuerdos para sus padres y para usted de Margarita y míos.

Le abraza

M.Ortín

 


 

IV

Córdoba 6 de agosto 1948

Mi querido amigo Morales: desde Santa Fe nos enviaron su carta del 19 último. Por haber estado enferma Margarita en Rosario no pudimos ir a Sta. Fe en la fecha que teníamos programado. Hemos estado 14 días sin trabajar, pues como le digo Margarita tuvo que guardar cama por una fuerte congestión bronquial, con temperatura alta y teniéndole que aplicar grandes cantidades de unidades de penicilina. Felizmente el miércoles último empezamos a trabajar de nuevo, aunque bastante preocupados por el mucho frío que está haciendo y sabemos que éste es el peor enemigo para la enfermedad de Margarita.

De lo que me dice respecto a lo que usted habló con Martínez, para poder contestar algo concreto a los mercedarios necesitaría saber qué se pagaría con el 75% líquido, aparte el 25% que será para nosotros. Desde luego pondríamos a disposición los trajes para la obra, aunque siempre habrá que hacer alguno nuevo, pero los decorados habría que hacerlos todos nuevos pues los que nosotros teníamos prácticamente están inservibles. Todo esto y los gastos de traslado como es lógico, tendrían que ser de cuenta de los mercedarios. Estaremos aquí hasta el 17 corriente; del 18 al 23 en el Teatro Municipal de Sta. Fe y después a Buenos Aires. Por si le interesa escribirnos a Buenos Aires, puede

hacerlo a calle Corrientes 1296-piso 7º ap. 72.

Cariñosos recuerdos a su padre y abrazos de Margarita y de M. Ortín

 

V

Buenos Aires 28 de septiembre de 1948.

Sr. Dn. José Ricardo Morales.

Santiago de Chile.

Querido amigo Morales: Desde hace algunos días estamos anclados en Buenos Aires por haber terminado la gira en Mar del Plata. Preparamos ahora una temporadita, que no será muy larga por lo avanzado de la temporada, en el Teatro Argentino de aquí, que pensamos hacer a base de repertorio. Este retraso nuestro a Santiago, nos imposibilita poder hacer la representación de La Prudencia en la Mujer con motivo del centenario de la muerte de Tirso, pues no creemos poder salir para Santiago antes de Diciembre. Le ruego lo comunique así a los amigos del Teatro Experimental de la Universidad de Chile y esperaremos una nueva oportunidad para trabajar con ellos. Al Padre Niubó le comunicamos también el retraso de nuestra vuelta a Chile.

Aquí el teatro, artísticamente, va de mal en peor: no hay más que ver la cartelera de los teatros. Lo más importante en la actualidad, es lo que están haciendo las compañías españolas, Cancionera de los Quintero y María la famosa de Quintero y Guillén. Las compañías nacionales, comedias musicales y otras no musicales que son para enfermar.

Cariñosos recuerdos a sus padres y abrazos a usted de Margarita y míos.

M. Ortín

 

VI

Buenos Aires 13 de Mayo de 1949.

Sr. D. José Ricardo Morales.

Santiago de Chile

Mi querido amigo: le habrá extrañado no recibir noticias nuestras desde que salimos de Santiago, pero siempre esperando el momento de poder comunicarle algo agradable, se fueron pasando los días. La lucha con los empresarios de teatro, es cada día más desagradable, porque piden que se hagan las cosas más absurdas, a lo que naturalmente nos resistimos, pero tampoco podemos hacer nuestro gusto.

Con La corona de espinas tuvimos un éxito nada más que regular. Al público corriente le gustó la obra, pero la crítica no la trató bien y sólo pudimos dar 37 representaciones: después repusimos La Casa de Bernarda Alba, que fue muy bien, y ahora con los fríos nos ha bajado bastante. Estamos ensayando El Malentendido de Albert Camus, que pensamos estrenar dentro de unos quince días y como nuestra temporada terminará en Junio, es probable que no hagamos nada más.

La Comisión de Teatros Municipales de Montevideo, le pide a Margarita, para más adelante, que vaya a dirigir e interpretar La Celestina, obra indicada por Margarita, puesto que les interesa que dé una obra clásica española con la Compañía Nacional de Comedia. Si esto se hace, como es probable, Margarita quiere hacer la versión de usted y le gustaría volver a revisar el ejemplar que usted cortó en un principio para luego dejar la versión definitiva. ¿Podría usted mandarnos el libro? Para que usted no tenga molestias, le diré que mañana sale para Santiago el crítico de arte Juan Merli, muy amigo nuestro, y que se verá con Guansé, a quien podría dejarle el encargo en el Centro Catalán. Merli estará en Santiago según nos dijo unos ocho o diez días, así que lo podríamos tener enseguida.

¿Y los del Experimental? ¿Siguen en la idea de representar La Celestina? También nos gustará conocer sus ideas respecto a los decorados, porque en Montevideo estarían dispuestos a montar la obra lo mejor posible. Quizá para más adelante tendríamos posibilidad de dar allí algunas de sus obras, pues lo que desean es que Margarita firme un contrato para dos años. Creo que para el mes de Junio tendremos que resolver este asunto.

Le abraza su buen amigo

M.Ortín

 

VII

Montevideo Uruguay

23 Septiembre 1949.

Mi querido amigo Morales: escribí a usted hace algunos días y al no recibir contestación pensamos que la carta no habría llegado a sus manos. Está proyectado el estreno de La Celestina para el 7 de Octubre, aunque no creo que pueda hacerse antes del 11. El texto está perfectamente sabido y Margarita sigue ensayando todos los días cuidadosamente, pero como quiere hacer tres o cuatro ensayos generales, no creo que esté todo dispuesto para que la primera representación pueda darse antes de la segunda fecha indicada. Le ruego no olvide mandarme lo antes posible el prólogo que pensó escribir para las publicaciones del libro, o bien una nota que pudiera servirnos a nosotros para el programa. Margarita se acuerda mucho del accidente que tuvo su madre y desea saber si se puso bien. Muchos recuerdos para ella, también para su padre y un abrazo para usted de los dos.

Suyo affmo amigo

Miguel Ortín

Teatro Solís

 


VIII

Montevideo Uruguay

16 octubre de 1949

Mi querido amigo Morales: recibimos su carta con fecha 1 del corriente junto con la nota que le pedía en mi anterior Veo que se perdió la primera carta que le mandamos a los pocos días de estar en Montevideo; no me ha sorprendido mucho porque se nos ha perdido correspondencia que debía haber llegado de Buenos Aires.

Esperaba ver por aquí a Losada o Guillermo de Torre para hablar de la publicación de su versión de La Celestina aunque me figuro, y más como están las cosas, que esperarán a ver el interés que pueda tener para el público. ¡Nos conocemos! El estreno se ha retrasado, y aunque se pensó últimamente darla el 21 del corriente, seguramente se pasará al 28 porque para el 22 se anuncia La zapatera en el S.O.D.R.E. y a Margarita le sería imposible atender las dos cosas en los últimos días. Ya le confirmaré la fecha definitiva y le mandaremos después noticias del estreno.

Abrazos de Margarita y de su buen amigo M. Ortín

Celebramos las noticias que nos da de su madre

 

IX

Montevideo 11 Noviembre 1949

Mi querido amigo Morales: Seguimos con el gran éxito de La Celestina. Hoy se hace la 19

representación, todas con grandes entradas, superiores a cuantas hayan podido hacerse en las temporadas de la Comedia Nacional. A pesar de los compromisos que tienen de otros dos estrenos, una obra nacional y Calígula que viene a dirigir e interpretar Esteban Serrador, y que piensan cerrar la temporada antes del 20 de Diciembre, La Celestina seguirá por lo menos toda la semana próxima. Margarita está contenta pues el éxito de público ha sido superior a lo que podíamos esperar.

Dígame si tuvo alguna dificultad en el cobro de sus derechos de autor en Santiago, cuando hicimos aquí El embustero, pues cualquier dificultad, yo trataría de arreglarla en la Sociedad de Autores del Uruguay. La carta que le mandé a los pocos días de llegar aquí, anunciándole solamente que se habían empezado los ensayos de La Celestina, estaba fechada el 7 de Septiembre y bien dirigida a su casa, me acaba de ser devuelta en estos días como podrá ver por parte del sobre que le incluyo. Se lo digo por si puede usted reclamar, no se le vaya a perder correspondencia a pesar de ir bien dirigida.

¿Recibió una carta con recortes de prensa? Espero que sí.

Cariñosos recuerdos a sus padres y abrazos a usted de sus buenos amigos Margarita y

M. Ortín.

Ciudadela

 


 

X

Montevideo 22 de Noviembre 1949

Mi querido amigo Morales: recibimos su carta del 16, lamentando no hubiera recibido aún los juicios de prensa que le mandé por correo ordinario, pero como se los despaché certificados pienso que los recibirá y abrigo la esperanza de que ya estarán en su poder. De no haberlos recibido le mandaría otros. La Celestina ha seguido bien y a no ser por compromisos que tiene para este año la Comisión de Teatros Municipales, seguiría más tiempo en el cartel. El jueves próximo se darán las últimas representaciones, en total 34, que para Montevideo es un gran triunfo. Para que se dé cuenta, le diré que el viernes pasado debutó la Membrives en el Teatro 18 de Julio con El águila de dos cabezas y ya pasado mañana jueves estrenan Divorcio de almas de Benavente. En el Solís se estrenará el viernes una obra de autor nacional, Tierra prometida, y para el 10 o 12 de diciembre piensan estrenar Calígula que Esteban Serrador ya está ensayando, y que no pueden retrasar más por lo avanzado de la temporada.

Desde luego, la Sociedad de Autores del Uruguay pasa los derechos de autor a Argentores, pues sólo se quedan aquí los que pertenecen a esta sociedad. Ya nos dirá usted cómo reciba La Celestina el público de Santiago; aquí el éxito ha sido francamente bueno y de mucha resonancia. La compañía entera de la Membrives, con ella y su marido inclusive, el día que llegaron a Montevideo, asistieron por la noche a la representación. Los actores de Buenos Aires que piensan en hacer teatro un poco en serio, están preocupados porque ven que no se podrá hacer nada.

Cariñosos recuerdos a sus padres y abrazos a usted de sus buenos amigos Margarita y M. Ortín

 

XI

Montevideo 14 de Octubre de 1951

Sr. Dn. José Ricardo Morales

Santiago de Chile

Nuestro querido amigo Morales: Nunca pudimos sospechar que la tardanza en contestar

nuestra carta última, fuera motivado por tan triste motivo como el que ha sido. La triste noticia del fallecimiento de su padre (q.[ue] e.[n]p.[az] d.[escanse]) nos ha sorprendido y conmovido dolorosamente. Lamentamos de todo corazón tan sensible pérdida y nos damos cuenta del gran vacío que ha dejado en ustedes. [A] Los que seguimos en este destierro, alejados de nuestras respectivas familias, nos apena grandemente ver cómo vamos dejando amigos en estas tierras de América hasta que nos llegue la hora a nosotros. Muy especialmente a su madre y a usted los tenemos muy presentes y les acompañamos en su dolor. Al pasar tanto tiempo sin recibir sus noticias, llegamos a pensar que seguía todo ese tiempo en Europa, nunca nos pasó por la imaginación la desgracia que les ha ocurrido. Cuánto nos gustaría estar ahí para conversar y cambiar impresiones. Aquí hemos seguido trabajando mucho, aunque no siempre a gusto, pero las personas que forman la Comisión de Teatros Municipales son amables y es lo que ha hecho que sigamos aquí todo este tiempo. En este año Margarita ha dirigido una obra premiada por el Ministerio de Educación que se titula Intermitencias. Dirigió también, interpretando además el papel de protagonista, La loca de Chaillot, de la que se han dado 40 representaciones con éxito y ahora tiene que dirigir otra obra de autor nacional, Orfeo, con la que seguramente se dará por terminada la temporada. Todo esto, la dirección de la Escuela de Arte Dramático, con las clases de alumnos de primero y segundo año que suman alrededor de cuarenta, da mucho trabajo. Josefina Díaz está también en la Escuela de profesora dando clase a los alumnos de preparatorio. Para mediados de Diciembre pensamos que terminaría el trabajo de los dos: los directores de la Comisión de Teatros Municipales nos hablan como si fuéramos a continuar en el próximo año, pero no sabemos si continuaremos o no, ni tenemos tampoco para después de esa fecha una idea fija respecto a proyectos. Nos tienta un viaje a Europa aunque fuera por poco tiempo. En fin, ya veremos y le tendremos al corriente.

Siempre le agradeceremos sus noticias. A su madre nuestros más cariñosos recuerdos, y le deseamos, lo mismo que a usted, el mayor consuelo posible.

Le abrazan sus buenos amigos, Margarita y M. Ortín

Vivimos en una nueva casa: Colonia 881, p. 10º ap. 27.

 


XII

Portezuelo 13 de Marzo de 1953.

Nuestro querido amigo Morales: recibimos su carta de fecha 31 de Enero en unos días de mucho trabajo, pues estábamos haciendo unos espectáculos al aire libre de Fuenteovejuna y Tartufo en distintos lugares y escenarios del país, los que terminaron el 28 de Febrero. Indudablemente no llegó a nuestro poder su última carta, cosa que por otra parte no nos sorprende porque ha sido bastante la correspondencia extraviada, pero nosotros extrañábamos también la falta de noticias.

Mucho nos interesa conocer, como toda obra suya, El juego de la verdad y la muerte, y cuyo envío le agradeceremos. Nos llegó su libro de Bárbara Fidele, pareciéndonos que sus acertadas modificaciones han mejorado la obra.

Aquí en el Uruguay seguimos trabajando con gran intensidad: la Escuela de Arte Escénico va dando sus frutos. En Octubre y Noviembre último tuvieron lugar los exámenes públicos de los alumnos de 2º y 3er año; estos últimos, 16 en total, aprobaron todos y terminaron sus estudios, ingresando en el elenco de la Comedia Nacional 10 de ellos, seis mujeres y cuatro hombres, lo que quiere decir que han sido desplazados varios actores que llevaban actuando en la Comedia desde su fundación hace 5 años. En los exámenes, que como le decimos, fueron públicos y en el escenario del Teatro Solís, representaron las obras nacionales Nuestros hijos y La Tigra de Florencio Sánchez; Interferencias de José Pedro Bellán; La cruz de los caminos de Justino Zavala Muñiz; La rosa natural, un acto de Ismael Cortinas, que se dio en un programa compuesto con Las aceitunas de Lope de Rueda, el auto sacramental La danza de la muerte de Juan de Pedraza y Propiedad condenada de Tennessee Williams. Dieron además Muertos sin sepultura de Sartre. A los alumnos de 2º año les correspondía dar teatro antiguo y representaron Antígona, Electra, Ifigenia y Los Caballeros de Aristófanes, aparte otros exámenes que dieron en la Escuela de recitado de poesías, La comedia nueva o El Café de Moratín y escenas de Las alegres comadres de Windsor de Shakespeare. Estas representaciones despertaron un interés tan grande que para entrar se formaban largas colas horas antes de la hora anunciada para empezar. Por todo ello se dará cuenta de que ha sido un curso de mucho trabajo, habiendo dirigido además a la compañía estable Tartufo de Molière, que ha sido el más grande éxito que ha tenido la Comedia Nacional (tanto de interpretación como de número de representaciones.)

Ahora estamos descansando unos días en este balneario, lugar bellísimo a 128 kilómetros de Montevideo y ya preparándonos para empezar la tarea el 16 del corriente. La iniciación de la temporada se anuncia para el 4 de Abril con Barranca abajo de F[lorencio] Sánchez y la segunda obra El abanico de Goldoni, con la dirección de Margarita.

Tenemos que decirle además que nuestros asuntos de España se resolvieron satisfactoriamente, pues el abogado encargado de ello consiguió la revisión del proceso con feliz resultado, pues fueron devueltas las propiedades, pagando una multa de 2.000 pesetas y ya nuestro administrador se hizo cargo de todo y nuestro hermano ya habita la casa particular de Badalona.

A su madre nuestros más cariñosos recuerdos; les recordamos siempre con gran afecto y deseamos recibir noticias de ustedes.

Un fuerte abrazo de sus buenos amigos Margarita y M. Ortín.

 

XIII

Montevideo 11 de Mayo de 1953

Mi querido amigo Morales: hace ya muchos días que Margarita y yo contestamos su carta del 31 de Enero, en la que le decíamos lo mucho que nos gustaría conocer su última obra, El juego de la verdad y de la muerte. Como ha pasado mucho tiempo sin recibir sus noticias pensamos que no ha recibido nuestra carta.

Ya estamos en plena actividad de nuevo: Margarita empezó sus clases de la Escuela de Arte Dramático el 16 de Marzo y el viernes de la presente semana se dará la primera representación de El abanico de Goldoni con la Comedia Nacional que está dirigiendo Margarita.

Muchos recuerdos a su madre de parte de Margarita y míos. Con abrazos de los dos se despide su buen amigo Miguel Ortín.

 

XIV

Montevideo 25 de Junio de 1955

Sr. Dn. José Ricardo Morales

Santiago

Mi querido amigo Morales: le escribo para decirle que Margarita ya salió del estreno de la obra de Crommelynck, Color y frío, la que ha tenido un buen éxito y ahora parece que quieren que dirija la obra de Tirso Don Gil. Nos hemos acordado que usted arregló la versión que de dicha obra representó uno de los conjuntos, no recordamos cuál de ellos, de las Universidades. Si usted tiene una copia, a Margarita le agradaría hacer su versión, así que le agradecería me la enviase, como también todos los datos que pueda darnos para su representación. Fotos, música, que seguramente indicaría usted y en fin todo lo que considere y tenga para facilitar la puesta en escena.

¿Qué tal sigue su madre? Dele cariñosos recuerdos de parte de Margarita y míos.

Con abrazos de Margarita y míos, se despide su buen amigo Miguel Ortín

Si tiene la copia que le pido nos convendría recibirla pronto.

Gracias

Colonia 881 p. 10 ap. 27.

 

XV

Montevideo 12 de Octubre de 1955

Mi querido amigo: confirmamos el telegrama en el que le decíamos que Don Gil había tenido un gran éxito. Verdaderamente estamos contentos del resultado. Hemos contado para ello con buenos colaboradores. La compañía está muy bien: las tres mujeres magníficas, tanto Concepción Zorrilla, como Estela Medina, que está sencillamente deliciosa, como Estela Castro. Los hombres muy bien todos en general, especialmente Vidarte, Triador, Preve, Candeau, etc. El decorador, que es un arquitecto uruguayo, siguió

muy bien las sugerencias de Margarita y ha conseguido una representación ágil y continuada.  La primera escena de Quintana y Don Gil, aparecen por la sala entre el público, suben a una plataforma un escalón más baja que el proscenio y en la misma se hace también la escena con Caramanchel, que aparece desde un plano de 1 metro de alto sobre el escenario en el que hay otro plano superior. A un costado derecha está la cava de Doña Juana y a la izquierda la de Don Pedro, cerradas ambas, y en la calle se ve la parte exterior. A la vista del público y movida por Aguilar se abre la casa de Don Pedro, cuyas figuras están ya colocadas cuando empieza la escena y se cierra al terminarla, que baja un teloncito para el cambio a la «Huerta». Se retiran los carros, baja del telón un parral y al empezar el cuadro continúa la música de la danza que se inició para el cambio de cuadro y están bailando en escena dos parejas en el plano más bajo del fondo 1’20 m. Y otras dos parejas en otro plano superior de 0’80 cm. más alto. Poco antes de terminar el baile aparece Don Gil y así empieza el último cuadro del acto 1º. Queda muy bonito cuando danzan de nuevo durante el cuadro, las cuatro parejas en sus respectivos planos y, en el escenario, las figuras [de] Don Gil, Dª Inés y Dª Clara. Los actos 2º y 3º se hacen sin intervalo y sólo baja un telón para retirar los carros de los costados para el cuadro final, ya que todos los demás se hacen a la vista del público, cerrando la casa de Dª Juana Valdivieso y la de Don Pedro siempre Aguilar. Los trajes también son muy bonitos de color y magníficamente realizados. Encargamos la música al Mtro. Jaime Pahissa, que ha hecho algo precioso y sirve la obra estupendamente bien. En fin que estamos muy contentos del feliz resultado.

Le devuelvo el ejemplar que nos mandó con unos programas y le mandaré algunas fotos para que se dé cuenta de lo que hemos hecho. Preguntaré aquí si con un poder podríamos cobrar los derechos que le correspondan para girárselos directamente, pues seguramente recibiría más pesos sin la intervención de la Sociedad de Autores chilena.

Cariñosos recuerdos a su mamá y abrazos a usted de Margarita y de su buen amigo: M. Ortín

 

XVI

Montevideo 5 de Noviembre de 1955

Sr. Dn. José Ricardo Morales

Santiago - Chile

Mi querido amigo Morales: recibimos su cariñosa carta que agradecemos y lamentamos que no llegase a su poder el telegrama que le mandamos después del estreno. Estamos verdaderamente contentos del éxito alcanzado por el Don Gil, el que tratándose de una obra clásica, no ha podido ser mejor. Mañana domingo bajará de cartel, después de 42 representaciones. Se proyecta hacerla además en los teatros de verano, aunque el montaje es bastante complicado, pero todo es que se propongan reprisarla.

Celebramos su éxito con la exposición que hizo y nos alegra saber que no deja de pensar en escribir para el teatro. Le tenemos fe y ya verá como no será una labor perdida. El martes próximo empiezan los exámenes de la Escuela y con este motivo estamos con una gran actividad, sin tiempo para nada, pero no quiero dejar de escribirle, para decirle que según me informan, perteneciendo usted a Argentores, podría mandar usted una autorización a dicha entidad, para que comunicara a la Sociedad de Autores del Uruguay, que los derechos correspondientes a la obra Don Gil y cuya adaptación ha hecho usted, me fueran abonados a mí. Parece ser que en algunos casos se hizo así, para evitar cambios oficiales que siempre merman los ingresos. Así yo podría hacerle el giro directamente. Yo advertiré a la Sociedad de aquí, de que probablemente le pasará Argentores una comunicación en ese sentido y así también será lo más seguro para que no se pierdan representaciones o que rebajen las entradas, cosa que suele ocurrir lo mismo aquí que en Chile.

Margarita ha recibido hace pocos días, una invitación de María Casares desde París, para ver si podría ir en el mes de Junio para un homenaje a García Lorca, por cumplirse en el próximo año los veinte años de su muerte. Piensa que sería interesante hacer dos o tres representaciones de La casa de Bernarda Alba, dirigida y tomando parte en la obra Margarita, con María Casares, Germain [sic] Montero, Carmen Pitoeff, una actriz que allí hizo Yerma y otras actrices para nosotros desconocidas. Cree además que Picasso podría

hacer los decorados o bien algún otro decorador español, que dice los hay muy buenos. Margarita ha contestado que si la idea puede llevarse a término, iría con mucho gusto. Así que lo más probable, es que para el próximo Mayo hagamos un viaje, cuya duración dependerá de los compromisos de aquí. Cariñosos recuerdos a su madre y abrazos de Margarita y de su buen amigo, Miguel Ortín.

 

XVII

Montevideo 12 de Marzo de 1956

Mi querido amigo Morales: supongo recibiría mi carta última en la que le decía esperaba noticias de sus derechos correspondientes por las representaciones del Don Gil por haber sido enviados a Argentores. Le mandé también un programa de Sueño de una noche de verano, que ha sido un éxito sensacional de público. Ayer se dio la 13 representación agotándose totalmente las localidades y por temor al tiempo no han seguido dando más representaciones.

Hace algunos días volví a la Sociedad de Autores y me informaron que tiene usted que reclamar sus derechos directamente a Argentores, puesto que no les había sido comunicado su baja como socio de la entidad. Creo pues conveniente que usted se dirija a ellos para aclarar su situación, adelantándoles que para Abril próximo se anuncia La Celestina en el Teatro Cervantes de Buenos Aires y que le digan el medio de cobrar sus derechos correspondientes.

La Comedia Nacional Uruguaya debutará en el Teatro Cervantes el 5 de abril para una actuación de 50 días. En el repertorio llevarán seis obras, que representan por este orden: Barranca abajo, Tartufo, La Celestina (del 20 al 30 de abril con Margarita), Nuestro pueblo, Oficio de tinieblas y El abanico. Respecto al homenaje de Lorca en París, parece que María Casares ha encontrado dificultades de orden diplomático para que éste fuera incluido en el Festival de Teatro en París. De todos modos, Margarita y yo seguimos con la idea de viajar a Francia en los primeros de Mayo vía marítima.

Cariñosos recuerdos a su madre y abrazos de Margarita y de su buen amigo Miguel Ortín.

XVIII

Montevideo 11 de Enero de 1957

Sr. Dn. José Ricardo Morales

Santiago de Chile

Querido amigo Morales: Margarita y yo deseamos que hayan pasado unos felices días de Navidad, que el año nuevo sea para ustedes un año de felicidad y que lo mismo usted que su madre disfruten de una buena salud, esperando que ambos se hayan repuesto completamente de todo lo malo que pasaron meses atrás.

Nosotros felizmente hemos pasado un año 56 estupendamente bien de salud, en compensación de lo malo que fue para Margarita especialmente, cuando tuvo la caída en la calle, en Diciembre del 55, pero de trabajo ha sido el año que acaba de pasar, verdaderamente excesivo, pero menos mal que todas las cosas salieron bastante bien. Empezó Margarita con la dirección de Sueño de una noche de verano, luego empezaron los ensayos de La Celestina con muchos cambios en el reparto y repasar también El Abanico y Tartufo. Después de La Celestina en Buenos Aires, tuvimos que venir a Montevideo para que Margarita iniciara el curso de arte dramático en la Escuela, regresando de nuevo a Buenos Aires hasta terminar allí la temporada en los primeros días de Junio. Se inició la temporada oficial en Montevideo reprisando todas las obras que se habían dado en Buenos Aires, dándose de La Celestina 10 representaciones, que fue la obra que se dio más de las que se reprisaron. En Agosto tuvimos que volver a Buenos Aires porque a Margarita le habían confiado la puesta en escena de la ópera de Juan José Castro en el Teatro Colón de Bodas de sangre; dentro del mes tuvimos que volver a Montevideo para leer a la compañía y empezar los primeros ensayos de la obra de Bretón de los Herreros El pelo de la dehesa, que había que hacer el 31 de Agosto con motivo del centenario del Teatro Solís, por haber sido, primero con Hernani la ópera el 25 y luego la obra de Bretón, con los espectáculos que se inauguró el teatro. Volvimos a Buenos Aires para Bodas de sangre y después de las primeras representaciones de nuevo a Montevideo para trabajar de firme en El pelo de la dehesa por ser en fecha determinada. Felizmente todo salió muy a nuestro gusto y quedamos contentos. A continuación le encargaron a Margarita otro nuevo espectáculo, el estreno de la obra de Maulnier El Profanador, más tarde la reposición de Bodas de sangre como homenaje por el XX aniversario de la muerte de Federico, resultando un acto de lo más emotivo. Siguió dándose la obra por varios días con el mismo éxito y así cerró la temporada de la Comedia Nacional Uruguaya en el Teatro Solís. También los alumnos de la Escuela Dramática dieron un recital poético en homenaje a Lorca, en el Paraninfo de la Universidad, cerrando el acto con un poema leído por Margarita. Después de todo esto, los exámenes públicos de la Escuela que terminaron el 18 de Diciembre, habiendo quedado Margarita tan agotada, que el 19 se fue para Punta Ballena donde pasó los días de Navidad y allí estuvo hasta el 30 que regresó para empezar de nuevo la preparación de la reposición de Sueño de una noche de verano y Don Gil de las calzas verdes, obra esta última que se dará en el certamen de teatro que viene realizándose en Mar del Plata, para el que ha sido invitada la Comedia Nacional Uruguaya, cuya primera representación tendrá lugar el 1º de Marzo para terminar el 13 del mismo mes.

Como verá usted, ha sido un año muy laborioso el 56, pero el 57 esperamos será más tranquilo, porque la Comisión de Teatros municipales se siente algo incómoda por algunos dimes y diretes que ha tenido con el Consejo Departamental del cual dependemos todos, y ha presentado la renuncia con carácter de irrevocable y como consecuencia de dicha renuncia, renunciará también Margarita y el Director General de la Comisión de Teatros. Por mi cargo podría seguir en el puesto, pero al renunciar Margarita yo también quiero retirarme. Esperamos sólo que nombren la nueva Comisión para presentar nuestras respectivas renuncias. No quiero cansarle más y espero que sigamos comunicándonos ahora más frecuentemente.

Le mando algunos recortes de prensa que aún me quedaban y lamento que no recibiera los que le mandé en su oportunidad.

Para su madre y para usted, nuestros más cariñosos recuerdos y el ferviente deseo de que disfruten de una buena salud.

Le abraza su buen amigo, M. Ortín.

XIX

Punta Ballena. Departamento

de Maldonado. (Uruguay)

8 de Noviembre de 1961

Sr. Dn. José R. Morales

Bellavista 237, dep. 6

Santiago de Chile

Querido amigo Morales: hace tiempo que no sabemos de usted, aunque siempre que hemos tenido ocasión, hemos preguntado. En el pasado año, cuando vino a Montevideo la Cia. del Teatro Experimental de la Universidad de Santiago, para dar unas representaciones en el Teatro Solís, preguntamos por usted a Orthus, quien nos dijo que estaba bien y que además de escribir, seguía pintando. No sabemos si cuando se vio con usted le diría algo. Con el buen amigo Guansé nos escribimos muy de tarde en tarde y recordamos que en nuestra última carta preguntábamos qué sabía de usted y de Ferrater Mora. Hasta la fecha no hemos tenido contestación.

Siempre nos acordamos de usted y hoy decidimos escribirle, primero para saber de su vida, cómo sigue su madre y si ha hecho algo de teatro, aunque sabemos lo difícil que es hacer en estos medios nada que valga la pena y que sea representado. El pasado año estuvimos todo el tiempo en este lugar, yendo a Montevideo de vez en cuando y siempre por pocos días. Este año pasamos allí gran parte del invierno y por este motivo no pude negarme a una intervención como recitante en la obra de Ohana Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, texto de Federico, con la intervención de la Orquesta Sinfónica del S.O.D.R.E. que dirigió en esta oportunidad el Mtro. Jacques Bodmer. Esto dio motivo a una mayor insistencia de parte de la Comisión de Teatros municipales, en pedirme que dirija una obra con la Comedia Nacional Uruguaya en la próxima temporada. Su deseo es que sea una obra de Lope, elegida por mí, por celebrarse el centenario del autor. Fue difícil negarme y acepté. Éste es también el motivo de la presente, pues desearíamos que usted aconsejara qué comedia se podría hacer, contando con que usted la revisara, haciendo los cortes que considerase conveniente hacer, para que fuera más viable para los gustos del público de hoy, algo como hizo con el Don Gil de Tirso. Aquí no es fácil encontrar gran parte del teatro de Lope, pues sólo se encuentran las obras que han sido más representadas, pero con lo que aconseje podríamos pedirla a Buenos Aires en el caso de no encontrarla aquí.

Para mayor seguridad de que reciba la carta, mandamos copia al amigo Domenech [sic] Guansé para que tenga la bondad de hacérsela llegar. Como verá, esta carta es interesada, pero nos alegra tener motivo de reanudar nuestra correspondencia.

Con el cariño y admiración de siempre, le saludan sus buenos amigos que esperan sus gratas noticias,

Abrazos Margarita Miguel Ortín

Punta Ballena. Dep. de Maldonado.

(República O. del Uruguay)

 


 

XX

Punta Ballena 8 de Noviembre de 1965

Querido amigo Morales:

Podía usted esperar en vano respuesta a su carta que nos dice envió en Noviembre de 1961, porque no llegó a nuestro poder. Le escribimos dos cartas en aquella oportunidad y al no recibir contestación, nos comunicamos con el amigo Guansé para que se viera personalmente con usted el cual nos dijo que nos escribiría, pero ya no supimos más que alguna noticia de algún amigo chileno que pasaba por acá y a quien preguntábamos. Cuando estuvo el Teatro Experimental de la Universidad desde entonces, mi colaboración con Margarita Xirgu fue constante y continua, una hermosa historia de amistad, respeto y admiración en la que, pese a la diferencia de edades, una actriz consagrada apostaba desde 1944 por un joven dramaturgo republicano exiliado: «Tú eres mi último hijo».

 

MIGUEL AZNAR SOLER

 

 

àlbum de fotos

 

tornar